Subidos a hombros de gigantes: Alexander Elder, Perdedores Anónimos.

Alexander Elder es un autor del que no sólo he aprendido mucho sino que además le tengo en aprecio por ser uno de los primeros autores que me mostró una visión realista del mercado. Su ‘Vivir del Trading’ sigue siendo, desde mi punto de vista, una referencia para cualquiera que comience en esto de los mercados.

 

Habría mucho que decir sobre sus ideas como operador pero en esta ocasión nos vamos a centrar en su aspecto diferencial: su formación académica está centrada en la sicología y usa sus conocimiento y experiencia en este ámbito para  analizar el papel del operador en activo. Se centra especialmente en el operador perdedor y como el ansia de recuperación y volver a sentir la euforia de las ganancias te lleva a la ruina absoluta. Porque no sólo pierde su cuenta sino también pierde el dinero de su familia y de todo aquel al que pueda embaucar.

 

Y, por si fuera poco, es un proceso del que una vez se ha llegado a un cierto punto es muy difícil salir.

Veámoslo más en detalle.

 

 

 

Es como un borracho que, en su delirio, es incapaz de ver su estado y sigue perdiendo de forma irremediable. En sus palabras:

 

“Los buenos traders tratan las rachas de pérdidas del mismo modo que los bebedores en sociedad tratan el alcohol. Toman un poco y paran. Si tienen una serie de pérdidas lo toman como una señal de que algo va mal. Llegó el momento de parar y repensar sus análisis y sus métodos. Los perdedores no pueden parar, continúan haciendo trading porque son adictos a la excitación que produce el juego y mantienen su esperanza de alcanzar una gran ganancia.”

 

Los patrones de comportamiento son tan parecidos entre los alcohólicos y los trader perdedores que el término perdedores anónimos me parece que está suficientemente justificado:

  • Ninguno de los dos reconocerá su estado. Un perdedor anónimo siempre estará en una mala racha de la que va a salir. Igual que el alcohólico te dirá que puede controlar su ansia por la bebida.

  • Ambos ignorará la realidad. El alcohólico no dirá cuánto ha bebido ni el perdedor reconocerá sus pérdidas.

  • Ambos deberán tocar fondo para que su visión falsa de la realidad se haga insostenible y reconozca como se encuentran.

  • Los dos harán bien en pedir ayuda para solventar su situación.

 

Por si esto no fuera poco hay multitud de gurús y visionarios deseando hacer madera del árbol caído que colaboran, mediante sistemas infalibles con grandes porcentajes de beneficios y riesgo indefinido, en el ansia de recuperación después de la gran serie de pérdidas acumuladas.

 

De esta forma nuestro perdedor va de sistema en sistema acumulando pérdidas hasta que cierra la cuenta sin saldo.

Finalmente sólo quedará decir aquello de que el mercado se quedó con su dinero sin suponer que fué el mismo el que tomó el camino de las pérdidas tiempo atrás.

 

Hasta la próxima.

 
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar