12
En otoño pasado se anunció en Galicia el macro concurso para la energía eólica, con el fin de autorizar la instalación de energía eólica hasta un total de 2.235 MW. Se estableció un modelo de concurso en el que las empresas que optasen a la concesión de la autorización para la obtención de energía eólica deberían presentar un plan industrial paralelo, de forma que se comprometían a la creación de industrias en Galicia. El negocio en principio así vendido parece que son todo beneficios para Galicia por que se crean puestos de trabajo, energías renovables, y además tenían que ceder un porcentaje de las empresas creadas a la Xunta de Galicia.

Por supuesto, tengo que reconocer que el plan es más beneficioso que un concurso sin más. El caso es que aún a pesar de tener que ceder una parte del negocio al estado, y de conllevar la instalación de industrias en la zona y en resumen un mayor volumen de inversión que lo que vienen a ser las concesiones al uso, la realidad es que la solicitud de esas concesiones fueron masivas. Y de repente todo el mundo solicito las concesiones para la energía. Las grandes fortunas, los grandes grupos empresariales, las empresas eléctricas, las cajas de ahorro. De hecho, y sin que sirva de precedente se logró el asociacionismo empresarial y de hecho varios empresarios o grandes fortunas, o incluso las cajas participaban en varios procesos.

En definitiva se solicitaron instalaciones por importe de 30.500 MW, como se recoge en el artículo de cinco días al que va el link.

Una atención especial en el concurso eólico lo mereció Jacinto Rey al frente de la constructora San José, que en la época estaba enfrascada en la renegociación de 1.200 millones principalmente derivados de la adquisición de la inmobiliaria Parquesol. Esta empresa que había sido valorada en 2007 en 970 millones, en el momento del concurso eólico mantenía un valor inferior a 300 millones, siendo fácil ver el lio en el que la empresa de Jacinto Rey se encontraba. Por otra parte, Jacinto Rey sacaba al mercado un periódico de carácter nacionalista y estrechaba sus amistades con el entorno del BNG que al final era quien decidía sobre el concurso eólico a través de la Consellería de Industria. De hecho una de las imágenes más curiosas de una época que ya era pre-electoral fueron unas fotografías de Anxo Quintana, (vicepresidente de la Xunta y candidato por el BNG), en el yate de Jacinto Rey. Curioso fue descubrir que las imágenes sacadas ahora para hacer planear la sombra de las amistades del vicepresidente, eran las que había sacado cuatro años antes el BNG para presumir de que una formación nacionalista y de carácter izquierdista podía llevarse bien con los empresarios.

En fin, politiqueos aparte, el tema es que al final el concurso se resolvió y se empezaron a conocer los datos. Por ejemplo.

Jacinto Rey no consiguió llevarse el concurso en su proyecto estrella al que iba con Amancio Ortega y Manuel Jove, pero si se llevó un pellizco en el concurso al corresponderle 142 MW, lo que unido al acuerdo entre Fomento y el ayuntamiento de Madrid para la operación Chamartín, donde San Jose controlaba los terrenos, han servido para que en febrero la refinanciación de la deuda fuese por buen camino, y que esta operación se firmase en abril.

Posteriormente el concurso fue anulado. Pero la refinanciación ya estaba firmada. ¿El resto de grupos ganadores?. Las dos cajas gallegas, un grupo de empresas lácteas, conserveras, y testimonialmente eléctricas con Endesa a la cabeza. Fuera quedaron ilustres como los mencionados Jove, Amancio Ortega, Florentino, Martinsa Fadesa, (presentada a la desesperada y sin cumplir requisitos), Francisco Roig, Union Fenosa. En fin toda una serie de nombres que hicieron correr bastante tinta.

Si nos damos cuenta todas las empresas se apuntaron a una subasta declarada sobre un negocio, en la que al final quien más ganaba era la propia Xunta, que obtenía unos beneficios de unos 300 millones anuales por los 325 MW que le tocaban a la Xunta. En definitiva, es fácil echar las cuentas y comprobar que el importe de los beneficios en juego estaría en torno a los 2.000 millones de euros anuales.

Sin embargo todas estas historias de las que tanto se habló durante una época, escondían una realidad un poco más inquietante. ¿Por qué se limitaba tanto la instalación eléctrica?. Pues es fácil ver que la demanda era tan grande porque se limitaba y mucho la instalación de generadores, de tal forma que al restringir las posibilidades de entrada en el negocio eólico se protegía la rentabilidad a los que pudiesen entrar. Por decirlo claramente, se apuntó todo el mundo porque esto era muy parecido a la lotería. Si nos toca a todos, la rentabilidad será una ruina, pero limitando los premiados se reparte el premio entre todos.

Claro que puede chocar que existiendo tal cantidad de demanda y unos objetivos de emisiones decrecientes, pudieran parecer aconsejables límites mayores. Aquí es donde entran en colisión los intereses ya que si bien de cara al interés ecológico o de cumplimientos de protocolos sobre emisiones, pudiera parecer aconsejable una potencia mayor, el problema grave está en el negocio que se resentiría.

La siguiente pregunta es ¿Quién paga los 2.000 millones de beneficio?. Pues la respuesta es clarísima. Esos 2.000 millones más los costes generado los pagaríamos nosotros en el negocio de la electricidad, y aquí está la clave de la respuesta anterior, La mayor producción de electricidad, acompañada de demanda en su caída pudiera provocar una bajada del precio de esta. De esta forma, se entiende la necesidad del límite de potencia instalada como una variable para proteger el negocio. Realmente en todos lados, se ha dicho que la Xunta de Galicia fue la gran beneficiada del concurso eólico porque recibiría 300 millones al mes; sin embargo no es difícil entender que la Xunta de Galicia, lo que ha producido es un negocio que iba a reportar 1.700 millones a empresas privadas por uno de los negocios más seguros.

Sin embargo esos 2.000 millones, (los de la Xunta o los de los negocios privados), generados por el estado salen de nuestro bolsillo. Por tanto, debemos hacernos la pregunta de si la sociedad, (y recordemos que la Xunta), representa a la sociedad ha actuado correctamente.

Por que cuando nos llega la factura eléctrica a casa, comprobamos que sube cada mes, y eso es restar renta disponible, de tal forma que eliminando el sistema de concesiones, y estableciendo la liberalización en la generación de energía eléctrica no hubiese generado tal negocio, pero hubiese permitido que el precio de la electricidad sufriese tensiones a la baja, al mismo tiempo que hubiésemos reducido significativamente emisiones de CO2; ambos detalles más importantes si cabe cuando se viene encima el boom eléctrico por el automóvil. ¿Puede justificarse la existencia de problemas de oferta eléctrica cuando por otro lado el estado se dedica a limitar la potencia instalada, y en particular la no contaminante, para salvar a constructoras que han perdido con la adquisición de una inmobiliaria, o a la industria láctea o a las cajas…?

En el campo de la energía los escándalos son mayúsculos y realmente en este campo nos encontramos todas las características de las burbujas, (incluidos los protagonistas que siempre son los mismos), pero alguien ¿se ha parado a pensar que 10 euros al mes en un recibo de la electricidad representa un total de 160 millones de euros al mes en España?. ¿2.000 millones al año?.

Sé que desde que rescatamos bancos, 2.000 millones puede parecer pecata minuta, pero no debemos olvidar que estos 2.000 millones de euros son 5 veces lo que usamos para rescatar a los parados con la ayuda de 420 euros. O son los sueldos de todos los sueldos públicos y pensiones durante un mes.

Con el negocio que se ha generado, se pagaba la sanidad pública de Galicia durante 9 meses.

Esos 2.000 millones de euros, implican 120 euros que cada hogar podría destinar a viajes, ocio, cenar o comprar ropa de tal forma que al final tirarían del mismo modo de la economía.

Esta es la clave. Determinadas personas ganaron en un despacho 2.000 millones que cobraran en nuestras cuentas en cómodas cuotas, y por tanto lo harán a costa de las empresas que tenemos buscando clientes y a las que nos encantaría comprar, pero que no podemos porque tenemos que ajustar.

Si la energía puede conseguirse barata, debemos conseguir que esa energía se realice de forma barata y dejarnos de andar creando limites y concesiones para luego presumir, no sin cierta ironía de mercados liberalizados, y afirmar que la escasez y los costes de generación de electricidad suben a razón de un 30% anual.

Por cierto, después del déficit eléctrico, (gran cachondeo), ahora resulta que el 7 de octubre de 2009, surge la noticia de que vamos a pagar, (no está claro si directamente o vía impuestos), por la capacidad instalada de Carbón y posiblemente Gas. O sea que pagaremos una cantidad porque puedan producir con esas energías. ¡Cortesía de un gobierno socialista innovador!
  1. #12
    31/10/09 00:01

    Fernan2

    tiene que haber sitios donde se puedan poner y sitios donde no.

    y luego, libre mercado....

  2. #11
    30/10/09 20:40

    Ya lo leí en su día, pero no estoy seguro de compartir el razonamiento... es decir, el argumento expuesto sí es correcto, pero en realidad no es el único posible. Por ejemplo:

    - Las posibles ubicaciones de los "molinos" no son todas igual de buenas; si se sacan "pocas plazas", se ocuparán las mejores, pero si hay más, habrá que ir entrando en ubicaciones con mayor impacto ecológico y/o con menor rendimiento de viento; esto es un potente incentivo para no poner demasiados.

    - Entiendo que la electricidad producida por los aerogeneradores está subvencionada... y lógicamente, cuantos más se instalen, más dinero de subvenciones costará; otro incentivo para no poner demasiados.

    Así pues, ¿cual ha sido la causa última? ¿la que tú apuntas, o una de estas, o alguna más que no se nos ha ocurrido? Probablemente una mezcla de todo...

    s2

  3. #10
    30/10/09 11:15

    Indispuesto.

    La idea es basicamente partir de mirar mercado y no empresas.

    Dicho de otra forma, la idea desde el ministerio se basa en garantizar la viabilidad mientras la innovacion consigue ir bajando los costes, para ir bajando las tarifas. Sin embargo eso no va a pasar, porque sin competencia, ni la tecnologia se va a desarrollar tan rapido, ni desde luego, se va a trasladar a bajada de precios del bien final (que es trasladar la innovacion a la sociedad).

    Para desarrollar algo, (y puedes mirar los distintos mercados uno a uno), comprobaras que la proteccion de las empresas es lo peor que puede pasar. ¿para que innovar si nos aseguramos el negocio?.

  4. #9
    Anonimo
    29/10/09 01:08

    Lo siento, pero sigo sin entender lo que quieres decir.
    En el caso eólico no se está llevando a la práctica, pero la idea subyacente de limitar la potencia renovable es ir bajando la prima (en un futuro), y así pagar menos en el recibo de la luz. En fotovoltaica ya se está haciendo. La idea es ir bajando la prima en las diversas subastas y así no pagar más de lo estrictamente imprescindible.
    Si la idea es no limitar la potencia instalada eólica, la factura de la luz sí que subiría.
    Podría mejorar mi comentario, pero llevo poco en el ministerio. Cuando me entere mejor lo vuelvo a comentar.

  5. #8
    09/10/09 14:51

    Es cierto que hubo muchas impugnaciones de muchos participantes,y ahora a ver en que queda la cosa...

    y sobre todo a ver el baile de los que tenían la concesión y sus perjuicios...(que supongo que pagaremos los mismos siempres).

    Respecto a la solar pues también y a la concesion de las minicentrales eléctricas... Mucha gente está haciendo su agosto en las energías renovables y ahora todo el mundo se está apuntando.

    Y como siempre.. la escasez es la clave, esta vez mediante concesiones administrativas.

    Menos mal que luego se nos llena la palabra con la liberalización...

  6. #7
    Anonimo
    09/10/09 13:58

    Buenas.

    Esta es parte de la historia, porque al final la actual Xunta de Galicia, gobernada nuevamente por el PP, ha suspendido el concurso eólico, impugnado por muchos participantes y según los Servicios Jurídicos de la Xunta, dudoso, así que veremos en qué queda la cosa.

    También es cierto que por lo menos parte quedaba para el Estado y revertía económicamente en la sociedad, ya que anteriormente hubo otros en los que no sólo no era así, sino que incluso se podían vender los parques eólicos antes de empezar a funcionar o casi, con lo cual se fomentaba la especulación pura y dura.

    Especulación que ha habido, y mucha, en la energía solar (quizás ya le ibas a dedicar un artículo)...

    Un saludo
    Pablo Rodríguez

  7. #6
    Anonimo
    09/10/09 12:45

    Tecnicamente lo que dices es totalmente cierto, pero los politicos regionales o nacionales las "venden" como ayudas sociales.... y volveriamos entonces a aquellos comentarios tuyos sobre el populismo y la demagogia que por desgracia son lo que predomina en la sociedad española actual. Saludos y gracias por la aclaración.

  8. #5
    09/10/09 11:25

    Terasuy...

    Mira. Tenemos que empezar a ver el destino final del dinero.

    lo ves muy claro con la renta de emancipacion que lo que ha provocado es una subida del precio del alquiler inmediato. O con la de coches,

    Si te das cuentas estas ayudas condicionadas a un fin determinado, lo que funcionan es como un impuesto negativo a la compra del bien determinado, por lo que sinceramente no son ayudas sociales.

    Todas ellas son para salvar a los que tienen una cartera de alquileres, que puedes completar con la estructura de las socimi, las ayudas directas ...

    Las ayudas para los libros, es exactamente mas de lo mismo. En realidad son un rescate encubierto de las editoriales que han logrado captar todas las ayudas.

    Otro caso son los rescates de peajes, que lo que hacen es asegurar los ingresos de las concesionarias, vendiendolos como un fin social.

  9. #4
    Anonimo
    09/10/09 01:57

    Esta vez disiento de tu opinión, y te explico porque, si sumas ayudas sale más de lo que se cree en principio,ayuda la emancipación de los jóvenes, ayuda para el alquiler que en realidad han subido los precios, libros gratis en la educación obligatoria sin tener en cuenta la renta, si ya se que depende de cada comunidad pero que al final pagamos todos y estamos hablando de cientos de millones de euros, sigo, los millones dados a empresas automovilisticas para el mantenimiento irreal de puestos de trabajo, ejemplo la Opel de Figueruelas, Nissan en Barcelona, eso son tambien ayudas sociales, los 1000 millones de deudad condonados al tercer mundo al final la suma de todos ellos y algunos más que no recuerdo son varios cientos y no sé si miles de millones que durante el último año se han ido y que si se hubiesen reducido servirian para ayudar a equilibrar el déficit, parece que no pero empieza a sumar y te puedo asegurar que estan más cerca al año de los 1.000 millones que de 300 millones y estos datos son demostrables. Saludos.

  10. #3
    09/10/09 00:54

    En ayudas sociales la verdad es que la factura es bastante baja...

    realmente en todo lo que se esta gastando lo social es una minucia...

  11. #2
    Anonimo
    08/10/09 21:23

    Perdón, se me olvidaba que el desfalco de Forum y Afinsa también lo acabaremos pagando todos, igual que lo de RUMASA, seguimos sumando y no acabamos......

  12. #1
    Anonimo
    08/10/09 21:21

    Buen artículo, este es otro más de los timos autorizados en este país y que como siempre pagamos los ciudadanos, si a este le sumas la subida del iva, o el aumento impositivo sobre el ahorro te acaban saliendo los miles de millones que se han dilapidado en energias renovables, ayudas sociales insostenibles etc que a este gobierno le dan prurito de "progresista", pero que luego pagamos los ciudadanos, con nuestros sueldos luego de impuestos cada vez más menguantes y con ello a menor renta menor gasto= menos consumo, menos producción y por ello + paro y cierre de empresas, lo vemos todos menos por lo visto este gobierno "progresista". Saludos

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar