Recuperando el tono incrédulamente

4
Las presentaciones públicas realizadas por diferentes autoridades y en diversos momentos económicamente críticos a lo largo de la historia son de difícil interpretación y suelen dejan lugar a dudas, a veces preocupantes.

El gobernador de la FED, Bernanke, afirmó que “Our forecast is for moderate but positive growth going into next year. We think that by the spring, early next year, that as these credit problems resolve and, as we hope, the housing market begins to find a bottom, that the broader resiliency of the economy, which we are seeing in other areas outside of housing, will take control and will help the economy recover to a more reasonable growth pace.”

Bien, las opiniones son personales y todas respetables cuando los argumentos dispongan de la solvencia suficiente para justificarlas, incluso aunque sean manifestadas por máximas autoridades. El párrafo anterior es un extracto del discurso ofrecido por Bernanke y podríamos confiar positivamente en su contenido si no fuera porque son palabras del día 8 de noviembre de 2.007, momentos previos a la debacle económico financiera más aguda desde la Gran Depresión.

Los mensajes que lanzan hoy son similares, como los emitidos por las autoridades americanas al mando del gobierno durante la Gran Depresión. Son especialmente interesantes las citas históricas de 1.930 de afamados políticos y personajes influyentes de la época por inverosímiles y falaces y por invitar a empresarios e inversores a forjar las mayores pérdidas de sus vidas.

Entonces, abril de 1930, el mercado de acciones había conseguido recuperarse durante seis meses, cerca del 50%, tras el varapalo de octubre de 1.929. En primavera de 1.930 la economía estaba en precario aunque sostenida por la acción del gobierno mientras los mercados de acciones habían conseguido recuperar el 50%, con lo que el ánimo de la sociedad e inversores había sido renovado y era más optimista que pocos meses atrás.

El Dow Jones cotizaba en los alrededores de los 300 puntos y se respiraba un estado complaciente que a renglón seguido fue duramente traicionado por la economía y mercados. En los siguientes dos años a partir de abril de 1.930 el Dow descendió hasta encontrar el último suelo en julio de 1.932 en el área de los 45 puntos, perdiendo del orden del 85% del valor de abril de 1.930.

¿Conviene apostar por semejante desenlace ahora que han pasado seis meses desde el suelo de marzo, con un tramo al alza cercano también al 50% y con el pesimismo superado y las expectativas renovadas?.

Los gobiernos de hoy disponen de mayor capacidad de reacción y conocen los grandes errores cometidos en el pasado. Ahora bien, son otros tiempos y los errores que se pueden cometer hoy son de otra naturaleza, quizá sorpresiva y no descontada, como los eventos que suelen causar serios descarrilamientos en los trenes de las ideas asentadas, “The Black Swan”.

-En todo caso, no faltan catalizadores reconocidos, no sorpresivos, con capacidad de truncar el mundo de la inversión.
-Las autoridades americanas hablan como de costumbre de política de dólar fuerte mientras están llevando a cabo justo la contraria, tal como parece mandan los cánones en situaciones como la actual, pero acecha un momento crítico de rechazo internacional del dólar como moneda de reserva y por ende de activos denominados.
-Los tipos de interés de largo plazo más tarde o más temprano van a causar algún temblor, amenaza justificada por diversos motivos.
-La actuación de las autoridades respecto de la retirada o no de las medidas expansivas y/o la subida de tipos de interés es asunto peliagudo, máxime cuando los agregados monetarios se están contrayendo al ritmo de la Gran Depresión.
-Riesgo de proteccionismo y otros consabidos como derivados, munis, pensiones, morosidad, sector inmobiliario no residencial, etcétera…

Desde el punto de vista de la valoración histórica de los mercados, la Rentabilidad por Dividendo y el PER, dos indicadores con solera y utilidad objetiva, se encuentran en niveles de un mercado cotizando en zonas históricas de sobrevaloración y que coinciden con importantes techos de mercado.

Desde el punto de vista económico, los indicadores LEI (Leading Economic Indicator) y ECRI (Economic Cycle Research Institute), han rebotado significativamente desde mínimos y anticipan recuperación, tal como manifiesta la evolución reciente de determinados datos macro.

Los estímulos del gobierno y el efecto estadístico, tras el gran deterioro de 2.008, han coadyuvado en gran medida en que los indicadores LEI y ECRI muestren mejoras. No obstante, ambos indicadores no aportan información respecto de la posibilidad de futuras debilidades y son susceptibles de girarse de vuelta sin previo aviso; no entienden o incorporan el origen de la recuperación. Sin embargo, sí anticipan algún trimestre de recuperación, tal como se observa en la evolución actual de algunas magnitudes. El PIB del trimestre actual y del siguiente se espera sean fuertes, entre un 2% y 3%.

El 66% del PIB, consumo interno, se comporta muy débilmente y así continuará en los próximos años. El consenso de analistas estima que si el gobierno continúa invirtiendo y además la producción industrial, reequilibrio de inventarios, se comportan favorablemente entonces uno por otro y la recuperación será sostenida.

PERO la deuda americana es estratosférica, sideral y galáctica, por no ahorrar en calificativos y no dispone de gran margen para que el gobierno continúe gastando y proponiendo planes de estímulo sine die sin que ello origine consecuencias negativas. Por el lado de la producción y el de equilibrio de inventarios, la esperada tracción alcista está por ver. La demanda no va a presionar al alza durante largo tiempo, la tasa de ahorro sí, y el ratio de inventarios ventas tampoco aporta muchas esperanzas. Veremos.

Bernanke también se inclinaba en 2007 por un equilibrio de fuerzas en el que la debilidad del sector inmobiliario sería compensada por fortaleza en otros sectores, tal como se desprende del extracto de su discurso arriba expuesto.
Esperemos milagros que permitan un desenlace económico dentro del mejor de los escenarios para que la hipótesis más favorecida, que actualmente es de recuperación en el corto-medio plazo pero contracción persistente y estructural, pueda ser modificada cuanto antes.

ETF. SP500


El mercado permanece ajeno a la realidad económica y subiendo. Las autoridades pueden incurrir en un grave error si inflan las expectativas de manera excesiva manipulando el mercado al alza sin control.

Las ventas al por menor d agosto han sido positivas. Excluyendo el aporte del sector del automóvil (+10%) habrían sido sólo mediocres. El 24 de agosto acabó el programa de ayuda a la compra de coches y la consecuencia es que según el CEO de Chrysler, septiembre está siendo un desastre, con caídas del 19%.
Cuenta la prensa que sector inmobiliario se recupera porque la construcción de nuevas viviendas subió un 1.5% el pasado mes. Desglosando la cifra se observa que la construcción de viviendas “single family units”, foco principal del problema inmobiliario, cayó un 3% y la subida del indicador entonces procede de la construcción de vivienda para el alquiler, en vista de que el número de personas que no puede acceder a la compra de vivienda, obligada entonces a alquilar, ha ascendido un 25.3%.

El dato de petición de subsidios al desempleo también fue bueno, cayó en 12.000 personas la pasada semana. No obstante, el número de personas cobrando el subsidio ascendió en 129.000 personas hasta 6.2 millones.

En fin, suaves mejorías económicas muy edulcoradas que inducen a un evolución de las cotizaciones que técnicamente continua dentro de una formación (cuña ascendente)con implicaciones eventualmente bajistas, según la teoría técnica muy bajistas. El Baltic Dry Index muestra serias divergencias con el SP500 como siempre que en los últimos dos años el mercado ha cambiado su rumbo; en esta ocasión la divergencia es bajista para el SP500. Por último, el hueco abierto en la gráfica el pasado mes de octubre está siendo un nivel de atracción magnética, ahora testeado con sólo un tercio del volumen, muestra de debilidad y escasa probabilidad de superación a menos que el volumen explote al alza.

Precios de cierre del SP500 por debajo de los 1015 puntos son un peligro.


Sugerencias en [email protected]

Atentamente,

Antonio Iruzubieta.
CEFA. Certified European Financial Analyst.
  1. #4
    Anonimo
    22/09/09 00:07

    El autor de este artículo merece como siempre mi mayor felicitación. Hace mucho tiempo que le leo y me parece de una profundidad de conocimientos y capacidad de análisis fuera de lo común. Gracias Don Antonio por compartir con ciudadanos anónimos como yo sus ideas que son una luz en estos tiempos de tormenta. Cordiales saludos.

  2. #3
    Anonimo
    21/09/09 15:47

    Hola, estupendo articulo, claro, bien explicado y con analisis fundamental y Tecnico como siempre (utilizando lo que mas interesa de cada apartado), sigue asi un placer poder leerte.

  3. #2
    Anonimo
    19/09/09 19:10

    Es el mejor análisis de la situación económica que he leído últimamente. Enhorabuena.
    Yo creo que el mercado ha subido en los últimos meses debido sobre todo a que buena parte del dinero destinado por los gobiernos a estimular la economía ha acabado entrando en los mercados, que han subido de forma importante durante el verano por la falta de inversores activos.
    Hay un interés muy activo en pregonar a bombo y platillo cualquier dato positivo que aparezca, y restar importancia a los negativos. Se nota que en este adorno de la información tienen interés los gobiernos, porque un buen comportamiento de la bolsa da a entender que la economia se está recuperando de verdad. También tienen mucho interés las entidades financieras, que están aprovechando las subidas para captar capital y vender todos los activos que pueden al mejor precio posible. Pero la realidad, sea la que sea, no tardará demasiado en imponerse.
    En fin, esto se pone interesante ¿espejismo o recuperación? Yo apuesto por lo primero, aunque no tardaremos mucho en saberlo a ciencia cierta

  4. #1
    Anonimo
    18/09/09 17:01

    Felecidades por la entrada!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar