Vencer al depósito, cómo invertir por primera vez y no morir en el intento

He hablado hasta ahora de diferentes aspectos a tener en cuenta a la hora de invertir pero como nadie nace enseñado todos sabemos que la mejor manera de aprender es sobre la marcha, practicando. Aun así, como en la bolsa nos jugamos nuestro dinero y no billetes de Monopoly el juego debe tener unas reglas limitadas y claras. Lo que voy a explicar ahora es la estrategia que seguí yo al iniciarme en bolsa. Una estrategia que considero que me fue útil y que puede que a algunos de los que me leéis les pueda interesar.

Por entonces yo no hacía seguimiento de valores, no sabía sus tendencias ni nada de nada. Solo sabía que quería entrar y ver si realmente había esas ganancias que todo el mundo decía. Era consciente hasta cierto punto de que me podía meter en una ratonera por eso sin saberlo tomé una estrategia de limitación de pérdidas y también elgí valores seguros, sin dejarme llevar por los cantos de sirena de los chicharros. Más tarde descubriría que mi prudencia me aconsejó bien, pero por entonces iba dando palos de ciego.

En primer lugar me conciencié de que podía perder así que pensé en seguida en cual era la cantidad que no me importaría perder. Mentalmente la di por perdida y así asumí la pérdida antes incluso de tenerla, por algo dicen que si no estás dispuesto a perder no ganarás nada. Esto es así en cualquier negocio. Primero vienen los gastos y solo más tarde y si las cosas van bien, los beneficios. En la bolsa ocurre lo mismo, cargamos con las comisiones y también con la liquidación apresurada de aquellas operaciones en las que nos equivocamos. Pero tenemos claro que asumimos un máximo de pérdidas y operamos en consecuencia para sufrir a lo sumo esas pérdidas. Será cuando cojamos experiencia y operemos en frío cuando vendrán las ganancias. Esto es importante. No seamos impacientes, los nervios nublan nuestra mente.

No es malo curtirse un poco en el campo de batalla a la vez que aprendemos y nos informamos. Conviene que veamos qué hacemos bien y qué hacemos mal, aprendemos a quedarnos con lo bueno y a ver nuestros propios límites, debemos saber hasta dónde podemos llegar para evitar fijarnos objetivos irreales y fantasiosos. Normalmente ocurre que, al iniciarnos, ignoramos muchos aspectos que pueden ser letales para nuestra cuenta así que si queremos lanzarnos a aprender practicando debería ser con poco capital. A poco dinero que sea ya sentiremos ese cosquilleo de "estar dentro del mercado". Si somos capaces de entrar sin que ello nos afecte ya habremos ganado en el aspceto psicológico por eso es conveniente practicar con una cuenta pequeña porque a mayor porcentaje de nuestro capital mayores sensaciones tanto buenas como malas.

Muy bien así que hay que limitar las pérdidas, ¿y eso como lo hacemos para empezar? Pues os contaré como hice yo.

Empecé separando una fracción de mi capital (entre un 15 y un 20%, no lo se con exactitud) para operar en bolsa y el resto lo metí en un depósito a plazo a varios meses. Así me propuse como reto rentabilizar en términos absolutos mi capital en bolsa, tanto o más que mi depósito y de rebote me aseguraba que no caería en la tentación de pillar el dinero hasta que no controlara bien la operativa en el mercado. Esto lo hice porque me imaginé que la tentación iba a ser fuerte y no quería ponerme a prueba así que teniendo el resto del dinero en un depósito lo alejaba de mis chapuceras manos de novato.

Al principio empecé perdiendo dinero por equivocaciones tontas la principal de todas, no saberme controlar las emociones. Son sensaciones nuevas y metes la gamba de mala manera. No era mucha pérdida porque la había limitado de antemano pero me tocaba lo que yo me se.

Al segundo mes empezaron a venir ganancias porque me quedé solo con aquellas operaciones que me funcionaban, no tardé en compensar las pérdidas. Al tercer mes la paciencia dio sus frutos y con la ayudita del mercado empecé a cumplir mis objetivos. Cuando acabó mi depósito y vencieron mis intereses había logrado mis objetivos igualar en beneficios absolutos a mi depósito con mucho menos capital invertido en bolsa. Cuando volví a poder tocar todo mi capital tenía experiencia, sabía en qué valores podría entrar y en cuales no y conocía bien los riesgos de cada posible movimiento.

De esta estrategia para iniciarse es importante destacar dos aspectos.

1.- Por una parte nos fijamos metas y son objetivos claros y realistas. Esto es importante porque si no sabemos hacia donde queremos llegar ¿para que entrar? Sería algo así como subirse a un tren y no saber donde bajar. En mi caso el objetivo inicial era modesto pero atractivo a la vez. Me quise demostrar que sería capaz de vencer en plusvalías a mi depósito de alto rendimiento con mucho menos dinero. Si no lo logramos pero nos quedamos cerca ya habremos demostrado que somos capaces de sacar partido del mercado, si no logramos tener beneficios apreciables no pasa nada. Habremos de estudiar nuestros errores. Si no ganamos a pesar de tener un mercado favorable tendremos que mirarnos a nosotros mismos y detectar en qué parte hemos fallado. En cambio si el mercado se comportó muy negativamente entonces será que quizá ya sacamos lo máximo que se podía sacar. No todas las épocas en la bolsa son propicias pero a poco que lo sean vamos a poder sacar partido. El problema es que puede que empecemos justo en una época mala. Lo importante es, una vez acabado el ejercicio ver nuestra rentabilidad y compararla con la de los índices de los que tengamos activos. Ver si hemos estado cerca o muy lejos, eso ya nos dará una idea de lo bien o mal que lo hicimos. La otra comparación es con el depósito. Comparamos el rendimiento y también la plusvalía. El objetivo era vencer en plusvalía con mucho menos capital por lo que si lo logramos por fuerza habrá que haberlo vencido en rendimiento y además de bastante.

2.- Finalmente la otra gran virtud de este método es que preservamos el grueso de nuestro capital pues está en un depósito y rentando. Lo bueno de empezar así es que si la cosa va mal tampoco perderás mucho porque el depósito compensará tus pérdidas y te habrá garantizado que el grueso de tu capital queda preservado. No se cómo lo veis, así empecé yo precisamente porque me olía lo difícil que iba a ser para mi controlarme cuando la cosa fuera bien o mal. Os paso pues mi receta en 5 pasos.

------------------------------
1.- Separamos nuestro capital una parte va dirigida al depósito y otra a invertirla. La parte para la inversión no debería superar el 20% de nuestro capital. Si puede ser menor mejor.

2.- Con el capital destinado a renta fija abrimos el mejor depósito que podemos encontrar a una cantidad de meses moderada 6 meses máximo estaría bien. Podría ser un depósito multisalida y fijarnos ser capaces de rentar más que el depósito a una determinada cantidad de meses. Lo importante es tener claros los números.

3.- Hecho esto ya no hay marcha atrás pues no podemos invertir con más dinero del que hemos destinado para ello. Este será nuestro capital de juego y ya no podemos echar mano del resto, sabemos que es por nuestro bien. Así que nos informamos mínimamente y empezamos a jugarlo.

4.- Pasado el tiempo fijado analizamos los resultados. El plazo puede venir limitado por el vencimiento del depósito o bien por un plazo menor a su vencimiento que hayamos fijado por ejemplo en una de las salidas si es un multisalida a varios años. Comparamos las plusvalías obtenidas en uno y otro lado. También nuestro rendimiento con los de los índices de referencia.

5.- Si los resultados no nos convencen o queremos seguir conservadores mantenemos el capital en depósito y continuamos intentando mejorar al siguiente punto de control que pondríamos a un número similar de meses. Si por el contrario hemos aprendido bien y creemos que podemos usar una parte más cuantiosa de nuestro capital ya lo tendremos a mano para disponer de él.

En conclusión
-------------------
El como lo ganemos, en inversiones a plazos largos en acciones, haciendo tradings de medios y cortos plazos, invirtiendo en fondos diversos o combinando varias técnicas es cosa vuestra de cual sea más vuestro estilo deberéis verlo vosotros mismos está claro. Yo estoy probando varias técnicas y estrategias a la vez porque quiero ver en cual me desenvuelvo mejor y aun hoy sigo probando cosas y haciéndome herramientas para maximizar el control sobre mis operaciones. De eso han hablado varias entradas y seguiré hablando en entradas venideras, concretando más técnicas y recursos que uso.

Hasta la próxima.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar