Se espera que esta modernización de la red de telefonía móvil, que solo ocurre una vez cada década, nos sitúe directamente en el centro del Internet de las Cosas.

Imagen inversión en 5G pictet

Los principales operadores están trabajando en el lanzamiento de redes de telefonía móvil ultrarrápidas que utilizan tecnología de quinta generación (5G) para transmitir datos a una velocidad hasta 50 veces mayor que las actuales redes de telefonía. Pero la promesa del 5G va más allá de simplemente mejorar nuestro servicio de telefonía y acelerar las velocidades de descarga.

"El 5G será una de las tecnologías más transformadoras que hemos tenido hasta el momento", asegura Karri Kuoppamaki, vicepresidente de Tecnología de Redes de Radiocomunicaciones y Estrategia en T-Mobile, donde supervisa el lanzamiento de las redes 5G de la empresa.

Existen tres diferencias entre el 5G y el 4G actual: velocidad, ancho de banda y lo que los especialistas en redes denominan "latencia", es decir, el tiempo que tardan los datos en transmitirse desde un servidor en la red a un dispositivo. Las redes 5G son más rápidas, pueden procesar un mayor volumen de datos y reducen los tiempos de espera. Esta nueva tecnología es capaz de transmitir datos a enorme velocidad desde millones de sensores o dispositivos locales a lejanos ordenadores en la nube para su procesamiento y luego enviar de vuelta la respuesta pertinente —todo ello en una fracción de segundo. Este aluvión datos dará lugar a una multitud de nuevos servicios habilitados para Internet.

Los sensores en sí mismos pueden ser más pequeños, económicos y duraderos gracias a otra ventaja del 5G: permite usar baterías más pequeñas. Los dispositivos 5G se mantienen conectados a la red en lugar de encargarse del envío de las señales de ida y vuelta que las redes 4G requieren para su conectividad, lo que acorta la vida útil de las baterías. El 5G será el motor de nuestra vida cotidiana. "Dispondremos en todo momento de la información que necesitamos para tomar decisiones", pronostica Kuoppamaki.

Imagen modernización 5G Pictet

Las primeras redes 5G se pusieron en línea a finales de 2019 en importantes ciudades del mundo. Este hecho coincide más o menos con el patrón de las principales modernizaciones que ocurren cada década en las capacidades de la red de telefonía móvil. Para hacernos una idea de la influencia que pueden tener estas modernizaciones, observemos la última gran modernización —la de redes 3G a 4G que ocurrió en torno al año 2010— que impulsó la proliferación de aplicaciones móviles que ahora son esenciales en nuestra cultura conectada. "El paso al 4G creó la economía de aplicaciones y convirtió a Google y Facebook en lo que hoy son", comenta Kuoppamaki.

Las primeras aplicaciones en beneficiarse del 5G serán probablemente las relacionadas con vídeos de streaming en directo, es decir, utilizar un teléfono para grabar y transmitir un evento mientras está sucediendo. Las velocidades del 5G pueden hacer frente a una resolución de imagen de 8K, lo que cuadruplica la cantidad de información de imágenes de 4K de ultraalta definición y supera incluso las prestaciones de la mayoría de los televisores. La red 5G también posee un ancho de banda extra suficiente para transmitir de forma simultánea múltiples streams de vídeo, permitiendo a los usuarios cambiar entre ángulos de cámara en eventos deportivos, por ejemplo, o girar la perspectiva en 360 grados.

Otras aplicaciones que seguramente pronto se modernizarán con el 5G son las aplicaciones de videojuegos móviles y de realidad virtual, que incorporan a los usuarios que llevan gafas especiales en las imágenes 3D. Estas aplicaciones se beneficiarán de otro aspecto de las redes 5G. "Existe un concepto erróneo de que el 5G solo aporta velocidades más altas", señala Kuoppamaki. "La baja latencia también supone una gran ventaja, ya que refleja de un modo más completo que la velocidad de transmisión la velocidad a la que se transfieren los datos de un punto a otro". Los videojuegos y las aplicaciones de realidad virtual funcionan mejor cuando las imágenes cambian de manera casi instantánea en respuesta a la acción del usuario, ya sea deslizando un dedo por la pantalla, agitando una mano o girando la cabeza. Las nuevas redes 5G reducirán la latencia en un 80%, proporcionando una respuesta prácticamente inmediata.

La velocidad y la rápida respuesta de las redes 5G también afectarán a los equipos: "Las gafas de realidad virtual, por ejemplo, podrán ser más estilizadas y ligeras, y menos engorrosas", apunta Kuoppamaki. Eso es porque actualmente esas gafas deben proporcionar gran parte de la potencia de procesamiento que convierte datos brutos en imágenes reales. Pero las redes 5G pueden transmitir datos de un punto a otro con tanta rapidez que gran parte del procesamiento puede trasladarse a la nube.

Estrechamente relacionada con la realidad virtual está la realidad aumentada, en la que los gráficos y el texto se superponen sobre imágenes reales. "El uso de la realidad aumentada también se generalizará con el 5G y, en muchos casos, será fundamental", asegura Kuoppamaki. "Imagínate que quieres hacer un poco de fontanería para cambiar un grifo en tu casa", explica. "Podrías ponerte gafas especiales para que una aplicación de realidad aumentada te guíe paso a paso debajo del lavabo mientras tú examinas las tuberías". Las aplicaciones de realidad virtual y realidad aumentada conectadas al 5G podrían literalmente añadir una nueva dimensión a la educación y la formación en casi cualquier ámbito.

Y, por supuesto, no podemos olvidarnos del Internet de las Cosas, que nos rodeará con multitud de elementos "inteligentes". En el entorno doméstico, las plantas de tomates del huerto podrían pedir agua, los tejados podrían advertir de deficiencias tras condiciones meteorológicas extremas, las chaquetas podrían mantener informados a los padres sobre la ubicación de sus hijos, los cubos de basura podrían indicar que hay que vaciarlos y los envases de leche podrían emitir una alarma respecto a su fecha de caducidad. En las calles, se indicaría dónde hay plazas de aparcamiento libres, se transmitiría información segundo a segundo sobre el tráfico circundante a los coches sin conductor, se emitirían advertencias sobre la calidad del aire local y alertas sobre aceras heladas, y muchas otras indicaciones útiles.

"El Internet de las Cosas cambiará la forma en la que vivimos y nuestra interacción con nuestro entorno", vaticina Kuoppamaki.

También presentará ventajas para las empresas. Los robots industriales, los drones y los camiones sin conductor tendrán mayor capacidad de respuesta ante obstáculos y condiciones rápidamente cambiantes. Los cables serán innecesarios, incluso para las máquinas más complejas controladas por ordenador, haciendo más sencillo su traslado de un sitio a otro. Las empresas podrán reconfigurar sus plantas de producción en respuesta a cambios en los productos o fluctuaciones en los pedidos de los clientes. "En la actualidad, a las fábricas les resulta difícil cambiar rápidamente", explica Kuoppamaki. "Si se puede aumentar la movilidad de un equipo, se puede reducir el tiempo hasta su comercialización". "Es más", añade, "la instalación de sensores en la maquinaria permitirá enviar de manera constante a un software de inteligencia artificial remoto los datos de seguimiento que requiere para autoajustarse en respuesta a variaciones en la calidad del producto y para determinar si la maquinaria requiere mantenimiento preventivo para evitar tiempos de parada y reparaciones más costosas".

"La transformación del 5G no tendrá lugar de la noche a la mañana", advierte Kuoppamaki. Probablemente faltan tres o más años para la llegada de la primera oleada de aplicaciones sofisticadas. El coste también puede suponer una barrera temporal ya que, actualmente, los únicos teléfonos móviles que pueden acceder a las redes 5G son los nuevos modelos de gama alta.

Pero los beneficios iniciales ya están llegando, principalmente los relacionados con el aumento de la velocidad de las aplicaciones existentes.

"Como todas las nuevas tecnologías, el segmento más alto las adopta primero y luego comienzan a adoptarlas los demás segmentos", asegura. "En tan solo unos pocos años el 5G llegará a todos sitios".

 

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar