Romántico animal

14

ROMÁNTICO ANIMAL

22-09-10

Decía Oscar Wilde que la mujer es un animal de pelo  largo e ideas cortas. O también: que las mujeres, después de llorar (lagrimas de cocodrilo), se suenan los mocos. O incluso: que sólo existen dos tipos de mujeres: las feas y las pintadas. Caramba con Wilde.

Menudo recital de misoginia. Alma torturada en un época muy victoriana, nunca hemos comprendido ese odio a la mujer del hombre más ingenioso de su época, cuando por lo que sabemos, los homosexuales suelen ser los mejores amigos de las mujeres y sus más atentos y comprensivos confidentes.

La mujer, ante el hombre homosexual, se relaja plenamente, y sabe desde el principio que su interlocutor no va a querer tirársela, como suele ser impenitente manía de la mayoría de los hombres. Además, cuenta la mujer con que su corazón no le traicione, y que no se enamore de alguien que nunca la podrá querer como hombre, si acaso como amigo. Por eso las mujeres suelen estar tan a gusto con los homosexuales. Hasta se desnudan sin pudor ni aprensión delante de ellos.

El otro día vimos en la tele un concierto en directo del gran Alejandro Sanz, que no sólo es un gran compositor, sino un fino y original poeta, con un estilo moderno y deslumbrante en sus tropos y figuras literarias. Además, es de esos músicos que ganan en directo, y según nos han contado, porque nosotros no vamos a conciertos. Demasiada gente que no conocemos y encima hay que aparcar el coche. Pues no.

Y así, nos sorprendió el fervor del público, la mayoría femenino y no precisamente joven. De treinta años para arriba, y mucha deliciosa cuarentona, que es cuando la mujer se encuentra en su verdadera plenitud.

Hubiéramos entendido ese fervor, ese recogimiento, esa levitación colectiva en adolescentes muy hormonadas. Pero nos sorprendió en mujeres ya hechas y muy derechas, que no de derechas.

Leímos en algún sitio que desde tiempo inmemorial (o sea, que no se sabe desde cuándo) los hombres tipo jefes de la tribu, sacerdotes, chamanes y sujetos parecidos, utilizaban el baile, la música y la canción como medios para someter/fascinar a la mujeres, para afianzar su liderazgo e influencia en la tribu.

Esto nos suena a antropología, ciencia que nos interesa pero de la que no sabemos nada. Pero la idea nos gustó, y la pudimos comprobar viendo el concierto de Alejandro Sanz.

La mujer es un romántico animal, y siempre lo será. Vamos a investigar por qué.

Si una adolescente y su madre se comportan de la misma manera en un concierto de Alejandro Sanz, es que algo tienen en común. En este caso, la gran diferencia de edad y de gustos y hasta de mentalidad no es un obstáculo. Algo más profundo, universal y atemporal comparten: su incorregible romanticismo.

Algunos hombres necios, posesivos y celosos, piensan mal de las mujeres que se emocionan escuchando un concierto o viendo una película de cine si algún atractivo actor o cantante es el protagonista. No saben esos hombres que las mujeres no se enamoran de otros hombres, sino del amor, del ideal romántico que llevan grapado para siempre en su ADN emocional.

Las mujeres se terminan enamorando de nosotros, los hombres concretos e individuales. Pero porque no les queda otra. No se van a enamorar de un árbol, por ejemplo. Como mucho, y cuando están muy desengañadas y hartas, se compran un perro, que suelen dar menos disgustos y son más manejables.

La sensibilidad de la mujer es tal, no importa su edad, que una simple canción en directo de Alejandro Sanz puede reactivar su latente deseo de encontrar ese tan anhelado ideal romántico. Si es la madre, se conformará con lo que tiene, y aunque haya hombres que son peores como pareja que los árboles. Y si es la hija, y ventajas de la edad y de tener  toda una vida por delante, soñará todavía con encontrarlo. No sabe la pobrecita que lo más probable es que nunca lo encuentre.

De dónde nace ese inagotable romanticismo de tan romántico animal?

En un principio pensamos que de su empatía, de las que las mujeres son dueñas y soberanas. Pero no, porque el amor implica una forma de egoísmo: necesito querer y necesito ser querida.

No estamos muy seguros, porque tanto no conocemos a las mujeres. Para eso tendríamos que ser o bien mujeres o bien homosexuales, y la verdad que no nos apetece, sobre todo lo último.  Puede que haya alguna razón evolutiva que se nos escapa, porque en la Naturaleza, si atendemos a Darwin, no existe nada ocioso y sin finalidad.

Un misterio. Creemos que es tan romántico animal porque la mujer no puede vivir sin sentimientos ni emociones, y aunque sean dolorosos.

Las emociones, o el alimento primario de las mujeres.

Las mujeres pueden vivir sin muchas cosas (sin sexo, sin dinero y hasta sin bolsos ni zapatos ni teléfono), pero jamás sin emociones. Las mujeres, ay, son todo ellas emociones. Qué mal las cuidamos. 

  1. #14
    26/09/10 21:33

    La mujer es lo mas bonito que hay sobre la tierra, para nosotros. Para los homosexuales los hombres, claro. Recuerdo que tenía un amigo de estos últimos que siempre me repetía " Son totes unes males p, menys ma mare". Todas son unas malas p, menos mi madre. No parecía muy dispuesto a hacer amistad con una mujer. Pero tiene razón lo que dice Boswell les encanta hablar con mujeres, sus ropas, su combinación de colores.
    Como soy un animal, vuelvo a tropezar con la misma piedra,y le he dicho a una mujer que la quiero. Ya veremos que sale, aún no se si es muy buena amistad o amor, pero estoy en camino. Nos encanta hablar de amor y quiero pintarla, lo cual es muy significativo.
    Matemáticamente, estadísticamente, a mis 59 años, es muy difícil después de las mujeres que he conocido. No lo digo como triunfo, sino todo lo contario, es dificilísmo el amor.Una cosa es amar y otra el enamoramiento.
    Llevo días sin leeros, pero os sigo.

  2. en respuesta a Nuriawoman
    #13
    24/09/10 19:15

    Ja, ja, Nuria súper woman. Te veo en plena forma después de las vacaciones.

    La verdad es que mi columna no iba sobre la guerra de sexos.

    Sólo quería describir ese romanticismo innato de toda mujer, y ese concepto del "ideal romántico".

    Al contrario que las mujeres, lo hombres no tenemos ningún ideal, y quizás por ello somos más acomodaticios, más conformistas, menos exigentes a nivel sentimental.

    Esto no me lo he inventado yo. Me lo explicó una amiga psicóloga, una de las mejores de Madrid, un crack.

    La mujer busca su "ideal romático", y claro, luego se encuentra con la triste realidad de nosotros los hombres, y ahí empiezan los problemas.

    Me alegro mucho de tenerte de vuelta.

    Besos y buen fin de semana a todos.

  3. en respuesta a Daniel Bravo
    #12
    24/09/10 19:07

    Hola Daniel.

    Gracias. No sabía el origen de ese movimiento. Lo vi un día en la tele.

    Tienes razón. Pareciera que todos los hombres estamos bajo sospecha. Ya ha habido varios casos de hombres acusados falsamente de mal tratos, y se han pasado más de una año en la cárcel. Kafkiano.

    En algo estoy con Arrapiezo: prefiero enfrentarme a cien hombres cabreados que a una sola mujer despechada. Qué miedo.

    Lo mejor es no cabrearlas. Ja, ja.

  4. en respuesta a Nuriawoman
    #11
    24/09/10 18:43

    Buenas tardes, Nuria

    En esto de los machos alfa y tonterias por el estilo, me encuentro perdido, antes era mucho más fácil, hombre o mujer, y todo lo demás monsergas.
    Que las mujeres siempre han sido mucho mas listas que los hombres, por supuesto, consiguieron que nosotros trabajásemos para ellas y nos desviviéramos para complacerlas, consiguieron hacernos creer que éramos los amos, cuando solo éramos unos pardillos a su disposición, consiguieron hacernos creer que manejabamos el mundo cuando no éramos más que títeres en sus manos.
    Cuando tus delicados dedos deciden posarse sobre el áspero teclado de tu ordenador, los machitos del blog tiemblan cual margaritas azotadas por la brisa, cuando tu dulce prosa atraviesa el éter los curritos del blog babean de emoción, cuando te dignas a citarlos se derriten como árticos calentados globalmente, cuando les riñes sus metidas de pata, todos hacen piña contra el osado que se atrevió......................., eso, Nuria, eso, es el poder.
    Tal vez sea por la edad, pero prefiero un buen café a tres malos cafés, prefiero no tomar café a tomar un mal café, ya ves, la edad nos hace más exigentes con el café e intransigentes con los sucedáneos.
    saludos.

  5. en respuesta a Nuriawoman
    #10
    24/09/10 18:28

    Vale Nuria,
    Pero que sean la segunda parte...
    Besitos también para tí.

  6. en respuesta a germinio
    #9
    24/09/10 17:58

    Haya paz machos alfas!!!!!!!
    Será posible que la Omega apedreada tenga que poner orden en la sala....

    Todas la mujeres somos unas brujas (las hay buenas y las hay malas) y todos los hombres son iguales (los hay igual de buenos e igual de malos).

    Discrepo contigo en los tres medios polvos. Es preferible tener 3 medios polvos que tener 3 NO-polvos... Por lo menos para mi, mejor un café malo que no café at all...

    Besitos Omegas a todos

    Núria
    Núria

  7. en respuesta a Nuriawoman
    #8
    24/09/10 17:48

    Hola Nuria,
    Bienvenida de vuelta.

    Tú sabes que esta chorrada de que "las mujeres son unas brujas" solo es comparable a la chorrada de que "todos los hombres son iguales".

    Pero nos permite debatir sobre Darwin, la Barbie divorciada, los machos alfa y lo de las honrosas excepciones de Arra...

    Es más serio lo otro. Lo de herrador.

    Espero que leas esto herrador y que te reprimas una o dos horas en contestarme. Porque lo que no harás es hacer como que no me has leído...

    Te pasaste tres pueblos, amigo: Y tres medias disculpas son como tres medios aprobados en sendos exámenes de oposiciones a notario: Te quedas sin ser notario.

    O como tres medios polvos. No mola.

    Pude decirte esto mismo en caliente. Pero hubiera sido contraproducente. Te lo digo ahora, después de haberte dado coba con lo del ATC!!!!

    Un abrazo para los dos (o uno para cada uno)

  8. en respuesta a Nuriawoman
    #7
    24/09/10 13:11

    Un psicólogo de prestigio comentaba en su tesis que actualmente todo los masculino está criminalizado y todo lo femenino es bueno.
    Esto se aplica a comportamientos sexuales, estéticos, morales, de amistad, etc...

    Ante esto, la mayoría de hombres se sienten indefensos y culpabilizados, y tienen que transvestir su comportamiento hacia lo femenino.

  9. en respuesta a Boswell
    #6
    24/09/10 13:07

    Ese movimiento de defensa de los derechos del hombre nació en Inglaterra (como casi todos los movimientos ideológicos) y han conseguido algunos avances a la hora de reconocer la discriminación que sufren los hombres en temas legales.

    Aún es un simple reconocimiento no vinculante, pero puede abrir la puerta para que en el futuro hombres y mujeres sean tratados iguales ante la ley.

    En España aún puede sonar políticamente incorrecto el defender los derechos de los hombres, pero con el tiempo supongo que se concienzará la sociedad. Al principio, defender los derechos de homosexuales, negros, catalanes o judíos tampoco eran políticamente correctos.

    Saludos!!!

  10. en respuesta a Nuriawoman
    #5
    24/09/10 03:06

    Nuria, majísima, estoy derrengado. No puedo contestar con claridad a tu amable respuesta en estos momentos. Si tengo tiempo te respondo mañana.

    Me caes muy bien.

    Muxu bat.

  11. en respuesta a Arrapiezo
    #4
    24/09/10 01:20

    Joder, estoy que no gano pa disgustos...

    Me llevé un par de mandaos no hace mucho por "pro-etarra y nazionalista" (nótese la Z que la he escrito a propósito), y me acabo de llevar otro ahora mismito por mujer.

    Quién es más "bruja/o", la que chantajea con el sexo o el que se deja chantajear?? Somos las mujeres brujas porque los hombres son simplones, o al revés?? El huevo o la gallina??

    "Pueden hacer que comamos de su mano, y es que, debemos reconocer que los hombres no pensamos con la cabeza cuando por medio anda una mujer bella".... En cambio nosotras SI que pensamos con la cabeza (en general) delante de un tío guapo, el físico no es lo que nos derrite... A ver si nos vamos enterando.

    En fin, qué se le va a hacer, CONTIGO PAN Y CEBOLLA....

    Besitos

    Núria

  12. en respuesta a Boswell
    #3
    24/09/10 00:11

    A pesar de la extensión de tu respuesta y de lo bien argumentada que está, no me has conseguido convencer.

    Las propias mujeres dicen de ellas mismas que son mucho peores que los hombres ¡¡si hasta ellas lo reconocen!! Dicen también que prefieren un jefe que no una jefa y dicen también que prefieren a compañeros antes que a compañeras y dicen también que los hombres son más nobles que ellas y también dicen que se arrepienten, una vez que su marido se ha muerto, de lo mucho que lo ningunearon cuando aún estaba vivo.

    Generalizo adrede, eso está claro, hay mínimas excepciones que confirman la regla: LAS MUJERES SON UNAS BRUJAS.

  13. en respuesta a Arrapiezo
    #2
    23/09/10 23:03

    Hola Arrapiezo.

    Al menos reconoces tu machismo y misoginia. Ja, ja.

    No estoy de acuerdo. No creo en la guerra de sexos. Todas las guerras son injustas e improductivas.
    Que hay arpías que son capaces de cualquier cosa con tal de conseguir lo que quieren? Pues claro. Es famosa la figura de la “viuda negra”.

    Pero también hay hombres que maltratan y asesinan a mujeres. O las violan, o las explotan.
    No se puede generalizar.

    En general, pienso que el hombre es más bruto y menos evolucionado que la mujer. Es decir: tenemos unos impulsos y unas hormonas que quizás fueron útiles en su día para sobrevivir y proteger a la manada, pero que ya sólo nos causan problemas. Por ejemplo: por qué nos empalmamos con tanta facilidad y en los momentos menos oportunos? Ja, ja. Era por poner un poco de humor en un tema muy serio.

    En cambio, sí te doy la razón respecto al maltrato psicológico, mucho más invisible, sibilino y hasta seguramente no tipificado por el Código Penal.

    Y también te doy la razón que hay un especie de “demonización del hombre” en los procesos de divorcio. Incluso algunas mujeres, llegan a inventar maltratos o abusos sexuales a hijos o hijastros con tal de que el proceso civil se convierta en penal, y así la mujer pueda obtener mejores condiciones respecto a la custodia de los hijos o la pensión alimenticia.

    Creo que hasta hay un movimiento organizado de hombre divorciados que denuncian esta injusta situación.

    Pero de ahí a descalificar a las mujeres en general, hay un gran trecho.

    Es posible que por algún amigo o familiar hayas tenido que vivir indirectamente una situación de abuso por parte de la mujer. Al menos es lo que yo siempre he creído, porque ya nos conocemos algo y siempre me ha llamado la atención algunos comentarios ocasionales tuyos en los que la mujer no salía bien parada.

    La mujer, como el hombre, es capaz de lo mejor y de lo peor. Yo aquí no distinguiría entre géneros, sino entre naturalezas.

    Hay una naturaleza perversa, mala, dañina, egoísta, conspiradora, calculadora, rencorosa, envidiosa. Y hay otra que es todo lo contrario: buena, empática, generosa, solidaria. Y estas naturalezas se pueden dar por igual en hombres y mujeres. Y repito, sin distinción de sexos, de género.

    Un tema complejo. Se dan casos de personas que han tenido una infancia miserable, sin padres, sin cariño, sin medios, sin educación, y de adultos son unas excelentes personas. Y al contrario: personas que lo han tenido todo (me refiero a una infancia feliz, no a medios materiales), y de mayores son unos cabrones o unas cabrones.

    Uno de los mejores ejemplos de superación y redención se encuentra en “Los Miserables” de Víctor Hugo, una novela por entregas y emocionante y emotiva de principio a fin. Una obra maestra, y me jode que un musical la haya vulgarizado tanto.

    No sé. A lo mejor hay un “gen de la maldad”, porque si no, pues no se explica. Porque existen naturalezas distintas entre hermanos que han tenido los mismos padres, el mismo ejemplo e iguales circunstancias, en esa edad hasta los ocho años que es cuando dicen lo psicólogos que se forma el germen definitivo de la personalidad futura.

    Bueno, que me enrollo como las persianas, como siempre.

    Querido Arrapiezo: una cosa es hacer bromas misóginas a lo Wilde, que me gustan tan sólo como bromas y para fastidiar al personal feminista, y otra muy distinta es descalificar a todo un género!!!, a la mitad de la población mundial.

    Al contrario, si el mundo estuviera gobernado por mujeres, nos iría mejor. A lo hombres nos sobra testosterona.

    Un abrazo y relájate hombre, que las mujeres no tan malas. Al contrario, son divinas. Lo que pasa es que hay que aprender a tratarlas. Hay que educarlas.

    P.D. Y respecto a eso que dices que las mujeres nos “chantajean” con el sexo, no pasa nada. El mejor antídoto contra una mujer, es otra mujer, y otra, y otra… Ya verás cómo espabilan las mujeres si ven riesgo de que te vayas con otra. Se dejan de jugar al gato y al ratón.

    La mejor manera de tener sometida a una mujer (en el buen sentido, eh) es tenerla siempre un poco en tensión: que siempre tenga la sensación de que no te tiene del todo, que algo de tu personalidad y de tu vida se le escapa. Es la mejor y más infalible manera de que sea una complaciente y solícita compañera, y no una pequeña bruja que te amarga la vida. Todo un arte que se aprende con los años. Bien ejercitado ese arte, la mujer estará a tus pies.

    De todas formas, a mi me da incluso demasiado pereza que nadie se me ponga a los pies. Menuda lata.

  14. #1
    23/09/10 17:35

    ¡¡Vaya brujas las mujeres!! No hay quien las entienda. Yo me llevo bien con ellas a pesar de mi machismo y de mi misoginia.

    Son todas más malas que un puto veneno (perdón por el taco) durante toda su vida y, con los años, van aumentando su maldad y su egoísmo hasta límites insospechados. Ya viejas y pellejas hacen todo lo posible, y lo consiguen, por anular a sus maridos, logran que éstos sean una continuación "light" de ellas mismas.

    A esas edades el maltrato psicológico inflingido a sus maridos es tan exagerado que los "viejos" me dan pena, por eso, sólo por eso tengo manía a las viejas maleducadas, groseras y zafias que te empujan en el autobus y se cuelan en el banco y en la verdulería.

    Voy a dejarlo aquí porque si alguna fémina lee esto la podemos armar. Me libro de que no hay ninguna.

    Os pongo una frasecita que de alguna forma puede llevarme la contraria en lo que he escrito anteriormente. Pero no.

    "Le sonreí con esa sonrisa típica, fácil y bobalicona, que ponemos todos los hombres cuando nos gusta una mujer, y que ellas, captan al instante. A partir de ese mismo instante, las mujeres saben perfectamente que nos tienen en el bote y que pueden hacer con nosotros todo lo que quieran. Es literal, pueden hacer todo lo que deseen porque saben que el poder sexual lo tienen ellas y que lo pueden administrar y dosificar según su conveniencia. Desde ese momento, insisto, pueden hacer que comamos de su mano, y es que, debemos reconocer que los hombres no pensamos con la cabeza cuando por medio anda una mujer bella. Olvidé estos pensamientos que a nada me llevaban y, sin pensarlo, le guiñé un ojo. Elizabeth me miró con sorpresa, en sus ojos no hubo rechazo sino un reflejo de satisfacción y orgullo. Continué sonriendo y mirándola a los ojos como un pasmarote, ella me sostuvo la mirada".

    En esas situaciones, las mujeres son maravillosas. Empieza el juego amoroso y son receptivas. Con el tiempo, y cuando ya han cazado al pardillo de turno que les va a alimentar todos los días saliendo de caza, y ya han procreado, la mujer cambia su bonita faz por su verdadero careto de todos los días, meses y años venideros, y que no es otro que el de sobrevivir a su marido, ese mentecato que de cuando en cuando intenta hacer el amor con ella.

    ¡¡Qué no quiero, te he dicho!!

    Nota: Paro aquí porque me tengo que ir a trabajar. ¡Agur!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar