9

 

Cuando se realizan determinados estudios macroeconómicos alguna vez tengo la sensación de que los analistas se olvidan de que estamos hablando. Un ejemplo típico son todos los análisis que nos hablan de la creación de empleo, o incluso sobre la destrucción de empleo que se viene encima. Tanto por el lado optimista, como por el lado pesimista, nos encontramos ante la misma situación.

De vez en cuando nos encontramos con los análisis de que el empleo se recuperará en el 2016- 2017 o similares. Mientras otro tipo de análisis nos lleva a deducir que el empleo no se recuperará nunca o que la clase media no es necesaria. En ambos casos, tenemos los estudios que asumen una evolución lineal de la situación macroeconómica, asumiendo algo que en economía es casi una religión: la expresión “ceteris paribus”.

Lo malo es que en los modelos econométricos por definición no tenemos en cuenta los cambios en el entorno, de tal forma que cuando nos dan un resultado tendremos que filtrarlo y tratar de aplicar la lógica y el sentido común para tratar de determinar si es posible o no este resultado.

Cuando hablé de las previsiones acerca del futuro de la seguridad social, ya explique este proceso referido a la evolución del sistema de pensiones. Está claro que en un sistema en el que no hubiese trabajadores, (cotizantes), y si pensionistas, sería completamente inviable, por lo que teóricamente las previsiones de que la seguridad social no tiene futuro, son posibles. Pero con lo que no se cuenta, es que ese escenario no es en absoluto posible, porque una economía en la que no existan trabajadores no podría existir jamás.

Lo mismo ocurre con todas las previsiones que nos explican que la recuperación va a seguir pero que nos va a llevar una burrada de años recuperar el empleo. En este caso, aunque el modelo econométrico nos saque este resultado, la realidad es que estaríamos ante un escenario imposible.

Tenemos cinco millones de personas que no tienen empleo; tenemos una cantidad indeterminada de familias que ya no cuentan con ingresos y que han ido subsistiendo con mayor o menor dificultad en esta situación. Se habla ya de un volumen de personas superior a 2 millones de personas que tienen dificultades para la alimentación, y por otra parte tenemos muchos problemas adicionales con la vivienda.

Realmente no existe demasiada información actualizada sobre la situación en la que se encuentran millones de personas, pero todos los indicios nos llevan a pensar que  el drama es mayúsculo, y lo que es más importante; inminente.

En las movilizaciones que hemos tenido, estamos asistiendo a la expresión de la indignación de amplias capas de la sociedad que ven un peligro en el deterioro de las condiciones, pero que no están en situaciones dramáticas, porque simple y llanamente, la inmensa mayoría de los casos dramáticos están ocultos.

Pero a pesar de que hasta el momento, los problemas sociales hayan sido menores, tenemos que entender que esta situación puede cambiar muy rápidamente. Debemos recordar que frente a ideales como democracia, o como una mayor participación o incluso una mejora de las condiciones laborales, tenemos otro gran colectivo de personas que simplemente buscan la supervivencia propia o de sus familias.

A veces, cuando desarrollamos cualquier modelo predictivo en la economía, tendremos que acordarnos de que estamos hablando de personas, que en numerosas ocasiones no disponen de recursos para atender a sus hijos. Es así de duro, y así de claro. Todos somos conscientes de la existencia de un problema hipotecario y de la posibilidad de que muchas personas puedan perder su vivienda. No podemos negar tal situación, pero debemos recordar que no es la peor de las situaciones y que realmente existen casos más dramáticos aún, de los que no se hablan por que estas personas han perdido toda capacidad para influir en la sociedad, Debemos tener en cuenta que para estos casos realmente dramáticos, no hay plataformas, ni entran en juego con los bancos, y no tienen la mínima capacidad política o de aparecer en los medios, y que por tanto no parecen existir. Sin embargo existen y llegará un momento en el que el colectivo de los indignados deje su sitio al colectivo de los desesperados, y la situación acabará degenerando.

Hoy son varias las opiniones, (Niño Becerra inclusive), que nos habla de que debemos prepararnos para una situación en la que tendremos que coexistir con unos sueldos y unos niveles de paro extremos. Y es cierto que en los modelos es posible llevar hasta el infinito cualquier progresión, pero lo que no nos cuentan los modelos es la situación de las personas.

El hecho de tener una tasa de paro del 20% por varios años seguidos, no es un problema de algún manual económico, en el que basar discusiones. Aunque ningún modelo diga esto, lo que estamos es ante una bomba de relojería, porque las personas, y por tanto la sociedad, tienen un límite. El límite es difuso, (si queremos), pero no podemos olvidarlo y considerar que no existe porque no seamos capaces de verlo.

Por tanto en algún momento esta situación se revertirá, y se cambiarán las decisiones, la necesidad de volver a reinstaurar aquello que se ha venido a llamar el estado del bienestar volverá y se buscará la solución. ¡Cuando no queden más opciones se hará lo correcto!. El problema es poner fecha, pero no ha de tardar demasiado.

  1. #9
    21/07/11 20:52

    El último párrafo "... la necesidad de volver a reinstaurar..." es una ingenuidad, surgida del anhelo de tu clase social. Ese modelo nacido tras la WWII ya no interesa al Capital en un mundo globalizado. España lleva décadas (¿siglos?) vendida, sin soberanía. ¿ Es qué aún no os habeis enterado de lo que ha pasado en los BRICS en los últimos 20 años ? Si los españoles no espabiláis y no tomáis el Control, volveréis al "ranking" de hace 50 años (igual que otros "periféricos") y 1/5 de la población tendrá que malvivir o emigrar.

  2. en respuesta a Gaspar
    #8
    21/07/11 18:37

    Las opiniones y los criterios técnicos suelen confundirse en los medios.

  3. en respuesta a Gaspar
    #7
    21/07/11 18:36

    Exacto, caen en el error. Y es precisamente ese error lo que tiene al mundo de cabeza, porque son las ideas de esos numerólogos a los que dan mayor publicidad.

    Sobre los términos, como dije, es algo debatible en lo cual nunca se podrá llegar a un acuerdo en virtud de la multiplicidad de puntos de vista, un problema puramente semántico entre interlocutores.

  4. en respuesta a Gaspar
    #6
    21/07/11 18:24

    Acabo de leer el paper de Economic science must become an exact science y en el jamás menciona que los neoclásicos tratasen de convertir la economía en una ciencia exacta, mas bien es la opinión de economistas de alto rango de la USSR los cuales tenían grandes diferencias con los economistas de América en aquel entonces. No defiendo a los neoclásicos pero la inserción del paper en una discusión parecería correcta, hasta que uno lo lee y se da cuenta que nada tiene que ver con la discusión y entonces el link parece tendencioso.

  5. en respuesta a Comstar
    #5
    21/07/11 18:16

    En las definiciones que dais no veo "finanzas" o "financiero" por ninguna parte. En los primeros cursos enseñan la diferencia entre Finanzas y Econometría y quien olvida esta diferencia comúnmente comete errores. El problema es que algunos de tus comentarios parecen "tendenciosos" al generalizar y poner solo parte de las definiciones que se adaptan a tu crítica y dejando fuera las que no se adaptan. El lector novato podría formarse una impresión errónea de la econometría o las finanzas, cuando la verdad es que tienen muchos beneficios siempre y cuando no se caiga en el exceso. El error no es de las herramientas sino de quien las usa y de cómo las usa. Como tu una vez me sugeristeis, lo mejor es poner ventajas y desventajas y no sólo una de las dos. El ejemplo que dais de la definición de econometría de wiki sería mas imparcial si añadieseis el siguiente renglón:

    En la elaboración de la econometría se unen las matemáticas y la estadística, junto con la investigación social y la teoría económica
    ¿Y el ser humano adonde está? Esta en las definiciones cuando señalan ciencia social. Si algunos o la mayoría de los economistas no siguen las reglas o se olvidan de ellas caen en el error. Estoy de acuerdo en que los "numerólogos" olvidan lo que hay detrás de los números (personas) pero no por eso debemos caer nosotros en el mismo error que ellos y generalizar y confundir términos. Al hacerlo estamos cayendo en un error similar al de los "numerólogos".
  6. en respuesta a Gaspar
    #4
    21/07/11 17:32

    Las diferencias que anotas son semánticas, y sujetas a debate. Pero eso no es lo que está en discusión aquí.

    En el fondo el problema de la numerología financiera es que olvida al ser humano. El numerólogo financiero puede valerse de muchas herramientas (cualquier herramienta) para sus propósitos ideológicos, y al saltarse aspectos metodológicos, el error muestral es lo de menos, pues el sesgo no estadístico de sus actividades arroja errores imposibles de medir.

    La econometría puede definirse como la ciencia social en la cual las herramientas de la teoría económica, las matemáticas y la inferencia estadística se aplican al análisis de los fenómenos económicos. Arthur S. Goldberger.

    Fuente: http://www.econlink.com.ar/definicion/econometria.shtml

    La Econometría (derivado de econo, economía y metría, medición, o sea, medición de la economía) es la rama de la Economía que utiliza métodos y modelos matemáticos. El cálculo, la probabilidad, la estadística, la programación lineal y la teoría de juegos, así cómo otras áreas de las matemáticas, se utilizan para analizar, interpretar y predecir diversos sistemas y variables económicas, como el precio, las reacciones del mercado, el coste de producción, la tendencia de los negocios y la política económica.

    Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Econometr%C3%ADa

    ¿Numerología? ¿Propiedades místicas de los números? ¿Y el ser humano adonde está?

  7. en respuesta a Comstar
    #3
    21/07/11 16:53

    No debemos confundir finanzas con econometría ni financiero con econométrico. No son lo mismo. Las finanzas estudian el dinero a través del tiempo y sus propiedades (claro dejando fuera el factor humano).La econometría es una herramienta de la economía que ayuda a medir y comprobar las teorías y leyes de la economía (en parte); el error viene cuando quien utiliza esta herramienta la confunde con el fin y se olvida de que siempre tiene que estar respaldada por la ciencia social de la economía. Es una herramienta muy útil, pero como todo en esta vida los excesos son malos y conncuerdo en que muchas veces el tratar con números hace olvidar que detrás de ellos existen personas.

    De hecho el principal error del modelo para medir el desempleo no es tanto la regresión (aunque sigue siendo una deficiencia 65, 75, 85->95), ya que existen regresiones no-lineales y polinomiales, que aunque son mas complicadas y tardadas dan mejores resultados, claro siempre con un margen de error, pero este es menor al de los procedimientos lineales.

    El error principal es que al recopilar los datos a través de una encuesta se genera un error muestral, entonces por muy bueno que sea el modelo, al verificar la hipótesis nos estamos basando en datos parciales por lo tanto las estimaciones serán parciales, no importando lo amplio de la muestra.

    Lo mejor en este caso particular sería crear una especia de censo barato para poder contabilizar con mayor efectividad y reducir el error muestral.

  8. #2
    21/07/11 15:17

    Si para el primer examen no estudiaste y sacaste un 65, para el segundo estudiaste un poco y sacaste un 75, y para el tercero te esforzaste más y sacaste un 85, podrías pensar que en el siguiente obtendrás un 95 y te sientas cómodamente sin estudiar esperando esa nota, pensando en la tendencia estadística.

    Por alguna razón se cree que si eliminamos las causas que motivan a despedir, las empresas contratarán. Lo que pasa es que las razones que llevan a despedir no son las mismas que las que llevan a contratar. De este modo se puede evitar los despidos, pero no se puede crear empleo. Las cosas son tan obvias que a veces pensar en esto me hace sentir que soy un estúpido por pensar en cosas tan triviales.

    Es que en ese afán numerológico se olvida que para que haya números debe haber acciones y actividades en el mundo real para causar esos números. Pero por alguna razón la numerología financiera cree que los números son la causa de los números, y se olvida la importancia de la acción humana.

    Considerando el gran peso ideológico de los anglosajones en los últimos años, y su sabido gusto por las leyendas de magos y hechiceros, me hace pensar que la idea de que la magia numérica puede reemplazar al trabajo en el mundo real es parte de sus supersticiones culturales.

  9. #1
    21/07/11 15:16

    Ceteris paribus = Si Dios quiere = in sha'a Allah

    Lo mejor para comprender las actuales posturas macroeconómicas es el estudio comparado con la defensa o crítica de la ortodoxia cristiana S XV-XVII (inquisición y guerras religiosas incl.). De hecho, el macroeconomista ortodoxo papermaker se ha convertido en un "científico" social que se pelea por ver que pasado se adapta mejor a su modelo explicativo de la realidad (su modelo es siempre "la realidad", por supuesto), en contraposición al historiador, que se pelea por ver que modelo se adapta mejor al pasado. Y sobre las capacidades predictivas de la disciplina, a la altura de la Bruja Lola, y no es que la valore en exceso, simplemente que por pura razón estocástica, todos aciertan alguna vez.

    Savonarola i Vicent Ferrer serían actualmente plumas disputadas de la prensa salmón.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar