10
El lector habitual habrá podido leer cómo desde el blog se ha puesto en cuestión alguna vez ese dicho tan célebre y tan socorrido de “la tendencia es tu amiga”. En el análisis técnico se parte de que una tendencia sigue en vigor hasta que cambia, y que lo más probable es que una tendencia en vigor permanezca sin cambios. Igualmente se acepta que si se opera a favor de la tendencia, será más probable acertar recurrentemente y ganar dinero. Sin embargo, hay ocasiones en las que conviene saltarse las reglas y operar en contra de la tendencia dominante.
Si se fija en el gráfico del futuro del Ibex 35, podrá apreciar una línea de tendencia bajista de medio plazo, dibujada en color rojo, que en marzo de 2009 transcurría sobre los 11.300 puntos. Lo más probable era que la tendencia bajista continuase y que un Ibex en 7.000 enteros alcanzara sus siguientes objetivos bajistas en torno a 6.600-6.200 puntos. Sin embargo, en ese momento, con un Ibex que había pasado de 16.000 a 7.000 puntos, ¿qué habría sido más rentable, apostar por un Ibex a 6.200 puntos o por un Ibex que corrigiera al menos una parte de toda la caída acumulada y pudiera enfrentar la directriz bajista?
¿Y qué era más probable en marzo, que continuase la tendencia bajista y el Ibex se encaminara a la zona de 6.000 enteros o que en septiembre del mismo año el Ibex cotizara cerca de 12.000? La cuestión propuesta implica, evidentemente, que el operador no sólo debe pensar en las probabilidades, sino también en los posibles resultados. Una vuelta a la directriz bajista y al retroceso porcentual del 50%, que es el más frecuente, suponía una expectativa de ganancia de 6.000 puntos, frente a los 500 ó 1.000 que en aquel momento podía suponer la continuación de la tendencia bajista. Por otro lado, haber esperado a la superación de la directriz bajista no habría garantizado apenas nada y habría supuesto renunciar a una rentabilidad muy jugosa.

Ahora, a finales de octubre, con un Ibex que ha pasado de 6.700 a 11.915 puntos, ¿por qué preferiría apostar, por una subida hasta 12.500 o por una corrección de todo la subida acumulada y un retroceso a la zona de resistencia mayor, ahora soporte pendiente de ser sometido a prueba, en torno a 9.800 puntos? Con el futuro del Ibex a 11.900 puntos, ¿le interesaría más favorecer un escenario de superación de la resistencia sita en 12.129 y en la media móvil de 200 y que llegue a la banda superior de Bollinger a 12.500 puntos, o bien, por el contrario, uno de reversión a la media de 50 sesiones, que pudiera dejar una vela como la de la semana 41 y que alcance la banda inferior?
El mismo lector del primer párrafo, habitual y también observador, que haya tenido a bien leer detenidamente las últimas entradas del blog, habrá podido descubrir que últimamente he mencionado varias veces la palabra asimetría. La última vez, aquí, al hablar del Santander y del BBVA; y espero que a la luz de lo susodicho el ejemplo le pueda resultar ahora más claro. Quizá sea más probable que la tendencia de corto plazo continúe y que un banco Santander cotizando a 11,50 logre antes los 12,50 euros que los 7,50, pero a usted, sin dejar de considerar en uno y otro caso el ratio riesgo–recompensa y la ubicación del stop de pérdidas, ¿qué le podría resultar más rentable?
Aunque tal vez sea todo más sencillo si me permite que le hable de apuestas deportivas, de fútbol más concretamente. No hace muchos días algunas casas de apuestas pagaban 12 a 1 una victoria del Atlético de Madrid frente a una victoria del Chelsea. Quizá usted pudiera pensar que el equipo londinense tenía mejor plantilla, mejor entrenador, mejor disposición táctica o jugadores de mayor talento y que se enfrentaba a un Atleti en descomposición. Quizá a causa de lo anterior, le podía parecer mucho más probable que el Chelsea ganara el partido, pero por eso mismo le ofrecían obtener 12 a cambio de 1. Las probabilidades podían estar en su contra pero el riesgo y el posible resultado podían estar a su favor, o ¿acaso no existía la posibilidad de que dos jugadores como el Kun Agüero o Forlán tuvieran una ocasión y marcaran gol?
Si en vez del Atlético de Madrid, se tratase del Rayo Vallecano, o del Hércules, o del Nàstic de Tarragona, o del equipo de su barrio o de su pueblo, las probabilidades variarían, y seguramente ya no le interesase aceptar 12 a 1. A medida que las probabilidades juegan en su contra, debería, obviamente, buscar un mayor beneficio en el posible resultado; pero ¿y si le ofrecieran un 35 a 1 ó un 50 a 1? ¿Qué haría entonces? ¿Le podría compensar asumir ese riesgo? Del mismo modo que no se pueden despreciar las probabilidades, tampoco se pueden despreciar las asimetrías y el componente ineludible de azar.
Para terminar, voy a recurrir a un criterio medieval tan frecuente como era apelar a la traditio y a las fuentes de autoridad, salvo que en vez de citar a Aristóteles o la Biblia, como era común entonces, voy a acudir a las palabras de un probabilista como Nassim Nicholas Taleb:
Los inversores y las empresas no cobran en probabilidades sino en dólares. Por tanto, lo importante no es la probabilidad de que se produzca un suceso sino, que lo que debería tenerse en cuenta es el resultado final del suceso, si se produce. La frecuencia del beneficio es irrelevante, es la magnitud del resultado lo que cuenta.”
Ah, y por si acaso tampoco olvide que el Chelsea le ganó el partido al Atlético de Madrid por cuatro goles a cero.
  1. #10
    28/10/09 00:53

    Pues Gracias, Gallardo, pero sin problemas. Si el ADX se clava, usare un momentum para confirmar las señales que me de.

  2. #9
    27/10/09 22:21

    Nacho, sucede lo mismo con velas que con barras. Lo que cuenta es la oferta y la demanda. Imagina que tienes un coche y que lo vendes por x euros, pero una noche ocurre algún accidente, como que alguien se estrelle contra el mismo, o haya un incendio cerca que lo afecte, o haya una riada y lo arrastre, al día siguiente no podrías pedir 10000 euros ni nadie te los ofrecería, el precio sería inferior al previo. O imagina que tienes una casa que quieres vender por x dinero, y al día siguiente declaran que van a construir una estación de metro o un hospital cerca, ya no pedirías los mismos x euros, sino que el precio subiría porque han cambiado las condiciones previas.

    En el mercado sucede lo mismo, puede estar cerrado o abierto y cambiar las condiciones de un momento para otro, variando los precios de apertura respecto a los previos de cierre.

    Espero haberte ayudado algo más.

  3. #8
    Anonimo
    27/10/09 21:13

    Muchas gracias a todos por las respuestas. Aunque reconozco que no lo he entendido del todo (si es que debo ser un poquito duro de mollera).

    Es decir, yo pensaba que el precio de una acción es el precio pagado en la último cruce de ordenes de compra/venta ejecutado. Por eso no entendía ver variaciones en el precio sin esa compra-venta.
    Pero, leyéndoos me queda claro que el precio de una valor puede cambiar sin que se compre ni se venda ninguna acción. Algo así como si el precio de una acción fuese la media de los precios de las ordenes pendientes.
    Acabo de de decir una burrada. ¿No?

  4. #7
    27/10/09 12:05

    Hola a todos, el blog me está dando ciertos problemas en la publicación y en los comentarios. No sé si vosotros podéis o no verlos, yo sólo puedo ver los dos primeros.
    -Nacho, creo que te han respondido entre todos (se agradece la colaboración). Esa diferencia entre el cierre de una vela y la apertura de la siguiente se da incluso en velas de un minuto. Se puede observar en los datos de las 14h30, un par de segundos después de la noticia los precios previos ya son demasiado inferiores o superiores a lo que se oferta y se demanda.
    El post o los posts sobre huecos llegarán.

    -Dalamar: Es una pena que tengas poco tiempo para escribir tus posts, pero es una alegría que tengas tiempo suficiente para pasarte por aquí y ayudar.

    -Antonio Miguel: Cuidado con los picos del Adx. No sé si leerías esta entrada: https://www.rankia.com/blog/gallardo/2009/09/el-indicador-adx.html
    El Adx se colapsa a partir de determinado nivel y en tendencias muy fuertes se estanca como el resto de indicadores.

    Respecto a incluir gráficos, puedes poner un enlace a una página externa como imageshack o picasa o cualquier otra para compartir imágenes.

    -Leonews: gracias por cooperar y por la explicación.

    Agradecimiento y saludos a todos.

  5. #6
    Anonimo
    26/10/09 17:51

    Gallardo esto se nos va!! Los indices rompiendo con hueco incluido.

    Saludos,

    David.

  6. #5
    26/10/09 16:46

    La diferencias de cierre y apertura entre los precios de distintas sesiones son la constatación de que las espectativas de los inversores cambian aunque el mercado este cerrado, y que luego es en este,en el mercado, donde se materializan dichas expectativas o cambios en las mismas.

  7. #4
    26/10/09 15:59

    Como incluir gráficos en los comentarios, please

  8. #3
    Anonimo
    26/10/09 14:54

    Nacho: el precio de cierre de una sesión no tiene por qué coincidir con el de apertura de la siguiente por el mismo motivo que el precio de cotización dentro de una misma sesión puede variar de un segundo a otro.

  9. #2
    26/10/09 10:30

    Nacho, el precio de cierre y el precio de apertura reflejan la oferta y la demanda de dicho producto/accion o lo que sea... Eso puede cambiar mientras el mercado esta cerrado, se pueden acumular ordenes de compra o de venta segun ocurren los acontecimientos a mercado cerrado.

    Ten en cuenta que los mercados de futuros tienen otro horario... Seguro que Gallardo puede dar mas detalles sobre esto!

  10. #1
    Anonimo
    26/10/09 09:58

    Hola:
    Estoy empezando en esto de los gráficos de velas (y en otras tantas cosas), así que voy a hacer una pregunta de principiante, pero es que hay un detalle que no entiendo ni veo explicado en ninguna parte.

    ¿El precio de cierre de una sesión no debería ser igual al precio de apertura de la siguiente?¿A que se deben esas diferencias que se ven en cualquier gráfico de velas?

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar