¿Qué le está pasando a GM?: la quiebra

Ya hablaba hace unas semanas de los problemas que está teniendo el sector automovilístico con esto de la crisis. Os presento datos que reafirman mis conclusiones, con General Motors.

GM y las sombras de la quiebra



Los horribles resultados de General Motors acortan el camino hacia la quiebra.

Perder 30.900 millones de dólares en un año es apabullante. Cierto que General Motors ha llegado a estar peor: perdió casi 40.000 millones de dolares en 2009. Esa cifra reflejaba amortizaciones fiscales de activos.

Las perdidas de este año captan de verdad el mal estado de General Motors. La medicina adecuada es la de acogerse al capitulo 11 de la ley de quiebra estadounidense, o su equivalente funcional.

General Motors, quiebra, bancarrotaObsérvese el peligroso estado de la empresa. Sus ventas trimestrales descendieron un 31% respecto al año anterior, hasta quedarse en poco más de 30.000 millones de dólares. En esos niveles, el sangrado de la empresa pasa de goteo a hemorragia.

General Motors y las ayudas al sector



En el último trimestre de 2008 quemó más de 2.000 millones de dólares de efectivo. La incertidumbre económica y el fuerte endeudamiento de los consumidores hacen que la estabilidad de las ventas, por no hablar ya de la recuperación, sea una posibilidad muy lejana.

Esto pone en evidencia la mala posición de General Motors, que afirma que necesita entre 11.000 y 14.000 millones de dólares de efectivo para mantenerse en activo. La empresa se encontraba en la parte superior de esta franja a finales de diciembre, después de que el Estado le inyectara 4.000 millones de euros.

General Motors y su final



La empresa afirma que, incluso con los 9.400 millones de dólares adicionales que el Estado le prestó posteriormente, en marzo podría necesitar más efectivo y está pidiendo más a las autoridades estadounidenses. General Motors señala que su reestructuración debería hacer que este año queme los 19.000 millones de dólares en efectivo que la actividad empresarial destruyó en 2008. Por tanto, piensa que una nueva inyección de capital bastaría para ayudarla a recuperarse.

El pésimo historial de la empresa en lo que se refiere a pronósticos, así como su precaria situación, implica que el Estado debería resistirse a que ésta lo siga explotando con la sola promesa de que intentará reestructurarse y convertirse en una entidad viable. General Motors necesita nuevas concesiones de trabajadores y acreedores.

La bancarrota, o un procedimiento equivalente impuesto por la Administración Pública, ayudaría a tragar esta desagradable medicina.

¿Te ha resultado interesante? Suscríbete vía email o RSS a Berbis Swap
¿Te ha resultado interesante? Suscríbete vía email o RSS a Berbis Swap

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar