La burbuja punto com

Este contenido tiene casi 12 años
Estamos a finales de los años 90. Estados Unidos y el resto de países desarrollados habían cambiado su modelo de crecimiento basado en la industria por otro basado en la tecnología y el conocimiento. Parecía haberse alcanzado un nuevo ritmo en la economía que aseguraría un crecimiento constante a lo largo del tiempo, que se habían dejado atrás los ciclos económicos, hasta llegar a una nueva era, la era de la Nueva Economía. Nuevas empresas aparecieron, y al final de su nombre aparecía "punto com". Muchas de las ya existentes añadieron esta coletilla al suyo.

Esta nueva era surgió con el despegue de dichas empresas punto com (en inglés dot-com company). Tal y como puede sugerirnos, estas empresas realizaban (y aún realizan) la mayoría de sus negocios a través de internet. Generalmente estas empresas incurrían en pérdidas inicialmente, para poder crear una imagen de marca. Las pérdidas se financiaban con capital de riesgo y ofreciendo acciones de su propia empresa como medio de pago. En un futuro, con mayor financiación y con muchos más clientes, estas pérdidas desaparecerían. Craso error.

Cuando los inversores se dieron cuenta de que quizá las acciones que poseían estaban sobre valoradas, se produjo el desastre. El índice estadounidense NASDAQ, que recogía los valores de empresas tecnológicas se desplomó. En la imagen, tomada de wikipedia, se puede ver la evolución del misimo:

Resultó ser que la Nueva Economía no existía, sino que fue fruto de la "exuberancia irracional" de los inversores. Una más de tantas han ocurrido.


Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar