La legalización de la marihuana en España puede estar más cerca de lo que piensas

1 respuesta
La legalización de la marihuana en España puede estar más cerca de lo que piensas
La legalización de la marihuana en España puede estar más cerca de lo que piensas
#1

La legalización de la marihuana en España puede estar más cerca de lo que piensas

La situación en España frente a la legalización de la marihuana puede cambiar en los próximos años. Con los partidos emergentes ya son tres las fuerzas políticas que defienden una despenalización del consumo y distribución del cannabis: Podemos, IU y Ciudadanos. Tras las últimas encuestas todo apunta a que los tres grupos podrían ser mayoría suficiente para llegar a un acuerdo en la regulación de la marihuana.

En algunos países, el consumo de marihuana es un delito que puede ser penado con la cárcel. En España sin embargo no hay una legislación punitiva, el castigo por el consumo de cannabis se convierte en una sanción administrativa. La Ley de Seguridad Ciudadana, también conocida como Ley Mordaza, la cual fue aprobada únicamente por los votos el Partido Popular, recoge en su artículo 36.18 que será una falta grave “la ejecución de actos de plantación y cultivo ilícitos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas en lugares visibles al público”. Es decir, el consumo de cannabis está penalizado, y la sanción es mínimo de 600€.

Bien es cierto, que en el texto se habla de la “visibilidad”. Es decir, no se puede consumir en público, y tampoco puede estar la planta a la vista de terceros. No se detalla sobre el autocultivo para consumo personal. Se puede llegar a entender que una persona en su casa puede tener una plantación, siempre y cuando no esté expuesta y tampoco se distribuya a otras personas.

La postura de los socialistas no llega a ser del todo clara ante esta situación. Desde el PSOE proponen la creación de un debate con expertos y un consenso internacional, con lo que no se posicionan ni a favor ni en contra. Su postura no siempre ha sido así. En 2013 Esquerra (ERC) propuso regularizar la producción y consumo, sólo contó con el apoyo de la Izquierda Plural, ya que PP, UPyD y PSOE votaron en contra.

Podemos y Ciudadanos han incluido en sus programas electorales la propuesta de despenalizar el cultivo y la distribución de la marihuana, tanto para consumo personal como para uso terapéutico.

No son los primeros que defienden esta idea. Izquierda Unida lleva años luchando en el Congreso por conseguir la aceptación y legalización del cannabis. Ahora, el partido cuenta con otros partidos que defienden la regularización de la marihuana, y por tanto podemos estar ante un nuevo cambio.

La marihuana médica llega a Nueva York

Nueva York se suma ahora a una veintena de Estados donde está permitido el consumo de la marihuana. En 2014, el gobernante Andrew Cuomo aprobó un programa que permitía que la marihuana pudiese tener un uso terapéutico dentro de Nueva York. Esta medida se pondrá en práctica a partir del próximo año y contará con algunas restricciones.

Puede beberse, tragarse o inhalarse, pero en ningún caso se podrá fumar. Además, el cannabis únicamente estará disponible para los pacientes que estén enfermos y obtengan un permiso médico.

La normativa neoyorquina también establece que la marihuana deberá estar producida en locales cerrados y controlados, y todos ellos deberán estar dentro del Estado de Nueva York. De esta manera quieren conseguir una producción propia, obtener un control sobre la elaboración y la distribución del producto, y una regulación en el formato de consumo: líquida o en aceite, cápsulas o preparados especiales para la inhalación por vapor.

La legalización total de la marihuana se debate en California y Arizona. Y ya está regulada en estados como Colorado, Oregón, Washington y Alaska.

http://www.koboonga.es/2015/11/21/la-legalizacion-de-la-marihuana-en-espana-puede-estar-mas-cerca-de-lo-que-piensas/

#2

Ciudadanos promueve la legalización de la prostitución y las drogas. Más basura.Liberales sobre conservadores

El partido conservador del gobierno con tal de mantenerse en el poder se va a vender a un grupo de liberales que en lugar de hablar de estado protector, solo habla de estado policial y nada de estado social.

No hay libertad sin cadenas
----------------------------------------------------
-Por último, debemos considerar las etapas del proceso de la libertad. La frase “soy libre
para” puede tener tres significados diferentes o dividirse en tres fases. Puede significar
¿Puedo?, Puedo y Tengo poder para. En el primer sentido, la libertad implica permiso; en
el segundo, capacidad; y en el tercero, una condición sustantiva. El tercer sentido es el
más nuevo, el último de la serie, y para los propósitos de este análisis puede dejarse a un
lado. Por lo tanto, me limitaré a los dos primeros significados de libertad: ¿Puedo? y
Puedo.
Es evidente que la libertad como permiso y la libertad como capacidad están relacionadas
muy estrechamente, ya que el permiso sin capacidad y la capacidad sin permiso son
igualmente estériles. Sin embargo, no debemos confundirlas, porque ningún tipo de
libertad puede por sí sola cumplir ambas funciones. Algunos tipos de libertad están
destinados fundamentalmente a crear las condiciones permisivas de la libertad. La
libertad política es de este tipo. Y también lo son, con frecuencia, la libertad jurídica y la
libertad económica (considerada en un sistema de mercado).
En otros contextos, el acento recae en cambio de manera fundamental, sino
exclusivamente, en las raíces y fuentes de la libertad, es decir, en la libertad como
capacidad. Esto ocurre sobre todo en el caso del enfoque filosófico del problema de la
libertad, y se aplica también a las nociones de libertad psicológica, intelectual y moral. La
distinción entre ¿Puedo? y Puedo corresponde a la diferencia entre la esfera externa y la
esfera interna de la libertad.
Cuando nos interesamos por la exteriorización de la libertad, es decir, por la acción libre,
adopta la forma de permiso. Cuando, por otra parte, no existe un problema de libertad
externa –como en el caso de la libertad psicológica, intelectual y moral -, debemos
considerar la libertad como capacidad. Por consiguiente, términos como “independencia”,
“protección” y “acción” se emplean generalmente para indicar una libertad externa, es
decir, permiso. En cambio las nociones de “autonomía”, “autorrealización” y “voluntad”
se refieren usualmente a la libertad que existe in interiore. hominis y esto nos conduce a
una tercera y última aclaración: la libertad política no es una libertad interna porque es
una libertad permisiva, instrumental y relacional. En suma, es una libertad cuyo propósito
es crear una situación de libertad : las condiciones para la libertad.

http://www.eseade.edu.ar/files/Libertas/45_1_Sartori.pdf
----------------------------------------------------------------
Mi libertad termina donde empieza la de los demas

La opción entre individuo y sociedad es una falsa opción. Los hombres sólo pueden ser libres en la sociedad y la sociedad sólo puede ser libre asegurando la libertad de sus miembros. Y ello implica comprender que la libertad no es una de las posesiones de un individuo autosuficiente sino un modo de relación social, aquel en que se eliminan las relaciones de dominación. Es decir, será libre la sociedad en la cual sus integrantes no sean considerados como meros instrumentos sino que sean reconocidos como “fines en sí mismos”, por usar una terminología kantiana. Y sólo estas relaciones libres son las que aseguran la libertad de cada uno de ellos. Desde este punto de vista, la libertad de los demás no sólo no constituye un límite a la libertad propia, sino que es la única manera de asegurarla, ya que en una relación de dominación no es libre ninguno de sus miembros: el esclavo es una posesión del amo, pero el amo depende del esclavo para asegurar su vida, parafraseando a Hegel. Solamente desde la superación de la opción entre individuo y sociedad la libertad puede universalizarse.
¿Utopía? Sin duda. Pero sin entrar en el tema de la eficacia histórica de las utopías conviene recordar que no menos utópica es la libertad tal como la concibe el liberalismo, que postula –contra toda evidencia histórica– la reconciliación de los intereses competitivos por medio de la acción de una mano invisible que convertiría la libertad egoísta del individuo en fuente de cohesión social.

Liberalismo al que, sin duda, hay que agradecerle muchas cosas: todos –casi todos– somos liberales en la medida en que rechazamos cualquier injerencia estatal en nuestra vida privada, nuestras convicciones personales o en la manifestación pública de nuestras opiniones. Pero de ahí a sacralizar la competencia como criterio de organización social hay un largo trecho. Porque, mal que le pese a Margaret Thatcher, la sociedad sí existe..

Un saludo

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar