¿Qué le podemos pedir a la renta fija en el año nuevo?



Nuestro fondo B&H Renta Fija ha terminado 2020 con la estrategia en positivo gracias al ejercicio de revisión y reorganización de la cartera que ha efectuado su gestor, Rafael Valera. Éste explica que 2020 ha protagonizado un evento inédito, ya que a pesar de su amplia experiencia en el mercado nunca había vivido las consecuencias de una pandemia sobre la renta fija, por lo que la incertidumbre ha sido máxima.

La decisión de Valera fue diversificar: había empezado el año con la cartera bastante concentrada, debido a que en ese momento las valoraciones del mercado estaban bastante estrechadas y había optado por concentrarse en aquellas emisiones donde veía más valor con la expectativa de que 2020 fuera un año normal. Al ver el shock provocado por la crisis sanitaria, decidió evaluar los activos en cartera desde el punto de vista más conservador, vender posiciones que no funcionaban y añadir variedad, de modo que el fondo ha terminado el año con exposición a cerca de un 50% más de emisores respecto a cómo lo empezó. Hoy, la estrategia del fondo se centra fundamentalmente en comprar con la esperanza de que los spreads se reduzcan.

Uno de los grandes cambios efectuados por el gestor con la irrupción del Covid fue revisar las asignaciones a deuda financiera; había comenzado 2020 con un gran peso en deuda subordinada de bancos, que en ese momento estaba ofreciendo una remuneración muy atractiva. La llegada del virus ha puesto especialmente contra las cuerdas al sector bancario, cuestionando por ejemplo su capacidad para pagar dividendos, pero también obligándoles a realizar provisiones muy fuertes, por lo que se planteaban dudas sobre el futuro de la deuda subordinada y de los CoCos emitidos por la banca.

Valera optó por vender y aprovechar ese colchón de liquidez para comprar oportunidades que había dejado al descubierto la pandemia, como por ejemplo bonos de Carnival, que es la mayor compañía de cruceros del mundo y también la más solvente del sector, o bonos con un gran descuento emitidos por Pemex, que es la petrolera más endeudada del mundo, pero con la peculiaridad de tratarse de una empresa cuasi soberana. “Todo tiene un precio, nuestro trabajo es gestionar estos eventos”, afirma Valera, que aclara que “con esas compras no capturas el valor que piensas que estás comprando en un día o dos, necesitas tiempo para que se vayan aclarando las incertidumbres”. En resumen, la fuerte caída del mercado ha generado oportunidades que ha sido capaz de capturar el gestor del B&H Renta Fija, que afirma que en 2020 ha podido comprar “cosas que serían impensables antes del Covid”.

¿Qué esperar para 2021?

El segmento de crédito es en donde Valera ve mayor número de oportunidades para generar alfa no ya en 2021, sino en los próximos años. El gestor mira más allá de las empresas con grado de inversión que tengan rating más elevados, pues no considera suficientemente atractivas las rentabilidades que ofrecen. En cambio, incorpora a su universo deuda de empresas high yield e incluso de empresas que no cuenten con un rating oficial, pero que sí haya podido analizar internamente con detenimiento. De este modo, la cartera está compuesta actualmente por en torno a un 25% de bonos con calificaciones entre A y BBB, un 25% en bonos con rating BB, un 25% en emisiones con rating B y el 25% restante en emisiones que no tienen rating actualmente.

Actualmente en torno a un tercio de la cartera (30%) está compuesta por emisores españoles, por tratarse de empresas muy cercanas, que permiten al gestor acceder con mayor facilidad a información que incorpora en su análisis. Esto le permite comprar emisores sin rating, como por ejemplo bonos de Ence, o Grupo Antolín, pero también incorporar deuda subordinada de bancos como Cajamar o Ibercaja.  “Creemos que aportamos más valor en las compañías en las que confiamos”, aclara Valera.

De cara a 2021, la pregunta del millón es la misma de los últimos años: ¿cuándo veremos llegar a la inflación? Valera admite que, aunque preveía que los niveles de inflación serían más bajos que en el pasado, no esperaba que viviéramos en un entorno de tipos negativos tan prolongado en el tiempo. Esto explica que en los últimos años haya estado corto en deuda alemana y deuda española… hasta 2020. “En el momento del covid una de las cosas que hicimos fue quitar estos cortos, inmediatamente, porque pensábamos que el BCE y la Fed inyectarían dinero a mansalva”, cosa que ha sucedido, y en varias rondas, a lo largo del año. Ahora, la previsión de Valera es que “la inflación llegará, pero no de pronto”.

El entorno que veremos en los próximos tiempos, que anticipa el gestor, es uno de “competencia de precios feroz”, especialmente en sectores que han sido más maltratados por la pandemia. De hecho, Valera indica que ya se está viendo este entorno en el segmento de las compañías aéreas: “Como no vuela prácticamente nadie todo el mundo tira los precios.  Vamos a ver también esta tendencia en hoteles y en muchísimas cosas que hasta que se vuelvan a calentar los precios, pero todavía va a pasar un tiempo entre medias”.

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar