¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
ThinkingRich

Finanzas personales para Vivir Bien

Por qué los presupuestos no valen para Nada (para el 95% de la gente)

Si quieres recibir los últimos artículos en tu email y no perderte nunca nada,suscribete aquí.

Tiempo de lectura: 4 min

Llevo ya casi 5 años metido de lleno en el mundo de las finanzas personales. Ayudando a través de mi empresa, de este blog y con consultorías personales a cientos de personas.

Y en este tiempo, me he dado cuenta de una cosa. Los presupuestos no valen PARA NADA. Y aunque hay un 5% de la población que si sigue sus presupuestos y les gusta hacerlos, sigue siendo una herramienta MUY poco útil a la hora de organizar nuestras finanzas personales y tomar mejores decisiones financieras.

 

Un momento... ¿Pero tu no decías otra cosa antes?

Cuando empecé ThinkingRich, expuse mi idea especial de Presupuestos. No era un presupuesto al uso (de sistema Aditivo), sino un presupuesto Substrativo (en el que era una cuestión de ir eliminando los gastos por su importancia hasta quedarte con el "resto"), el Presupuesto de Gastos Conscientes.

Pero en el tiempo que llevo he descubierto una cosa. Para el 95% de la población, los presupuestos, sean más sencillo o más difíciles de mantener, NO SIRVEN.

Si, es cierto que muchos de los que leemos estas líneas los utilizamos con éxito. Pero, dejadme deciros algo, no somos la mayoría. En realidad, somos una minoría muy pequeña… y también cometemos errores.

 

Lo que dicen por ahí...

Algunos usuarios de Rankia no estarán de acuerdo conmigo. Lo asumo y espero ver muchos comentarios como este:

"Con todos mis respetos, tantos párrafos más el tiempo invertido ¿para esto?

El problema es bien sencillo, ORGANIZACIÓN!!! Que es lo que falta y mucho en este país y a la gente!!! Es muy sencillo, con papel/boli, Excel,... el 80% de la gente tiene los pagos/cobros básicos en los mismos dias todos los meses y son "4 cosas" contadas!!

No soy amigo de los bancos, pero en este caso, la comisión por descubierto  tendria que ser mayor, (100 euros) para ver si a base de ostias se aprende (no creo).

PD: Es como aquella gente que cobra el día 10, en vez del 5 ó del 1 ó del 31, y dice que es peor y no llega a final de mes!! IDIOTA, si es lo mismo, es un mes entero!!!!"

Comentario en Artículo

 

Hay muchos más ejemplos de comentarios y artículos con esta misma actitud. Básicamente, si un presupuesto no te sirve, es porque eres idiota o vago. Es la misma teoría que comparte la gente que dice "Si es un vagabundo es porque es un vago". 

Sin embargo, en mi humilde opinión, este tipo de pensamientos son limitantes y no ayudan en nada a mejorar la vida de nadie. Pensar que algo está fijo, que es el destino, que es porque las personas somos "como somos" es una visión fatalista sobre la vida, una visión en la que el Status Quo reina y no hay incentivo de mejora social. Existen los tontos y los listos, así que, ¿Para qué preocuparnos de los vagos o tontos?

Yo sinceramente prefiero investigar el porque la gente hace algo mal... y ver que les motiva a actuar de esa manera para así intentar atajar el problema de raiz. Y es precisamente lo que me propongo hacer en este artículo.

¿Por qué no funcionan los presupuestos?

A lo largo de estos años he visto muchas personas a las que, aunque motivadas, un presupuesto no les servía y volvían a cometer errores de libro de finanzas personales.

Y en todos los casos, he visto una de estas 3 razones principales:

1. El efecto Último domingo del mes

Todos hemos tenido ese momento de "Ost**, p**a, ¿En qué me he gastado el dinero?". Ese momento en el que te das cuenta de que algo tienes que hacer, en el que buscas por internet y encuentras este excelente blog ;) o abres el Excel y te pones un domingo todo motivado a hacer un presupuesto supercompleto que tenga en cuenta todos y cada uno de los detalles de tus gastos.

Después, sin embargo, un 95% de las personas lo abandona y se queda como la historia de "Aquella vez que intenté ahorrar". Y no, la razón no es que tengan poca fuerza de voluntad (Que sois unos... ¡VAGOS!). El tema es que ese presupuesto supercompleto hay que mantenerlo... cada día y cada mes. Y eso cuesta mucho esfuerzo, sobre todo para algo cuyos efectos solo notas a largo plazo.

2. El efecto What-the-hell:

Acuñado, creo, por Dan Ariely, el efecto "¡Qué-demonios!", es un efecto conocido por los psicólogos sobre nuestra fuerza de voluntad. Básicamente es el efecto de "Ups, me he pasado saliendo a cenar fuera este mes... adiós a mi presupuesto. Bueno, ¡Que demonios!, ya que ya lo he roto, ¿Qué importa que me pase aun más? Ya lo recuperaré el mes que viene...".

Y esto precisamente es lo que pasa cuando utilizamos presupuestos en múltiples categorías. Cumplir, CADA mes, en las 15-20 categorías que tiene el presupuesto típico de una familia de 4 personas, es complicado. Al final lo que pasa es que un mes nos pasamos en una... y nos decimos que no pasa nada. Otro mes nos pasamos en 2 categorías... pero claro, es que este mes hemos tenido una cena con los amigos de la universidad... El mes siguiente te pasas en 4 categorías... y ya no te importa tu presupuesto.

Lo abandonas no por vagancia, sino porque el presupuesto te ha fallado. No se ha adaptado a tí y te ha dado demasiadas cosas que vigilar.

3. La culpabilidad no motiva

A la hora de hablar de finanzas personales, todos sabemos que lo más importante es la motivación. Si una persona no está motivada a ahorrar o a controlar su dinero, entonces no lo hará. Tan sencillo como eso. 

Y precisamente aquí es donde más fallan los presupuestos. Porque no hay nada que motive menos que la culpabilidad. Los presupuestos solo avisan cuando te pasas de gasto. Y estar siendo recordado cada mes de lo "malo" no ayuda a crear nuevos hábitos, sino que lleva a "ignorar" el problema.

 

Entonces... ¿Qué hacemos?

Para mi la clave está cláramente en que hay que cambiar el paradigma. Hay que tener un método que sea sencillo de mantener, que no castigue sino que recompense el comportamiento correcto y que sea infinitamente adaptable.

 

Tras muchos años... creo haberla encontrado. Una sóla métrica que es aplicable a cualquier persona, a cualquier situación y que nos deja ver, de un vistazo, nuestra situación financiera y nos motiva a mejorarla.

 

Yo la llamo "Disponible Futuro". Y en los próximos días daré más información de cómo he llegado a esta conclusión.

 

Pero quiero también saber vuestra opinión y que me ayudeis a refinarla. Así que por favor, ¡Comentad! Decirme vuestra opinión y estar atentos los próximos días.

 

Alfonso Sainz de Baranda

¿Quieres no perderte nunca nada y tener acceso a contenido exclusivo?

Suscríbete a la lista VIP, sígueme por Twitter o hazte fan en Facebook

 

Alfonso Sainz de Baranda es CEO de Ahorro.NET y autor de los Blogs ThinkingRich.es y Consejos de Ahorro. Especializado en ahorro, inversión y en simplificación de procesos, busca ayudar a las personas simplificando sus finanzas personales.

9 comentarios

Añadir comentario
  1. Ochocolas
    #1

    Ochocolas

    Comparto el 95% de los argumentos que se comparten en esta entrada. Sin embargo, opino que para alcanzar la motivación es imprescindible planificar objetivos Futuros que motiven a la persona a cumplir con el presupuesto que se planifique

    ej. El deseo de comprarte el coche de tus sueños te motivará más que salir a comer fuera. En este caso, planificar la compra de un coche debe ser un objetivo fechado y calculado.

    No comparto la idea de "ahorrar por ahorrar", ya que el que ahorra sin saber porqué, lo único que consigue es desmotivarse financieramente y acaba quemando sus ahorros en cualquier momento. Para el caso de ahorro para imprevistos, es muy difícil motivar a alguien a ahorrar para imprevistos si no sabe la importancia que puede tener el dinero en momentos críticos. Para esos casos, establecer un "colchón" o tesorería mínima debe ser un axioma para cada uno de nosotros.

    Espero impaciente su reflexión acerca del "disponible futuro". Buen artículo.

    Me gusta
  2. Seldon
    #3

    Seldon

    Estaría bien tener una herramienta en la que fijes un objetivo de dinero para algo (un coche, un ordenador, vacaciones en NY, lo que sea) y que basándose en lo que ahorras mes a mes te indicara cuándo vas a conseguirlo en el futuro.

    Me gusta (1)
  3. Fauchon345
    #4

    Fauchon345

    Mira, mientras en las escuelas no den formacion es complicado, y no me refiero a mates si no a teoria. Fijate en la foto de los banqueros entrando en las escuelas a contar como ellos se hacen ricos y todos entienden lo contrario. estoy traumatizado con la imagen.

    Me gusta (1)
  4. Miniñalola
    #5

    Miniñalola

    Espero con impaciencia los próximos post, a ver si doy con la clave.
    Magnifico articulo. Gracias

    Me gusta (1)
  5. locomotoro253
    #6

    locomotoro253

    en respuesta a Alfonsosb
    Ver mensaje de Alfonsosb

    El ansia consumista y la infelicidad siempre tiran mas que todos los trucos de ahorro, cálculos y programas de app tengas para controlar en qué gastas tu dinero, mucha gente compensa su frustración quemando el poco dinero que tiene (y nunca sale de este círculo vicioso). Yo creo que preocuparse por el dinero que tanto te cuesta ganar es una forma de ver la vida, no se trata de seguir la "dieta" unos días y al mes siguiente comprarnos un iPhone 7 nuevo en la tienda, yo lo veo más como un sistema a medio y largo plazo (cosa que a la mayoría de la población le aburrirá y tampoco desde el sistema económico-capitalista es lo que se impone) ¿alguien en esta sociedad ve "way" tener el iPhone 4 entre nuestros amigos o conocidos si venden el 7 edge full equip? A lo mejor el uso que vas a hacer del iPhone 7 es el mismo que con el 4, jugar al tetris y wasap sentado en la taza del water, ¿pero quien es más "way"? La persona que tiene el 4 es "anticuada", aunque tenga 1000€ más en el bolsillo, el otro ha podido tener toda la gama de iphones y tener el cajón de su casa lleno de móviles pero luego se queja de lo "caro" que vale el alquiler de una habitación y prefiere quedarse con los PAPÁS, al estilo FUMI de morata -Igualameloooo!- pero entre sus amigos -lo peta-. Hay muchos intereses en que solamente seamos una masa aborregada de consumistas, nos bombardean constantemente con mensajes de este estilo -trabajador que cobras 600€, te mereces un iPhone, un bmw- y el anuncio siguiente te sale el robot PELOTA que te da dinero fácil al 50% TAE, ¡y la gente seguro que piensan llamar y to! Si tienes la fuerza de voluntad suficiente como para que no te afecte este mundo consumista te doy la enhorabuena, quizás la gente se conciencie a partir de ahora que muchos las están pasando canutas, pero es muy duro y -tiene poco mérito- cuando no está a tu alcance un buen salario y tienes el frigo vacío -ya te han puesto contra las cuerdas: iPhone o chopped del mercadona para cenar- o que nunca vas a tener para el iPhone porque no te llega, pero estos sí volvieran a ganar 1500-2000€ se iban corriendo a comprar el último iPhone, hay mucha gente que no ha cambiado conscientemente, sino por imposición de la crisis imperante. Para los que cobran un buen sueldo y han sido capaces de "escapar" del consumismo masivo, les deseo lo mejor. Al resto les diría que se dejen de móviles y de sálvame deluxe y lean un poco más a Thinking y Rankia y se nutran de la sabiduría de sus gentes. ¡En el fondo sabéis que os manipulan!

    PD: ¡os espero en la cola de la Apple Store de Sol! XD

    Me gusta
  6. dineroahorrado
    #8

    dineroahorrado

    Nosotros intentamos seguir presupuestos en casa, pero lo dejamos al cabo de un par de meses.

    Lo que si nos ha funcionado son los "entornos artificiales de escasez" (creo que lo leí en el libro "The millionare next door"). El día 5 cobramos, y el día 7 se hace una transferencia períodica a otra cuenta. Y nos apañamos con lo queda, esto tiene varias ventajas:

    1-. El ahorro es lo primero del mes y se hace sin pensar. Así evitamos el "efecto del último domingo del mes".
    2-. El efecto "¡Que demonios!", se evita con una tarjeta de débito. No te deja pasarte del presupuesto (o, si lo intentas, no te da dinero)
    3-. No hay culpabilidad, como ya has cumplido el objetivo de ahorro nada más cobrar, lo que queda en la cuenta es para tu disfrute.

    Saludos

    Me gusta
  7. jimadams
    #9

    jimadams

    Es muy cierto en lo que dices respecto a que las personas tienden a abandonar prematuramente sus presupuestos, para los pocos que los hacen.
    Creo que la falla principal es que lo construyen en forma muy emocional, cuando están pasando por crisis o están molestos en determinado momento con sus resultados económicos.
    El tema es que luego que pasan ese mal momento vuelven a hacer lo mismo de siempre y van cada vez subestimando la importancia del presupuesto.
    Por otro lado, la mayoría de los que hacen el presupuesto lo hacen casi por instinto, sin tener una correcta estructura. Una mezcla de simplicidad, efectividad y detalle, olvidando que el verdadero motivo del presupuesto es disponer de información oportuna para tomar decisiones.
    Te felicito por tu empeño es tratar estos temas. A muchos les puede servir aprender de esto.

    Me gusta
  8. efres
    #10

    efres

    Buen artículo y buen material el de tu blog, te felicito. La serie "El reto del ahorro" es de lo mejor que he encontrado en internet.
    Dicho esto, no estoy totalmente de acuerdo contigo en el sentido de que, si bien es cierto que el presupuesto familiar puede tener 15 o 20 categorías, también es cierto que casi todas son gastos más o menos fijos (impuestos, hipoteca, transporte, comunidad...).
    Son esos pocos gastos moldeables como el ocio, las costumbres en el consumo de luz y agua o el paso a marcas blancas en el supermercado los que hay que controlar y si se tiene disciplina se puede.
    Personalmente lo he conseguido aunque durante los primeros meses no fue fácil.
    Un saludo

    Me gusta (1)

Recomendado por 2 usuarios

Banner Thinking Rich


  • Más leído
  • Más recomendado

Conoce la otra comunidad del grupo Emergia.

Verema: Vinos, Restaurantes, Enoturismo y Club de Vinos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar