Rankia España Rankia Argentina Rankia Brasil Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Czechia Rankia Deutschland Rankia France Rankia Indonesia Rankia Italia Rankia Magyarország Rankia México Rankia Netherlands Rankia Perú Rankia Polska Rankia Portugal Rankia Romania Rankia Türkiye Rankia United Kingdom Rankia USA
Acceder

Gasto variable

Un gasto variable es un tipo de gasto que varía en cantidad y frecuencia, dependiendo de factores como las necesidades, preferencias y circunstancias individuales de cada persona. En otras palabras, es un gasto que puede ser controlado y modificado en función de la situación y las prioridades personales.

Un gasto variable es aquel tipo de gasto que cambia en función de ciertos factores, como el volumen de producción, la cantidad de servicios consumidos, o las decisiones personales. Estos gastos pueden variar de un mes a otro, de un período a otro, o incluso de un día a otro, dependiendo de las circunstancias y de cómo interactúen estos factores. Es importante tener en cuenta que los gastos variables se contraponen a los gastos fijos, que son aquellos que permanecen constantes en el tiempo, independientemente de las circunstancias.

Los gastos variables son relevantes tanto en el ámbito personal como en el empresarial. Para las personas, los gastos variables pueden incluir cosas como la factura del gas, la electricidad o el agua, ya que su consumo varía en función de la estación del año, las actividades que realicemos en nuestro hogar, o si nos encontramos de vacaciones. Otros ejemplos de gastos variables personales pueden ser el transporte, la comida fuera de casa, el ocio y el entretenimiento, ya que todos ellos pueden cambiar de un mes a otro en función de nuestras decisiones y estilo de vida.

En el ámbito empresarial, los gastos variables son aquellos que cambian en función del nivel de producción de bienes o de la prestación de servicios. Por ejemplo, una empresa que produce camisetas tendrá gastos variables en función de la cantidad de camisetas que fabrique, ya que deberá comprar más materiales y contratar a más personal para aumentar la producción. Estos gastos variables incluyen el coste de los materiales, los salarios de los empleados temporales, o el consumo de energía, entre otros.

Una de las curiosidades sobre los gastos variables es que permiten a las personas y a las empresas adaptarse mejor a las circunstancias cambiantes. Por ejemplo, si experimentamos una situación económica difícil, podemos ajustar nuestros gastos variables personales, como reducir la cantidad de veces que salimos a cenar o viajar. Las empresas también pueden ajustar sus gastos variables para hacer frente a cambios en la demanda o en el entorno económico.

En conclusión, tanto las personas como las empresas deben estar atentas a estos gastos, ya que pueden ajustarse para adaptarse a las circunstancias cambiantes y mantener un equilibrio financiero adecuado.

Características de los gastos variables


Los gastos variables son una parte esencial de nuestras finanzas personales y empresariales, ya que influyen en cómo gestionamos nuestro dinero y nos adaptamos a diferentes situaciones. 

A continuación, se presentan algunas de las características principales de los gastos variables, explicadas de manera sencilla:

  • Dependen del nivel de actividad: Los gastos variables varían en función de la cantidad de actividad que realicemos, ya sea en nuestras finanzas personales o en una empresa. Por ejemplo, en el caso de una familia, el consumo de electricidad puede aumentar durante el invierno debido a la necesidad de calefacción, mientras que en una empresa, los gastos variables pueden aumentar si se incrementa la producción para satisfacer una mayor demanda.
  • Flexibilidad: Una de las ventajas de los gastos variables es su flexibilidad. Como estos gastos pueden cambiar en función de las circunstancias, tanto las personas como las empresas pueden ajustarlos según sea necesario para adaptarse a diferentes situaciones. Por ejemplo, si una persona necesita ahorrar dinero, podría reducir algunos de sus gastos variables, como salir menos a cenar o limitar sus compras de ropa.
  • Impacto en el presupuesto: Los gastos variables tienen un impacto significativo en nuestro presupuesto mensual, ya que pueden fluctuar y cambiar la cantidad de dinero disponible para otros gastos. Por eso es fundamental llevar un seguimiento de nuestros gastos variables y hacer ajustes si es necesario para mantener nuestras finanzas en equilibrio.
  • Previsibilidad limitada: A diferencia de los gastos fijos, que suelen ser constantes y predecibles, los gastos variables pueden ser más difíciles de prever con precisión, ya que dependen de múltiples factores y pueden cambiar de un período a otro. Por lo tanto, es importante ser consciente de esta incertidumbre y estar preparado para ajustar nuestros gastos según sea necesario.

Diferencia entre gasto variable y gasto fijo


Cuando hablamos de finanzas personales y empresariales, es fundamental comprender la diferencia entre gastos variables y gastos fijos, ya que estos dos tipos de gastos afectan de manera diferente nuestras finanzas y la forma en que gestionamos nuestro dinero. A continuación, se explican las principales diferencias entre estos dos conceptos, utilizando un lenguaje claro y sencillo.

En primer lugar, los gastos variables son aquellos que cambian en función del nivel de actividad o consumo. Por ejemplo, en nuestras finanzas personales, un gasto variable podría ser la cantidad de dinero que gastamos en comida, ya que dependerá de cuánto comamos y dónde lo hagamos. En una empresa, un gasto variable podría ser el coste de los materiales utilizados en la producción, que variará según la cantidad de productos fabricados. Estos gastos pueden fluctuar a lo largo del tiempo y pueden ser ajustados según las necesidades o circunstancias particulares.

Por otro lado, los gastos fijos son aquellos que permanecen constantes durante un período de tiempo determinado, independientemente del nivel de actividad o consumo. En nuestras finanzas personales, un ejemplo de gasto fijo sería el alquiler o la hipoteca de nuestra vivienda, que generalmente no cambia de un mes a otro. En el ámbito empresarial, un gasto fijo podría ser el salario de un empleado, que se paga de manera regular y no varía en función de la producción o el rendimiento.

Otra diferencia importante es la previsibilidad. Los gastos fijos suelen ser más predecibles que los gastos variables, ya que no cambian con frecuencia y pueden ser planificados con mayor facilidad. Esto nos permite tener una mejor idea de cuánto dinero necesitaremos para cubrir estos gastos y cómo afectarán a nuestro presupuesto a lo largo del tiempo. En cambio, los gastos variables pueden ser menos predecibles, ya que están sujetos a cambios en función de diversos factores, lo que puede dificultar la planificación financiera.

En definitiva, las diferencias clave entre gastos variables y gastos fijos radican en cómo varían en función del nivel de actividad, su previsibilidad y su impacto en nuestras finanzas.

Ejemplos de gastos variables


Habiendo analizado qué es un gasto variable, sus principales características y las diferencias que existen entre este tipo de gasto y los gastos fijos, es crucial reconocer la relevancia de los gastos variables en nuestra vida cotidiana y en el mundo empresarial. Al ser conscientes de estos gastos, podemos gestionar mejor nuestras finanzas y tomar decisiones informadas. 

A continuación, se presentan algunos ejemplos de gastos variables en el ámbito personal y empresarial para ilustrar mejor este concepto y resaltar su importancia.

En el ámbito personal, uno de los gastos variables más comunes es el dinero que destinamos a la alimentación. Por ejemplo, si salimos a cenar con amigos en lugar de cocinar en casa, nuestro gasto en comida será mayor. Otro ejemplo de gasto variable en nuestras finanzas personales puede ser el combustible para nuestro automóvil, ya que este gasto dependerá de cuánto usemos el vehículo y de la distancia que recorramos. Además, los gastos en entretenimiento, como ir al cine, asistir a conciertos o viajar, también son ejemplos de gastos variables, ya que fluctuarán según nuestras actividades de ocio.

En el ámbito empresarial, un ejemplo de gasto variable sería el coste de los materiales utilizados en la producción de bienes o servicios. Por ejemplo, una fábrica que produce zapatos tendrá que comprar cuero, tela y otros materiales, cuyo coste variará en función de cuántos pares de zapatos se fabriquen. Del mismo modo, en una empresa de servicios, como una consultoría, los gastos variables pueden incluir los costes de viaje y alojamiento de los empleados cuando realizan visitas a clientes o asisten a reuniones fuera de la oficina.

En conclusión, comprender y reconocer los gastos variables en nuestra vida diaria y en las empresas es fundamental para administrar nuestras finanzas de manera efectiva y adaptarnos a las circunstancias cambiantes.

¿Buscas un broker para hacer trading? Mira nuestras recomendaciones:

OANDA

Más 25 años de trayectoria

Ver más
XTB

Comisiones 0% en acciones y ETFs

Ver más
ETORO

Depósito mínimo 200€

Ver más
INTERACTIVE BROKERS

Plataforma propia y cuenta demo

Ver más

¿Quieres referenciar esta definición?
Gasto variable, Francisco Coll, 31 de mayo del '23, Rankia.com
Definiciones de por letra