Rankia España
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Invirtiendo en Megatendencias
Descubre la inversión en Megatendencias

El sector olivarero afronta tiempos difíciles

El aceite de oliva es uno de los productos estrella de la gastronomía mediterránea. España contribuye en grado sumo a abastecer de este producto a los hogares del país y a los de Europa.

En los últimos años, se ha dado una bajada generalizada de los precios de la aceituna, algo que está provocando pérdidas a los agricultores. A su vez, algunas almazaras se están viendo obligadas a echar el cierre. Un análisis de la situación permitirá conocer el porqué.

Una campaña excelente

La campaña 2017-2018 igualó el récord establecido en la de 2012-2014: casi 2 millones de toneladas de aceite de oliva. A la exportación se han destinado 88.000 toneladas y 42.000 han terminado en el mercado interno, lo que deja 1,3 millones de toneladas en la reserva, resultado de una excelente cosecha de aceituna.

No obstante, los buenos datos de la producción española han logrado compensar las caídas que se dieron en Italia y Grecia. Ante estas bajadas, la Unión Europea no ha tardado en manifestarse. Mantendrá su mirada puesta en la producción española, ya que el mercado de este aceite suele ser uno de los más estables. Las malas condiciones climáticas y algunas plagas se han cebado con el resto de países productores, por lo que España y su situación excepcional han logrado suplir la falta provocada.

A pesar del descenso de producción en otros países de la UE y la excelente cosecha en España, los precios de la oliva han caído considerablemente, lo cual ha sido valorado como una catástrofe para algunas asociaciones de agricultores. El desplome del precio es de un 30% si comparamos precios de febrero de 2019 con el mismo mes del año pasado. Esto deja un margen de beneficios bastante escaso a los agricultores y productores, quienes han pasado de 3,4 euros por litro de aceite en febrero del año pasado a 2,38 euros en el mismo mes de este año. Si el precio del litro de aceite cae por debajo de los tres euros, agricultores y productores empiezan a experimentar pérdidas. Algunas explicaciones apuntan a la falta de espacio para almacenar el aceite. Ante esta situación, los agricultores habrían decidido vender los excedentes para cubrir los costes de producción, lo cual ha provocado un aumento del aceite disponible.

¿Quién es quién en el sector?

España cuenta con 1.828 productores de aceite:  908 cooperativas y 920 almazaras privadas. Juntos han logrado la cifra de producción antes mencionada. Los productores privados se organizan en grupos, al menos así lo hace el 60% de estos negocios. Estas organizaciones privadas producen el 40% de todo el aceite español.

La producción española está concentrada en Cataluña, Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha. Dentro de todas estas comunidades, en la provincia de Jaén (Andalucía) es donde se concentra la mayor producción de todo el planeta: 664.000 toneladas.

Los consumidores no notarán la bajada de precios

Pese a la bajada de precios, los consumidores no notarán beneficio alguno en sus bolsillos. Mientras que el litro de aceite de oliva virgen extra se vende a 2,60 euros en origen, los consumidores lo compran por precios superiores a los 3 euros.

Conclusiones

El aceite de oliva español se enfrenta a una compleja situación. Los precios han bajado un 30% por la subida en la producción debida a la excelente campaña de recogida de oliva habida en 2017-18, lo que ha conducido a pérdidas por parte de productores y agricultores. A su vez, los consumidores no han visto trasladada dicha bajada de precios a los lineales de los supermercados.

Autor del blog


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar