La economía podría estar en peligro de recalentamiento

  • El plan de infraestructuras de EE.UU. podría crear un riesgo de aumento de las expectativas de inflación
  • Regreso táctico a la ponderación neutral de la renta variable para evitar un periodo que podría resultar más volátil

Al anunciar su nuevo paquete de infraestructuras estimado en 2,2 billones de dólares, Joe Biden explicó que se centrará en la renovación de las infraestructuras existentes, como puentes y carreteras, así como en planes para desarrollar energías limpias, mejorar las conexiones a Internet y dar un mejor acceso asistencial a la población de la tercera edad. La financiación provendrá principalmente del aumento del impuesto de sociedades del 21% al 28%.

Los datos económicos del trimestre fueron optimistas. El PMI compuesto de China subió de 51,6 a 55,6 gracias a la fortaleza del sector servicios. El PMI de Estados Unidos también subió, pero la evolución más destacada fue la de la confianza de los consumidores, que experimentó un fuerte repunte, tanto en la "situación actual" como en las "expectativas". Los indicadores avanzados en Europa fueron igualmente optimistas.

A la espera de los anuncios de Joe Biden, la renta variable estadounidense se estabilizó, pero el Russell 2000 de mediana capitalización siguió sufriendo. La quiebra del hedgefund Archegos tuvo un gran impacto en varios valores tecnológicos. La renta variable de los países emergentes repuntó a pesar de la aceleración de la subida del dólar. Las yields de la deuda pública también subieron de nuevo en Estados Unidos y Europa hasta alcanzar los máximos del año.

El plan de infraestructuras de EE.UU. podría crear un riesgo de aumento de las expectativas de inflación y los beneficios de las empresas estadounidenses podrían verse afectados. Las nuevas restricciones sanitarias en Europa tendrán un impacto a corto plazo en la economía justo cuando los mercados vuelvan a los máximos recientes.

En consecuencia, hemos pasado a posición neutral con respecto a la renta variable. Se trata de un movimiento táctico. Queremos evitar un periodo que podría resultar más volátil: las primas de riesgo están subiendo, ya que la deuda pública seguirá bajo presión.

Renta variable europea

El optimismo resurgió en los mercados cuando Joe Biden duplicó los objetivos de vacunación y los inversores anticiparon noticias sobre un amplio programa de infraestructuras. En consecuencia, los rendimientos de la deuda pública subieron y los productos cíclicos se revalorizaron. Los rendimientos europeos siguieron el ejemplo, pero también influyó el aumento de la inflación de marzo. No obstante, el Banco Central Europeo (BCE) dijo que no se fijaba en factores a corto plazo, como la subida de los precios de la gasolina y la vuelta del IVA alemán a los niveles anteriores a la crisis. 

En su lugar, esperará hasta que haya una mejor perspectiva de la crisis sanitaria y la inflación se establezca firmemente en torno al 2% antes de reducir sus compras de activos. Los rendimientos de la deuda soberana europea se redujeron un poco tras estos comentarios y los sectores sensibles a los tipos de interés retrocedieron, especialmente cuando algunos países europeos dieron a conocer nuevas restricciones.

Renta variable estadounidense

A mediados de abril se detallará un plan de seguimiento de infraestructuras humanas (salud, educación, nutrición) por valor de 1,75 billones de dólares. Se destinará a universidades, escuelas, guarderías y hospitales. Se financiará en su mayor parte con un mayor impuesto sobre la renta.

Los datos económicos fueron dispares. La creación de empleo alcanzó un máximo de 6 meses, con 517.000 puestos de trabajo, pero la venta de viviendas nuevas cayó un 10,6%, es decir, mucho más que el descenso del 3% previsto.

Las fusiones y adquisiciones siguieron a buen ritmo: en el primer trimestre se produjeron 1,4 billones de dólares en operaciones, con 400 por más de 500 millones de dólares, lo que supone un aumento del 68% respecto a la media de cinco años. La tecnología y la sanidad se llevaron la mayor parte, con un 43% del total de operaciones.

Deuda corporativa

Masmóvil ha presentado una OPA amistosa por Euskaltel, que ha valorado el objetivo en 2.000 millones de euros. La oferta está condicionada a la obtención del 75% de las acciones y a que los dos grupos formen un proyecto industrial sólido y complementario. También obtendrá acceso a la red de telefonía fija de Euskaltel. Sin embargo, el apalancamiento aumentará considerablemente, pasando de 4,7x a 6x. Moody's ha reaccionado poniendo la calificación B1 de Masmóvil en vigilancia negativa.


¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar