21

 

En estas épocas toca también hacer un pequeño resumen de lo que ha sido el año, y una parte importante de este año ha sido este blog y la relación con Rankia, por lo que creo que toca hacer balance.

Hace ya bastante tiempo, escribí un post que llamaba “¿Solución?, la carta a los reyes magos”; en el que trataba de exponer que la solución a la crisis, pasaba por una serie de medidas para proteger a los bloggers; una paguita al mes, deducciones fiscales, bloqueo a la entrada de nuevos bloggers, eran parte de las ideas.

Lamentablemente a día de hoy, las autoridades competentes no han tomado ninguna de las medidas propuestas, y el que escribe no tiene una paga, no tiene subvención y lejos de tener deducciones fiscales, y tengo que procurar no pensar en las subidas que desde entonces he tenido por aquello de no tirar demasiado del Prozac. Desde este punto de vista el balance de este blog no puede ser demasiado allá.

Pero hay que reconocer que gran parte de culpa la tienen los responsables de Rankia, que hay que reconocer que no están muy puestos en los aspectos prácticos de la corriente empresarial y económica que se estila últimamente.

¿Se puede creer alguien que lejos de bloquear la entrada de nuevos blogs para proteger el chiringuito de los que estamos no generar distorsiones negativas de la entrada de nuevos participantes?. Pero van estos de Rankia y lejos de meter algún blog ruinoso, ¡van y no se les ocurre meter algunos blogs buenos?. Que si kaos, para discutir, (que yo lo tengo olvidado), que si el blog de Comstar, que si el de Gferro, (que no es que coincida demasiado con mi punto de vista, pero que no se le puede negar la calidad), el blog de Joldi, el de Esteve…. (y alguno que me olvido). Sé que alguno es anterior, pero claramente es un error esto de meter contenidos y contenidos, porque nos obligan a competir y a ser mejores para superar esta calidad. ¡Si hasta hay que esforzarse en las discusiones y los razonamientos!. A ver, señores de Rankia, ¿saben dónde nos lleva esto de que se tomen al pie de la letra lo de la competencia, esfuerzo, calidad y esas cosas?.

Es triste que no se hayan enterado que estas cosas son para los manuales de consultora, pero que realmente aquí lo que se estila no es tratar de mejorar, ni esto de que los participantes en esta historia crean valor ni nada por el estilo. Aquí lo que se estila en este nuevo liberalismo son sus cuotas, sus subvenciones, sus apoyos, su proteccionismo de los que están implantados y nuestros caprichitos los intereses legítimos de los que ya escribimos.

Y en el fondo lo más grave no es que se me deba proteger “porque yo lo valgo”, sino que lo más grave es que el hecho de que cada vez vengan personas con conocimientos, y que los que ya están se van enriqueciendo con las discusiones, sino que si desde Rankia no se trata de protegernos, aparecerán blogs cada vez más interesantes y simplemente no habrá sitio; lo más grave es que no se entiende que la competencia desleal, (entendida como aquella que simplemente exista), perjudica gravemente los intereses de la industria.

En el balance tenemos que poner también a Fernan2; ¿no va y pide la neutralidad en la red y se queja de la ley Sinde?. Lamento y mucho que esté equivocado con esto de la igualdad de oportunidades, (en lo de la neutralidad), y con lo de los derechos civiles, (para lo de la ley Sinde). Esto también es parte de un discurso bonito que por supuesto hay que soltar para contentar al respetable, (a quien mejor no respetar demasiado); pero lo realidad es que Fernan2 tiene que aprovechar que sus post son muy leídos y valorados, para pedir lo que corresponde de acuerdo a las nuevas reglas del liberalismo que pretende poner al ciudadano en el centro de los acontecimientos; O sea, que lo que tiene que pedir es un puestecito para nosotros en alguna comisión desde la que podamos decidir que debamos ser los beneficiados en la no neutralidad de la red. Y por supuesto ¡si podemos discutir a quien dejamos fuera de este mundo virtual ya sería lo máximo!. O sea, que Fernan2, con todo mi pesar, va a tener que aprender que competir es hacer trampas, lo necesario para proteger el negocio, incluyendo ejercer la presión suficiente para conseguir los cambios normativos que permitan que la industria salga beneficiada. ¿A quién se le ocurre esto de que competir sea que existan unas reglas justas y que todo el mundo trate de mejorar en estas condiciones?. Pues, eso, buen talante, pero ingenuo.

Casi que voy a pasar un poco de comentar también lo de Miguel Arias, que tampoco está muy puesto en esto de las nuevas técnicas empresariales que logran que las empresas españolas estén en la champions. Voy a confesar que de vez en cuando hay problemas técnicos, (muy pocos la verdad….), pues resulta que va el tío y soluciona los problemas a golpe de mail. Lo digo por si alguien no acaba de entender lo que ocurre; hay un fallito, se manda un mail, y no se sabe muy bien como, se arregla. Aquí estamos ante el caso de otra gran ingenuidad al creerse que los problemas se han de solucionar. Lo más barato y más económico y lo que genera beneficios es que se coordine con Fernan2, (que ha de abandonar esto de la neutralidad) y una vez impuestas las cuotas, el poder de mercado, la autoregulación, el discurso único y existan fallos, lo que imponen las nuevas técnicas empresariales, es aquello de poner un 902, con un ordenador con un bucle lo suficientemente grande como para que te rindas después de gritarle un poquito. Con un poquito de control de los mensajes, nos encontramos con que la rentabilidad puede subir como la espuma.

Yo creo que esta manía suya por arreglarlo, (y los muy poquitos fallos que hay), salen un poco de esto de no esconderse, que hace que el “probe miguel” se tenga que pasar la vida mejorando el producto… ¡cuando lo rentable es colocar a un precio mayor un producto peor!

Por supuesto, ya no quiero ni entrar en esto de que cada cual discuta y ponga los post con total libertad, otra ingenuidad al respecto de un sistema de libremercado, de las que se dicen en los discursos y los manuales, pero que ¡hombre de Dios!, todo el mundo sabe que lleva a un desastre económico. Aquí lo que se impone es la imposición de una línea editorial y en consecuencia que se nos diga lo que tenemos que decir. La realidad es que lo que hay que hacer es aprovechar que los anunciantes, no consideran la publicidad como una inversión para dar a conocer sus productos, sino que la consideran como la excusa para comprar  colaborar en la selección de medios de comunicación que mejor transmitan lo que estos grupos pretenden cumplan los estándares de rigor y calidad comúnmente aceptados.

En la práctica, esto significa que se tiene que hacer una subasta, y resulta que después, nos tienen que decir lo que conviene al que más pague, y por supuesto, abstenerse de dar cabida en los post a aquellos que digan lo que no conviene al que algún día pudiera llegar a pagar. (¡y por supuesto nada de criticar preferentes o similares!).

Por todo esto, tengo que lamentar que el balance del año en Rankia no ha sido muy allá, y tendremos que hacer entender a estos chicos que lo importante no es crear valor, sino apropiarse un poco de la riqueza que los demás crean, (mientras quede alguien que la cree), mediante la aplicación de todo tipo de trucos las más novedosas técnicas de comunicación y gestión empresarial.

A ver si el año que viene en lugar de intentar mejorar esto, conseguimos cerrar un chiringuito, montar un oligopolio, y lograr que el gobierno nos consiga inundar de pasta, porque en caso contrario ni de coñas salimos de pobres, la cultura morirá, el paro se disparará, la economía se derrumbará, entraremos en un modelo socialista, no seremos competitivos, tendremos que afrontar reformas, nos quedaremos ciegos y nos saldrán pelos en las palmas de las manos, (¿o esto sólo eran efectos de la masturbación?).

  1. en respuesta a Yo mismo
    #21
    02/01/11 23:55

    A ver si en vez de un troll va a ser el virus de la gripe A y te he contagiado... ¿Tienes el antivirus activo? jajajaja!!

    s2

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar