La curva del Gran Gatsby

4 respuestas
La curva del Gran Gatsby
La curva del Gran Gatsby
#1

La curva del Gran Gatsby

En una sociedad verdaderamente igualitaria existiría un elevado grado de movilidad social, algo que no ocurre cuando el nivel de desigualdad económica es elevado. El profesor universitario Miles Corak ha relacionado el coeficiente de Gini y el grado de dependencia entre los ingresos de una persona y los de sus padres (gráfico 6). Por ejemplo en Dinamarca, uno de los países con un coeficiente Gini más bajo, sólo el 15% de los ingresos actuales de un adulto joven dependen de los ingresos de sus padres; en Perú, un país con uno de los coeficientes de Gini más elevados del mundo, dos tercios de lo que gana actualmente una persona se relacionan con lo que sus padres ganaron en el pasado. Esta relación se conoce como “la curva del Gran Gatsby”, porque como dijo F. Scott Fitzgerald, los ricos “no son como tú y yo”. Y tampoco lo son sus hijos.

 

Detesto a las víctimas que respetan a sus verdugos.

#2

Re: La curva del Gran Gatsby

Quizá este artículo sea un poco más clarificador para tener una pequeña idea:

elpais.com/elpais/2014/01/20/planeta_futuro/1390219966_227786.html

En definitiva: "El poder económico y el poder político, en comandita, separan cada vez más a los ciudadanos en lugar de que avancen juntos, de modo que es inevitable que se intensifiquen las tensiones sociales y aumente el riesgo de ruptura social".
La riqueza está en manos de unos pocos, mientras la pobreza se reparte entre todos los demás. Y mientras se mantenga esta premisa, mal vamos. Saludos

#5

Re: La curva del Gran Gatsby

Yo veo una cosa clara: no podemos esperar que los políticos y empresarios hagan esfuerzos por la igualdad si no les demostramos que eso a los ciudadanos realmente nos importa.

Ya que nuestros votos poco efecto tienen, démosles donde más les duele: en el bolsillo. Lo que les hace ricos y poderosos es nuestro dinero. Si seguimos dándoselo lo único que va a pasar es que las desigualdades sigan creciendo.

Resumiendo: dejemos de comprarles los productos/servicios a las grandes compañías. Con ello sólo conseguiremos seguir engordando a los que ya son gordos, que se formen más oligopolios y secuestren aún más el mercado. No creemos más Amancios Ortegas o Juanes Roigs.

Problemas:
- Educativos/culturales: nadie nos enseña las consecuencias de comprar en tal o cual sitio. Lo que impera es tener lo que se anuncia por la tele, estar a la última porque así eres guay. La publicidad hoy en día nos educa más que los eruditos, científicos o profesores. Y la publicidad sólo la paga el que tiene dinero para hacerlo, es decir, las grandes empresas.
- Tiempo: Cuando se ha superado el escollo anterior y te sensibilizas con este asunto, tienes que emplear tiempo en investigar alternativas. Alternativas que no tienen dinero para publicitarse y son difíciles de encontrar. Y en algunos casos (telecomunicaciones, automoción) esas alternativas no existen porque los grandes, ayudados por una sociedad no concienciada, ya las han aplastado.
- Dinero: Como esas alternativas no pueden abastecerse tan al por mayor (pero mayor, mayor) los costes de producción son más elevados y el precio de sus productos son superiores a los de las grandes marcas. Hay mucha gente que aunque se concience y trate de apoyar a pequeñas empresas o comerciantes no pueden permitírselo.

La mayor ilusión de la mayoría de la gente es hacerse rica para comprarse todo lo que quiera. Cosas que venden los que sí son ricos. Es el absurdo total, querer ser rico para darle mi riqueza a los que ya son ricos y hacer que lo sean aún más.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar