De la misma forma que sucede con las hipotecas, en los préstamos personales también tenemos la posibilidad de escoger una cuota variable o una cuota fija. ¿Qué es mejor, un préstamo a tipo variable o a tipo fijo? Comentaremos las ventajas e inconvenientes de cada tipo y algunos ejemplos que encontramos en el mercado.

Préstamos, ¿con cuota fija o con cuota variable?

 

Ventajas e inconvenientes de los préstamos con cuota variable y de cuota fija

Hay una diferencia principal entre los préstamos de cuota variable y de cuota fija, y es el tipo de interés de cada uno de ellos. Tal como comentamos, los préstamos de cuota fija son aquellos donde una tasa de interés se mantiene constante a través de toda la vida del préstamo.

Por el contrario, en los préstamos con cuota variable, el interés se revisa cada una determinada cantidad de tiempo, lo que hace que el valor de la cuota fluctúe a lo largo del préstamo. Pero se lo explicaremos en mayor detalle:

Préstamos con cuota variable

Los préstamos con cuota variable o tipo de interés variable son aquellos que fluctúan en función de un índice de referencia. El préstamo con cuota variable está formado por el índice de referencia, generalmente, el Euribor más un diferencial. Son los más utilizados en la contratación de préstamos hipotecarios pero, como veremos a continuación, también existe la posibilidad de contratar un préstamo personal a tipo variable. La ventaja de este tipo de préstamo, es que puedes aprovechar que el Euribor se encuentra en valores negativos para pagar menos por tu préstamo en los primeros meses o años. 

Ventajas de los préstamos con cuota variable

Entre sus principales ventajas es posible destacar las siguientes:

  • Tasas más bajas según el contexto financiero: la tasa variable es más baja en estos momentos de Euribor negativo.
  • Según el contexto actual, no existen riesgos en los préstamos de corto y mediano plazo de que el Euribor se dispare, por lo que las tasas bajas se encontrarían aseguradas.

Uno de los pocos préstamos con cuota variable que encontramos en el mercado actualmente es el Préstamo Máster de Abanca

Préstamos con cuota fija

Los préstamos con cuota fija o con tipo de interés fijo no están referenciados a ningún índice, sino que se pagará la misma cuota durante toda la vida del préstamo. Es el tipo más común para la contratación de préstamos personales, ya que su gran ventaja es la tranquilidad que supone pagar siempre la misma cuota por tu préstamo hipotecario. Por contra, el tipo de interés será algo superior a los préstamos a tipo de interés variable.

Entonces, ¿con qué tipo de préstamo nos quedamos? La respuesta, como casi siempre, es depende. Con los préstamos con cuota variable ahorrarás en el corto o medio plazo debido al Euribor en mínimos históricos pero asumes el riesgo de que el Euribor aumente de forma considerable y te dificulte poder pagar la cuota del préstamo en un futuro. Se suele escoger este tipo de préstamos si necesitas (urgentemente) cuotas bajas al comienzo del préstamo y cuando esperas que tu capacidad adquisitiva aumente en el mismo o mayor porcentaje que el índice de referencia.

Os dejamos con algunos ejemplos de préstamos con cuotas variables y cuotas fijas. Para conocer las condiciones del resto de préstamos del mercado, se puede consultar el Comparador y simulador de préstamos y créditos.

Préstamo Cetelem

  • Préstamo 100% online
  • Tipo de interés nominal: desde 5,95% TIN (TAE 6,12%). El tipo de interés puede variar dependiendo del importe, el plazo y la finalidad del préstamo.
  • Financiación máxima: 60.000 €
  • Financiación mínima: 4.000 €
  • Plazo: desde 12 a 120 meses
  • Sin comisiones
  • Requisitos: Ninguno. No es necesario cambiar de banco ni aportar avales.
  • Información adicional: Préstamo 100% online.

Préstamo Capital con garantía hipotecaria

  • Tipo de interés: Desde 2% TIN. (TAE 3,90%)
  • Financiación: Desde 10.000 € hasta 1.000.000€
  • Plazo: Desde 6 meses hasta 240 meses.
  • ¿Permite RAI, ASNEF? Sí, no importa que estés en una lista de morosos.
  • Sin vinculaciones de ningún tipo y sin cambiar la nómina de banco.
  • Requisito: Ser propietario de un inmueble con pocas deudas o ninguna.

Préstamo Grupo Seneas con garantía hipotecaria

  • Tipo de interés: Desde 7,8% TIN
  • Financiación: Desde 10.000 € hasta 6.000.000€
  • Plazo: Desde 6 meses hasta 240 meses.
  • ¿Permite RAI, ASNEF? Sí, no importa que estés en una lista de morosos.
  • Sin vinculaciones de ningún tipo y sin cambiar la nómina de banco.
  • Requisito: Ser propietario de un inmueble con pocas deudas o ninguna.

 

¿Que cuota conviene más entonces?

Entonces, ¿con qué tipo de préstamo nos quedamos? La respuesta, como casi siempre, es depende del momento económico. Con los préstamos con cuota variable ahorrarás en el corto o medio plazo debido al Euribor en mínimos históricos pero asumes el riesgo de que el Euribor aumente de forma considerable y te dificulte poder pagar la cuota del préstamo en un futuro.

Se suele escoger este tipo de préstamos si necesitas (urgentemente) cuotas bajas al comienzo del préstamo y cuando esperas que tu capacidad adquisitiva aumente en el mismo o mayor porcentaje que el índice de referencia.

Ahora bien. Todo estaría indicando que la era del Euribor en negativo aun no terminó. Esto haría que en el caso de tomar créditos a tasas variables, y de plazos no muy largos, las tasas de interés bajas estarían aseguradas. y sería más conveniente contratar estos créditos que los de tasa fija.

Sin embargo, esto depende también del perfil del prestatario, es decir, la persona que contrata el préstamo y adquiere una obligación de pago. Como toda variable económica, el Euribor tiene sus riesgos, y si bien hoy la realidad estaría indicando que no debería subir, lo cierto es que vivimos en una era de inestabilidad y todo puede suceder. Si el perfil es netamente conservador, pues entonces lo más conveniente es un tipo de interés fijo que le de seguridad y estabilidad.

Si por el contrario, el prestatario asume cierto tipo de riesgo, entonces podrá tomar el crédito a cuota variable sabiendo de antemano que algo puede salir mal y tener que abonar una cuota mayor.

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar