Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
1 recomendaciones

España es el país con mayor territorio dedicado a la bioagricultura en Europa. Sin embargo, los españoles no somos los principales consumidores de estos bienes. 

La mayor conciencia social que se está creando respecto a la alimentación saludable y a los alimentos ecológicos en particular es clara. Ya sea por salud o por respeto al medio ambiente, la producción de cultivos libres de pesticidas y químicos aumenta cada año en todo el mundo. Tanto es así que, según el último informe publicado por la asociación española de profesionales del sector ecológico Ecovalia, en los últimos 21 años la superficie dedicada a la producción agrícola ecológica a nivel mundial ha aumentado un 546%.

Una tendencia que también estamos viviendo en nuestro país. En 2018, la superficie ecológica certificada aumentó un 7,8% con respecto al año anterior. Esto supone un total de 2.246.475 hectáreas de este tipo de superficie, con una mayor concentración en Andalucía (un 45,6% del total). Unos números que hacen que España ocupe el primer puesto en superficie ecológica en toda Europa y suba un peldaño con respecto al año anterior para posicionarse a nivel mundial en la cuarta posición, únicamente detrás de Australia, Argentina y China.

Un aumento que no se nota en el consumo

Aunque España sea el país en Europa que más superficie dedique al cultivo de alimentos ecológicos, ocupa el séptimo lugar con respecto a su consumo, con solamente un 5% de lo que se produce en el continente. Según datos del informe de Ecovalia, los españoles gastamos una media per cápita de 46,6 euros al año en alimentos bio. Una cifra muy lejana de países europeos como Dinamarca o Suiza, donde la media asciende hasta los 312 euros.

Sin embargo, este gasto medio en bioagricultura en España aumenta cada año. Ecovalia apunta en su informe que en 2018 creció el consumo de productos ecológicos un 16,4%  respecto al año anterior y de más del 96% respecto a 2012. También que seis de cada diez consumidores se han iniciado en el consumo de productos ecológicos en los últimos años.

Unos datos que posicionan a España como líder en crecimiento a nivel mundial, ya que, en únicamente tres años, los consumidores de bioagricultura en España han amentado sus compras de productos ecológicos en 700 millones de euros.

¿Quiénes son los principales consumidores?

Desde Ecovalia se apunta en El Español que hay tres perfiles de consumidores de productos ecológicos. Los primeros que cita son los millenials o centennials, es decir, jóvenes que buscan alimentos bio y que están concienciados con los problemas ambientales que produce la industria alimentaria.

A este grupo se suman los matrimonios con hijos jóvenes, quienes quieren ofrecerles una alimentación sana, y los solteros. Estos últimos son definidos por Álvaro Barreda, Presidente del Comité Andaluz de Agricultura Ecológica, como un grupo con cierto poder adquisitivo y un nivel de estudios medio-alto, que quieren cuidarse y respetar el medio ambiente.

Una serie de ideas que siguen la línea del último informe del grupo intergubernamental de expertos en cambio climático (IPCC) que asesora a la ONU. Este organismo apunta que, para frenar el calentamiento global, es necesario cambiar las costumbres alimentarias. Así, según el informe del IPCC, “las dietas equilibradas basadas en alimentos de origen vegetal (como cereales secundarios, legumbres, frutas y verduras) y alimentos de origen animal producidos de forma sostenible, en sistemas que generan pocas emisiones", ayudan a combatir esta crisis global. 

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
1 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar