Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
1 recomendaciones

Los bonos del Tesoro, a los que dedicábamos nuestro Gráfico hace siete días, han seguido recuperando su estabilidad esta última semana, ayudados por las nuevas medidas de la Fed y de los Bancos Centrales en general, medidas de una escala inimaginable hasta hace muy pocos días. 

 

El bono español, cuyo tipo de interés había subido la semana anterior hasta el 1,36%, cerró el viernes en un tipo del 0,53% reflejando claramente el mensaje de Christine Lagarde de que no habrá límites al apoyo del BCE (“no limits to our comittment”). Pese a ello, mantenemos, tal y como decíamos en nuestro anterior comentario, que la única vía para que la deuda soberana periférica no sea un dolor de cabeza recurrente, es una mayor unión política, algo que lamentablemente no parece que vaya a ocurrir. 

 

Esa misma cautela, pero elevada a la enésima potencia, es la que tendríamos con los segmentos de crédito y bonos de peor calidad, los llamados bonos “basura” o, si se prefiere una denominación más elegante, bonos de alto riesgo y alto rendimiento (high yield).

 

El gráfico que adjuntamos, del ETF iShares iBoxx High Yield Corporate bond, muestra el desplome que han tenido los bonos “high yield” estas últimas tres semanas, pero muestra también la espectacular subida de esos bonos de baja calidad en el año 2019, una subida muy superior a la de los bonos de calidad (línea verde) dentro de la absoluta complacencia con el riesgo que los inversores tenían el pasado año.

 

Al final del Gráfico vemos un tímido repunte, todavía pequeño, pero muy vertical, repunte que ha tenido lugar estos últimos días al calor de las extraordinarias medidas de la Fed. ¿Significa eso que los bonos de baja calidad han tocado suelo? A nuestro juicio no.

 

Repetimos lo que decíamos la semana pasada, a saber, que los Bancos Centrales tienen una potencia de fuego impresionante y que pueden controlar muchísimo lo que pasa en los mercados de bonos, pero que lamentablemente esa potencia no es infinita. Es altamente probable que los Bancos Centrales tengan que renunciar a un rescate total de los mercados de bonos y ante la magnitud de la crisis de deuda que se avecina, deban concentrar sus esfuerzos en los bonos soberanos y en los bonos con grado de inversión.

 

Por ello, estaríamos completamente al margen de los bonos high yield, con la única excepción de aquellos que, tras un análisis profundo, ofrezcan un razonable probabilidad de mantener sus pagos al menos parcialmente y cuyo precio haya descendido a un nivel tan bajo que compense el riesgo de una quita parcial.

 

ETF High Yield

 

 

 

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
1 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar