La Evolución del trader o porque estamos a salvo de la invasión de las hormigas gigantes

15
Este contenido tiene casi 9 años

Hace unos días mi compañero de blog, Income Trader,  puso una interesante entrada sobre la dificultad de mantener en el tiempo una operativa especulativa con una elevada rentabilidad año tras año reinvirtiendo la totalidad de lo ganado. Y ello aún contando con un sistema de trading que soportara el ritmo de beneficios.

Comparto su punto de vista, y me gustaría hacer una aportación. Para mi la base del problema está en su propia definición. Tal como yo lo veo, el planteamiento inicial tiene fecha de caducidad, su propio éxito marca la necesidad de su evolución no sólo para el sistema sino para el propio trader.

 

En los diversos comentarios que siguen a la entrada aparecen buenos planteamientos sobre la cuestión, sin embargo, a mi me viene a la cabeza el caso de las hormigas. Su largisima historia en este planeta y su enorme difusión pone de manifiesto que el suyo es un caso de éxito. Pero siempre con unas condiciones determinadas.

Gordon Douglas las utilizó en 1954 para tu película ‘Them!’ En ella, y debido a la radiación atómica, un conjunto de hormigas aumentan de tamaño hasta volverse gigantescas y se dedican a comerse al que tuvieran cerca y destruir la civilización, como era habitual en la películos de monstruos que se hicieron en aquella época.




Lo primero que se podría decir sobre el argumento es que en el caso de que la radiación atómica  afectara a las hormigas el resultado más probable sería alguna que otra con una antena menos o directamente muerta, pero difícilmente  hormigas gigantes. En cualquier caso lo que me interesa es la imposibilidad de que puedan haber hormigas mucho mayores de las que hay actualmente.

Una hormiga gigante se enfrentaria a multiples factores que la hacen inviable. El más obvio de ellos es el que se presenta en su exoesqueleto. Por ejemplo sus patas, aunque crecieran en la misma proporción que el resto del insecto no tendrían capacidad de sostenerla, las paredes deberían aumentar en un factor mayor que el resto del cuerpo lo que las haría tremendamente pesadas. De igual manera el incremento de presión de sus fluídos internos haría preciso cambiar los sistemas circulatorios y respiratorio. La verdad es que harían falta tanto cambios para hacerla viable que al final no se le reconocería como una hormiga.

Creo que eso mismo pasa con el caso de la estrategia creciente: para hacerla posible en sus últimos estadios hay que realizar tantos cambios que directamente pasa a ser otra cosa. Vamos a verlo un poco más despacio. Dividamos el trading en tres elementos: sistema de trading, sicología en la operación y control del dinero:

 

  • Sistema de trading: tal como se apunta en la entrada inicial  la principal dificultad frente al aumento exponencial de las posiciones sería encontrar contrapartida antes de que se cerrara la ventana de rentabilidad, no precisamente grande en las operaciones especulativas.
    El número de operaciones cerradas y el volumen de operaciones pendientes de cierre nos van a ayudar a conocer nuestras posibilidades de entrar en el mercado. En el caso de posiciones grandes y escaso movimiento la elección del broker adecuado puede marcar la diferencia, y esto de diversas maneras, entre ellas:
    • Negociando nuestra petición con diferentes gestores para coger el que tenga más liquidez.
    • Ocultando nuestros movimientos  de forma que  nuestra estrategia no aparezca hasta que ya está realizada.
    • Distribuyendola de forma automática en muchas operaciones pequeñas.
    • Permitiendonos manejar de forma simultanea y coordinada varias cuentas de manera que podemos dividir la operación

¿Resuelve esto el problema? No, pero nos permite crecer un poco más. En cualquier caso llegará más pronto que tarde un punto a partir del cual habrá plantearse cambios para mantener el mismo rendimiento.


  • Sicología de la operación: la sicología es un valor personal y lo que para uno es sencillo para otro es casi imposible. Lo que si vale para todos es que a mayor sea la operación mayor es también la presión a la que se somete el operador.
    En el caso que hemos planteado el incremento del tamaño de las operaciones es exponencial (1-2-4-8-16-32) pero el ritmo de aprendizaje y adaptación a la operación sigue un ritmo aritmético (1-2-3-4-5-6). No es algo específico del trading sino que es común a cualquier proceso de adaptación y aprendizaje. Con el tiempo podremos mejorar nuestra capacidad de manera que aprendemos de forma más rápida (1-2-4-6-8-10) pero nunca de forma exponencial.
    Así vemos que que en lo primeros pasos las diferencias son tolerables pero a partir del cuarto paso es muy posible que el exceso de presión le haga a nuestro trader figurado cometer errores. Tal como lo veo yo es una cuestión del tiempo. Si no es en el cuarto paso será en el octavo pero al final se le irá el dedo.

 

  • Control del dinero: aquí si que hemos pinchado en hueso. De la misma manera que uno podría preguntarse para qué queremos una hormiga gigante podría plantearse que está haciendo con una estrategia de alto riesgo con un enorme capital que además representa la totalidad del portfolio.
    Es que no hay por donde cogerlo. Cada uno puede hacer con su dinero lo que considere mejor pero el objetivo siempre es el mismo: ganar dinero de forma consistente. Para conseguir esto no se puede pensar sólo a corto plazo porque un cambio brusco en el mercado nos llevaría por delante. El pensamiento a medio y largo plazo nos lleva a dejar dinero en reserva para  las malas rachas, a diversificar mercados y modos de operación. A hacer un control efectivo de nuestro portfolio.

 

En los pasos iniciales del ejemplo propuesto podemos centrarnos sobre todo en operaciones especulativas, pero posteriormente deberemos abrir el abanico a operaciones de menor rentabilidad pero también de menor riesgo que nos permitirán ir acumulando capital.

Según parece para crecer hay que cambiar. Pero ¿por qué cambiar algo que funciona? Lo que realmente genera el problema no es la operativa especulativa en si sino que reutilizamos todos los beneficios para incrementar el capital con el que operamos. Y un capital enorme no se gestiona igual que un capital pequeño. Si en lugar de eso nos gastaramos los beneficios podríamos seguir con la misma operativa hasta que el mercado nos dijera otra cosa.
Nuestro propio éxito nos llevará a hacer las cosas de forma diferente. Y este cambio será realmente una mejora en nuestra capacidad para movernos en los mercados.

Para terminar podemos concluir que por un lado no hay que preocuparse por ser devorados por una hormiga de dos metros pero por otro tenemos que ver el trading como un proceso en el que es necesario un proceso de mejora continua tanto si tienes éxito como si no.

  1. en respuesta a Kotelnikovo
    -
    #15
    14/12/12 13:13

    Totalmente de acuerdo, ha de empezar como un hobby o como un reto o como curiosidad personal y el primer objetivo no tiene que ser forrarse ni ganar dinero sino aprender, entender, ser capaz de gestionar posiciones en real, conseguir batir por 1$ al mercado, etc. Ya vendrá si pasas esta fase que son unos cuantos años el momento de convertir un hobby, desafío intelectual o reto en actividad rentable profesional, semi-profersional o no profesional.

    Me gusto la última frase: "que la curiosidad por este mundo te acabe conduciendo a la búsqueda de la rentabilidad."

    Saludos y gracias por comentar

  2. en respuesta a Income trader
    -
    #14
    14/12/12 09:06

    Hola a todos,

    Coincido con el resumen que hace Jesús, y yo añadiría, además, un factor que a mí me parece esencial para progresar en el mundo del trading, y que a veces, en su obviedad, no es tenido muy en cuenta: te tiene que gustar mucho el trading y ha de ser un hobby, al menos en los primeros años.

    A menudo en este mundo las perspectivas de ganar dinero de una manera "cómoda" (y no necesariamente de pegar el pelotazo, puede haber bastantes casos de personas que se plantean esta vía como una mera fuente de ingresos)superan al interés por aprender. Yo más bien pienso que debe ser al revés. Uno debe llegar primero al trading por curiosidad intelectual, por afán de aprender o como hobby, y luego vendrán el dinero y sus consideraciones.

    También es verdad que el afán de lucro puede conducir a la toma de conciencia de la necesidad de estudiar mucho, ya que cada aproximación es personal y probablemente intransferible, pero pienso que es más fácil el camino inverso: que la curiosidad por este mundo te acabe conduciendo a la búsqueda de la rentabilidad.

    Saludos.

  3. en respuesta a Theta Positivo
    -
    #13
    13/12/12 14:45

    La verdad es que es un gusto leer vuestro intercambio de comentarios (ancano - theta positivo)... me salen temas para dos o tres entradas en el blog. Creo que son temas muy interesantes: el del aprendizaje y su evolución, el de la utilidad de la formación y la repercusión en la cartera, el análisis de las operaciones pasadas y la búsqueda de mejoras... e incluso vuestras frases: "la excelencia es una carrera sin fin", "larry williams es un producto y como tal hay que tratarlo", "la erudición en el trading tiene poca utilidad". Así que os agradezco vuestros comentarios.

    Por otro lado yo creo que el trading es un poco socrático (cuanto más sabes más te das cuenta de lo que te queda por saber) y al principio el estudio hace que progreses a ritmos muy elevados pero cuanto más progresas más tiempo y estudio necesitas para seguir progresando y siempre a menor ritmo. Yo diría que es más bien exponencial a la inversa...

    Larry williams... estoy de acuerdo con lo del producto... Los mercados hoy en día han cambiado muchísimo y no es trasladable el ejemplo a la actualidad

    El análisis de las posiciones pasadas es crítico al igual que tenerlo documentado todo y poder crear referencias. Esto además de buscar que seas más rentable busca sobre todo que desarrolles algo que la gente no valora: "la confianza en tu trading" y que evita que pierdas dinero siguiendo los consejos de terceros a cada cual más producto, más timo o más ridículo.

    Por ultimo una cosa es la erudición en el trading que no sirve para ser rentable y otra cosa es la formación en el trading aunque sea muy especializada. Saber cosas por conocer está muy bien pero no te hace ser rentables pero saber las cosas que impactan en la operativa y en tu cartera es importante. Todo el mundo se cree que con 25 operaciones metidas y rentables ya es mega-super-spider-bat-trader pero la verdad es que hasta con 200 operaciones metidas y operadas de similar forma aún creo que hay cancha para pulir y afinar más las estrategias. El mercado siempre cambia, los que hoy son rentables y consistentes y descuidan su formación, análisis, estudio, esfuerzo, etc. mañana no lo serán.

    Saludos

  4. en respuesta a Ancano
    -
    #12
    12/12/12 15:58

    Hola de nuevo.
    Creo que si pongo un ejemplo quedará más claro mi punto de vista.
    El aprendizaje, como dices es difícil de cuantificar pero podemos pensar en un caso en el que si está normalizado. Partamos del supuesto de que estamos preparando una oposición con un temario que nos ha proporcionado una academia especializado. Tenemos 3 tomos con 100 lecciones cada uno. Los primeros días nos ponemos a fondo con el tema pero nos damos cuenta de que llega un momento en el que el cansancio puede con nosotros y no podemos avanzar más. Somos capaces de aprender una lección a la semana.
    1 semana implica una lección, dos semanas dos lecciones, tres semanas tres lecciones ... es decir un ritmo 1-2-3-4-5-6. Con el tiempo mejora nuestra velocidad de lectura y nuestra capacidad de concentración por lo que sólo tardamos media semana en cada lección (es sólo un ejemplo) entonces nuestro ritmo sería 2-4-6-8-10-12. Este enfoque es el que aparece en la entrada y parece correcto si sólo contemplamos los contenidos pero no lo resultados.
    Si cambiamos el punto de vista y los vemos como la capacidad de resolver de forma correcta preguntas en el examen de la oposición (que asumimos que abordan de forma uniforme cada parte del temario) veremos que el porcentaje de preguntas que podemos responder con la segunda lección es mayor que con la primera puesto que además de los directamente aprendido podemos relacionar este contenido con lo aprendido anteriormente. De esta forma el aprendizaje sería algo como 1-2,05 - 3,07 - 4,10 - 5,14 - 6,19 - 7,25 - 8,32.
    La verdad es que estas distinciones, ciertas o no, aparte de empezar a resultar un poco soporíferas, no parece que aporten mucho al tema de la entrada.

    Lo que si me parece más interesante es la parte de tu comentario que hace referencia a la utilidad de la formación. Literalmente: ‘yo cada vez sé más de los mercados, pero eso prácticamente no repercute en mis resultados’.
    Este comentario me parece más interesante que mi propia entrada.
    Es cierto, la erudición en el trading tiene poca utilidad. Tal como yo entiendo el trading tiene que estar enfocado a los resultados. ¿De qué sirve entender un concepto nuevo si no sirve para mejorar tu operativa? Hay muchas respuestas a esto, pero yo creo que si el nuevo aprendizaje no te ayuda a ser más eficaz es que hay que cambiar algo.
    ¿Cómo se puede mejorar esta situación? Bueno, yo sugeriría lo siguiente:
    - Sistematiza tu operativa (si no lo has hecho ya) hasta que cada acción que hagas en el mercado tenga su reflejo en una reglas.
    - Documenta cada operación que hagas (si no lo has hecho ya) según estas reglas.
    - Céntrate después en las operaciones con pérdidas. Encuentra un nexo común en ellas, una situación en que aparezcan con más frecuencia. El fallo en el sistema inicial.
    - Finalmente busca formación en concreto en ese punto que te permita mejorar el error o reformular el sistema.
    Conocimiento rentable, ese tiene que ser el objetivo. Información que te lleven a operar mejor.
    Y si te sobra tiempo el resto.

  5. en respuesta a Theta Positivo
    -
    #11
    10/12/12 17:18

    No exactamente (a tu última frase). Cuantificar el ritmo de aprendizaje es subjetivo e imposible.

    Que significa saber 1, 2 3 . . .? Creo que la cabeza tiene un límite, está claro que el conocimiento de la sociedad avanza de forma exponencial, no así sus resultados, por que estos también luchan contra la dificultad de profundizar, como dicen en la Formula 1, "las últimas centésimas son las que más cuestan" (hablaban de dinero, pero se puede cambiar por esfuerzo).

    De hecho, podría afirmar que para construir un edificio gigante, 10 veces más grande que el mayor actual, necesitaríamos 100 veces más de conocimiento (ley cubico-cuadrada:-).

    yo cada vez sé más de los mercados, pero eso prácticamente no repercute en mis resultados, por lo tanto intentar cuantificar mi conocimiento es mucho más difícil que mi cartera y como bien dices, los tiempos cambian, así que solo queda seguir estudiando, aunque solo sea para mantenerse.

    "La excelencia es una carrera sin fin" (no recuerdo donde la leí)

    Saludos.

  6. en respuesta a Ancano
    -
    #10
    10/12/12 16:55

    Hola Ancano.
    He leído con interés tus comentarios y me gustaría añadir un par de cosas.
    La primera es referente a la evolución de los mercados. Yo tampoco creo que se pueda aplicar una fórmula sencilla para vencer al mercado. Pero si creo que el mercado al que se enfrentó Larry Williams no es el mismo que el que tenemos actualmente. Los actores y las herramientas son muy diferentes, ¡han pasado casi 40 años! Nada es igual.
    Puede que en sus años fuera más sencillo encontrar patrones que ahora. Con esto no quiero decir que no tenga mérito ni que ahora no haya oportunidades ahora mismo pero si que la preparación del trader tiene que ser mayor y la herramientas tienen que ser mucho más sofisticadas.
    Me ha resultado curioso que propongas otra curva de aprendizaje. Hace poco también me sugirieron que podía estar equivocado. En este caso el contraejemplo estaba basado en el modelo de una base de datos relacional. La idea de la partía era que los nuevos datos que aprendemos se relacionan entre si por si mismo dando lugar a nuevas conclusiones. de esta manera la curva de aprendizaje si se acercaría al modelo exponencial. De hecho si piensas en una red neuronal el patrón tiene sentido.
    En este caso el ritmo de aprendizaje iría aumentando progresivamente.
    Tu, sin embargo, propones un ritmo regresivo...

  7. #9
    10/12/12 14:40

    Muy buena comparación la del tamaño, en cierta ocasión escuche a un científico referirse a ella como el problema cubico-cuadrada. Si aumentamos muchas veces el tamaño al cuadrado pero la masa al cubo, cualquier estructura colapsaría, pero claro un King Kong o Gozilla obesos no lucirían en el cine.

    El tema psicológico es muy especial, por que creo que para cada persona es un mundo, y desde ese punto de vista se convierte el el aspecto más importante. También pienso que es el problema más importante principalmente en la gente con menos formación. Cuando estas muy formado y empiezas a entender el funcionamiento, la mayoría de los problemas dejan de ser psicológicos si sacas un 50% de beneficios todos los años y te traumatizas por que no eres un Larry Willims entonces no se puede decir que sea un problema psicológico (o si:-) si no de conocimiento general de tu operativa, lo que formaría una paradoja, eres un trader exitoso pero a la vez no tienes el conocimiento suficiente para saber que tus resultados son fabulosos . . . La realidad es que nadie tendrá este problema por que deben ser muy pocos los afortunados que consigan esos beneficios y a buen seguro serán conscientes de su pericia en los mercados.
    Para la gran mayoría, habrán dejado escapar unas cuentas oportunidades que les habría permitido ser rentables (por que tampoco son perdedores natos, si no el casino deja de funcionar) y necesitan ensayar el aspecto psicológico, para estar atentos la próxima vez.

    Cuando digo que les falta formación es que no habrán estudiado detenidamente sus operaciones, y el error que fue no sacar en su stop de perdidas una operación, será el contrario en otra operación que por ejecutarlo perdieron esa gran trade que habría dejado las ganancias anuales en 2 dígitos.

    La especulación en los mercados financieros se asimila muy a menudo con los juegos de azar, y si le intentamos dar demasiadas vueltas a esto acabaremos teniendo problemas psicológicos que nos conducirán a pensar que que tenemos estos problemas (su base es otra) y que con ayuda podremos mejorar los resultados:

    "Creo que si me apunto al curso de Psicología para el trading con Emilio Duro, podré convertir mi operativa con resultados mediocres en el juego al cara y cruz en un medio de vida"

    Perdón por la broma, Emilio Duró me parece un tío genial, pero el trading es demasiado competitivo para estas simplicidades. En ningún sitio he visto cursos para jugar en la primera plantilla del Madrid o el Barsa, y más o menos todos sabemos de nuestras posibilidades. Cuando lo has dado todo y no te ha llegado la oportunidad, es mejor dejarlo, o por lo menos tomarlo como una afición y no martirizarse.

    Por último, y en lo que no estoy en nada de acuerdo, es en la curva de aprendizaje, más bien sería 1, 2, 2.5, 2.75, 2.875 etc . . .

    Excelente post, saludos.

  8. en respuesta a epsilon_corvus
    -
    #8
    10/12/12 14:13

    Muy buenas, Larry Williams es un producto y como tal hay que tratarlo.

    Recuerdo su explicación de una super trade/entrada: que si el palito hacía esto, que si hacía lo otro, que luego situábamos el stop por aquí.

    Dudo que el éxito en los mercados financieros dependan de una serie sencilla de reglas fácilmente explicables y trasladables. Este es un mundo muy competitivo y que el [email protected] de un nº1 repita las hazañas de se sus padres es cosa altamente improbable, por lo menos matemáticamente hablando.

    La narración es infantil, rayando el ridículo " Michelle aplicó nada más que sus consejos y venció a otros expertos bursátiles." Pues mira que bien, que nos expliquen esas reglas y terminamos con la crisis en 2 días. Solo hay que investigar lo bien que le ha ido en los mercados financieros, que vende paquetes en sus web por 25$/mes.

    Ne existen patrones claros en los mercados y si su métodos fuese extrapolables, por costoso que resultase, ya lo habrían echo las grandes casas que se dedican a esto.

    Saludos.

  9. en respuesta a epsilon_corvus
    -
    #7
    07/12/12 12:17

    Hola epsilon_corvus.
    Te agradezco no sólo el comentario sino también el enlace. Es una estupenda piedra de toque.
    Lo primero que me sugiere es el hecho de que sea noticia, es decir, es algo fuera de lo común y que a pesar del tiempo transcurrido se siga recordando. Lamentablemente lo que no se recuerda, por ser común, es a los muchos que lo intentaron, e incluso puede que siguieran sus recomendaciones, y se quedaron en el camino. Como bien dices puede ser el contraejemplo que coloca a la regla en el ámbito real.
    Me ha gustado el artículo. En él se muestra que realmente entendió los mecanismos internos de los mercados en los que se movía con lo que puedo articular su sistema ganador. Pero yo creo que fueron sus características personales las que marcaron la diferencia. No me refiero sólo a los rasgos innatos sino también a las vivencias concretas que tuvo a lo largo de su vida. Todo ello encajó de forma magistral en unas concretas características del mercado.
    Ahora bien ¿Cuantas personas con los rasgos innatos de Larry. R. Wlilliams nacen cada año? ¿y que se hayan desarrollado en el ambiente adecuado y hayan tenido las vivencias necesarias? ¿y que lo apliquen al mercado de forma correcta?
    No puedo responder a esto, pero si se que el hecho de que el propio Larry R. Williams haya pasado a la historia del trading, de que sea algo excepcional hace que el número sea bajísimo. La probabilidad de ser como él es ínfima. Demasiado pequeña como para basar en ella mi operativa.
    ¿Entonces debemos pensar que la aspiración a ser como él es inútil? No es una pregunta sencilla. La creencias nos mueven a actuar, no somos máquinas. Las religiones se basan en creencias y aunque todavía nadie haya chocado los cinco con dios hay sigue el tema. En cualquier caso yo animo a concretar esa ilusión de hacerse rico de forma instantánea en un plan con una metodología y fases, que una cosa no impide la otra.
    Y, por supuesto, si alguno lo saca adelante, que venga y nos lo cuente. Primero para darnos envidia, y luego para conocer su operativa. Puedo vivir tranquilamente sin ser Larry R. Williams pero no me perdonaría haberlo tenido cerca y no haber aprendido nada de él.

  10. en respuesta a epsilon_corvus
    -
    #6
    05/12/12 12:07

    En efecto, siempre hay excepciones que confirman la regla. Los ejemplos de Larry Williams que comentas o el de Jim Rogers que me indicaban por email a raíz del post y otros tantos gestores tenemos que considerarlos excepciones. Como decía en el post si crees en algo aunque te digan que es imposible has de perseguirlo.

    Saludos

  11. #5
    04/12/12 19:43
  12. en respuesta a Income trader
    -
    #4
    04/12/12 12:18

    Me alegro de que te haya gustado. El tema de partida da juego y ademas sirve para resaltar uno de los mitos falsos del trading, el de la riqueza rápida e inmediata.

  13. #3
    04/12/12 11:14

    Me ha gustado mucho el enfoque y la forma de expresarlo. Tras los comentarios que dan origen al post, la realización del propio post y los comentarios sobre el post sigo pensando igual.... una cosa es el beneficio objetivo y otra cosa es que lo consigas año tras año duplicar y busques multiplicar por 1000 el capital.

    A pesar de tener una estrategia válida y contrastada lo último que se me ocurriría es jugar al todo o nada con ella. Estoy totalmente convencido de que a muchos traders que con 10.000$ operan con éxito meterles a gestionar 100.000$ les supondría un autentico suplicio y empezarían a dudar de incluso como se llaman. El trading tiene que ser natural y pasar de 10.000 a 100.000 no es natural, los números no cuadran, la variación de la cuenta cada día te da vértigo, las griegas no se parecen en nada y si no lo haces natural y progresivo no sale bien.

    La última frase es para enmarcar: "tenemos que ver el trading como un proceso en el que es necesario un proceso de mejora continua..."

    Saludos

  14. en respuesta a Migueln
    -
    #2
    04/12/12 10:19

    Hola Migueln.
    Efectivamente yo también pienso que los los traders institucionales funcionan con otras reglas, y en ese caso si podría darse el caso de que uno sólo manejara una operación especulativa con mucho capital. Aún así ese capital no sería una cifra significativa respecto al monto que el banco o gestora manejan en bolsa y además estaría compensada por otras muchas operaciones en otros estilos con un riesgo menor.
    Aunque ahora que lo mencionas en Baring paso precisamente lo opuesto de lo que acabo de escribir. Nick Leeson consiguió el logro de hundir el banco precisamente por correr riesgos desproporcionados con operación especulativas. Según recuerdo su problema fué pensar que podía decirle al mercado por donde debía ir, y le fué bien sólo durante un tiempo. Tal vez en Baring si pensaban que las hormigas gigante existen y le dieron más margen del que le correspondía a su perfil.

  15. #1
    04/12/12 07:28

    Buenos días,

    Añadir lo que comentaba en otro hilo, que un institucional sea banco, gestora de fondos, empresa que cotiza..., hace algo de trading institucional y de hecho hay traders institucionales que trabajan bajo presión y que han de explicar con exhaustividad sus operaciones. Pero no dedican el grueso de sus esfuerzos a esta actividad especulativa.

    El banco o la empresa ante todo querrá mantener su cotización en bolsa y la gestora de fondos en su ficha técnica ha de definir con precisión el uso de derivados en su portfolio. Incluso los hedged funds, que operan más con estos instrumentos querrán estar hedged ante los movimientos del mercado desarrollando estrategias market neutral, arbitraje estadístico, trading de pares de activos...

    Podrían hacer trading especulativo pero lo hacen en menor medida y cuando alguno no ha gestionado el riesgo adecuadamente ha quebrado (Barings, LTCM).

    Saludos

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar