Economía china en contracción, atrae al inversor bursátil

La situación económica china es monitorizada por los analistas prácticamente en tiempo real, ante evidencias que sugieren deterioro estructural y por tanto incapacidad para seguir actuando de motor de la economía global.

El índice chino de actividad PMI viene mostrando debilidad económica al no haber conseguido sobrepasar la crítica cifra de 50 en los últimos seis meses. De esta evolución se infiere que China se encuentra en fase de contracción económica desde hace medio año.

El pasado año, la presión inflacionista incitó a las autoridades a mover ficha implementando condiciones restrictivas. Ahora, parecen haber conseguido la deseada contención de precios (+3.6% en marzo frente al 6.5% del verano pasado), hecho que sumado a la consecuencia indeseada, moderación en la actividad, según cuentan, inducirá a las autoridades a actuar pronto rebajando los coeficientes de caja a la banca e incluso reduciendo el nivel de tipos de interés para promover crecimiento.

Aunque no es tan sencillo promover crecimiento. El modelo de crecimiento en China se ha basado en producir masivamente y exportar pero ahora que la demanda internacional de sus productos está cayendo buscan un viraje en el modelo e intentan promover la demanda interna.

China está perdiendo su ventaja competitiva de costes, culpa en parte por la inflación, por la divisa  y parte porque los trabajadores chinos ya no se contentan con cualquier salario, piden subidas de sueldo e incluso se manifiestan, cosas inimaginables hace dos décadas.

Vean a continuación la evolución del Euro y Dólar respectivamente contra la moneda china, -Yuan- desde 2007. La revalorización del Yuan ha sido del orden del 19% y 23% respectivamente desde sus niveles máximos alcanzados entonces, porcentaje que trasladado a precio de exportación, encarece de alguna manera el producto final para europeos y americanos.

EURO - YUAN. Diario

EURO - YUAN diario

 

DÓLAR YUAN. Diario

DOLAR YUAN Diario

 

Por otra parte, el incremento en el precio de la cesta de la compra de los chinos ha sido llamativo debido a la fuerte subida de las materias primas, El precio de la comida en China es baratísimo, para un europeo, pero ha subido mucho (sólo en el año ha subido un 7.5%) en comparación con el sueldo, mientras que el precio de los apartamentos también se ha disparado al alza fuertemente.

Este proceso ha empobrecido a los trabajadores por lo que ahora sí piden compensaciones con aumento de salario. ¿Acabó la sumisión del “currante” chino?. De ser así serán malas noticias para la inflación, en caso de provocar incremento en costes salariales, y para la competitividad de los productos chinos para la exportación.

La ventaja de China es que dispone de una caja enorme de reservas ligeramente superior a los $3 billones –trillion- para intervenir en la economía cuando considere oportuno, tal como ya hizo decididamente en 2009, en plena crisis, con cerca de $600.000 millones (claro que en plena crisis de otros, China entonces crecía al 8%).

Pueden emplear mucho dinero en inversión productiva (necesitan aún redes de infraestructuras, autopistas, trenes, aeropuertos, puentes…) pagando contra cheque, es decir, sin endeudarse. El sueño de occidente!

Los mercados no revelan grandes inquietudes con el mercado de acciones en China, menos quizá que con su evolución económica, aunque por cierto sus autoridades han anunciado recorte de estimaciones para el PIB hasta el 7.5% para 2012, y los inversores descuentan como muy probable un escenario de futuras intervenciones de las autoridades.

El índice chino de Shangai  ha subido en el año cerca del 10%, cotiza con PER cercano a 10x y como venimos anunciando desde hace semanas (escrito del día 29 de marzo: Política acomodaticia acumulada = money printing. China), presenta un aspecto técnico interesante y que se va confirmando de manera prometedora a medida que los inversores valoran la posibilidad de nuevas acciones de estímulo económico favorablemente.

El gigante chino es un mundo de extremos, en el que cohabitan mega ciudades de decenas de millones de personas con un entorno rural de cientos de millones aún encallado en la antigüedad y sin los medios que disfruta la sociedad moderna.

El reto de las autoridades es acercar ambos mundos al tiempo que busca un cambio en el modelo económico que dependa menos de las exportaciones y favorezca el consumo interno.

Las inversiones necesarias son ingentes y el mercado está descontando que están en marcha, por lo que el índice bursátil chino muestra un patrón de comportamiento que poco tiene que ver con la contracción económica que manifiestan las cifras PMI, como se observa en el gráfico siguiente, 

 

A-SHARE INDEX SHANGAI. Semanal

 

 

 

Antonio Iruzubieta.

CEFA

Más información en www.anide.es

Sugerencias en [email protected]

El presente informe no presta asesoramiento financiero personalizado. Ha sido elaborado con independencia de las circunstancias y objetivos financieros particulares de las personas que lo reciben.

Este documento ha sido elaborado por Anide S.L. con la finalidad de proporcionar información general  y está sujeto a cambio sin previo aviso. Anide S.L. no asume compromiso alguno de comunicar dichos cambios. Ni el presente documento ni su contenido constituyen una oferta, invitación o solicitud de compra o suscripción de valores o de otros instrumentos o de realización o cancelación de inversiones.

La información que se incluye en el presente informe se ha obtenido de fuentes públicas y consideradas fiables pero puede no ser exacta y completa y no debe confiarse en ella como si lo fuera. Anide S.L. no asume responsabilidad alguna por cualquier pérdida, directa o indirecta, que pudiera resultar del uso de la información ofrecida en este informe.

Comportamientos de variables en el pasado pueden no ser un buen indicador de su resultado en el futuro.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar