Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder



¿Le ha parecido impertinente la pregunta?, me alegro. ¿No le ha hecho caso? pues debería haberlo hecho. Es una pregunta esencial que todo aquel que posea/gestione/constituya una empresa debería hacerse prácticamente todos los días. Sin embargo, es ahora, justo cuando comienza el año cuando, además de que le venga a la cabeza la pregunta de marras, haga algo más para ver si realmente su empresa está preparada para el difícil año que comienza.

Y es aquí dónde quería llegar, a la herramienta que nos puede adelantar la situación de la empresa en el futuro y nos puede ir avisando de que vamos perdiendo el rumbo marcado en el día a día: el presupuesto de tesorería.

Si yo preguntara cuántas empresas han realizado un presupuesto de ingresos y gastos para el año, seguro que vería muchas manos levantadas y muchas caras de satisfacción por haber hecho los deberes y sacando pecho por la tremenda rentabilidad que en ellos se han reflejado. Sin embargo, si yo preguntara cuántas han realizado un presupuesto de tesorería, no serían tantas las manos que se verían levantadas… y eso me preocupa.

Aunque una empresa sea rentable puede presentar problemas de liquidez porque ésta, depende de la evolución de los cobros y los pagos en vez de los ingresos y los gastos. Creo que a estas alturas todos deberíamos tener clara la diferencia entre ingreso y cobro o entre gasto y pago. Por mucho que nuestra empresa tenga unos grandes ingresos puesto que recientemente hemos conseguido firmar un gran contrato que nos asegura la máxima rentabilidad, igual si el cobro del mismo se difiere en el tiempo o falla en algún momento la empresa puede tambalearse, incluso llegar a cerrar.

El presupuesto de tesorería va a determinar con anticipación la situación de liquidez de la empresa y por tanto permite tener una visión global sobre la situación financiera de la misma permitiendo anticiparse a posibles problemas y en caso de que sea necesario buscar formas de financiación adecuadas. Ya hemos hablado en post anteriores la necesidad de acudir a la negociación con las entidades financieras tendiendo todos los números claros y presentando un proyecto firme y fuerte. El presupuesto de tesorería nos va a permitir acudir a dicha negociación con el tiempo suficiente para tener todos nuestros puntos débiles cubiertos a la hora de que éstos se materialicen.

Ahora vamos a la práctica, ¿cómo haremos el presupuesto?. En el presupuesto de tesorería no vamos a tener que realizar grandes proyecciones ni abstracciones sobre la cantidad que vamos a vender, que es uno de las grandes incertidumbres que se nos plantean a la hora de realizar el presupuesto de ingresos y gastos. Puesto que a mayores ventas, tendiendo perfectamente delimitado el pago necesario para dicha venta y el cobro que llegará de la misma, mejores resultados tendremos.

Entonces, vamos a empezar por delimitar nuestros pagos fijos (no será necesaria que expliquemos la diferencia entre pagos fijos y pagos variables, ¿no?). Esos pagos fijos son los que van a marcar la verdadera dinámica de la viabilidad de la empresa, puesto que serán los que van a ser totalmente necesario cubrir para conseguir la continuidad de la misma. Tras dichos pagos fijos, será el momento de incluir en el presupuesto los cobros también fijos. Y es aquí donde llega la gran pregunta, ¿el saldo entre ellos es positivo?. Si es así, seguiremos adelante con el presupuesto incluyendo ya los cobros previstos por las ventas y los pagos necesarios para que dichas ventas se realicen, hasta llegar al cierre del mismo. Si tenemos prevista alguna venta grande que conlleve financiación extra, es el momento de prepara la negociación para conseguirla.

Sin embargo, ¿qué ocurrirá si una vez realizada la anotación de pagos y cobros fijos el saldo no es positivo?. Es el momento de ponerse manos a la obra. Debemos tener preparada nuestra empresa para lo peor para que sea fuerte ante cualquier imprevisto. Dada la situación económica actual no sería descabellado pasar un año sin tener una sola venta. No, por favor, no se lleven las manos a la cabeza ni me llamen agorero, hay muchas empresas que van a pasar un año en blanco y que llevan ya mucho tiempo sin vender, es momento de quitarse la venda de los ojos y poner los pies en el suelo viendo la realidad tal y como es. Y es el momento de preparar la tesorería para dicha realidad, poniendo los medios necesarios para paliar los déficits acudiendo a la búsqueda de la financiación para la subsistencia.

El presupuesto de tesorería se nos presenta, pues, como esencial a la hora de anticiparnos a cualquier situación de las finanzas empresariales, esencial para ver si el nuestra empresa va cumpliendo día a día con dicho presupuesto o se separa de él y, por tanto, esencial para corregir bien desde el principio o bien en el momento en que se produzca la desviación.

Así que ¡¡ manos a la obra !!. Si no se ve capaz de realizar el presupuesto, existen grandes profesionales que le pueden ayudar en dicha confección. Piense que un gasto en este momento puede llegar a salvar su empresa al anticiparse al futuro. Eso sí, para poder realizar dicho presupuesto va a ser necesario tener la tesorería de su empresa perfectamente ordenada y definida. Igual debería empezar por ahí.

  1. #4
    Anonimo

    Recomiendo de forma altamente positiva que os bajéis CASHMANAGEMENT de www.gestiontesoreria.com y encontraréis la solución a todos los problemas planteados. Enfocar el destino de una empresa de espaldas a la gestión de tesorería es un error muy común que acaba llevando a los pequeños al cierre inexorable.

    Agur

  2. #3
    Caelete

    Estimado Sr. J.
    Lamento decirle que, de seguir pensando así, lo mejor que puede hacer es cerrar la empresa de inmediato. Será la mejor forma de no perder más dinero.
    Pero lamento decirle que existen muchas posibilidades de seguir adelante, lógicamente, hay que ir caso a caso, pero muchas de las empresas que creen que no tienen más remedio que cerrar, se pueden salvar con una buena previsión, optimización y negociación bancaria.
    Por favor, no tire la toalla. Que le ganen por KO, pero siga adelante hasta que no pueda más. (igual ya le han ganado por KO pero se niega a aceptarlo, pero eso es otra historia)

  3. #2
    Anonimo

    Totalmente de acuerdo, el problema es que ya sea demasiado tarde para muchos, porque las posibilidades de corregir desajustes ahora son pocas.

  4. #1
    Anonimo

    La verdad es que es una lastima que por un tema tan banal haya tantas tantisimas empresas en problemas, es algo basico, pero por eso no se le presta la debida atencion.

Sitios que sigo
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar