El Dinero y el Tiempo como monedas de cambio

1
¿Ambos recursos sirven como moneda de cambio? ¿Vale lo mismo un minuto en cualquier momento? ¿Vale lo mismo el dinero en cualquier situación? ¿Son el dinero y el tiempo finitos? ¿Cuánto más dinero se posee, se tiene más tiempo para el disfrute?



El dinero y el tiempo son los dos recursos y monedas de cambio más importantes de los que se dispone para invertir y obtener un beneficio. Sin embargo, el dinero es el que realmente se evalúa como una inversión porque permite, por ser el sistema de intercambio y pago de referencia, recibir algo a cambio. Con anterioridad a su creación, si se necesitaba algo, se recurría al trueque para conseguirlo. Por el contrario, invertir el tiempo no es tan tangible el retorno que se va a obtener, pero también proporcionará un beneficio que en algunos casos es en forma de dinero, este es el caso cuando se intercambia el tiempo por trabajo para que se recompense con un salario. En otro plano estaría el tiempo que se emplea en estudiar porque el intercambio, en este caso, se hace para adquirir conocimientos.

mientras el precio del dinero permanece constante, su valor fluctúa con el paso del tiempo

Paradójicamente ambos recursos tienen grandes similitudes: ambos se pueden gestionar, se pierden, se desperdician, se ahorran, son finitos, pero la diferencia está en que únicamente el dinero se puede ganar. Es más, si se pierde dinero, se puede recuperar con el tiempo, pero si se pierde el tiempo no se podrá recuperar jamás, ni siquiera comprándolo. Inconscientemente, se valora más el dinero que el tiempo excepto con el aumento de la edad: a más edad, más valor se le da al tiempo porque se da uno cuenta de la escasez y de que el tiempo se pierde para siempre. El tiempo está ahí a coste cero y se dispone de él a nuestro antojo. Además, es el recurso más equitativo que existe: a priori, todos disponemos de la misma cantidad. Otra cosa diferente es su administración. Una misma porción de ambos recursos puesta en manos de diferentes personas no será coincidente su aprovechamiento, aunque el manantial del que provengan sea el mismo. Por eso, el valor del dinero y del tiempo no es el mismo en todas las personas. Un buen ejemplo de ello lo tenemos en la generación “millennials”, prefieren tiempo, aunque tengan que renunciar a parte del salario. Esa decisión es muy fácil tomar a su edad porque tienen prácticamente toda la vida por delante. Sin embargo, no son conscientes aún de que el dinero les dará tiempo en el futuro para el disfrute. Comprar experiencias o disfrute requiere de un gasto monetario importante y una inversión de tiempo para disfrutarlas. Las necesidades de la vida y la época en que se vivan marcan el devenir de los acontecimientos: el dinero bien gastado resulta barato, mientras que el tiempo bien empleado resulta escaso y se pasa sin darse uno cuenta.

La medición del tiempo es bastante anterior a la creación del dinero, incluso, en ocasiones, no pocas, esa medición está ligada a la productividad. Decía Benjamín Franklin que “el tiempo es dinero” explicando que el tiempo dedicado a trabajar para ganar dinero era tiempo bien invertido; por el contrario, si el tiempo se invertía en otros asuntos, se perdía dinero. Esta reflexión es correcta únicamente dentro de su propio contexto, si se saca de él no hay por donde cogerla porque el tiempo bien invertido no solo genera dinero, genera otros beneficios que también son bien recibidos.

Tanto el tiempo como el dinero se consumen aunque no se haga nada con ellos. Si dejamos pasar el tiempo, se gasta. Si no hacemos nada con el dinero, como dejarlo parado en algún lugar no productivo, la inflación, con el paso del tiempo, hará que pierda su valor inicial. Y esta es una de las teorías más importantes de las finanzas: mientras el precio del dinero permanece constante, su valor fluctúa con el paso del tiempo.

En el mundo de la inversión, los resultados vienen después de haber gastado parte de nuestro tiempo. La paradoja de que para ganar dinero tengo que invertir mi tiempo, y que si tengo dinero tendré más control sobre el tiempo, no llega más allá de que la recompensa de ambos no es proporcional. Tener mucho dinero no es sinónimo de tener mucho tiempo. El tiempo es indiferente de la cantidad de dinero. El que ha conseguido un monto importante de dinero ha invertido mucho tiempo en ello y, además, necesitará mucho tiempo para gestionarlo. Está claro que cada uno es feliz a su manera, pero es posible que sea más feliz aquel que tiene menos dinero y más tiempo para dedicarse a sí mismo y a los suyos. Un estudio llevado a cabo por la revista Social Psychological and Personality Science, revela que el 64% de los encuestados prefiere tener dinero a tener tiempo libre, aunque se tornaban los resultados cuando les preguntaban por la felicidad. También se llegó a la conclusión de que la cantidad de dinero acumulado no es proporcional a la felicidad. Al llegar a un cierto límite de dinero, si se gana más, esa cantidad extra no es proporcional al aumento de felicidad. En este sentido se dice, y con razón, que los ricos no disfrutan de tanta felicidad como del dinero. Ese límite, que los expertos lo ponen alrededor de los 60.000 euros anuales, te acerca a la felicidad, pero a partir de ahí no nos pone en ella.

El tiempo es lo más valioso que tenemos. Por desgracia, en escasas ocasiones se valora a sabiendas que siempre es decreciente, tendiendo irremediablemente a cero. Únicamente en el futuro se echará de menos el pasado y este no es recuperable. Por lo tanto, existe la necesidad de administrar el tiempo: si se quiere conseguir algo lo primero es concienciarse de ello. Es triste y hasta insano querer, poder y no hacer.

 
Toño García @ToGarMos
  1. #1
    11/04/21 19:12
    En una sociedad organizada, la carencia de dinero es casi seguro que genera infelicidad, pero como bien ilustras, cubiertas ciertas necesidades básicas, el tener más dinero no necesariamente nos hará más felices. ¿Quién es más feliz, quien atesora más dinero o quien dispone de más tiempo para sus intereses? Pues como siempre, depende de quién y cuándo, claro. 

    Recuerdo una entrevista de hace bastantes años en que el entrevistado, de quien no recuerdo su nombre, pero sí que era un "triunfador", en el mejor sentido, en los negocios comentaba sobre el dinero la felicidad, la familia y en cierto momento,  para ilustrar lo relativo de los conceptos, comentó que como decían algunos conocidos suyos, el dinero no daba la felicidad, ... aunque claro (risas) todos ellos eran ricos. 

    Salu2

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar