Capitalización de deuda: Evitar un concurso de acreedores

La capitalización de deuda



La capitalización de deuda es la transformación de la deuda de una compañía en capital social, de tal manera que los derechos de crédito del acreedor se cancelan y, en contraprestación, los accionistas de la deudora dan entrada al acreedor en el capital de una empresa. Esta operación puede ser muy positiva para empresas que se hallan en situación de desequilibrio patrimonial o de incumplimiento de compromisos de pago de la deuda financiera.

Estas operaciones se han negociado en el marco de refinanciaciones destinadas a evitar la quiebra de compañías con dificultades financieras.

Cuando realizar una capitalización de deuda



La capitalización de deuda se realiza siempre que la banca acreedora crea en la viabilidad económica y financiera de la empresa tras la operación de capitalización de deuda: el valor de las acciones debe ser superior al valor de la deuda con riesgo de impago.

Las partes involucradas en la capitalización de deuda



Hay muchas partes involucradas en estas reestructuraciones de pasivo y cada una con distintos intereses:

La banca acreedora: la masa acreedora se compone de varias entidades que en ocasiones han formalizado préstamos sindicados, y el acuerdo de la banca acreedora, y entre los distintos bancos que la conforman es un paso fundamental.

Los accionistas: la capitalización pasa por formalizar un aumento de capital en la compañía para dar entrada a la banca. La aprobación de estas operaciones, que se debe hacer en Junta de Accionistas, requiere un gran esfuerzo de sus impulsores.

Los directores: La entidades acometen la capitalización de deuda para resolver una situación de debilidad financiera y exigen cambios en al dirección de al compañía para acometer esta operación.

La banca acreedora aceptará transformar deuda en capital si estima que las acciones recibidas tienen un valor superior a la de la deuda que cancelan.

Valoración de la capitalización de deuda



Este tipo de operaciones requiere dos valoraciones. En primer lugar, se debe conocer el valor de la deuda financiera, a la que se suele aplicar un descuento por el riesgo de impago. En segundo lugar, debe realizarse una valoración de la compañía para llegar a una ecuación de canje de deuda por capital que sea aceptable tanto para su accionista como para la banca.

Es evidente que este tipo de operaciones es una buena solución par todos ante un riesgo de insolvencia: accionistas, acreedores, directivos y trabajadores deben ser conscientes de que un acuerdo de esta naturaleza, aunque en principio pueda parecer una "derrota", puede ser el camino para la victoria final.

¿Te ha resultado interesante? Suscríbete vía email o RSS a Berbis Swap
¿Te ha resultado interesante? Suscríbete vía email o RSS a Berbis Swap

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar