El Asesoramiento Financiero de la teoría a la práctica

2

asesoramiento financiero

Después de unos artículos anteriores en los que me centré en intentar explicar la figura de la Empresa de Asesoramiento Financiero Independiente (EAFI) como nueva figura dentro del servicio de asesoramiento, considerado éste ya por la nueva ley de mercado de valores como un servicio financiero de primer nivel, creo que es hora de pasar de la teoría a la práctica.
 
Así pues, en la práctica lo que un asesor financiero realiza es una atención personalizada basada en :
  • La implantación de una metodología ordenada y fundamentada de la inversión trasladando la técnica institucional a la gestión personal.
  • Adapta las propuestas de inversión a cada cliente estableciendo unos objetivos con un horizonte temporal y una capacidad para alcanzarlos.
  • Llega a esos objetivos por medio de los instrumentos que se poseen.
  • Plantea al cliente distintos escenarios posibles de lo que puede suceder explicando claramente no sólo las rentabilidades que se podría alcanzar sino también las pérdidas potenciales.
 
En este nuevo post pretendo clarificar desde mi punto de vista y experiencia profesional: qué está detrás de la función del asesoramiento, a través de qué instrumentos y productos, para acabar dando una pincelada sobre la situación en que nos encontramos actualmente.

 

¿Qué está detrás del asesoramiento financiero?

Como ya se dejó claro en uno de mis post, por asesoramiento financiero se entiende una prestación de recomendaciones personalizadas por parte de un profesional regulado para ello a un clienteUn asesor financiero, una EAFI, no vende nada tangible, lo que se vende en el asesoramiento son los conocimientos y el tiempo del asesor para hacer que los ahorros/inversiones de los clientes se incrementen. 
 
  • Comúnmente se tiene la idea de que la recomendación de una inversión se realiza sobre la base de “cuánto me da”, y aunque la rentabilidad esperada es una variable a considerar, no es la única. Así, algunos potenciales clientes lo que te preguntan es: “y entonces ¿Cuánto me das?”. Ante esta pregunta lo primero que se tiene que venir a la mente, y no sólo al asesor sino al inversor, es el refranero popular. Refranes como, “la avaricia rompe el saco”, pueden aplicarse cuando nos ciega la rentabilidad de un valor y creemos que nunca caerá, o el antiguo “nadie da duros a pesetas”, podría saltar a las mentes cada vez que una entidad nos ofrece una gran rentabilidad en alguno de sus productos. Y es que al final en el asesoramiento de las inversiones el sentido común es una parte importante.
  • Así para empezar lo primero que tiene que primar es el se sentido común, y partiendo de ahí se tiene que tener como objetivo primordial el no perder dinero, es decir, lo que quiere el cliente es no perder. De nada sirve que se haya caído menos que por ejemplo, el Ibex si se ha perdido dinero. Por supuesto, nadie tiene una bola de cristal y existen circunstancias que escapan al control del asesor pero el objetivo es preservar el capital. Para ello se va a combinar dos variables que están íntimamente unidas de manera inversa, esto es, la rentabilidad y el riesgo.
  • La rentabilidad vendrá medida entre el valor final de la inversión y su valor inicial respecto a ese valor inicial. Al inicio del periodo no sabemos con certeza la rentabilidad que nos va a reportar esa inversión, cada activo, con lo que tendremos una rentabilidad esperada a la que se la asocian unas probabilidades de que se consiga. Aquí entra en juego el riesgo asociado a esa inversión que se puede definir como el grado de incertidumbre acerca de su rentabilidad esperada, la fluctuación de la rentabilidad del activo respecto a su rentabilidad esperada. Para un inversor particular el riesgo es simple y llanamente la posibilidad que existe de perder dinero.
Se pueden diferenciar dos clases de riesgo: 
  1. El llamado riesgo sistémico o de mercado, no diversificable. Este riesgo es le debido a factores generales tales como el ciclo económico, es propio del mercado y afecta a toda clase de activos y por lo tanto no se puede diversificar. 
  2. El riesgo no sistémico o específico, diversificable. Es el riesgo único y particular para cada activo e independiente  de valores generales del sistema.
 
  • Este último riesgo es el que puede modular el inversor con su asesor invirtiendo en activos cuya correlación con el mercado sea adecuada. Hay que tener en cuenta que el riesgo de una cartera va a depender no sólo del riesgo de cada activo sino también de la correlación que exista entre ellos. La diversificación es fundamental.
  • Para realizar esa diversificación, los conocimientos del entorno, del mercado permiten dibujar la estrategia en la que se moverán las inversiones. Los conocimientos macroeconómicos, los conocimientos de las diferentes clases de activos, de valores, de análisis de instrumentos, permiten en función del riesgo que pretenda asumir el cliente la elaboración de una cartera en la que se maximice los objetivos a conseguir. Los beneficios y los riesgos que conllevan las recomendaciones propuestas deben quedar claros para el inversor, así como las características de los instrumentos en los que invertir. Así es fundamental que éstos sean líquidos, que coticen en mercados organizados, que exista contrapartida, y tengan liquidez inmediata.
  • Una vez definido el “modus operandi” por parte del asesor, ¿Qué debe tener en cuenta el inversor? Además de las características anteriores, el operar con un intermediario que disponga de una estructura abierta en lo que a fondos de inversión se refiere que permita acceder a las recomendaciones de su asesor. Un intermediario que le facilite la operativa, ya sea a través de internet, ya sea vía telefónica.
  • A este respecto hay que señalar una nueva iniciativa de algunas entidades financieras Inversis como pionero y más recientemente Renta4, con el lanzamiento del denominado Fondo Paraguas, o Fondo por compartimentos asesorado/gestionado cada uno por EAFIs. Es un vehículo que simplifica el asesoramiento. El poder contar con un fondo por compartimentos es beneficioso tanto para la EAFI como para el inversor. La EAFI sabe que va a tener acceso a un universo amplio e ilimitado de activos y el “timing” en la ejecución va a ser el correcto. Por su parte el inversor se beneficia fiscalmente ya que compra un fondo, es más sencillo y accesible en cuanto operativa.
 

¿En qué escenario estamos?

Ya hemos pasado el ecuador del año y las perspectivas tan halagüeñas que se descontaban a finales del 2013 parecen no cumplirse. Se continúa a la espera de que los datos macroeconómicos confirmen la tan ansiada recuperación de los países desarrollados, parece que se va a producir que lo tenemos ahí en la punta de los dedos y…de repente surge algún dato contradictorio que salta las alarmas y vuelta a empezar. A los datos macro mixtos se le suma las incertidumbres geopolíticas que se arrastran desde comienzos de año con la crisis de Rusia/Ucrania, y las últimas tensiones en Iraq.
 
Con todo, ¿qué nos queda para animar a los mercados?, exacto, los Bancos Centrales. Se está actuando a golpe de noticias y no sólo las actuaciones de los Bancos Centrales a ambos lados del Atlántico cuentas, sino que cualquier declaración de sus consejeros impacta en el sentimiento inversor.
 
En este escenario, aún se confía en la recuperación de las economías desarrolladas como impulso al crecimiento mundial, aunque ya no sea tan optimista como a comienzos de año con las rebajas de crecimiento por parte del Banco Mundial y del FMI. Así en un mundo de tipos bajos, con elevada liquidez, la renta variable sigue siendo el activo de moda. No obstante con la elevada inestabilidad y desconfianza en el mercado anteriormente mencionada, los fondos mixtos están tomando más peso en las carteras, así como los fondos de dividendo y de retorno absoluto. 
 
El objetivo como siempre es conseguir modular el riesgo asociado a las inversiones. 
 

Webinar "Oportunidades de inversión ante la salida de la crisis"

Se profundizará en la adopción de estrategias e instrumentos en el webinar que tendrá lugar el jueves 26 a las 18:00. ¡Apúntate ya!
 
  1. #2
    18/06/14 10:01

    Gracias Araceli por tu artículo, las dudas sobre 2014 eran precisamente esas, que se estuvieron descontando expectativas de beneficios empresariales y crecimiento un tanto ambiciosas, y parece que como no acaban de llegar dichas expectativas, está el Banco Central extendiendo la mano... El mercado financiero parece estar protegido en este aspecto, no así la economía real, pues en el caso de Europa han tardado en condicionar los créditos del BCE (por ejemplo) y no han aplicado medidas fuertes para la creación de empleo. En España el Carry Trade... En fin, esperemos que estas medidas alcancen para generar empleo en Europa...

    Saludos.

  2. #1
    17/06/14 20:27

    Don't fight the FED ;)

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar