Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Si la semana pasada dedicábamos nuestra sección al doble récord del Nasdaq, hoy vamos a cruzar de nuevo el Atlántico, volviendo a Europa, donde al Eurostoxx le cuesta superar la barrera de los 3.000 puntos, un nivel todavía un 35% por debajo del máximo histórico de finales de 2007.

Las tribulaciones de Deutsche Bank, al que dedicábamos nuestra sección de hace dos semanas, y del sector bancario en general han tenido mucho que ver en la dificultad del Eurostoxx este verano. Pese a que en el conjunto del trimestre el índice sectorial de los Bancos europeos ha subido más de un 10%, la realidad es que los problemas de la banca italiana y los de los dos grandes Bancos alemanes (esta última semana Commerzbank anunciaba un fuerte programa de ajuste) han puesto límite, una y otra vez, a las subidas del selectivo europeo.

De esta forma, el Eurostoxx ha logrado cerrar el primer trimestre positivo de este año 2016, pero su subida trimestral de un 4,8% no ha sido suficiente para recortar la enorme distancia que aún le separa del S&P americano, que en el trimestre ha subido un 3,3% y que en el conjunto del año acumula una subida del 6% frente a la caída del 8% del Eurostoxx desde el uno de enero.

¿Tiene sentido seguir manteniendo una posición favorable a la Bolsa europea frente a la americana tal y como proponíamos en nuestro Gráfico semanal del pasado 6 de junio de 2016? A nuestro juicio, sí. La idea de comprar futuros del Eurostoxx y vender simultáneamente futuros del S&P por ahora ha funcionado solo de forma limitada, pero ha funcionado, y seguimos pensando, como lo hacíamos el 6 de junio, que las valoraciones de los índices americanos son muy elevadas y deberán corregir, sobre todo si hay sorpresa en el resultado de las elecciones presidenciales de noviembre.

Sea cual sea el resultado de las elecciones americanas, lo normal es que la propia campaña genere volatilidad, y en este sentido, tras un tercer trimestre que ha sido el primero en el año en el que las plazas europeas se han comportado mejor (bien es verdad que solo un poco mejor) que las americanas, renovar la apuesta diferencial en favor de los castigados índices europeos parece razonable desde el punto de vista de los riesgos y los potenciales beneficios.
 

GRÁFICO DEL EUROSTOXX EL ÚLTIMO AÑO

eurostoxx

 

 

¡Sé el primero en comentar!
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar