Rankia España
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Las reglas de la economía han cambiado
Un debate abierto sobre la economía actual

¿Solución?: La carta a los Reyes Magos.

Tras mucho discurrir, informarme, analizar y pensar detenidamente las soluciones a la crisis mundial, por fin he encontrado la solución perfecta a esta crisis. Lo que hay que hacer es primar a los bloggeros, porque al final no dejamos de ser, en cierto sentido, emprendedores, que además utilizamos las nuevas tecnologías de la comunicación y por supuesto estamos apoyando la nueva sociedad del conocimiento y el valor añadido. Sin embargo incomprensiblemente nadie me ha dado subvenciones, ni incentivos fiscales. Ni tan siquiera de la SGAE cobro. Tal circunstancia es completamente inasumible en el entorno de una economía sostenible.

En consecuencia, está claro que con esta crisis, se deben adoptar medidas, como son el establecimiento de una paga de 10.000 euros al mes, por supuesto exenciones fiscales de tal forma que no se debe pagar más del 0,5% de impuestos, para todo aquel que haya escrito alguna vez un post en este país. Desde luego, para evitar que el sector tenga a partir de ahora menor calidad, el estado debe prohibir nuevos bloggeros, que desacrediten la calidad y el buen nombre de los que ya hemos juntado cuatro palabras. En caso de que no se acepte, lo más normal es que nos acabemos todos mudando del país, de forma que se perderá todo el talento. En relación a esto, no dejemos que la sociedad caiga en la demagogia practicada, desde pocos ámbitos de la sociedad, en el sentido de que a lo mejor no merecemos eso.

Por descontado, debemos entrar en el reparto de los fondos de la SGAE, ya que al fin y al cabo, es posible que tengamos más lecturas que bastantes de los escritores que andan por ahí. (Ya nos encargaremos de entrar una y otra vez en las páginas para conseguir tales números).

Y bueno, lo normal es que a todo el que tenga un blog, que el gobierno nos apoye mediante el establecimiento de los fondos ICO para comprar el piso, (nuestro lugar de trabajo), y el coche, (tenemos que salir a la calle para obtener información). Entenderé que no se me subvencionen las copas ya que aunque sean completamente necesarias para contrastar informaciones y encontrar inspiraciones, comprendo que puede ser difícilmente encajables en lo políticamente correcto. (Además en algo debemos apretarnos el cinturón).

Por supuesto, al que no tenga un blog, la recomendación es clara: ajustar el cinturón, vender más, recaudar más y gestionar mejor.

Esas son las medidas, y les juro que son por su bien; y por supuesto, todo el mundo sabe que en caso de que no se adopten, mil calamidades, el Apocalipsis y todas las plagas se nos caerán encima. Por supuesto tal afirmación es de sentido común, y se las puedo justificar tranquilamente y sin gran esfuerzo. Pero por supuesto no es mi intención aburrirles y estropear bonitos titulares con un razonamiento largo y tedioso sobre los beneficios que van a proporcionar a la economía, en consecuencia, les dará la frase aquella de que “hay que primar el talento y el sacrificio por la sociedad”.

Queremos también que quede clara la idea de que lo que estamos sufriendo ahora no es una crisis sistémica. Esto es una crisis financiera, que se acumula a una crisis inmobiliaria, junto con la del petróleo, lo cual unido a la crisis energética, que completamente independiente a la del clima, nos ha caído de repente a la vez que la crisis de las aerolíneas. Que es mala suerte que todo coincida con la crisis de las cadenas de televisión, o la del sector de la publicidad. Desafortunadamente, tal conjunción nos ha venido con la caída del consumo, (¡culpa de una absurda pérdida de confianza y no de que el consumidor este en el paro o perspectivas y con el sueldo congelado). Que el comercio caiga tanto o más que las compañías de automóviles, es evidente que no deja de ser una triste coincidencia. En fin, sólo los manipuladores pueden entender que exista una relación de causalidad entre todos estos acontecimientos (y alguno más que olvido ahora). Esto no es una crisis sistémica, como se comprueba fácilmente mirando el IBEX.

Al no ser una crisis sistémica, lo que tenemos que hacer para solucionar esta crisis es tratar de solucionar los problemitas que están sufriendo algunos sectores en particular, salvando a las empresas, por supuesto con el objetivo último de evitar problemas mayores.

Lo lamentable es que creo que tengo que aclarar que hasta ahora he tratado de hacer un texto irónico. No crea el lector que dudo de su inteligencia; lo que creo es que yo soy incapaz de distinguir las recomendaciones de los expertos o de los distintos sectores de este panfleto, y entiendo que cuando Funcas, la AEB, la Patronal, los sindicatos, los consumidores, la asociación del pan, del taxi, la del mueble o el G- (no sé cuantos ya) de los promotores inmobiliarios no practican la ironía.

De alguna forma, las propuestas a esta crisis, hace tiempo que no son más que cartas a los reyes magos de los distintos “agentes sociales”. Como quiera que parece ser que se han portado bien a lo largo del año, y como los Reyes parece que son buenos, al final, si no toda la carta, todo el mundo parece conseguir algún detalle.

Cuando se eligió al Sr. Campa como segundo del ministerio de economía, resulta que como punto en contra, estaba que la macroeconomía no era su fuerte. Realmente tal detalle no parece ser relevante, y de hecho no le importó demasiado a nadie. Al fin y al cabo, por un lado esto no es una crisis del sistema, y por otro lado en todo el mundo en los puestos económicos están copados por gente de la banca de inversión o de las finanzas.

En definitiva, lo que tenemos actualmente es una situación curiosa, en la que nadie parece haber cometido ni un solo error, pero que una desgraciada sucesión de accidentes, ha puesto en problema a cierto número de sectores, que han visto sus posibilidades de negocio limitadas. Por supuesto la solución, pasa por que los sucesivos estados generen negocios suficientes para que estos sectores no pierdan o pierdan lo menos posible.

En definitiva, aquí todo el mundo está con el “apretarse el cinturón” y “el libre mercado” y con el “habrá que ajustarse”, pero desde luego, todo el mundo se refiere a los demás. Todo el mundo habla de corregir los déficits, lo cual todo el mundo habla de subir los impuestos, (salvo los que afecten a su sector), y reducir los gastos, (salvo los que afecten a su sector).

Y al final, con la tremenda miopía, todo el mundo conseguirá que el vecino pague su factura. Claro que si los vecinos de todos pagamos las facturas, al final la factura la pagamos todos.

Es así de sencillo. Todos y cada uno de los agentes están empeñados en que todos seamos más pobres, y al final no conseguiremos otra cosa que esa.

Yo hace tiempo que he propuesto algunas soluciones. Sin embargo, mientras no se cambien los diagnósticos, todo será predicar en el desierto.

Tenemos que tener claras varias cosas antes de buscar soluciones. La primera es que hay una crisis de demanda brutal. Las familias están completamente ahogadas; He oído incluso teorías de que no son necesarios los trabajadores para producir, lo cual olvida la pequeña tontería de que esto de la economía es una forma de organizarnos para producir productos para su consumo.

Cualquiera de las medidas adoptadas, puede valorarse según varios puntos de vista, y en consecuencia son un desastre o son apropiadas. Sin embargo la triste realidad es que ni una sola de las medidas tomadas, mejora la renta disponible de las familias, (probablemente porque igual que los bloggeros, no tienen una asociación representativa con fuerza y potencia).

Lo que se olvida todo el mundo es que con cartas a los reyes de está no vamos a salir, porque por si no se han dado cuenta, los reyes no existen, sino que somos nosotros. Y todas y cada una de las peticiones las pagaremos nosotros. No se entienda mal, estoy de acuerdo en que la sociedad ahora tiene que hacer un esfuerzo y si hay que pagar más, por rescatar, pues se paga y se rescata; Sin embargo, este esfuerzo se ha de realizar con sentido y de acuerdo a un plan. Y el plan no puede ser mantener negocios con animo a “¡a ver si se recupera!”

Hace tiempo que he propuesto que debemos dejar de inyectar y rescatar a todo el que va cayendo, y en lugar de eso, debemos inyectar directamente el dinero en las empresas, en el importe que las empresas se comprometan a subir sus nominas en los próximos tres años.

Dicho de otra forma, el estado invierte el dinero salvando empresas, de tal forma que estas empresas devuelvan el dinero a sus trabajadores. Incrementando los sueldos. Es la forma de que las empresas tengan hoy liquidez para aguantar y clientes mañana.

Los trabajadores, tendrán que asumir el coste, (Coste que por otra parte asumirán de todas formas), pero mejoran sus salarios y los más apurados podrían refinanciar con perspectivas y sueldos mejores. Por supuesto, incrementa su confianza debido a que esperarían algo más que lo actual que no es otra cosa que bajadas de sueldos y subidas de impuestos para los optimistas, (y desempleo para los más pesimistas). Por supuesto, debe tenerse en cuenta que podrán asumir el coste si sus salarios suben. ¿Cómo vamos a pagar estos déficits con ingresos congelados en el mejor de los casos?.

Los bancos, podrían cobrar de unos y otros, a la vez que tendrían una economía que financiar.

Lo que está claro es que necesitamos soluciones globales, soluciones distintas y soluciones que solucionen el problema a todo el sistema económico. Sin embargo para ello, el estado debe dejar de asumir el papel de reyes magos. Debe dejar de hacer rescates a la carta a todo el que caiga. Debe gobernar, y tomarse las cartas a los reyes que desde todos lados le llegan como lo que son. Intentos de cada sector de salir beneficiados de esta. Y tiene que aprender a decir que no. A pedir esfuerzos a los bancos, a las empresas y a las personas. Pero a ofrecer un plan que de esperanzas a cada uno de estos.

Y oiga, si quieren hacer negocios, hablen con una escuela de negocios. Si quieren hablar de macroeconomía….
Y por cierto, dar el oro y el moro a este Blogger, solucionará la vida a este Blogger. Jamás solucionará el problema de España, ni el internacional.
  1. #1

    Anonimo

    Enhorabuena por el blog e interesante propuesta, que intenta matar dos pájaros de un tiro.

    Personalmente, creo que es más efectivo incrementar la renta disponible de las personas sin trabajo ni paro, que tienen una propensión al consumo muchísimo mayor. Las personas con empleo han elevado últimamente su ahorro, y además su poder adquisitivo en términos reales puede incluso haber subido por la caída de los precios. Esto con vistas a incentivar el consumo.

    En cuanto al tema de la liquidez, habría que precisar más, porque muchas empresas afortunadamente no tiene problemas de esta índole. Las que los tienen probablemente necesiten mucho más que, digamos, un 10-20% de sus gastos en salarios.

    Efectivamente, hay demasiadas cartas a los Reyes Magos y pocas propuestas concretas. Hay que mojarse.

    Saludos

  2. #2

    Yo mismo

    Gracias anonimo...

    respecto a lo de las personas en paro, desde luego ese es uno de los gastos que yo considero necesario, pero no pueden ser jamas la salida.

    Tienes razon en lo de la propension marginal a consumir, sin embargo debemos entrar en el ¿que consumen?

    una persona en paro no se va a atrever con electrodomesticos, automoviles, viajes, turismo, tomar unas cañitas. cultura, ropa mas alla de lo necesario...

    por lo que jamás podriamos recuperar estos sectores, sin clientes, Es una rueda, y lo que se ha de hacer es mantener por lo menos dignamente a los que no tienen trabajo y recuperar el valor de los sueldos,...En otro caso, lo que tu mencionas. al final los que mantengan el trabajo recuperaran el poder adquisitivo via deflacion, lo cual es dramatico, porque mas gente se va al paro.

    Otro aspecto es que tenemos que incrementar los sueldos, para activar la productividad...

    me gustaría leyeses esto.

    https://www.rankia.com/blog/nuevasreglaseconomia/2009/08/los-sueldos.html

    y respecto al poder adquisitivo...

    no estoy de acuerdo en que se haya recuperado aun, sino que ha dejado de deteriorarse...

    es que yo creo que la renta disponible sigue cayendo

    https://www.rankia.com/blog/nuevasreglaseconomia/2009/09/la-renta-disponible.html

    Por supuesto que lo que propongo no es la unica solucion sino que tendremos que ir poniendo muchas mas. Sinceramente, con la que tenemos montada, ninguna medida aislada serviría absolutamente para nada...

  3. #3

    Anonimo

    He leído tus enlaces, y es muy cierto eso que dices; además de qué porcentaje de las ayudas públicas que el estado pudiera dar, directamente o indirectamente, a los consumidores,se convierte en consumo, hay que estudiar en qué tipo de consumo se convierte. Pudiera interesar un poco menos de impacto, pero más localizado en ciertos sectores más estratégicos.

    Quizás haya que considerar vías indirectas también. Por ejemplo, España copió de Alemania el tema de incentivar la compra de vehículos,y dicen que ha tenido bastante éxito.

    Y sobre todo, hay que tener un plan a medio plazo definido, es decir, decidir cuánto se quiere (y se puede) gastar, y decidir en qué se quiere gastar.

    Cuando la tormenta amaine alguien tendría que evaluar el grado de éxito de las diversas medidas. Hay que aprender para la siguiente crisis, que la habrá.

    Gracias y saludos.

  4. #4

    Yo mismo

    Lo de subvencionar sectores o el consumo indirectamente pues la verdad es que me parece mejor que esto de dar directamente las ayudas a las empresas, (al final por lo menos riega mas), sin embargo, la verdad es que no me gusta demasiado.

    al final no deja de ser una planificacion y mi opinion es que necesitamos mercado pero de verdad, sin demagogias, sin barreras, sin proteccionismo y sin subvenciones.

    Yo creo que hay un desequilibrio en los sueldos y precios, por las contenciones laborales y la especulacion en todos los bienes basicos de estos años.

    claro que ahora lo estamos solucionando conteniendo sueldos y financiando con fondos publicos la especulacion...

    en fin.

  5. #5

    Anonimo

    Una cosa:

    "no es lo mismo tener 1.000.000 de pesetas que 6.000 euros"

    Técnicamente sí, lo mismo da un 1Kg de paja que 1Kg de plomo ¿cierto?

    Saludos.

  6. #6

    Yo mismo

    Es una forma de hablar...

    lo de los 6.000 euros al 1.000.000 de pesetas.

    1.000.000 era dinero, 6.000 euros no son nada...

    crees que 30 euros son lo mismo que eran 5.000 pesetas???

  7. #7

    Anonimo

    Me has decepcionado estoy de acuerdo con "anonimo" 1.000.000 de pesetas no son 6.000 euros son 6.010,12, que nos da mas o menos para dos chicles mas.
    Pero voy a romper una lanza a tu favor aun asi, con un kilo de paja se puede incluso limpiar el ...... con el de plomo es algo dificil(pero no imposible), personalmente el kilo de plomo lo usaria para atarselo al cuello a.....(no se me ocurre nadie, acepto ideas) en cierta situacion y cerca de la costa.

    saludos

    ya te tengo avisado, tomatelo con humor que te va a salir una ulcera.

    si ya se que no pongo acentos!!!!!!!y "b" donde va "V" y viceversa pero tengo prisa.

  8. #8

    Anonimo

    Desde luego la situación es crítica. En muchos sentidos.

    Creo que desde arriba no van a venir las soluciones que a mi me gustaría ver, como el cambio de una economía de dinero a una de recursos, y otras que también estarían referidas al grave problema climático.

    Pero si las soluciones deben venir "desde abajo", la mezcla de oportunistas y desesperados puede hacer del futuro un cóctel molotov. Hay gente que lo pasa tan mal en el mundo que las soluciones deberían haberse adoptado desde anteayer. Y a estas alturas hace falta lo que es más difícil: mantener la cabeza fría.

    Pienso en palabras como Hacienda que dicen que somos todos, pero es mentira porque algunos tienen millones en paraísos fiscales, leyes que les dan inmenso poder y gobiernos que les obedecen. De pronto, intereses particulares son propuestos como generales por doquier, generando disparates a mansalva: como muestra un botón, el Plan E.

    Otras palabras como sociedad, Humanidad, nación, ... se han vaciado de contenido, su uso se aleja cada vez más de la realidad a la que presuntamente se refieren.

    Lo que no consiguieron unos a base de dictaduras lo van a conseguir otros a base de parodiar la democracia ... que más bien, es la telecracia (por la TV).

    Podría, quizás, paliar el problema una vuelta colectiva a una vida sin consumismo compulsivo, sin tanta tecnología quizás, más práctica. Pero me temo que eso tampoco va a pasar.

  9. #9

    Anonimo

    Por cierto, felicidades por el artículo. Y si es verdad que hay algo en este mundo que no va bien, es la absurda distribución de la renta ... ¿Por qué tanta avaricia? Como si la vida de por sí no fuera ya complicada.

  10. #10

    Yo mismo

    Toroop

    gracias.

    estoy bastante de acuerdo con tus apreciaciones.

    solo decir ademas que lo que no se es como son tan tontos. Ser avariciosos es una cosa, pero claro en la situacion actual, lo peor es que aqui muchos no se dan cuenta de que vamos todos en un barco, que como se hunda nos ahogamos todos. Vale que los del puente, caen los ultimos, pero se ahogan tambien

  11. #11

    Yo mismo

    Toroop

    gracias.

    estoy bastante de acuerdo con tus apreciaciones.

    solo decir ademas que lo que no se es como son tan tontos. Ser avariciosos es una cosa, pero claro en la situacion actual, lo peor es que aqui muchos no se dan cuenta de que vamos todos en un barco, que como se hunda nos ahogamos todos. Vale que los del puente, caen los ultimos, pero se ahogan tambien

  12. #12

    Anonimo

    Hola:

    Coincido contigo en la necesidad de una renta basica de ciudadania que haga de verdad libre el mercado de trabajo.

    Es posible.

    Enhorabuena por este estupendo articulo, precisamente como comentas las propuestas de los blogeros es la que realizan con mucho exito las grandes coorporaciones de este pais.

    un saludo

    jose miguel

    www.rentabasica.blogspot.com

Autor del blog

  • Yo mismo

    Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.

Envía tu consulta


Sitios que sigo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar