¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Schroders

2 errores habituales que lo inversores cometen... y cómo evitarlos

Los últimos seis meses nos han servido para identificar dos errores que habitualmente cometen los inversores. El primero está relacionado con un malentendido sobre la forma en que las inversiones se capitalizan con el tiempo y el segundo con el papel que juegan las emociones. Ambos pueden evitarse con relativa facilidad. Te explicamos cómo hacerlo a continuación.
 

 

Los efectos de la reinversión


El mercado de valores de EE.UU. cayó un 13,7% en el cuarto trimestre de 2018, pero desde entonces se ha recuperado un 13,9% (hasta el 12 de abril de 2019). 13,9% es más de 13,7%, por lo que podríamos pensar que los inversores han obtenido beneficio, ¿verdad? Incorrecto. La realidad es que las inversiones han caído un 1,7% durante este período. Este error muy común surge porque a menudo no se tiene en cuenta que las rentabilidades de las inversiones se capitalizan de un período al siguiente.

Un 13.9% de retorno sobre 100$ conduciría a una ganancia de 13.90$ si la inversión se hubiese hecho a principios de 2019. Pero, en esta situación, una inversión de 100$ realizada a principio de octubre de 2018 habría caído un 13.7% al final del año hasta los 86.30$. Como resultado, a inicios de 2019 este inversor hipotético partiría de menos capital sobre el que obtener rentabilidades del 13.9%. En su lugar de 13.9$ solo obtendría 12.00$ (13.9% x 86.30). Esto elevaría su cantidad final obtenida a través de la inversión a 98.30$. Aunque esto puede parecer un poco abstracto, es realmente importante entender la diferencia entre los rendimientos aritméticos (es decir, sumarlos) y los rendimientos geométricos (es decir, capitalizarlos a lo largo de varios periodos) ya que puede tener muchas consecuencias más allá de la inversión, como por ejemplo cuando pedimos un préstamo.

 

 

Manteniendo el equilibrio en nuestra cartera


El cuarto trimestre de 2018 fue un momento horrible para invertir en el mercado de valores. Todo caía bruscamente, los ánimos estaban por los suelos y la respuesta emocional de cualquier inversor habría sido vender.

Sin embargo, en parte como consecuencia de las caídas del mercado pero también porque los beneficios crecieron fuertemente en 2018, las valoraciones cayeron hasta sus niveles más baratos desde hacía varios años. Y, aunque las valoraciones suelen ser una guía poco eficiente para medir la rentabilidad a corto plazo, los mercados se recuperaron bruscamente de ese ocaso. Así el mercado estadounidense creció un 13,9%; Europa, el Reino Unido y los mercados emergentes aumentaron alrededor de un 10% e incluso Japón logró crecer casi un 8%.

En retrospectiva, habría sido un buen momento para invertir. Sin embargo, como seres emocionales, nuestras decisiones no siempre son tan racionales como nos gustaría y, a menudo superar la necesidad de vender no es fácil. Tampoco lo es dejar a un lado la tendencia a extrapolar el pasado reciente al futuro.

Una forma relativamente fácil de eliminar la emoción de la ecuación es seguir una política de reequilibrio en nuestra cartera.

Para ello es necesario decidir qué porcentaje de nuestras inversiones deseamos invertir en el mercado de valores, bonos, efectivo, etc. En caso de no tener claro qué porcentaje otorgarle a cada clase de activo, es recomendable acudir a un asesor financiero. Cuando una clase de activos supera a las otras, su peso en la cartera aumenta. El reequilibrio consiste en vender parte de ese activo ganador, para que su peso vuelva a ser el mismo que inicialmente habíamos fijado, y reinvertir las ganancias en activos que se han comportado peor.

Es lo que comúnmente se denomina "comprar barato - vender caro". No es muy difícil y podría habernos llevado a comprar acciones a finales del año pasado, a pesar de que la voz en nuestras cabezas nos hubiese insistido en hacer lo contrario.

Por supuesto, es cierto que los mercados podrían haber seguido cayendo, pero las valoraciones son uno de los mejores indicadores de los rendimientos a largo plazo. Por lo que los inversores que quieran obtener rentabilidades atractivas en el largo plazo deben prestar atención a sus mensajes.

Autor del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar