¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Inversión Impasible

Metáforas deportivas.

Como no me gustan las predicciones en economía y finanzas no quiero hablar de qué va a pasar en 2017, aunque el tema sea motivo de múltiples artículos en prensa y blogs. Prefiero hacer un artículo ligero, apropiado para Navidad, pero a la vez instructivo para el inversor ordinario. Voy a establecer algunas comparaciones entre la inversión y el deporte utilizando mis deportes favoritos.

El tenis.

El tenis es una mezcla de juego ofensivo (agresivo, para ganar el punto) y juego defensivo (golpes que dan tiempo a recuperar la iniciativa). Usar ambos con criterio es esencial para obtener buenos resultados. A veces el jugador en aprietos termina ganando el punto. ¡Y el partido!

Del mismo modo, al invertir tenemos que tener en mente la “defensa” (protección) del capital y la agresividad para aumentar el valor del dinero. La defensa debe por lo menos conservar el valor del dinero. Dicho de otro modo, tenemos que compensar la inflación. El juego de ataque se utiliza para tener rentabilidades mejores que la inflación y así obtener un rendimiento en términos reales. En el juego de ataque hay que controlar el riesgo, en otras palabras, ser agresivo cuando puedes serlo con una buena probabilidad de ganar el punto. Es más fácil fallar golpes ganadores, luego hay que escoger bien las oportunidades para ser agresivos.

Howard Marks, en su libro “The Most Important Thing” usa la metáfora del tenis muy acertadamente. Según Marks, el jugador profesional puede colocar muy bien sus golpes con una alta probabilidad de no fallar, pero en el juego amateur la cosa cambia. A menudo es más sencillo ganar puntos por fallos del rival. En la inversión, por tanto, los no profesionales debemos jugar a devolver y meter la bola en el campo para que falle el rival. Invertir en cosas bien conocidas que nos ofrezcan una probabilidad de ganancia acertada. A veces conformarnos con “perder menos que el mercado” y esperar tiempos mejores.

El tenis tiene por último un cierto elemento de paciencia. El partido puede alargarse y va seguro a tener fases favorables y desfavorables. Ser paciente y no desesperarse por una mala racha es esencial. Del mismo modo en la inversión hay que perseverar y saber tolerar momentos difíciles.

El tiro de precisión.

Contrariamente a lo que se pudiese pensar, el tiro de precisión no consiste en dejar el punto de mira inmóvil en la diana por mucho tiempo y apresurarse a apretar el gatillo. Primero porque dejar el rifle o pistola totalmente inmóvil en el blanco es difícil. Y segundo porque apretar el gatillo con brusquedad provoca un movimiento que hace que el disparo se desvíe del centro de la diana. Lo que se hace en realidad es intentar que el punto de mira oscile de forma suave “en torno” al objetivo y de forma casi independiente ir apretando el gatillo con mucha suavidad. Se dice que el disparo “debe sorprender” al tirador. Creedme, no es fácil hacerlo.

Algo similar pasa en la inversión. No podemos hacer operaciones “perfectas”, solamente “aproximarnos” al objetivo. A la hora de operar hay que hacerlo desapasionadamente, sin brusquedades ni precipitación para no estropear el disparo. En este sentido considero muy útiles las órdenes automáticas en los brókers. Creo que esta acción es atractiva a este precio y que estaría contento con sacarle un cierto porcentaje de rentabilidad. Si programo órdenes automáticas de compra y luego de venta lo hago pensándolo bien y seleccionando de forma razonable. Muy a menudo las operaciones “nos sorprenden” como al buen tirador. Pero estamos seguros de que había razonamientos sensatos cuando las programamos.

En el tiro, como en el tenis, va a haber golpes (disparos) perdedores. Es importante que sean los menos. Y en el tiro, si no estoy cómodo es preferible bajar el arma, respirar, concentrarse y comenzar la rutina desde cero. ¡No estamos obligados a comprar (o vender) en ese momento!

El golf.

En el golf los golpes (salvo con el putter) deben jugarse siempre con el mismo movimiento seleccionando el palo adecuado a la distancia que queremos alcanzar. Intentar “forzar” el golpe suele terminar mal. Al igual que en el tenis la diferencia entre el profesional y el amateur es importante. Tratar de jugar “mejor de lo que podemos” es una receta desastrosa.

Pero extraigo una lección específica en el golf. La estrategia. La mayoría de hoyos pueden jugarse de diferentes formas. Intentar llegar al “green” en dos golpes nos deja un put más largo, pero llegando en tres podemos quedar más cerca del hoyo y rematar con facilidad. Es misión de cada inversor pensarse muy bien cómo va a jugar sus operaciones financieras. Hay que tener una estrategia bien meditada y adecuada a las características del jugador, pero a la vez hay que ser flexible para cambiar si las circunstancias lo requieren. Por ejemplo, en un día de mucho viento hay que evitar los golpes que elevan mucho la bola. Y a lo mejor “con la que está cayendo” conformarse con el par y no intentar el birdie.

El fútbol.

Consideremos el fútbol desde el punto de vista del entrenador. El fútbol es un deporte de equipo y por lo tanto es importante tener los jugadores adecuados en las posiciones adecuadas. Entiendo que lo más importante en un equipo de fútbol es el equilibrio y la estrategia. Jugar al ataque, defensivo, al contrataque… según convenga.

Si cada jugador es un activo financiero debemos tener un equilibrio entre las inversiones para lograr un resultado aceptable con un riesgo controlado. Hay que estudiar bien cada compra para que exista en armonía dentro de nuestra cartera. La decisión de comprar debe basarse en argumentos sólidos ya que el número de cambios de jugadores es limitado. A la vez hay que usar los cambios de forma inteligente. Los cambios pueden “cambiar un partido”.

Lo de los cambios limitados es un argumento poderoso. Lógicamente en la inversión podemos hacer variaciones ilimitadas en la cartera, pero yo entiendo que esta es una mala estrategia. Aun con cambios ilimitados un entrenador no quitaría del campo a un jugador que simplemente ha fallado un pase. Del mismo modo, un activo que no está dando alegrías en el último trimestre no debe eliminarse de la cartera. Y cuando se haga un cambio hay que considerar que nuestro equipo de inversiones siga siendo equilibrado.

De lo contrario, sin darnos cuenta, llevados por el ruido del mercado y los medios de comunicación, influidos por nuestra obsesión por ver las cotizaciones a diario, terminaríamos jugando con 2 defensas y 6 delanteros.

Felices fiestas.

Espero que este artículo haya sido entretenido e instructivo. Gracias por leerlo.

No me queda nada más que felicitaros la Navidad y desearos a todos muchos éxitos en 2017. En la inversión y en todo lo demás.

 

  1. #1

    Valentin

    Tenis: El aficionado pierde frente al profesional – Valentin –
    El mundo de la inversión está formado por inversores de toda categoría: Aficionados, son los novicios que entran en el mundo de la inversión o aficionados en el tenis, y Profesionales, ese 10% de inversores que incrementas sus ganancias a largo plazo especialmente a costa de los novicios.

    En términos de tenis, significa que cuando un profesional juega contra un aficionado, le cuela las pelotas por cualquier zona de la pista; es prácticamente imposible que gane al profesional.
    Cuando el juego es entre dos profesionales, colocar la pelota en el campo contrario y que el adversario arriesgue, suele ser en muchos casos la mejor estrategia.

    Fútbol: El salto lateral – Valentin –
    Cuando un partido de fútbol se pone feo y se empiezan a dar patadas con objeto de lesionar, al contrario, si no quieres acabar lesionado, da “un salto lateral” y siéntate en el banquillo.
    Esta es una anécdota propia, que utilizo para situaciones extremas en los mercados. Si ves un huracán que arrasará tu clase de activo, no te interpongas en su camino si no quieres salir financieramente dañado “da un salto lateral fuera de su recorrido” y regresa cuando haya pasado.

    Saludos navideños,
    Valentin

  2. #2

    juanfra67

    en respuesta a Valentin
    Ver mensaje de Valentin

    Gracias por tu comentario Valentin.

    En el caso del huracan hay que recordar que en el ojo no hay viento y cuando el ojo ha pasado el viento sopla en dirección contraria. Los piñazos del mercado son oportunidades de compra.

    Esto de la inversión "is not meant to be easy". Charlie Munger

Autores

  • juanma73

    Residente en Madrid y arquitecto de profesión, Juanma es el inventor del algoritmo impasible. El método es el fruto de años de interés por la inversión pasiva y por la investigación matemática de la rentabilidad de las inversiones. Desde septiembre de 2018 es el gestor del fondo IMPASSIVE WEALTH FI.

  • juanfra67

    Juan es físico por formación e ingeniero de software de profesión. Aficionado a la inversión se interesó rápidamente por el método impasible como alternativa de bajo esfuerzo a la inversión en valor. Juan vive cerca de Oxford (Inglaterra) desde 1999. Su principal afición es el tenis, que en palabras propias “me proporciona un placer sólo comparable a mi falta de habilidad”.

Envía tu consulta

Impasible wealth


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar