Esto me suena a timo ... pero no lo entiendo

1 respuesta
Esto me suena a timo ... pero no lo entiendo
Esto me suena a timo ... pero no lo entiendo
#1

Esto me suena a timo ... pero no lo entiendo

Buenos dias

Llevo ya algún tiempo consultando los foros de Rankia para diversos temas (fiscalidad, herencias, inversiones ...) y siempre me han parecido muy interesantes, pero esta es la primera vez que me animo a escribir. Y lo hago en este foro porque he sido testigo de una actividad que me ha parecido muy sospechosa ... pero no acabo de entender que es lo que ganan los que la ejercen. He estado buscando con San Google :), pero no logro dar con ello. Es pura curiosidad, pero si a alguien le ha pasado algo parecido o tiene idea de qué va, le agradecería mucho que aportara su conocimiento. Y en el peor caso, sirva de aviso a navegantes.

Un poco de contexto. Mi marido y yo ya estamos más cerca de los 60 que de los 50, pero hemos tenido la suerte de llegar a nuestra edad con una sana desconfianza hacia todo lo que suena "raruno", y pocas manías a la hora de enviar a paseo a cualquiera que intente hacernos comulgar con ruedas de molino. Además, por las circunstancias de nuestras carreras profesionales, somos bastante competentes en el manejo de las tecnologías, y nos mantenemos razonablemente informados gracias a Internet.

Hace ya un par de meses, empecé a recibir llamadas al teléfono fijo de una señora que decía representar a una empresa que se encargaba de informar a algún tipo de organización profesional, este punto nunca quedó muy claro, de las colecciones en manos de particulares. Conocía el nombre de pila de mi marido, e insistía que le dijera qué colecciones de libros tenía en casa, porque ella estaba obligada a emitir un informe. El discurso parecía insinuar que el objetivo del informe era identificar algún tipo de actividad delictiva por nuestra parte, impagos, delitos contra la propiedad intelectual, o algo por el estilo. Todo vagamante amenazante, pero sin concretar. En cada llamada yo contestaba que tenía varias colecciones de varias editoriales, todas muy serias, que todas habían sido pagadas tiempo atrás, que hacía años que no adquiría ninguna colección nueva, que no me dedicaba a hacer copias pirata, y que además no entendía con qué derecho me hacía las preguntas, ni a quién tenía que informar. La cosa acabó poniéndose bastante desagradable. La última vez se puso hecha una energúmena y dije que iba a llamar a la policía para que me intervinieran el teléfono. Me colgó de muy malas maneras.

Un par de dias después, un caballero muy amable llamó a mi marido al móvil, con la misma milonga pero con muy buenos modos. Mi marido le contestó lo mismo, que además da la casualidad que es la verdad. Tras dos o tres llamadas, finalmente le dijo que estaba por el barrio, y que si no le importaba que subiera a casa. Conocía también la dirección, porque desde luego nosotros nunca se la dimos. Si hubiera estado sola no se me hubiera ocurrido abrir la puerta, pero mi marido es bastante imponente fisicamente. Por si acaso cerramos todas las puertas de las habitaciones, y yo me quedé con el móvil en la mano y fuera del radar, lista para llamar a la policía si las cosas se ponían intensas. Subieron dos hombres, con aspecto de gente obrera sencilla, que la verdad es que invitaban a que se confiara en ellos, y que se portaron muy correctamente en todo momento. Dijeron que trabajaban para una imprenta que había detectado algún tipo de fraude, y que les dijera qué colecciones habíamos adquirido en los tres o cuatro últimos años por si acaso estábamos en riesgo de que nos timaran al denunciar alguien no especificado un falso impago. No solo libros, sino también fascículos o compras tipo "la galería del coleccionista". Todo muy difuso, sin dar nunca nombres de empresas, y cada vez que mi marido les pedía explicaciones más concretas, daban la larga cambiada. Mi marido les atendió en el recibidor, sin permitirles ver nada de la casa ni dejarles solos en ningún momento, y sin darles ninguna información específica. Finalmente dijeron que tomaban nota y enviaban un informe negativo (¿A quién?, buena pregunta) y que no nos preocupáramos. Se marcharon por donde habían venido y llegamos a la conclusión de que efectivamente debían ser de una imprenta, que una editorial más o menos "piratilla" les había dejado un "pufo" con alguna colección, que de algún sitio habían sacado una lista de posibles compradores, y que estaban haciendo una ronda a ver si conseguían, por medios más o menos coercitivos, recuperar algo. Pero sonaba raro, la verdad. Como desde luego no firmamos nada, y no les dimos ninguna información que no tuvieran ya, nos despreocupamos del asunto. Por pura curiosidad hicimos un par de intentos de búsqueda en Internet, incluyendo buscar información de los teléfonos desde los que nos llamaban, pero no encontramos nada relevante, más allá de que los teléfonos eran números particulares.

La cosa es que esta misma mañana me ha llamado al fijo una señora preguntando por mi marido por su nombre de pila. Al decirle que no estaba, me ha preguntado si era menor de 80 años. Un tanto asombrada por la impertinencia de la pregunta, he preguntado que de dónde llamaba y me ha contestado algo parecido a "Estadísticas MHI", que se encargaban de hacer "estadísticas para editoriales" ?????. He contestado que no tenemos la costumbre de dar información personal por teléfono, y mucho menos a interlocutores a los que no conocemos, y ha empezado a subir el tono de voz, y, que Dios me perdone si me equivoco, pero yo juraría que era la misma señora. El tono de pito cuando levanta la voz es bastante característico. Tras una conversación bastante surrealista, en la que me he negado en rotundo a darle mi nombre o cualquier otra información, me ha colgado de muy malos modos.

Desde luego, es algún tipo de timo o estafa. Primero llama la señora haciendo de poli malo, a ver si atemoriza a la pobre ama de casa que responde al teléfono, y si no lo consigue, entonces el poli bueno interviene con el marido. Supongo que en los próximos dias mi marido recibirá la correspondiente llamada al móvil. No me extraña que tengan los datos, desafortunadamente lo de la protección de datos es un cachondeo, y eso que nosotros somos bastante paranoicos con el tema, pero francamente no se me alcanza qué pretenden sacar en claro de toda esta actuación digna de un Oscar. La primera vez puedo creerme que esperaran otra cosa, y que mi marido les descolocara, porque es un hombre de casi dos metros, más de cien kilos de peso, y de aspecto en general bastante intimidante. Pero una esperaría que no repitieran, la verdad. Aunque solo fuera por eficiencia. Si la primera vez no "coló", ¿por qué va a "colar" la segunda?

Y ahora la pregunta. ¿A alguien le suena de algo esta historia?. ¿Alguien sabe lo que pretenden?.

A todos los que hayan llegado hasta aquí, muchas gracias por la paciencia y por la información, si pueden compartirla.
#2

Re: Esto me suena a timo ... pero no lo entiendo

Perdón, creía que se había perdido y me temo que se ha duplicado. Sugiero que si alguien tiene interés, se refiera al hilo

   | Esto es un timo ... pero no se qué pretenden

Pido de nuevo disculpas

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar