Movimiento de recuperación a la espera de la FED

Movimiento de recuperación a la espera de la FED

Las bolsas europeas terminan subiendo con fuerza, lideradas por los índices periféricos, norma que se viene aplicando siempre en las subidas.

Las ganas de recuperarse tras los desplomes de la semana pasada ya aparecieron ayer en Wall Street. Este hecho, junto con cierto rebote en las cotizaciones de las divisas emergentes, ha permitido que los números verdes aparezcan hoy.

La inercia alcista contribuyó también a que el mercado de deuda, menos volátil que las bolsas, mostrase mucha más calma que la renta variable. La rentabilidad de la deuda española no se ha apartado demasiado del 3,7%, lo que sigue transmitiendo cierta tranquilidad.

Hoy dará comienzo la reunión de dos días de la FED, cuyas conclusiones conoceremos mañana a partir de las 20:00. Al contrario que lo que ocurría en la pasada reunión de diciembre, esta vez el mercado tiene descontada una reducción de 10.000 millones de dólares en los programas de estímulos cuantitativos, lo que constituye una ventaja alcista a corto plazo: en caso de que se confirme dicho recorte, los índices americanos podrían reaccionar con subidas inmediatas, al encontrar cierto impulso en una especie de “vender con el rumor, comprar con la noticia”. Si finalmente y por sorpresa la FED no anunciase ningún recorte adicional, y se mantuviesen las compras por valor de 75.000 millones de dólares mensuales, la reacción alcista podría ser incluso mayor.

Además, dado el fuerte repunte último de la volatilidad en los mercados, fruto de la crisis de las divisas emergentes, el discurso posterior de Bernanke, en su última reunión de este tipo como presidente de la Institución, será, con toda probabilidad, tranquilizador y amigable con el mercado, enfatizando la disposición de la FED a incrementar las inyecciones en caso de que se atisbe cualquier peligro para el crecimiento de la economía americana. De esta forma, Bernanke también tratará de evitar que el mercado alcance la conclusión de que los programas de estímulos se recortarán automáticamente en cada reunión que la FED celebre durante los próximos trimestres.

En el improbable supuesto de que la FED recorte los estímulos en más de 10.000 millones de dólares, la reacción de las bolsas podría ser claramente negativa, dentro de lo imprevisible que resultaría el movimiento.

Sin embargo, más allá de la reacción inicial, el recorte de los estímulos seguirá jugando en contra del potencial de Wall Street a medio plazo. Tras el anuncio del tapering por sorpresa en la reunión de diciembre, las subidas iniciales de los selectivos americanos resultaron engañosas.

Hasta los desplomes de la semana pasada, durante el mes siguiente al anuncio de la reducción de estímulos, el Dow Jones de Industriales se anotó una subida inferior al 2%, por un ascenso del 5% del Dax Xetra alemán, o del 9% en el caso del Ibex 35.

Tampoco contribuirá dicho recorte a serenar la volatilidad de las divisas emergentes, cuyas economías son muy sensibles a la inversión del flujo de capitales que ha venido entrando en ellas, provenientes en gran medida de las políticas monetarias de la FED. 

El jueves se conocerán también los datos del PIB de EE. UU. durante el cuarto trimestre. Si el crecimiento queda en torno al 3,3% esperado por el mercado, el recorte de 10.000 millones de dólares que posiblemente se anuncie mañana vendría a ser ratificado, y la potencial reacción alcista, confirmada.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar