Rankia España Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder

Ratio de Treynor

 
El ratio de Treynor se define como el diferencial de rentabilidad obtenido sobre el activo libre de riesgo por unidad de riesgo sistemático o no diversificable de una cartera o fondo de inversión. Dicho riesgo es representado por el coeficiente Beta.
 
Generalmente, se toma como activo sin riesgo la rentabilidad de la deuda pública a corto plazo del área geográfica que más se asimile a los activos en los que invierte el fondo.
 
Por ejemplo, en el caso de Estados Unidos, el activo libre de riesgo serían los bonos del tesoro a tres meses.
 

Entendiendo el ratio de Treynor

El ratio de Treynor mide los rendimientos devengados en exceso en comparación a lo que se podría haber ganado en una inversión que no tiene ningún riesgo diversificable (por ejemplo, letras del tesoro o una cartera diversificada por completo).
 
Es decir, se calcula el excedente por cada unidad de riesgo de mercado o riesgo sistemático asumido.
 
En este punto, debemos explicar que el riesgo sistemático es aquel que afecta al mercado, en su conjunto, a todos los sectores. Por ello se dice que no es diversificable, pues no es posible reducirlo mediante la diversificación de la cartera.

En suma, el ratio de Treynor relaciona el exceso de retorno sobre la tasa libre de riesgo con la toma de riesgo adicional. Así, se emplea el riesgo sistemático y no el riesgo total, a diferencia de otros indicadores como el ratio de Sharpe.*
 

Cálculo del ratio de Treynor

El ratio de Treynor, también conocido como el porcentaje de retribución a la volatilidad, fue desarrollado por Jack L. Treynor.
 
Este indicador se obtiene restando el rendimiento medio o rentabilidad esperada del fondo menos la tasa o el tipo de interés de una inversión sin riesgo en ese momento, y dividido por el riesgo sistemático del fondo, calculado por el coeficiente beta.



El ratio de Treynor se calcula igual que el ratio de Sharpe, solo que en el primero el denominador del ratio es el coeficiente Beta del fondo. En cambio, en el segundo tomamos la desviación típica.
 
Debemos recordar además que el coeficiente Beta es una medida de la volatilidad en relación con el mercado. Un resultado de 1 revela que el activo se comporta en paralelo con el mercado. Un coeficiente menor a 1 quiere decir que el valor es menos volátil que el mercado. A su vez, si Beta es mayor a 1, el valor fluctúa más que el mercado en su conjunto.
 

Valor numérico del ratio de Treynor

El ratio de Treynor puede indicar, según sus resultados, lo siguiente:
  • Cuanto mayor sea el ratio de Treynor, mayor será el rendimiento ponderado y más interesante resultará el producto para el inversor. Es decir, mejor gestión del fondo.
  • Si no se menciona ninguna cifra para este ratio, es que el fondo existe hace menos de 5 años o que la cifra es negativa. Por tanto, es inutilizable el ratio de Treynor.
 
En este punto, es importante recalcar que este ratio se emplea para comparar alternativas, por ejemplo, dos fondos de inversión. Esto, en conjunto con otros indicadores.  
 

Aplicaciones del ratio de Treynor

El ratio de Treynor es una herramienta muy útil para cualquier inversor, ya que puede servir para:
 
1) Analizar si es adecuada la relación rentabilidad/riesgo de un fondo.
El ratio de Treynor permite analizar o cuantificar hasta qué punto la rentabilidad de un fondo compensa al inversor por la asunción de riesgo. Los inversores acostumbran a medir la calidad de un fondo simplemente analizando los datos de rentabilidad, pero no suelen tener en cuenta el factor riesgo, que es tanto o más relevante que la rentabilidad. Con esto, el índice nos permite medir la relación entre ambos factores, rentabilidad y riesgo.

2) Comparar distintos fondos
El ratio de Treynor ayuda al inversor a la hora de elegir entre dos fondos de inversión. Aquel con un valor más alto será el que nos proporciona un mayor retorno para un mismo nivel de riesgo, y, por lo tanto, es el más conveniente para el inversor.
 
El ratio de Treynor, junto con otros como el Ratio Sharpe y el Alfa de Jensen, se utilizan con frecuencia para valorar el comportamiento de los activos de una cartera o para comparar la eficacia de distintos gestores de fondos de inversión.
 

Limitaciones del ratio de Treynor

El ratio de Treynor no cuantifica el valor añadido de los activos de cartera de gestión. Es un criterio únicamente para elaborar un ranking, comparando opciones.
 
El ratio de Treynor supone que la cartera del inversor está adecuadamente diversificada, ya que solo tiene en cuenta el riesgo sistemático. El riesgo no sistemático no se contabiliza y, por lo tanto, los resultados del índice son engañosos si esta condición de la diversificación no se cumple.
 
Un método alternativo de gestión de la cartera es el indicador Alfa de Jensen, que cuantifica el retorno agregado como el exceso de rentabilidad por encima de la línea de mercado de la seguridad en el Capital Asset Pricing Model. 
 

Ejemplo

Supongamos que tenemos los siguientes fondos de inversión:
 
 


Fondo 1
Fondo 2
rendimiento medio 
7,5%
10%
tasa libre de riesgo
1,5%
1,5%
Beta
0,8
1,4
Coeficiente de Treynor
(7,5%-1,5%)/0,8=0,075
(10%-1,5%)/1,2=0,0708
Asumimos que los datos de rendimiento están en términos anuales.
 
Los resultados nos indican que, aunque el fondo 1 tiene un menor rendimiento medio o rentabilidad esperada que el fondo 2, está asumiendo una menor exposición al riesgo sistemático para obtener el retorno alcanzado. Por ese motivo, su ratio es más alto.

*El riesgo total puede entenderse como el riesgo sistemático más el riesgo no sistemático.

Artículo editado y complementado por @guillermowestreicher

¿Quieres referenciar esta definición?
Ratio de Treynor, Xiaoying Zhou, 24 de noviembre del '22, Rankia.com

Lecturas relacionadas

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar