1
Este contenido tiene más de 5 años

Capitalia Familiar

Durante la jornada de hoy se ha mantenido la inestabilidad en los mercados, con continuas subidas y bajadas de las cotizaciones pero a cierta distancia tanto del nivel crítico de soporte como de la primera zona relevante de resistencia. En definitiva, unos mercados sin dirección y con una dinámica de comportamiento más especulativa que fundamental.

Esta falta de criterio o de lógica fundamental que viene caracterizando al comportamiento de los mercados en estos últimos meses tiene en sí misma una razón de ser: la incertidumbre que rodea a algunas variables clave con implicaciones potencialmente muy relevantes para el conjunto de la economía mundial y los mercados financieros internacionales.

El primer foco de incertidumbre a este respecto es China. El proceso de transformación en curso del modelo de crecimiento que están pilotando las autoridades chinas preocupa a los mercados en la medida en que pudieran cometerse errores de política económica, o que la propia transición desde una economía industrial y exportadora hacia una economía de consumo e inversión pueda desestabilizar en algún momento a esa economía y a su mercado financiero. Adicionalmente a lo anterior, también genera incertidumbre las medidas que pudieran ir adoptando las autoridades chinas en este proceso en materia de política monetaria y de tipo de cambio.

El segundo foco de incertidumbre son los mercados de materias primas y, muy especialmente, el del crudo. La actual volatilidad dominante en el mercado de crudo amplía de forma significativa el margen de error en las previsiones macroeconómicas a meses vista tanto en términos de inflación como de crecimiento a nivel global. Es fácil entender que no es lo mismo un cuadro macroeconómico basado en un precio del crudo de 30 USD/barril que a 20 USD/barril o a 50 USD/barril. Las implicaciones en materia de inflación y de transferencia de ahorro y crecimiento desde los países productores a los consumidores es muy distinta en cada caso y, consiguientemente también, el perfil de las políticas monetarias que aplicarían a medio plazo los distintos bancos centrales en cada uno de esos escenarios.

Por tanto, la inestabilidad que vivimos en estos días en los mercados no debe considerarse a nuestro entender como un anticipo de una nueva crisis económica y financiera a nivel global sino la consecuencia de estar inmersos en estos momentos en un entorno caracterizado por un elevado nivel de incertidumbre respecto a la futura evolución de algunas variables macroeconómicas relevantes. La incertidumbre elevada se cotiza en los mercados exigiendo primas de riesgo más altas y, consiguientemente, cotizaciones más bajas además de inducir mayor volatilidad y dinámicas de comportamiento más especulativas.

Las autoridades chinas tienen un amplísimo margen de maniobra desde el punto de vista de la política macroeconómica para pilotar el modelo de transformación de su economía de una forma controlada. Por el lado del mercado de petróleo seguimos convencidos de que estos niveles de precios no son sostenibles a medio y largo plazo, y que en algún momento una grupo relevante de países productores llegarán al acuerdo para reducir el actual exceso de oferta. Pero más allá de que el precio del petróleo acabe subiendo con mayor o menor intensidad, lo realmente importante para los mercados a corto plazo es que comience a mostrarse más estable, que deje de mostrar variaciones tan violentas como las que estamos viendo un día sí y otro también. Como acostumbran a decir con toda la razón los bancos centrales, más importante que la intensidad con la que se muevan las variables macroeconómicas y financieras a lo largo del tiempo es el hecho de que lo hagan de forma progresiva de cara a que los agentes económicos puedan ir ajustando de forma ordenada sus expectativas. El problema hoy en día es, por tanto, que los mercados encuentran muchas dificultades para mantener sus expectativas estables de un día para otro. Habrá que la volatilidad de estas variables se vaya reduciendo y con ello se recupere visibilidad y estabilidad en las expectativas de cara a los próximos meses.

 

 

 

 

 

  1. #1
    05/02/16 08:59

    Los mercados NUNCA tienen dirección. Fluctúan ALEATORIAMENTE, de forma permanente.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar