Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
19 recomendaciones
10

Existen tantas opciones hoy en día que es fácil sentirse abrumado por la amplia variedad de posibilidades de carrera que se nos presentan a muchos recién titulados. Me voy a centrar en el punto de vista de un joven recién titulado, escribiendo estas palabras especialmente para este perfil. Estas reflexiones serán útiles a otras personas, pero hoy no me enrollaré hablando de mercados, empresas o rendimientos, aunque algo comentaré después.

Tras acabar la carrera ya no recibiremos un horario a principio de semestre, unos criterios de evaluación, unos temas que memorizar y unas fechas de exámenes, ahora toca improvisar nuestro propio camino. Como he repetido bastante en los últimos meses, las respuestas que ahora necesitamos ya no se encuentran en los libros: ¿Qué rumbo laboral escojo? ¿En qué países podría desarrollarme? ¿Qué sector o puesto de trabajo me atrae más? ¿Qué es lo que quiero hacer con mi vida? Ese libro solo puede escribirlo uno mismo.

Muchos jóvenes comentan que no encuentran trabajo y no existen oportunidades. Con más de la mitad de los jóvenes de España parados no parece una gran reflexión decir que existen amplias oportunidades, pero así creo que es. En primer lugar el mundo no se reduce a España. Existen otros lugares tanto en Europa, Estados Unidos, el sudeste asiático…  con múltiples oportunidades. Tenemos la posibilidad de acceder a educación y conocimiento como nunca antes: tutoriales en Youtube, libros accesibles de cualquier tema gratis , ponencias de los mejores profesionales gracias a los eventos TED, educación de calidad y gratuita en Coursera, aprendizaje de idiomas, podemos cambiar de ciudad y coger un vuelo a un coste impensable hace varias décadas, alojarnos en cualquier ciudad del mundo gratis, obtener alojamiento y comida a cambio de varias horas de tu tiempo, etc.

¿No sabes inglés? Aprende. ¿Te gustaría invertir? Aprende, actúa, no esperes que te contrate un gran fondo de inversión para comenzar a gestionar dinero, porque no lo hará. ¿Te gusta escribir? Puedes incluso publicar tu propio libro por varios euros. Cada día tienes 24 horas, en las que decides qué hacer y hacia dónde te diriges.

 El primer partido, la primera inversión o el primer vuelo espacial. En cualquier campo, los profesionales a los que admiras fueron algún día principiantes. Así que sueña a lo grande y comienza ahora. Pregúntate si lo que estás haciendo hoy te lleva al lugar donde quieres estar mañana. Sin hipotecas ni hijos de los que hacerte cargo, tienes la libertad de escoger tu camino. Las opciones son enormes.

 

Paradójicamente mientras más opciones tienen las personas, más se paralizan a sí mismas tratando de encontrar LA MEJOR OPCIÓN, y puede que sean los menos satisfechos con su eventual decisión. Con demasiada frecuencia las personas se acercan a las decisiones de carrera con una mentalidad que no es la adecuada: "Tengo que tomar la decisión perfecta para elegir mi carrera profesional ahora.” “Tal vez mi carrera no será la misma siempre, pero si tomo la decisión correcta, por lo menos puedo disfrutar de una buena carrera durante los próximos años.” “Si hago una mala decisión, estaré unido a esa decisión durante mucho tiempo.”

Esta forma de pensar crea una barrera entre la decisión y la acción, como si fueran dos fases distintas en el proceso de desarrollo de la carrera profesional. En realidad, estas fases están unidas en todo momento. Las decisiones de carrera se encuentran en curso, y tienes la libertad de cambiar de dirección en cualquier momento. Si te sientes paralizado por tus opciones de carrera, tal vez ninguna de ellas sea la adecuada. Haz algunas cosas que siempre has querido probar, incluso si no parece relevante para tu carrera. Este tipo de exploración personal será muy útil.

 

Recorriendo el camino

Una carrera puede ser una afición con la que te has comprometido más profundamente. No tienes que hacer la elección perfecta, pero es necesaria una. Si no te gusta lo que te has encontrado, simplemente puedes probar algo diferente. Si tienes una afición, inténtalo. En mi caso, yo sabía lo que me apasionaba. Si te centras en explorar lo que te gusta, incluso si es sólo como afición, puedes llegar a descubrir la siguiente progresión:

Placer - Si haces lo que le gusta, tenderás a seguir haciéndolo. Una afición divertida se convierte en un hábito.

Habilidad - Si desarrollas un hábito durante el tiempo suficiente, obtendrás buenos resultados en ello. Un hábito a largo plazo se convierte en una habilidad.

Servicio - Si comparte tu habilidad con los demás, estarás aportando valor a otras personas. Una habilidad se convierte en un servicio que otras personas valoran.

Ingresos - Si proporcionas el suficiente valor a bastante gente, serás capaz de generar ingresos por ello. Un servicio se convierte en una fuente de ingresos, y eventualmente en una carrera profesional.

 

Un ejemplo concreto de lo que me ha llevado a reflexionar sobre ello, de cómo ha funcionado hasta ahora en mi propia vida, aun estando en una fase inicial del camino:

Placer: Cuando comencé a aprender sobre economía y finanzas era un adolescente. Había comenzado a trabajar poco antes de cumplir los dieciséis, y tras unos meses había juntado más dinero del que estaba acostumbrado a manejar. Sin duda ganaba mucho más (aun siendo una miseria) de lo que mi vida de adolescente con techo y comida gratis podía gastar. La opción de dejarlo en un cajón o en un banco que encima me cobraba por guardármelo no me parecía lo mejor, así que decidí aprender cómo obtener más por mis pequeños ahorros. No estaba pensando en una carrera laboral para toda la vida. No me preocupaba en obtener un título de trabajo, un salario o un gran beneficio. Lo hice porque me gustaba, me atraía este mundo. Me pasé varios años aprendiendo sobre inversiones, economía y dinero. Simplemente porque era divertido.

 

Habilidad – Tras cumplir diecisiete años, ese verano lo pasé leyendo varias horas al día alguno de los mejores libros sobre inversiones y economía que existen. Y también más de una bazofia literaria, cosa que descubría tras acabar la lectura o con el paso de los años. Más adelante decidí continuar por esa vía y comenzar la carrera de Administración y Dirección de Empresas. Junto a la de Derecho, pero esa es otra historia.

Como extensión natural de mi afición y tras leer decenas de libros, el verdadero aprendizaje se obtuvo en un desafío: especular con mis pequeños ahorros. Y se fundió una cuenta (apasionante el análisis técnico a los 18 años) y otra (con el forex y 19 años también me iba a forrar) y otra (los futuros y opciones sí que eran la clave para doblar mi dinero… y acabé doblándolo por la mitad). Pero tras cada uno de los pasos comprendí los errores que cometí y aprendí algo que necesitaba para seguir creciendo como inversor. A veces se gana, y a veces se aprende. Cuando a Edison le preguntaron si no se desanimaba tras cada intento en el que no conseguía una bombilla, tras cada fracaso,  contestaba lo siguiente: “¿Fracasos? No sé de qué me hablas. En cada descubrimiento aprendí un motivo por el cual una bombilla no funciona. Ahora sé mil maneras de no hacer una bombilla" De la misma manera, yo aprendí varios motivos por los que no había obtenido un buen resultado, por los que había perdido mi dinero, y aprendiendo por tanto cómo no invertir mi dinero.

¿Qué más me gustaba hacer? Esa era la pregunta en ese momento. . Durante años había ganado varios concursos de relatos y escritura y había desarrollado algo de habilidad porque me gusta enormemente leer y escribir. Así que decidí comenzar un blog, y la experiencia supera enormemente cualquier expectativa, no esperaba aprender tantísimo ni conocer a tantas personas interesantes y puntos de vista diferentes.  Todo este aprendizaje llevó tiempo, poco a poco, sin siquiera ser totalmente consciente. Gracias a todo ello he ido desarrollando competencias de análisis e inversión, así como de escritura o gestión de páginas web. Y de nuevo lo hice por placer.

 

 

Servicio –  Seguía teniendo un amplio interés hacia las inversiones y la bolsa, me encantaba analizar empresas, hacer mis carteras con diferentes parámetros y al cabo de los meses estudiar los resultados. Lo llevaba haciendo durante varios años. Y la consecuencia natural fue la creación del sistema Value Management Portfolio. Este servicio me permitía crear carteras, analizaba toda la información y me daba una cantidad de datos estadísticos sobre cada una de mis inversiones. Era un hobby. Como el niño que pinta absorto en sus dibujos a los diez años puede convertirse en un artista en el futuro. Yo era un niño con un juguete nuevo, lleno de gráficos, numeritos y colorines. Así que le dediqué cientos de horas a analizar las empresas que seleccionaba y a descartar otras tantas, que eran la mayoría. Aplicando todo lo que había aprendido durante el camino, cometiendo nuevos errores y dando nuevos pasos en el camino.

 

Ingresos –  Finalmente, tras año y medio de buenos resultados, mi afición ha comenzado a generar ingresos. Cuando el sistema superó los cien suscriptores gratuitos decidí ponerle un precio, pensando que si alguno de ellos estaba obteniendo valor gracias a mis recomendaciones quizá pagaría por ello.

Cuando el primero de ellos me contactó, explicándome que tenía 40.000$ que quería invertir, que había visto mis resultados y mi método de inversión y que “confiaba” en mí. Antes de suscribirse intercambiamos emails en los que me solicitaba información, y creía que tras toda la información proporcionada se marcharía por donde había llegado. Un chaval de 22 años, español, sin ninguna titulación específica ni una gran experiencia en los mercados… estaba claro que tras la respuesta no estaría dispuesto a arriesgar su dinero siguiendo mis instrucciones. Pero así fue. Como diría Astérix: Están locos estos romanos. Y yo estaba simplemente acojonao, porque ya no era simplemente una afición, tenía la responsabilidad sobre el capital de otras personas. Una persona solo, pero en ese momento suficiente. Hasta ahora ese loco inconsciente ha conseguido más de un 18% de rentabilidad en algo más de medio año, más que duplicando el rendimiento del índice SP500.  En la actualidad estimo que gestiono indirectamente más de doscientos mil dólares de más una docena de subscriptores, la mayoría de Estados Unidos, pero también de países como Alemania o Italia. Tanto la propia gestión de las inversiones como conocer las circunstancias de los suscriptores, resolver sus dudas y el trato con ellos en general está siendo una gran experiencia personal y profesional.

                                  

               

De afición a carrera profesional

A pesar de que se pueda desarrollar placer de cualquier carrera profesional, creo que es más posible obtenerlo siguiendo los pasos anteriores, algo relacionado con una actividad que ya harías de forma gratuita.

¿Con qué actividades disfrutas?

Un ejemplo que me encanta son los blogs de viajes. Ciertas personas encontraron una manera de convertir su pasión en blogs, recomendación de servicios de viajes o escribiendo libros con sus experiencias y consejos para emularlos.

Se necesita una cantidad enorme de trabajo para convertir un hobby en una carrera. No es sencillo y creando un sistema de inversión o un blog de viajes no entrará dinero la semana siguiente. Pero si lo haces por placer, de forma gratuita de todos modos, ¿por qué no buscas la manera de compartir tu habilidad con los demás, prestar un servicio útil, y obtener algunos ingresos por ello?

  1. #10
    Maikel89

    BRAVO!!! Esto es un canto a la "Rebeldia" e inconformismo.
    Ver oportunidades y no problemas.

  2. #9
    estteer90

    Que articulo mas bonito! piel de gallina! Yo tambien soy recien licenciada y me apasiona el mundo de las finanzas, aunque he de reconocer qu lo tuyo es vocación pura y dura!

    Animo con lo que te propongas porque seguro que lo consigues!!!
    Enhorabueeena!

    1 recomendaciones
  3. #8
    Wenomeno

    Me he quedado con la boca abierta. Enhorabuena por conseguir rentabilizar tu cuenta en C2. Y el post muy inspirador.

  4. #7
    Solrac

    Tienes cabeza, humildad, ilusión y un miedo nulo a equivocarte. Llegarás lejos simplemente haciéndolo como hasta ahora.

    Que bien que puedes cometer errores sin miedo y aprender de ello.

    Yo también abrí una collective2 hace poco. Pero no soy un ejemplo de organización precisamente...

    A seguir así!!!

    1 recomendaciones
  5. en respuesta a joselopezde
    #6
    Dulcineo

    Una pregunta muy buena.
    Como gestor puedo ver las operaciones reales en cuentas vinculadas automáticamente al sistema. Asimismo en la mayoría de ocasiones antes de suscribirse se realiza un contacto previo, básicamente pidiendo información sobre el sistema y sobre la persona que lo gestiona, o en caso de que se suscriban directamente envío un mensaje de bienvenida. Tras aportar información propia, muchos comentan su situación personal y patrimonial para ver si el sistema se ajusta a sus necesidades. Por ejemplo en la actualidad no uso apalancamiento como hice en un principio, ya que más de la mitad de suscriptores mantienen vinculadas cuentas de retiro americanas que no lo permiten, y he adaptado la metodología para ello.

    En los casos en los que no se replica automáticamente no es necesario especificar el capital, pero tras una serie de mensajes es sorprendente la información que conozco en algunos casos, entre la que destaca su empleo, edad, capital y objetivos y plazo de la inversión. Otros sin embargo se limitan a seguirlo y punto, ningún contacto más allá.
    Aun así es una estimación bastante prudente, pues entre tres personas ya superan la mitad de esa cifra.

    Un saludo.

    1 recomendaciones
  6. #5
    Dulcineo

    Muchas gracias por vuestras palabras de apoyo.

  7. #4
    joselopezde

    Cómo sabes o estimas que gestionas indirectamente más de doscientos mil dólares?

    Los que copian tus operaciones en Collective no dicen cual es su capital, no?

    Saludos!

  8. #3
    Karlicones

    Uno de más lemas: "stand up and fight! "

    ¿Para cuándo el icono de Me encanta? ;-)

    ¡Enhorabuena! Da gusto leer a gente joven con ilusión. Sigue por ese camino y lograrás grandes éxitos en tu carrera profesional... Todo lo demás llegará por añadidura.

    Un saludo cordial

    1 recomendaciones
  9. #2
    Gaspar

    Te admiro honestamente. Tu eres el tipo de jóvenes que necesita España, del tipo que ve un obstáculo y lo salta o imagina como saltarlo en vez de quejarse. Felicidades!!! espero sigas sembrando y cosechando éxitos.

    Saludos y un abrazo

    2 recomendaciones
  10. #1
    Ismael Vargas

    Enhorabuena por tus resultados, estoy convencido que si continúas trabajando duro como lo estás haciendo vas a obtener tu satisfacción máxima. Al final el tiempo y el esfuerzo se ven premiados.

    te deseo mucho ánimo en tus proyectos!!

    Saludos!

    1 recomendaciones
19 recomendaciones
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar