Comienza la reunión de la FED

Comienza la reunión de la FED

Hoy dará comienzo la reunión de dos días del Comité Abierto de la Reserva Federal, en la que se debatirá, como asunto principal, la conveniencia de iniciar la reducción de las inyecciones de liquidez con efecto inmediato.

Pese a que el resultado de esta reunión constituirá el acontecimiento más importante para los mercados financieros en lo que queda de año, no existe una previsión demasiado clara de lo que pueda anunciarse. Los paneles de analistas consultados por las grandes agencias muestran una división bastante evidente, cuando lo más frecuente es que existan consensos mucho más amplios en las vísperas de este tipo de citas.

Tampoco está demasiado claro qué es lo que han descontado los mercados, existiendo además ciertas divergencias. Las bolsas de Wall Street se sitúan a una distancia cercana al 2% de sus máximos históricos; lo que indica un moderado respeto por la cita de mañana; mientras que las bolsas europeas más cíclicas, como el Ibex, se han mostrado mucho más temerosas a un posible cambio en la dinámica general del mercado causada por una reducción de los estímulos.

El mercado de deuda americano, que es el que recogerá de forma más directa la decisión de la FED, también muestra un comportamiento errático que podría recoger parcialmente la posibilidad del tapering.

Otros activos, como el Dólar, cotizando en el entorno de 1,3750 en su cambio frente al Euro, apenas cotizan esta posibilidad.

Aunque resulta muy aventurado inclinarse por una opción, el escenario que podría contar con más posibilidades pasaría por que los miembros de la Reserva Federal no anuncien mañana ningún cambio en su programa de compras, siendo el discurso posterior de Bernanke bastante coincidente con el de la última reunión, omitiendo información sobre posibles calendarios. Tras ésta, la opción alternativa más probable es la idea deslizada por Bullard hace días: la FED anunciaría una reducción de sus compras en una cifra muy reducida (en el entorno de 5.000 millones de dólares), adelantando la salida del QE3 a cambio de aminorar el ritmo de reducción de las compras.

Otras opciones con menos posibilidades serían el mantenimiento de los estímulos acompañado de la presentación de un calendario de reducción concreto, o un recorte por encima de los 5.000 millones con efecto inmediato.

En cualquier caso, sí que existen razones muy poderosas para que la FED opte por revertir su política ultraexpansiva actual a muy corto plazo.

En primer lugar, el enorme balance que alcanza la Institución, que se ha multiplicado por cerca de 4,5 veces durante la crisis. Este es el inconveniente más objetivo que tiene la política de compras de la FED, seguido del peligro de formación de burbujas, que constituye el segundo argumento, pese a que la nueva Presidenta de la FED, Janet Yellen, negó recientemente en el Senado esta posibilidad.  

El actual ritmo de crecimiento de la economía americana parece lo suficientemente robusto, especialmente, en las dos partidas más observadas por la FED: el mercado inmobiliario y el empleo (los dos últimos datos mensuales de empleo publicados han quedado claramente por encima de las previsiones). Además, el efecto decreciente de los estímulos monetarios invita a pensar en la menor utilidad de éstos a medio plazo. La otra variable macroeconómica con mayor impacto en la política de la FED, la inflación, sí que pesaría en contra de la retirada de los estímulos, al estar en tendencia decreciente.

También hay que considerar el principio de acuerdo entre los políticos americanos para limitar los recortes automáticos del presupuesto, que suponen una disminución del riesgo político. Hoy mismo, las bolsas se han tomado mal la cercanía de la votación sobre los Presupuestos americanos para los dos próximos años.

En contra de esto se encuentra la finalización del mandato de Bernanke, y la posibilidad de que éste delegue en su sucesor la decisión de revertir la política monetaria de la Institución.

Sea o no en esta reunión, el anuncio del tapering es inminente. Las bolsas no contarán en 2014 con el trillón de dólares americanos inyectado por la FED en 2013, lo que constituye un cambio muy importante de cara al nuevo año bursátil.

 

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar