1

Si sintonizamos las noticias de cualquier cadena o leemos el periódico, no nos extrañaría ver como en una localidad un grupo de gente se concentra enfrente de un portal como última alternativa para evitar el desahucio de una familia sin recursos.

Para intentar evadir estas situaciones, el gobierno ha puesto en marcha el llamado Código de Buenas Prácticas Bancarias, en vigor desde el pasado 9 de marzo mediante Decreto Ley. Mediante este código, las entidades bancarias que suscriban este acuerdo deberán aceptar la dación en pago como medida para liberar a sus clientes de la deuda contraída, siempre y cuando éstos no puedan hacer frente a sus obligaciones con el banco.

dacion-pago

Existen ciertas condiciones tanto para el hipotecado como para la vivienda que deberán cumplirse para que el cliente pueda acogerse al código de buenas prácticas bancarias:

  • Debe tratarse de hipotecas de primera y única vivienda, utilizadas como residencia habitual. Además todos los miembros de la familia deben encontrarse en situación de paro.
  • La cuota mensual a pagar por la hipoteca debe superar el 60% de las rentas percibidas por el total de la familia, no pudiendo disponer sus miembros de derechos en bienes o activos patrimoniales.
  • No debe constar ningún avalista. En tal caso, éste actuaría como garantía del cumplimiento de la deuda y se procedería contra sus ingresos.
  • Límites en cuanto al valor de la vivienda: 200.000 euros para viviendas situadas en ciudades con una población superior al millón de habitantes; 180.000 euros para aquellas localizadas en ciudades de menos de 500.000 habitantes, 150.000 para municipios con más de 150.000 habitantes y 120.000 para núcleos urbanos de hasta 100.000 habitantes.

Una vez "superados" estos requisitos, podremos empezar a vislumbrar la opción de la dación en pago, pero antes debemos puntualizar un término: familia. La palabra familia puede tener un significado muy amplio y como se ha especificado en diversas ocasiones durante la enumeración de los requisitos, vamos a acortar esta definición estableciendo como familia al conjunto de personas compuesto por el deudor, su cónyuge y los hijos que residan en la vivienda, con independencia de su edad.

Hecha esta aclaración, continuaremos donde lo habíamos dejado. Una vez demostrado que cumplimos las condiciones establecidas, empieza una nueva fase que podríamos dividir en 3 etapas:

  1. Como primera acción por parte del banco, nos propondría una oferta de reestructuración hipotecaria que debe reunir las siguientes características: periodo de 4 años en los que solamente pagaremos intereses (exención de capital), posibilida de ampliación del contrato hipotecario por un máximo de 40 años y reducción en la cuato a pagar limitando el tipo de interés a Euribor + 0,25.
  2. Si, una vez pactada la reestructuración hipotecaria, la cuota a pagar por la hipoteca sigue superando el 60% de los ingresos percibidos por la familia, podremos pedir en el banco que considere la situación y disponga la supresión del 25% del capital pendiente.
  3. Finalmente y después de haber agotado las alternativas anteriores, podremos solicitar a nuestro banco (y ellos deberán aceptar), la dación en pago como forma de liberarnos de la deuda, pudiendo permanecer la familia en la vivienda durante un periodo máximo de 2 años en calidad de alquiler, pagando una cantidad asumible.

 

¿Está obligado el banco a aceptar la dación en pago?

Acabamos de exponer que el banco debe aceptar nuestra propuesta de dación en pago, pero no todos tienen este compromiso. Sólo aquellos que hayan suscrito el Código de Buenas Prácticas Bancarias deberán aceptar sin condiciones nuestra oferta de dación en pago.

 

El Código de Buenas Prácticas Bancarias en entredicho

A falta de datos oficiales sobre la repercusión y resultado de esta medida, lo cierto es que desde ciertos sectores de la sociedada se está poniendo en duda la eficiencia del código de buenas prácticas bancarias.

ADICAE (Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros) es uno de las principales voces críticas con esta normativa. El primer semestre de este año los desahucios, fenónemo que quería evitar el código, alcanzaron cifras históricas aunque también es cierto que la impaciencia puede jugarnos malas pasadas a la hora de valorar resultados ya que este medida fue adoptada el 9 de marzo (mediadios del semestre analizado).

ADICAE ofrece datos para respaldar sus críticas y es que según ellos, solamente un 20% de los clientes que trataron de atenerse a este código lo han logrado calificando por esta razón la medida de "insuficiente". 

Por otra parte, también resaltan que el hecho de que sigan faltando entidades por suscribir al código de buenas prácticas bancarias provoca que alrededor de un 15% de los hipotecados no tiene siquiera la opción de acogerse a esta medida. Además de considerar excesivos los límites establecidos por el gobierno para el precio de las viviendas.

Otra asociación que se ha sumado a estas críticas es la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca), que denuncia que las condiciones para solicitar la dación en pago son desmesuradas, afirmando también que acaba por beneficiar a los bancos de forma que éstos consiguen alargar el periodo de hipoteca, asegurándose conseguir más recursos a largo plazo.

Asimismo, no consideran justo que no tenga carácter retroactivo: las más de 350.000 órdenes de ejecución hipotecaria iniciadas no podrán beneficiarse de este código. Han llegado a afirma incluso, que este código ha servido a las entidades para excluir a sus clientes de la dación que tenían en marcha gracias a las fuertes condiciones.

A continuación se muestra una tabla con alguans de las principales entidades suscritas (en total suman 86) al código de buenas prácticas bancarias, así como algunas ausencias destacables:

Entidades adheridas Entidades ausentes
BBVA Citibank
Banco Santander Deutsche Bank
Bankia Banco Espírito Santo
Banco Popular LLoyds Bank International
Caixabank Banco Pichincha

 

  1. #1
    24/10/12 16:52

    Recientemente se ha anunciado la ampliación del plazo durante 3 meses más, hasta el 25 de enero de 2013, para la Iniciativa Legislativa Popular que trata de frenar la normativa de dación en pago que consideran injusta. Actualmente tienen 361.000 firmas y están seguros de poder alcanzar la cifra de 500.000 necesaria para que la propuesta llegue al congreso.

    Entre las asociaciones colaboradoras se encuentra la PAH que se comenta arriba y sindicatos como CC.OO. y UGT.

    Lo cierto es que leyendo las condiciones, no es difícil que nos parezcan un tanto abusivas ya que de cumplir todas las condiciones, las familia debe encontrarse en una situación realmente desesperada: todos sus miembros en paro, sin posibilidad de tener derechos en otros bienes o patrimonios...

    Un saludo.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar