Trump: el 'market driver' del mes

1 recomendaciones

“¿Tienes alguna noticia de Trump?”

Así es como imaginamos las conversaciones dentro de las salas operativas de estos días.

Las condiciones de salud de Trump agrupan los dos principales riesgos del mercado: riesgo Covid19 y riesgo electoral.

Haber tenido al presidente de los Estados Unidos hospitalizado por Covid pone de relieve que ni siquiera la Casa Blanca ha sido inmune a este virus. Este es un símbolo y un mensaje importante que podría llevar a muchas personas a adoptar una actitud más prudente y cautelosa.

Luego está el problema del riesgo de elecciones. El estado de salud de Trump está íntimamente ligado a este aspecto. Y las lecturas son múltiples.

Algunos afirman que ha sido un engaño. Según esta teoría, Trump no estaría enfermo en absoluto, pero estaría adoptando el llamado técnica de "auto-handicap". Esta técnica consiste en crear un factor que perjudique la capacidad de tener éxito ante un evento importante con el objetivo de salir como ganador de todos modos. Es el ejemplo clásico del estudiante que se emborracha antes del examen. Si luego no pasa el examen, puede culpar del fracaso a la buena noche del día anterior. Si, de lo contrario, aprueba el examen, sale doblemente ganador porque logró aprobarlo a pesar de estar borracho la noche anterior.

Y así, Donald Trump, penalizado por las encuestas que ven a su oponente adelante, pudo haber ideado esta estratagema. Si se da enfermo podría culpar de la eventual derrota a la enfermedad. Si gana a pesar de haber estado enfermo, sin poder enfrentarse a su oponente en igualdad de condiciones, lo convertiría en dos veces ganador. Luego está el componente emocional del electorado. Algunos pueden sentirse afectados por un sentimiento de culpa (una de las técnicas más efectivas para manipular a las masas) que los atormentaría si deciden no votar más por Trump, dándole la espalda en un momento tan difícil.

En apoyo de esta teoría, las respuestas bastante vagas de los médicos entrevistados sobre el estado de salud del presidente. Los anuncios sobre la salida inmediata de Trump del hospital chocan con las terapias (aparentemente) que se le administraron (dexametasona), ya que se trata de tratamientos que suelen administrarse a pacientes muy graves.

Pero más allá de las teorías de la conspiración y las charlas de los bares deportivos, lo que nos interesa comprender es la posible reacción del mercado.

La noticia de que Trump ha vuelto a la Casa Blanca ha devuelto al principio un optimismo sobre las clases de activos de riesgo, lo que ha llevado a los inversores a apostar por la inminente introducción de un nuevo plan de estímulo fiscal.

La ecuación operativa que el mercado está intentando llevar es: TRUMP VUELVE A CASA = LANZAMIENTO DEL PAQUETE DE ESTÍMULOS FISCALES.

Los mercados se mueven sobre la base de esta ecuación.

Así, tras la liquidación de la semana pasada, el petróleo volvió a cotizar por encima de los 39 dólares por barril, reforzado por los posibles impactos positivos del lanzamiento del plan de estímulo sobre la demanda agregada. En el frente de la oferta, la situación es bastante equilibrada dado que el aumento de la oferta de Libia y la OPEP se compensa con huelgas en las plantas de Noruega.

La oferta podría verse reducida en los próximos días debido a la llegada del huracán Delta al Golfo de México.

La ecuación anterior, entonces, indudablemente mueve al dólar. En las últimas sesiones estamos viendo un debilitamiento. El tipo de cambio con el euro pasó rápidamente por encima de 1,1750 y podría hacer otra cifra hasta 1,1850 en las próximas sesiones.

Este movimiento podría romper la correlación entre el dólar y los mercados de valores estadounidenses en el cuarto trimestre del año. Los datos de los últimos 10 años muestran que el dólar ha subido en promedio un 1,7% en la última parte del año mientras que el S&P500 marca una subida media del 1,9% en 10 años. (el famoso rally navideño).

En 2020 se rompió la correlación positiva entre el dólar y el S&P500. Este cambio se debe a dos factores:

- el hecho de que el dólar en esta etapa sirviera como moneda de refugio seguro. En este caso, tiende a fortalecerse cuando cae la bolsa y a debilitarse (como hoy) en las fases de rebote.

- el hecho de que la moneda dólar ya no sea tan atractiva para operaciones de carry trade. Pedir prestado en euros o yenes para invertir en dólares ya no es tan rentable ya que los diferenciales de tipos se han reducido significativamente. En este contexto, el aumento de las expectativas de inflación vinculado a la introducción de nuevos planes de estímulo hace que las tasas de interés reales en EE.UU. sean aún más negativas, decretando la depreciación del dólar.

En el mes actual podríamos ver una agudización de la divergencia negativa entre el dólar y el S&P500. Esta divergencia podría aumentar en el caso de que el índice sea objeto de tomas de ganancias antes del resultado electoral y luego rastrearlas después de las elecciones, como ha sucedido a menudo en el pasado. En esta situación, ante la presencia de caídas en el S&P500, podríamos ver un fortalecimiento temporal del dólar.

Luego el VIX. En la última sesión, al contrario de lo esperado, asistimos a un aumento de la volatilidad de los precios de las opciones. Por lo general, la volatilidad tiende a disminuir en las fases de recuperación del mercado de valores. Es probable que este incremento esté ligado al regreso de los inversores minoristas al mercado de opciones. Y la rueda vuelve a girar.

 

Vamos al día de ayer. Llega el tweet "Por favor detengan las conversaciones sobre el estímulo fiscal”.

Un tuit fue suficiente para que los mercados cambiaran de dirección en la sesión de la tarde.

Trump ha pedido a su equipo que detenga las negociaciones con los demócratas sobre un paquete de estímulo fiscal que la Casa Blanca vería limitado a 1,6 billones de dólares, mientras que los demócratas impulsarían por más de 2 billones de dólares.

Para los mercados fue una ducha fría. Aquellos que "apuestan" por la reactivación de los largos, por una rápida recuperación de la economía estadounidense, después de la pandemia, tendrán que volver a la mesa y hacer cuentas. Oh, sí, porque la paralización de las negociaciones hasta después de las elecciones significa que no llegarán nuevos estímulos antes de enero-febrero.

Esto significa también que la economía de EE. UU. podría ser dejada por sí misma y por los efectos devastadores de Covid durante el cuarto trimestre, con impactos en los niveles de empleo, quiebras corporativas y propensión futura al consumo.

En resumen, el cuarto trimestre probablemente sufrirá un retroceso y no podrá replicar las tasas de crecimiento registradas en los últimos meses.

A última hora de la noche, el presidente endulzó la píldora (y esto explica la positividad de los futuros esta mañana) diciendo que el parlamento estadounidense debería haber aprobado un paquete de estímulo de 25 mil millones de dólares para las aerolíneas junto con un paquete de 135 mil de millones de dólares para apoyar a las pequeñas y medianas empresas.

Con este Tweet, han desaparecido parte de los riesgos asociados a un retraso en la implementación del paquete de estímulo (el completo).

Esta mañana otro tweet donde parece que quiere firmar el paquete de estímulo (¿siguen las estratagemas políticas?)

¿Pero entonces? ¿qué pasa ahora? ¿Está todo vendido?

No es seguro. La primera lectura de estas noticias negativas (no más estímulos fiscales para los próximos 4 meses) es sin duda negativa. Es difícil ser optimista. La economía no tiene más apoyo y es probable que se acurruque sobre sí misma.

Pero hay otras lecturas del Tweet de Trump que empujarán a los optimistas perennes a aprovechar otro retroceso más para entrar de nuevo porque "tarde o temprano los mercados siempre suben". (sí, quizás los estadounidenses ... no se puede decir lo mismo por el ibex35…).

Y entonces los argumentos que los optimistas ponen sobre la mesa son:

- la Fed aumentará el plan de estímulo monetario. El QE podría aumentarse de los actuales 120.000 millones de dólares mensuales a 150-160.000 millones de dólares mensuales. A esto se le podría agregar un desplazamiento de compras en la parte larga de la curva.

Sin embargo, es probable que, si la Fed interviniera más, esperaría un momento de tensión financiera y económica. En esencia, sería necesario ver una reversión de los mercados asociada con un marcado deterioro en los datos macro antes de que la Fed vuelva a presionar el botón "COMPRAR". Esta es la lectura predominante. Esto es lo que explica la caída de los rendimientos de los bonos del Tesoro.

No faltan los "estrategas políticos", aquellos que creen que la jugada de Trump es apenas la enésima jugada negociadora para obtener condiciones más ventajosas en el enfrentamiento con los demócratas. Otros, sin embargo, interpretan esta medida como un chantaje político a los votantes que sonaría así: "si quieres estímulos, tienes que votar por mí".

Más allá de las diferencias entre las distintas lecturas del Tweet, lo que las une es que, en todos los casos, el factor tiempo es una variable fundamental. Una cosa es cierta. Al menos durante las próximas 4 a 8 semanas, nada se moverá (a excepción de otros Tweets de Trump). Y esto podría empujar a los mercados a fijar un precio más riesgo sistémico. Los índices estadounidenses suelen caer antes de las elecciones y luego recuperarse poco después.

 

Me pregunto si las estadísticas también se confirmarán esta vez. De mientras preparémonos a bailar la macarena.

¡Buena semana a todos y feliz trading!

 

¡Sé el primero en comentar!
1 recomendaciones
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar