Las Fuerzas Armadas y ZP

30

LAS FUERZAS ARMADAS Y ZP

12-10-10

 

El título de esta columna es como mínimo un pleonasmo. Pues vale.

Hoy es un martes con aspecto de domingo por la tarde.

Ya escribimos una columna sobre el síndrome del domingo por la tarde. Decíamos que es el peor momento de la semana, ya que el lunes por la mañana a uno no le queda más remedio que levantarse y empezar el trabajo. Y encima con prisas y sin casi tiempo para hacerse una paja mañanera, que uno siempre amanece empalmado como un adolescente.

El martes ya uno ha cogido la inercia de la semana, como un robot bien engranado.

El miércoles siempre lo hemos asociado al mes de abril (uno de nuestros favoritos), y ya uno olfatea, a lo lejos y como un fino perro de caza con sus vientos alzados e hinchados, la sugerencia y futura presencia del fin de semana.

El jueves es ya casi celebración, y cuando uno era más joven y más irresponsable, salía de la oficina con sus compañeros para tomar unas copas, y resultaba que acaba de madrugada en algún garito y con el móvil apagado a sabiendas.

Y el viernes, en el que ya no se trabaja por las tardes en la mayoría de las oficinas (eso sí que es Estado de Bienestar), y encima puedes ir en vaqueros y sin traje (casual Friday) por esa manía que tenemos de importar todo de yanquilandia, es un puro desparrame de feromonas, endorfinas, dopaminas y serotinas o como se diga, de lo contenta que está toda la peña.

Los sábados son áureos y plenos, así como los domingos hasta la comida. Después de ella, sobreviene el citado síndrome, que es una mierda. Y vuelta al empezar.

Hoy es festivo nacional, que esto es un lío de tanta fiesta local autonómica y hasta de cada pueblo en concreto.

Para nosotros es el día del Pilar, y aunque no vayamos a misa ni felicitemos a las escasas Pilares que conocemos. Pues felicidades a todas.

No sabemos quién rayos inventó eso de la Día de Hispanidad, que ya sólo el nombre nos parece una cursilada. Nosotros inventaríamos el Día de la Humanidad, que por cierto deberían ser los 365 días del año. Los años bisiestos también, aunque nunca hemos sabido qué es un año bisiesto por eso de que somos de letras.

Y también es el Día de las Fuerzas Armadas. Esto quizás nos parezca más serio, pero igualmente prescindible. No creemos eso de que por organizar un desfile anual el pueblo esté más cerca de su ejército o viceversa. No conocemos oficio más entregado, austero y honrado que el oficio militar. Maltratadas desde tiempo de Franco (tenemos la teoría que Franco siempre tuvo miedo a un golpe de Estado, y por eso maltrató tanto a los ejércitos) y durante la democracia por todos los partidos (viviendo de sueldos muy escasos, debido a una vocación militar muy fuerte, en muchos casos heredada como en el caso de nuestra admirada –y temida, si hay controles de alcoholemia- Guardia Civil), nuestras Fuerzas Armadas siguen cumpliendo con su misión de paz (Bosnia o por ahí cerca) o de guerra (Afganistán). Hacen pero que muy bien.

Todos los años, y da igual en qué ciudad se celebra el desfile militar, ZP recibe sonoros (y sonrojantes) abucheos.

La izquierdona suele decir que ese personal abucheante son sólo grupos de fachas organizados, y que algunos llevan la bandera de Franco, esa del águila. Pues vale lo que digan ellos, que todo lo que dicen van a misa. Faltaría más.

No hay nada más necio que no oír o ver lo que a uno no le gusta que sea oído o visto.

Un señor que en su día cometió el infantilismo de no levantarse ante el paso de una bandera de un país (USA), no puede copresidir jamás un desfile militar. Hay ciertas usos y costumbres que uno debe respetar, y sobre todo si se tiene algún cargo público determinado (líder de la oposición entonces). No observar esos usos y costumbres teniendo tal condición, sería como si una persona se estuviera tirando pedos toda una tarde en compañía de otros en una reunión de trabajo. Si al menos fuera en un avión, que siempre es más anónimo y se nota menos, dado el buen sistema de ventilación de las modernas aeronaves (nosotros lo hemos hecho, y funciona, nadie te regaña).

No. Los abucheos a ZP no son de un pequeño grupo de fachas. No.

Son el clamor de mucha gente, y hasta de verdadera izquierda (no la falsa y mercantil izquierdona) que ahora están los lunes al sol en la cola del INEM.

El problema de ZP es que él mismo se ha convertido en un pleonasmo. A ver quién se lo dice. Nosotros ya lo hemos hecho.

Pero qué cruz: hasta cuándo tendremos que aguantar a este incapaz? 

  1. en respuesta a 3...s
    -
    #30
    14/10/10 19:24

    Ya sabes que estoy de acuerdo contigo en estas cosas, 3...s

  2. en respuesta a Boswell
    -
    #29
    14/10/10 16:59

    ...Boswell ...repito a mi que se caguen en los muertos del rey de aznar o de zp...me la trae al pairo... que quemen unos capullos una bandera de españa me la trae igual...que unos vasgongados o vascuences juegen a las guerritas de las banderas....plin...pero que las instituciones españolas juegen a fastidiar y reventar un acto oficial aunque sea el inutil de zapatero uno de los asistentes...que quieres que te diga ...pues no mal ... mal lo veo...

  3. en respuesta a germinio
    -
    #28
    14/10/10 16:55

    Mira por donde...me considero que soy un ANTI-ESTE SISTEMA... y sin embargo creo que el color de la bandera no importa...importa los hombres que han sido traicionados por los representados por esta... para la perpetuacion de los inutiles...

  4. en respuesta a germinio
    -
    #27
    14/10/10 16:53

    Germinio sabes de sobras que no comulgo ni con Zapatero ni con Rajoy...pero tienes razon en España solo purgaron los que fueron robados y aniquilados...entre estos los anarquistas...y los liberales...y aun no he visto yo a ningun representante de ningun gobierno de esta ya no tan joven democracia...hacer algun gesto de apoyo a estos...mas bien al contrario... Franco no acabo con socialistas y /o comunistas ni masones...Franco acabo con los enemigos del poder los liberales y los anarquistas...ya esta bien de OCULTAR LA PARTE DE LA HISTORIA QUE NO INTERESA CONOCER...

  5. en respuesta a Viejo
    -
    #26
    14/10/10 16:47

    No sé de dónde sacas que yo generalice sobre sentimientos.
    Cada cual es muy dueño de los suyos.
    Yo interpreto lo que veo.
    Y en esas manifestaciones, ya populares ya organizadas, como el Desfile de la Victoria, veo lo que veo.
    Y veo que la peña que va al Desfile de la Victoria es diferente de la que va a la Fiesta del PCE. O a las manis antisistema.
    Y ondean diferentes banderas....

  6. en respuesta a Boswell
    -
    #25
    14/10/10 16:44

    No jodas, Boswell...
    Igual hasta te crees que los crímenes del otro lado no fueron purgados.
    Hasta los de opinión. Hasta los de parentesco.
    Egun on e unha aperta

  7. en respuesta a Viejo
    -
    #24
    14/10/10 12:22

    Buenos días Viejo.

    Estoy muy de acuerdo con tu comentario. Además, explicas muy bien la legitimidad de cualquier persona por cambiar, evolucionar en sus ideas.

  8. en respuesta a germinio
    -
    #23
    14/10/10 12:16

    Hola Germinio.

    Buen comentario, pero me gustaría matizar algunas cosas.

    La bandera. Está bien revisar la historia como curiosidad y como cultura. Pero yo sólo me fijo en la actual bandera, que simboliza la constitución y la democracia y la superación de la Guerra Civil y una muy larga dictadura.

    Respeto los que apoyan la memoria histórica. Pero para hacerlo bien y en justicia, no habría que revisar “toda” la historia, y no sólo en una dirección?

    Pregunta: tiene más legitimidad moral un asesinado que otro? Es más un asesinado que otro?

    La respuesta es no. Un asesinado con tiro en la nuca no es de derechas ni de izquierdas; ni es burgués ni proletario; ni es sacerdote o laico; ni es blanco ni negro; ni es hombre o mujer. No. Un asesinado es una víctima del abuso de poder de otro, de un miserable cobarde.

    Asesinar a alguien por la espalda (y de eso ETA sabe mucho) o incluso asesinar a un gobernante (JKF, Sadat, casi el Papa) es muy fácil.

    Ya lo decía la legendaria frase de Michael Corleone en “El Padrino” II: “Si algo demuestra la historia, es que se puede asesinar a cualquier persona”. Y por seguir con citas de cine, Manning, es ese legendario “western” que es "Sin perdón" dice: “Cuando matas a unas persona le quitas todo lo que tiene; y todo lo que podría tener”.

    Para revisar la historia con equidad y justicia, querido Germinio, hay que hacerlo en todas las direcciones posibles. No vale una única dirección. Para mí todos los asesinados son iguales.

    Por el mismo principio que propones (y hablas de siglos y siglos), tendríamos que revisar la memoria histórica no sólo de la Guerra Civil y la dictadura de Franco, sino de los desmadres en la Reconquista, la crueldad de la Inquisición, los genocidios de los españoles en la Reconquista (o la manta infectada de viruela por los ingleses, que creo que citaba como ejemplo tu admirado Diamond) y etc…

    Argumentarás: “Coño, Boswell, es que lo de la Guerra Civil está muy cercano. No me hagas sofismas”.

    Es posible. Pero como tú mismo comentas, los directamente afectados de ambos o han muerto o lo han olvidado.

    Con la connivencia del Juez Garzón (y por eso va a ser condenado por un delito de prevaricación, y jamás volverá a ejercer de juez. Si ya no crees en la ley y en el Estado de Derecho, apaga y vámonos) este gobierno, después de 26 años de democracia, ha abierto la caja de truenos, de pandora.

    Y por qué lo ha hecho? Por justicia histórica? Por magnanimidad? Por solidaridad? Por honrar la memoria de de “sólo una parte” de los asesinados?

    Pues no. Lo ha hecho tan sólo con espurios fines políticos y partidistas, en una muy inteligente y diabólica estrategia a largo plazo con el fin de “ideologizar” una sociedad que se estaba desideologizando a marchas forzadas, y con el fin de crear un cuerpo electoral afín, fiel, sumiso, a base de subvenciones y demás regalías, tal y como se lleva haciendo en Andalucía (que me disculpe mi querido 3…s) y Extremadura, y a costa del esfuerzo y el ahorro de otros españoles (entre ellos, madrileños y catalanes, y en esto sí que doy la razón a los nacionalistas catalanes).

    Crear una sociedad ideologizada, sumisa, narcotizada y con el estómago agradecido, ha sido el gran y secreto objetivo de ZP y su camarilla, con la consecuencia de tener un muy fiel electorado que les hubieran votado indefinidamente.

    La crisis económica, y en toda su crudeza, ha hecho añicos este infantil pero estalinista y diabólico plan.

    Bajemos a un ejemplo personal. Qué hace una persona cuando ha sufrido un trauma, una experiencia negativa, como una guerra, una violación, un accidente, la pérdida de un familiar muy querido? Pues olvidar.

    Ya lo he escrito alguna vez. Una de las herramientas más poderosas que nos ha regalado la evolución es la “memoria selectiva”: recordar sólo lo bueno, y olvidar lo malo, y así y por ejemplo, podemos soportar la ausencia de nuestros muertos queridos, o nuestros propios fracasos o traumas.

    De la misma forma, y por una legítima y nada sofista analogía, una nación es como una persona. Debe olvidar lo malo, y recordar lo bueno, para recuperar su seguridad en sí misma y su autoestima.

    Entonces con qué fin abrir las viejas heridas que si no estaban del todo cicatrizadas sí que les faltaba poco?

    Si se hace, no se pretende la recuperación de un país, y pensar en unos productivos presente y futuros, en nosotros mismos, nuestros hijos y futuras generaciones. Se hace por razones políticas, las más repugnantes de todas.

    Y aunque sean a través de familiares, quizás intoxicados por la política, alguien ha pedido a los asesinados que se desentierren sus huesos, que los remuevan de su descanso después de tanto tiempo?

    Como ejemplo ridículo y terrible de la memoria histórica, está la negativa de los familiares de Lorca para que se desentierren sus restos, y aún así, el gobierno dale que te pego, a desenterrarle. No sabes cómo me alegré cuando el gobierno, con el gilipollas y borrachín de Ian Gibson a la cabeza (leí en su día su excelente biografía sobre Lorca) no encontraron los restos del gran poeta.

    No creo que al sensible y tierno Federico le hubiera hecho mucha gracia que le desenterraran.

    No, Germinio, no. La Ley de Memoria Histórica no quiere honrar la memoria de los muertos. Los muertos lo que querrían es que sus descendientes tuvieran la mejor vida posible.

    Revisando la historia en un única dirección sólo sirve para sembrar odio y rencor, malas compañeras para el progreso y la felicidad.

    Respecto a tu amigo promotor, he oído mucho esa frase, culpando de todo a ZP. Pues no tiene razón. Que se haga mirar sus decisiones y la gestión de sus empresas.

    Esto es como el mal estudiante: “Papá, el profesor me ha suspendido”. El estudiante no tiene ninguna culpa, claro.

    Un abrazo, querido, y perdona la extensión de mi comentario de 994 palabras. Ja, ja.

    No sé cómo me aguantáis. Eso se preguntan mi mujer y mis amigos todos los días. Ja, ja. Algún encanto oculto (muy oculto) tendré. Ja, ja.

    Bon día a todos.

  9. en respuesta a germinio
    -
    #22
    14/10/10 11:32

    Buenos dias

    Esto de las banderas va por barrios, generalizar sobre sentimientos me parece un poco banal, ya que nadie siente lo mismo ante una bandera y tampoco debe ser obligado sentirlo.
    Cuando era joven, creia que las banderas estaban hechas para ser quemadas, rotas o borradas, eran simples trapos para guiar al ganado e indicarle quienes eran sus amigos y quienes sus enemigos. Con el tiempo aprendí a respetar los distintos sentimientos que puede representar una bandera, tanto al que la iza como al que la quema, tanto al que le pinta un aguila como al que le pinta un toro o al que la cambia de color.
    Los españoles hemos hecho nuestra la bandera y por ese motivo podemos hacer con ella lo que nos plazca, creo que es nuestro derecho individual que debe ser respetado por todos.
    saludos

  10. en respuesta a Boswell
    -
    #21
    13/10/10 23:49

    Hola Boswell,
    Hablamos de todo. Tú hablas del presente. Yo, ayer, hablé del presente. Hoy, a herrador, le hablaba de la bandera. De por qué la bandera ha sido un tema sin resolver en nuestra sociedad, hasta hace muy, muy poco.
    Yo no pretendo nada, amigo, menos, hacer creer a nadie que los extremistas de derechas son millones. Ya quisieran ellos.
    Tampoco criticaba esas manifestaciones (aborto, enseñanza). Solo las ponía en contexto en que se veían esas banderas, como se veían las tricolores en las manifas antisistema o en los mítines del PCE...Porque yo hablaba de banderas, en mi "resumida" respuesta a herrador.

    Más serio es el comentario sobre el guerracivilismo supuestamente superado. No es cierto. Eso ha estado y estará enterrado, por los siglos de los siglos hasta que se desentierre. Otra cosa, es que en la transición todadvía te daban dos hostias o dos tiros por hablar de ello. Pero jamás ha estado superado. ZP será un inútil o un maligno (según el día), pero esos fantasmas no los ha despertado él: nunca se acostaron. Y me temo, que con Garzón exiliado, seguirán así por mucho tiempo. Es otra forma de que llegue el olvido, que desaparezcan las generaciones que conocieron aquello en primera persona. Ya no debe quedar casi ninguno.

    Acabaré con una historia real. Tengo un amigo promotor. Después de muchos años trabajando de mala manera, de asalariado y por cuenta propia, hacia el año 2000 se metió en negocios de suelo,..., poco tiempo después, 2001 o 2002 empezó sus primeras promociones. Bingo, ganó una pasta. Se animó, en 2003, 2004, 2005, 2006: se forró. Literalmente. Ganó millones de euros. Se hizo dos casas de más de 500 M2, una en Madrid y otra en su pueblo, ésta con parcela de 10.000 M2. Sin vender los dos pisos que ya tenía. Siguió en el negocio. En 2007 y 2008 todavía pudo vender docenas de viviendas y ganar algo de pasta, cada vez menos. En 2010, el pasado verano, me decía: "Este HP de Zapatero, que nos está arruinando a todos...".

    No hubiera sido ni un 1% diferente, de haber ganado Rajoy.

    Pero sí, ya es hora de que ZP haga las maletas.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar