La saga continúa: más sobre los resultados de las tecnológicas en Q2

Estamos de vuelta con un nuevo resumen sobre los resultados trimestrales del segundo periodo del año, convirtiendo nuestra saga sobre el tema en una trilogía. Pueden obtener el panorama completo del sector tecnológico consultando nuestros artículos  anteriores aquí y aquí.

Confusión entre los fabricantes de semiconductores

            Durante un buen tiempo ya hemos estado comentando que la industria de semiconductores vive un mal momento, fundamentalmente a causa de la caída en las ventas de ordenadores. Esto ha obligado a un gigante como Intel a buscar desesperadamente diversificar sus operaciones, mientras que empresas más pequeñas como AMD caminan al borde la cornisa. En medio de estos extremos encontramos a Qualcomm, que presentó sus resultados trimestrales el 22 de Julio, mostrando una contracción de casi 50% en sus beneficios, que se vieron afectados por la merma en la facturación de procesadores para móviles, que constituyen su principal  fuente de ingresos. Este resultado dejó en una posición muy débil a la directiva, que acabó por aceptar con resignación las exigencias del fondo buitre Jana Partnerts respecto a la disciplina en el gasto y la consolidación de la plantilla. Además, la firma se ha comprometido a evaluar la escisión de su negocio de licencias para independizarlo de la fabricación de procesadores.

            Otro que ha sufrido la debilidad de las ventas globales de smartphones es ARM Holdings. Sin embargo, el diseñador de chips consiguió superar con solvencia el segundo trimestre del año, a pesar de las pobres perspectivas que mantenían los analistas. Esto fue posible gracias a un 31% de incremento en la recaudación por concepto de royalty, lo cual facilitó que los beneficios se ubicaran en torno a los 120 millones de dólares. Además, de acuerdo con los analistas de RBC la facturación por royalties continuará mejorando en los próximos periodos, a medida que la arquitectura v8 de ARM se convierta en el nuevo estándar para los chips. Esta proyección permite dejar de lado momentáneamente los temores a que una reducción en las ventas del iPhone de Apple -principal cliente de la empresa- acabe por arrastrar consigo a ARM.

            Mientras tanto, Texas Instruments se mantuvo una vez más lejos del radar de los inversores, al presentar resultados T2 bastante modestos, que incluyen una ligera contracción en las ventas y beneficios totales un 5% mayores a los de hace un año. En el caso de TI, la compañía no se vio afectada por las tendencias en los mercados de PCs y smartphones pues su especialización son los chips analógicos -los cuales convierten impulsos como presión y temperatura en señales digitales-, y hace ya algún tiempo que ha conseguido hacer de la industria automotriz su principal cliente para este producto. Esta alianza con los fabricantes de automóviles también ha impulsado a TI a desarrollar chips que controlan las funciones de entretenimiento e información a bordo de los coches, y espera que a largo plazo este segmento gane en importancia. Por lo pronto Texas Instrument ha tenido que conformarse con presentar una orientación T3 por debajo de las expectativas de Wall Street, alegando debilidad en el mercado.

Ni el hardware ni el software consigue dominar el almacenamiento

            Entretanto, la industria del almacenamiento carga con su propia cruz, pues los equipos costosos han perdido penetración, y ahora mismo los clientes prefieren las memorias tipo flash o el almacenamiento en la nube. Esta tendencia ha dejado muy mal parado a EMC, que tras sufrir una contracción del 17% en sus beneficios se ha decidido a reestructurar sus operaciones y recortar sus gastos de manera significativa. Esto ha dado pie a uno de los mayores culebrones de los últimos meses, ya que EMC ha declarado que su subsidiaria VMware será clave en el esfuerzo de reducir sus costes operativos, pero aún no decide si debe fusionarse con esta empresa, escindirla o venderla, lo cual ha generado innumerables rumores.

            Y mientras los fabricantes de hardware de almacenamiento viven un calvario, los distribuidores de software tampoco la tienen fácil. Sirva como ejemplo el caso de NetApp, cuyas ventas netas se desplomaron un 10% al enfrentar problemas en la facturación por productos. Particularmente, la oferta Clustered Data ONTAP, que constituye el principal producto de la firma, no ha conseguido atraer a los clientes. No obstante, En NetApp confían en poder revertir esta situación, y por ello han proyectado que su facturación y sus márgenes de ganancia mejorarán el próximo trimestre. Esta afirmación y los números ligeramente por encima de las estimaciones de los analistas fueron suficientes para disparar la cotización de la firma un 15% en operaciones en horario extendido el día del anuncio.

No todo fueron malas noticias en el sector tecnológico

            Pero antes de que piensen que todo fue malo en el mercado esta temporada, repasemos algunas buenas noticias, como las de Infosys, que el 21 de Julio consiguió romper una racha negativa de 4 años de contracción en su ganancia y 8 años de ventas decepcionantes. Así, gracias a un aumento del 12% en su facturación, los beneficios de la empresa contabilizaron 476 millones de dólares, incrementándose un 5% respecto al mismo periodo del 2014. Y el buen momento no acabará allí, ya que la firma ha proyectado que sus ventas totales para este año fiscal crecerán hasta un 9,2%, lo cual le permitirá encabezar el resurgimiento de la industria de TI en la India.

            También fueron muy positivos los resultados trimestrales presentados por Workday, cuyos ingresos crecieron un 51% hasta los 282,7 millones de dólares. Aunque esto no evitó que la compañía incurriera en una pérdida de casi 70 millones de dólares. Estos números consiguieron sorprender a los analistas, que antes del 26 de Agosto mantenían perspectivas muy negativas sobre Workday. Ahora en cambio, el mercado está al tanto del buen volumen de suscripciones que está logrando la empresa -con un crecimiento del 56% en esta variable en T2- y sabe además, que la directiva aún mantiene su promesa de alcanzar la rentabilidad para el año 2017.

            La firma israelí Check Point igualmente consiguió brindar una alegría a sus accionistas al informar que sus ventas se incrementaron un 9% gracias a la popularidad de su software Blades, que recaudó un 20% más que hace un año. Esto ayudó a la compañía a reportar beneficios ajustados por el orden de los 165,7 millones de dólares. Pero las buenas noticias no acaban allí, pues en Check Point han declarado que el próximo trimestre será aún mejor tanto en facturación como en materia de ganancias.

            Por su parte, VMware también dejó un buen sabor de boca a los inversores, ya que además de reportar que sus ingresos se incrementaron un 4% -contabilizando 1.520 millones de dólares- la empresa ha confirmado que espera que sus ventas totales de este año crezcan entre 12% y 14% al descontar la fluctuación del tipo de cambio. No obstante, estas atractivas cifras ocultan una realidad sobre las finanzas de la empresa: sus gastos operativos crecen aún más rápido que su facturación. En T2, por ejemplo, los costes de VMware erosionaron en un 13,5% el margen operativo la firma. Adicionalmente, como ya adelantábamos, la compañía se encuentra envuelta en innumerables rumores que aseguran que acabará por fusionarse con su casa matriz EMC, incluso si tiene que comprar a esta última a través de una poco ortodoxa adquisición a la inversa.

La chequera también jugó un papel importante en el trimestre

            En el periodo tampoco podían faltar los que dibujan su futuro a base de chequera. En esta categoría tenemos a Akamai, que utilizó más de 400 millones de dólares de su presupuesto en mejoras a su plataforma digital para anticiparse al aumento en el tráfico web, que asegura que se producirá en breve. Este aumentó en los gastos causó una caída del 7,8% en los beneficios de la firma, que durante el trimestre alcanzó a facturar 540,7 millones de dólares. Y si bien esta noticia no cayó nada bien entre los inversores en su momento, hace apenas unos días recibió un espaldarazo de parte de los analistas, que al conocer que Apple estaría preparándose para ingresar al negocio de streaming, han calculado que Akamai podría generar hasta 500 millones de dólares al año tan solo en dicho segmento.

            Otro que ha tirado la casa por la ventada fue Baidu, que el 28 de Julio era castigado con una pérdida del 15% de su capitalización de mercado al comunicar que si bien su facturación creció un 38%, sus gastos operativos se incrementaron en casi 60%, reduciendo los beneficios a tan solo 590 millones de dólares. Y por si esto no fuera suficiente, la directiva de la empresa ha confirmado que los gastos del segundo semestre del año fiscal se elevarán hasta en un 90%. Esto ha encendido las alarmas en el mercado, pues en Wall Street consideran que Baidu no posee una estrategia coherente para ejecutar su gasto y temen que esta inversión no haga más que dilapidar los ingresos de la compañía sin que ello mejore su posición frente a rivales chinos como Tencent y Alibaba.

Los fabricantes de equipos consiguen resultados mixtos

            Y cuando todos daban por muerto a Alcatel-Lucent y se habían conformado con esperar su fusión con Nokia, viene el fabricante de equipamiento para redes y consigue su tan anhelado objetivo de obtener un cash flow positivo. Esta es la primera vez desde hace casi una década que Alcatel reporta un flujo de efectivo positivo en el segundo trimestre del año, y el logro es aún más meritorio si consideramos que ocurrió a pesar de que las ventas se contrajeron un 23%. Estos números han conseguido apaciguar los ánimos entre los accionistas de Alcatel-Lucent, que a principios de año protestaron los términos del acuerdo firmado con Nokia, pero que ahora han observado que su negocio todavía tiene muchas debilidades, que podrían ser compensadas al integrar sus operaciones con las de los finlandeses.

            El también fabricante de equipos para redes, Juniper, extendió la racha positiva que mantiene hace tres años, superando las estimaciones de beneficios de los analistas por decimosegunda ocasión en 13 trimestres. Las ventas, que contabilizaron 1.220 millones de dólares, fueron un 29% inferior a lo recaudado en 2014, pero esto solo ocurrió debido a la difícil comparación que suponía el periodo dada la existencia de compensaciones extraordinarias hace un año. Aunque es de resaltar que estas cifras no han servido para apaciguar a los inversores activistas, que siguen exigiendo más valor a la directiva, y ya han conseguido colar a dos nuevos ejecutivos en la junta, con lo cual pronto podrían lograr su objetivo de incrementar la recompra de acciones y el pago de dividendos por parte de la empresa.

VeriSign sigue capitalizando el crecimiento de internet

            Por último, recordemos los resultados trimestrales presentados por VeriSign, que superó las proyecciones más optimistas del mercado al anunciar un incremento del 5% en su facturación y un importante volumen de ventas diferidas, sin olvidar los casi 100 millones de dólares en beneficios netos que recaudó. Estos números se nutren de la alta tasa de renovación de dominios que registra la firma, y del robusto crecimiento del total de nuevos dominios procesados. Dicha tendencia ha vuelto algo ambiciosa a la compañía, ya que entre sus planes se encuentra un nuevo aumento en el precio de los registros de dominios .net a pesar de que estos no cuentan con la misma popularidad que las extensiones.com. VeriSign espera terminar el año con más de 1.050 millones de dólares en ventas.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar