Curva de Laffer y subidas de impuestos

Como ya se ha escrito en este blog, Ronald Reagan (cuadragésimo presidente de los EEUU) prometió bajar los impuestos durante su mandato, ya fuese por ganar las elecciones, por su manía de reducir al máximo el Estado, o por aumentar la recaudación ¿Como, has dicho aumentar? ¿Bajando los impuestos vas a recaudar más?

Pues sí y no. A veces, cuando una economía tiene un tipo impositivo general (el porcentaje impositivo que debe soportar cada individuo sobre su renta) muy elevado, no se recauda más, sino menos. Esto se debe a que unos gravámenes muy elevados encarecen los productos, y como dice la ley de la oferta y la demanda, dichos productos se comprarán menos.

Llegado a este punto podríamos pensar que Reagan (sus asesores sobre todo) fue astuto con este asunto, aunque lo dejaríamos de pensar al darnos cuenta de que la recaudación no amentó. ¿Qué pasó?

Los argumentos que subyacen en este planteamiento se resumen en la Curva de Laffer, en honor al economista estadounidense que le dio nombre.

Según esta curva, el Estado puede aumentar los ingresos elevando los impuestos, hasta cierto punto. Si se supera ese límite, conocido como tipo impositivo óptimo (en la imagen: t*) la recaudación cae, ¿por qué? por lo dicho anteriormente; se encarecen los productos y la gente ya no puede comprarlos, por lo que no paga impuestos. Al segmento por encima del tipo óptimo se le llama zona de sobre-imposición.

La idea de Arthur Laffer era que la economía estadounidense se encontraba en dicha zona. Sólo hace falta mirar al gráfico de arriba para ver que, de ser así, una bajada de impuestos (eje horizontal) aumentaría la recaudación (eje vertical). Pero la economía no se encontraba en esa zona.

Este argumento se podría utilizar para defender la subida de impuestos del Estado, ya que es probable que España se encuentre por debajo del tipo óptimo. Aunque esto sea lo que diga la curva de Laffer, en la situación actual la subida de impuestos parece poco recomendable. Además, está el problema de que el razonamiento de Laffer, aparte de su lógica aplastante, no tiene unos fundamentos microeconómicos o matemáticos sólidos (dicho de otra manera, está cogido con pinzas).

Para terminar un poco de historia. Bill Clinton tuvo que hacer frente al déficit presupuestario que le regaló G. Bush padre, por lo que aumentó los impuestos. Se redujo el déficit y la economía tuvo un fuerte crecimiento durante unos años. ¿Por qué allí si y aquí no? Simplemente por las circunstancias. Estos años fueron la mejor época de la globalización: tecnologías de la información, comercio, etc. La economía aprovechó estos años para salir del hoyo. En la actualidad no se ve en el horizonte ninguna revolución tecnológica que pueda hacer crecer la actividad lo suficiente como para que los países (y entre ellos España) cuadren sus cuentas con una mayor recaudación. Si me equivocase sería muy grato, aunque es mejor no ser optimista.


Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar