7

 

Se cumplen en esta fecha 10 años de la burbuja de las punto.com, y como en todo aniversario que se precie tenemos múltiples análisis; en particular me ha parecido interesante un artículo de expansión que se han titulado “Diez años de burbuja punto.com; lecciones aprendidas y por aprender”. Como en muchos artículos, lo interesante no es lo que pone, sino lo que no pone.

¿Lo que se aprendió?. Pues según los expertos que aparecen en el artículo, la lección más importante es que las valoraciones de las acciones dependen de las ventas y beneficios creíble, (no sólo verosímil, puntualizan).

Respecto a las lecciones por aprender, el aspecto es más curioso, porque realmente nos encontramos con todos los clichés, de aspectos conocidos; la mala regulación, la preocupación por el corto plazo, subestimar los riesgos, la codicia, la ineficiencia de los mercados…. Pero desde luego me quedo con la principal lección por aprender: “evitar que las burbujas estallen”. Puede parecer un comentario más, pero realmente esconde una realidad que asusta, y a la vez está muy relacionado con todas las justificaciones que nos podemos encontrar.

En este sentido me gustaría que entendiésemos que  “evitar que las burbujas estallen”, no es lo mismo que “evitar la formación de burbujas”.

Pudiera ser que existiese un error de redacción sino fuese porque se reitera la pregunta de “¿Se sabe cuando una burbuja va a estallar?”. Se contesta que hay personas que tienen esa información, (en los bancos centrales y en los reguladores).

Quizás debemos pararnos, reflexionar y entender algún concepto. Una burbuja, todo el mundo entiende que significa que por distintas razones, (por ahora no entro a polemizar en estas), el precio de un activo se dispara y se eleva por encima del valor razonable que una economía puede soportar. Es así de sencillo; se trata de una situación de un precio irreal de cualquier activo.

En este sentido, cuando nos encontramos un precio irreal de cualquier activo en cualquier mercado, tenemos a un comprador y un vendedor; que son los que se ponen de acuerdo en ese precio, (otra cosa es como). Pues en una burbuja, el comprador está comprando un activo a un precio inflado y el vendedor está vendiendo un activo a un precio inflado. Por supuesto, todos entendemos que esta situación beneficia al vendedor que logra colocar un activo a un precio superior a lo que el activo vale.

Cuando se especula, la realidad es que lo que tenemos son intermediarios. Resulta que los compradores y los vendedores que interactúan en el mercado son básicamente los mismos. Ya que compramos e inmediatamente vendemos para volver a comprar, para a su vez vender. De tal forma que al final del proceso, siempre se conseguirá a alguien ajeno a los mercados financieros que pagará el activo a un precio superior al que se va fijando.

Dicho de otra forma, cuando hablamos de petróleo, de viviendas, de trigo, de derechos de emisión de CO2, o de acciones de una empresa, todo el tinglado depende de que finalmente un consumidor pague los beneficios de todas las operaciones de Trading intermedias.

Y este es el problema real de las burbujas. En un litro de gasoil, pagamos los costes de extracción del petróleo, los beneficios de las petroleras, los costes de las concesiones, los beneficios de los hedge Fonds que inviertan en futuros o contratos del petróleo, los costes de refino, los beneficios de la refinería, los beneficios de los inversores en el mercado de gasoil, los costes de los transportistas, los beneficios de los transportistas, los costes de la gasolinera y los beneficios de esta.

Todos y cada uno de estos agentes estarán en mayor o menor medida encantados por una situación en la que se duplique el precio y se harán de oro. ¿Hasta cuando?. Pues hasta que la burbuja estalle. Y esto significa que los consumidores finales no puedan pagar el gasoil. Entonces de repente todo se desmorona. 

Pero claro, según el punto de vista, desde luego el problema puede ser la existencia de la burbuja o puede ser que la burbuja estalle. Es simple. Según en que parte del proceso anterior se encuentre cada persona.

Siguiendo con la de petróleo, si estamos invirtiendo en petróleo, por supuesto se entiende que el problema es que estalle. En cambio si lo que hacemos es usar el coche para ir a trabajar o para repartir el pan de nuestra panadería, el problema es la burbuja, de tal forma que el estallido nos beneficiará tanto como nos haya perjudicado la burbuja. (Obvio, ¿no?).

Por supuesto, el impacto sobre los inversores de la burbuja es el mismo, ¡ganan siempre durante la burbuja y caen en el estallido si no han detectado la implosión!, (de ahí la preocupación por saber cuando va a estallar). En cambio para la economía real, desde luego los efectos no son los mismos.

Cuando hablamos de las acciones punto.com, la realidad es que todos los fondos se lanzaron a comprar acciones de las tecnológicas. El proceso es ciertamente similar, un par de jóvenes desde un garaje, (en el ideario del momento era lo que se llevaba y si no salían de un garaje no eran nada), ideaban una idea que vestían adecuadamente, de tal forma que los inversores se lanzaban en masa, de tal forma que se compraba para vender a otros inversores, que repetían la operación, pero siempre con la esperanza de que al final los beneficios de esta idea, pagasen el valor de las acciones. El problema surge cuando resulta que no hay esos beneficios y simplemente ese valor de repente se desmorona. Los grandes inversores pierden una cantidad de dinero impresionante, y los pequeños pierden una parte de sus ahorros. Sin embargo, en la sociedad los efectos han sido muy limitados.

El problema es que cuando acaban las punto.com, y de repente los fondos de inversión mobiliaria pasan a ser fondos de inversión inmobiliaria. En este caso al final todo va al mercado inmobiliario. La burbuja de la vivienda. Esto implica que de repente pasemos de algo etéreo, novedoso, desconocido y que no se sabía muy bien para que servía, (se invertía en ideas cuyo problema es que o tenían una utilidad práctica limitada o simplemente ninguna), hacía algo sólido, consolidado y destinado a cubrir una necesidad básica, (en el fondo se sabe para que sirven los pisos, aunque a veces parece que nos olvidemos). Exactamente lo contrario. El negocio es claro, y a cuenta de una necesidad que todo el mundo entiende.  

La burbuja inmobiliaria, además debemos señalar que afecta tanto al precio de los pisos, como el precio del alquiler, que desde luego tiene relación con el precio de los pisos. En consecuencia, todos sabemos que esta burbuja, ha supuesto lo de siempre; pingües beneficios para todos aquellos que invirtieron en alguna fase del proceso inmobiliario, (bancos, dueños de solares, constructoras, promotoras, ayuntamientos, alcaldes y concejales en muchas casas,…), que dependían de que al final una familia pagase, (vía alquiler o vía compra), los beneficios, (legales e ilegales), de todos y cada uno de los que cobraban. En este caso, al tratarse de una necesidad básica, somos las personas de la economía real, las que al final nos comemos el marrón tanto de la burbuja, como del estallido de la burbuja. ¿Qué alguien alquiló y no compró?. Pues hombre, no sufre la caída, que simplemente traspasa al que compró. Podemos poner nombres de personas que han sido más beneficiadas, y personas que menos, pero el que al final se quedó el piso es el perjudicado en la burbuja, ¡y en la caída!.

Claro que cuando estalla la burbuja inmobiliaria, convertimos los fondos inmobiliarios en los hedge Fonds y pasamos a la de commodities, Petróleo, gasolina, gasoil, trigo, cacao, azúcar, chocolate, acero, carbón,…. En todos y cada uno de los casos se ha repetido una y otra vez la historia. En consecuencia, cada vez que pagamos en la gasolinera, en el supermercado o bien en la factura de la electricidad, nos encontramos con que la existencia de la burbuja nos está machacando. La gran diferencia es que estos bienes son difícilmente acumulables, y en este caso, cuando simplemente, los consumidores finales, tuvieron que retraer el consumo, la burbuja pincha, y en este momento los que pierden son los que tienen en ese momento el activo o los derivados. ¡Adiós banca de inversión!.

¿Ahora?. Pues estamos con las de Utilities, que es más de lo mismo, futuros de energía, renovables, derechos de emisión de CO2,… Y realmente estamos dando vueltas otra vez a la misma historia; tenemos unas burbujas que se están montando que nos ocasionan que al final vía la cascada de la economía, repercuten en nuestros bolsillos, a través principalmente de la energía.

Entiendo que a los inversores les importe saber cuando va a estallar cada una de las burbujas que nos vamos encontrando, de hecho ya justifique en su día que es normal que cuando vean una burbuja, lo normal es que se apunten a ella; Nada más lejos de la racionalidad que perderte un subidón. Pero alguien tendrá que tener en cuenta que las burbujas siempre estallan y que ocasionan unos problemas graves para el resto de la economía, como mínimo mientras se están gestando. ¡Siempre!. Y estos problemas son los que nos llevan a la conclusión de que ¡siempre estallan!.

Por supuesto, entendemos que existen lecciones aprendidas y lecciones por aprender en relación a las burbujas, pero lo que está claro es que la realidad es que lo más peligroso, no se ha aprendido porque simplemente no interesa. Es inconcebible, que nadie analice el problema de las burbujas hasta que estallan. Parece que una hambruna en Haití, (por la subida de los precios de los alimentos en 2008), o ahogar a todas las empresas con los precios de las materias primas, o a los jóvenes con el precio de un techo, (bien por alquiler, bien por compra), parece que no son efectos económicos dignos de consideración, cuando la realidad es que son la raíz de este problema.

Curiosamente, parece que estos problemas no son tales, ya que incluso habla el artículo de que llevamos 3 años de burbuja crediticia. La realidad no es esa, la realidad es que no llevamos 3 años de burbuja crediticia. Lo que llevamos es unos cuantos años de burbuja en burbuja y los 10 últimos en burbujas basadas en bienes de primera necesidad. ¿Vivienda, alimentos, gasoil, sueldos contenidos?. Esto provoca endeudamiento, que no es una burbuja en si mismo, sino que es la conclusión lógica de pagar precios disparatados por los bienes de primera necesidad en el caso de familias, o materias primas en el caso de las empresas. (Recordar definición de burbuja).

Es sencillo entender que cuando las empresas y las familias llegan al límite, el papel lo toma el estado. No se está creando una burbuja de crédito. Simplemente  ahora son los estados los que de una forma u otra están consiguiendo que todas las burbujas se recuperen. Y eso no lleva a otro sitio que a su endeudamiento. ¿Tiene límite?. Pues el problema es el mismo que siempre; la duda es donde está, nunca si existe.

O dicho forma, una burbuja de crédito, en el sentido de un endeudamiento masivo no es una burbuja, sino que es una consecuencia de las demás burbujas, porque al final las burbujas son siempre una situación en las que determinado activo tiene un precio muy superior al que le correspondería.

¿Qué llega un momento en que el crédito no se puede sostener?. Pues realmente eso es lo que creo que deberíamos aprender primero. El problema no es cuando las burbujas pinchen, es cuando se crean. En el momento que se crea una burbuja con cualquier activo, estamos provocando irremediablemente su estallido. ¿Cuándo?. ¡Pues cuando la gente no pueda endeudarse más para comprar los activos, necesarios o no para su vida diaria, inflados!.  

Por supuesto, el primer efecto práctico de está lección es la prioridad. ¿Reactivamos el mercado de crédito o corregimos las burbujas, (bien por precios de los activos, bien por ingresos de la sociedad)?. ¡Podemos tirar un poco más endeudando a quien aún no lo esté, aunque nos cueste cada vez más trabajo encontrarlo), pero eso no es solución.

  1. en respuesta a Ramon13
    #7
    21/03/10 23:33

    Pues si....

    p'a habernos matao......

    en fin. y siguen y siguen montando burbuja tras burbujas...

  2. en respuesta a Fernan2
    #6
    21/03/10 23:32

    Bueno. Claro que me acuerdo lo de Alvarez Cascos y a ZP prometiendo que iba a solucionar el problema de la vivienda.

    Ahora que los reditos electorales.... el PP perdió, pudo ser por el 11-M o no, pero el caso es que estaba ahí,.. electoralmente no lo tengo claro.

  3. en respuesta a Xpep67
  4. #4
    20/03/10 16:17

    Como siempre, me gusta tu entrada. El problema de la burbujas es la codicia. Si la gente no quisiera ganar dinero a todas horas, estos hechos no ocurrirían jamas!

    Saludos.

  5. en respuesta a Ramon13
    #3
    19/03/10 03:27

    Toma pues aterrizaje suave.....

  6. en respuesta a Fernan2
    #2
    19/03/10 03:24

    LAS SIETE ETAPAS DE LA BURBUJA
    by Hyman Minsky
    Fase 1 - Planteamiento: Toda crisis financiera comienza con una perturbación. Como el invento de las punto.com o por un cambio en la política económica.

    Fase 2 - Los precios comienzan a subir: Enseguida, los precios en el sector empiezan a subir.

    Fase 3 - Crédito fácil: El aumento de precios no es suficiente para una burbuja, ademas es necesario el crédito barato. Sin él, no puede haber especulación. Sin él, las consecuencias del planteamiento se desvanecen y el sector vuelve a la normalidad. Cuando una burbuja empieza, el mercado es invadido por agentes externos. Sin crédito barato, los agentes externos no pueden entrar.

    El crédito barato es el billete de entrada para los agentes externos.

    El aumento del crédito fácil está muchas veces asociado a la innovación financiera. Frecuentemente, se desarrolla un nuevo tipo de instrumento financiero que infravalora los riesgos. De hecho, el crédito fácil y la innovación financiera son un cóctel peligroso. La Burbuja de los Mares del Sur comenzó con una novedosa figura llamada "sociedad anónima de responsabilidad limitada". En 1929, los precios fueron catapultados a la estratosfera con la ayuda de los "margin calls". Los precios de las casas ahora se han acelerado en forma de hipotecas "sólo interés", creadas para financiar compras de inmuebles sobrevalorados.

    Fase 4 - Recalentamiento del mercado: Según el efecto del crédito fácil se va notando, el mercado comienza a recalentarse. El recalentamiento estimula los volúmenes y aparecen las escaseces. Los precios comienzan a acelerarse, y se recogen beneficios fáciles. Más agentes externos son atraídos y los precios se desbocan. Las subidas de precios atraen a los bobos, los codiciosos y los desesperados por meterse en el mercado. Así como un fuego necesita más combustible, la burbuja necesita más forasteros.

    Fase 5 - Euforia: La burbuja entra ahora en su fase más trágica. Saldrán algunas voces prudentes y dirán que la burbuja no puede seguir más. Pondrán argumentos convincentes basados en indicadores económicos a largo plazo y simple lógica económica. Sin embargo, estos argumentos se evaporan en el calor del hecho inapelable: los precios aún están subiendo. Los prudentes son acallados por charlatanes, que justifican la locura de precios con el argumento eufórico de que ahora el mundo es diferente y que este mundo significa precios más altos.

    Aqui el optimismo injustificado se impone. En este punto, los charlatanes adornan su optimismo con la más cruel de las mentiras: cuando los precios toquen máximos, habrá un "suave aterrizaje". La idea de una apacible desaceleración de los precios calma los nervios. Los forasteros se quedan atrapados en la negación de la evidencia. Saben que los precios no pueden subir eternamente, pero rara vez actúan según ese principio. Todo es seguro, porque piensan marcharse justo antes de que la burbuja explote. Aquellos que no han entrado al mercado se enfrentan a un terrible dilema: no pueden entrar, pero tampoco pueden quedarse fuera. Saben que perdieron el tren al principio de la burbuja. Son bombardeados cada día con historias de gente que se hizo rica en dos días y amigos con grandes ganancias. Los fuertes se quedan fuera y asumen la oportunidad perdida. Los débiles compran y se tiran a los pies de los caballos.

    Fase 6 - Los expertos recogen beneficios: Todo el mundo quiere creer en un futuro mejor, y la burbuja se aprovecha de eso. Una burbuja necesita que todos crean en un futuro mejor, y mientras esta euforia continúa, la burbuja se mantiene. Sin embargo, al tiempo que la locura se apodera de los forasteros, los expertos recuerdan el viejo mundo. Pierden su fe y comienzan a asustarse. Conocen su mercado, y saben que todo ha ido demasiado lejos. Los expertos comienzan a vender. Típicamente, los expertos intentan escurrirse sin ser percibidos, y a veces lo consiguen. Otras veces, los forasteros los ven mientras intentan largarse. En cualquier caso, sean detectados o no, el hecho de que esos expertos vendan es ya el principio del fin.

    Fase 7 - El estallido: A veces, la marcha de los expertos infecta a los forasteros. Otras veces, es el fin del crédito fácil o alguna serie de noticias inesperadas. Pero sea lo que sea, la euforia es reemplazada por el miedo. El edificio se quema y todo el mundo corre hacia la puerta. Los forasteros comienzan a vender, pero no hay compradores. Llega el pánico. Los precios se desploman, el crédito se corta, y las pérdidas comienzan a acumularse.

    ¿hay forma de evitar que pinchen? la respuesta esta clara.

  7. #1
    18/03/10 21:12

    Lo que pasa es que crear burbujas provoca una sensación de bonanza económica que da muy buenos réditos electorales, así que esperar que se trate de evitar que se creen es un poco utópico... simplemente, eso no ocurrirá, no interesa. ¿Recuerdas aquella frase de que "si los precios de los pisos suben es porque ahora la gente puede pagarlos", de Álvarez Cascos? Pues eso...

    s2

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar