No hay prisa para preocuparnos



De una vez por todas, los mercados se están acercando al final de la semana en un estado de calma relativa. Los precios del petróleo han disminuido alrededor de un 4% a partir de los máximos registrados a principios de mes, las acciones globales se  han recuperado con creces de la corrección y la venta masiva de divisas de mayor rendimiento (Brasil y Australia, entre otros) se ha estabilizado, al menos por el momento. El acontecimiento más notable fue la nueva caída del índice VIX a niveles no vistos desde mediados de 2007. En otras palabras, los inversores están poniendo una prima mucho menor sobre la incertidumbre del mercado. Ahora bien, esto puede ser visto como algo bueno y algo malo, ya que esta cotización del riesgo ha sido un factor predominante. Pero por ahora, los inversores parecen contentos al poder  respirar. Que lo disfruten, ya que no durará para siempre.


Los dolores chinos aumentan

A pesar del estado de ánimo general de aparente optimismo hacia los activos de riesgo en estos días, hay una escuela de opinión cada vez mayor que considera que China se dirige directamente a un aterrizaje forzoso. Para complicar la recopilación de evidencias para apoyar este punto de vista las vacaciones de Año Nuevo Lunar fueron antes de lo habitual este año, distorsionando las series.

Aun así, hay signos suficientes para construir un argumento convincente que soporte esta afirmación sobre un duro aterrizaje. Las ventas de automóviles en los dos primeros meses de 2012 cayeron un 6,5% en el año-en términos interanuales, la producción de acero crudo es ahora apenas positivo, en comparación con una tasa de crecimiento de 40% a finales de 2009, y el crecimiento de las exportaciones se ha desacelerado notablemente, en especial a Europa. Los precios inmobiliarios se han sumergido de forma pronunciada en muchas grandes ciudades y la construcción se ha desacelerado también. La semana pasada, el primer ministro Wen Jiabao anunció que el objetivo de crecimiento para este año se había reducido a 7,5%, frente a una estimación anterior del 8%. Las ganancias corporativas se han suavizado considerablemente. Además, el mercado de valores chino ofrece bajos rendimientos en términos relativos - el índice Shanghai Composite ha perdido más del 20% respecto al año pasado y más del 60% desde el pico a finales de 2007. La historia sobre el increíble crecimiento de China ha sido financieramente agobiante para algunos inversores.

Para agravar la incertidumbre económica y financiera en China asistimos este año a un cambio en el liderazgo político en el país. El primer ministro saliente Wen Jiabao ha sido muy franco en sus puntos de vista recientemente, afirmando que su país se enfrentaba a una revolución cultural, a menos que abrace los principios democráticos.

Hasta el momento, los inversores internacionales parecen relativamente optimistas de que China evitará un aterrizaje forzoso. Aunque los funcionarios de política todavía tienen numerosas opciones a su disposición si la situación empeorara aún más; sin embargo, el tambor de compás de las advertencias sobre la economía es cada vez más fuerte. Incluso el tipo de cambio se está dando cuenta - el yuan se ha depreciado frente al dólar en lo que va del año.

Los desafíos para el próximo par de años son inmensos, no sólo financieros, sino también estructurales, sociales y ambientales.
 

Carrera por los tipos

Una de las razones por las que estamos viendo cambios tan notables en el mundo FX es la imagen sobre los tipos de interés que ha surgido de este mes. Esta semana, Estados Unidos ha aumentado los rendimientos a  2Y de un 0,30% a 0,40%, lo que nos hace pensar que el nivel global de tipos de interés es casi cero. Hemos visto un movimiento similar en los tipos del  Reino Unido, con el equivalente aumento del 0,42% al 0,52% durante el mismo período. La medida no ha sido tan pronunciada en la zona del euro (mirando los swaps a 2Y), pero los  tipos son, sin embargo ya mayores (un tipo swap a 2Y ahora un 1,15%).

Hay otros dos puntos interesantes a tener en cuenta sobre este tema. En primer lugar, y como era de esperar, no estamos viendo movimientos de tipos equivalentes en los tradicionales refugios seguros de Suiza y Japón, que ha ayudado a suavizar las dos monedas en los últimos días. El EUR / CHF está de vuelta sobre el nivel del 1,21 por primera vez en más de cuatro semanas. Mientras tanto, el USD / JPY se encuentra en un máximo de 11 meses. Estos dos movimientos son  más que bienvenidos por los dos países, dados los problemas que la fuerza de la moneda sostenida ha provocado en los últimos años. El otro punto a tener en cuenta es que los mercados emergentes están moviendo sus tipos hacia cotas más bajas, algo que ya ha socavado los carry trades, y tiene el potencial para hacerlo mucho más. A pesar de que la India dejó los tipos sin cambios durante toda la noche, parece probable que en los próximos meses se reduzcan. Mientras tanto, Brasil ya ha reducido los tipos más de lo esperado, y Australia, es probable que se recorten en los próximos meses también. A pesar de que los tipos oficiales es probable que permanezcan estables en la eurozona, Reino Unido y EE.UU., la perspectiva de tipos de mercado hará que veamos impactos en las principales divisas.
 

Otro estallido de la burbuja, esta vez hacia abajo

Hemos estado observando desde hace bastante tiempo y ahora de un modo más acentuado el estallido de la burbuja inmobiliaria australiana. Las grandes ciudades como Brisbane y Perth han experimentado fuertes caídas en los precios de la vivienda en los últimos trimestres, mientras que los precios tanto en Sydney y Melbourne han sido más resistentes. Sin embargo, la situación en las dos ciudades más grandes de Australia está cambiando definitivamente. En Sydney, las propiedades en las últimas semanas se han disparado, especialmente en los suburbios, donde los banqueros han sido la fuerza más evidente. Los bonus de este año han sido muy pobres, y en las últimas semanas ha habido algunos despidos muy importantes en el sector financiero. Al mismo tiempo, el número de propiedades están en auge en Sydney y Melbourne, las ventas reales de la casa están disminuyendo rápidamente. No ayuda a la situación que  la moneda sea increíblemente cara, lo que inhibe tanto a los compradores potenciales offshore y en el caso de tener propiedad la mayoría de la gente se posiciona a la venta. El desempleo está aumentando, los balances de los hogares viven un alto grado de apalancamiento lo que ha provocado un deseo muy necesario para elevar el ahorro  y los tipos hipotecarios son prohibitivos. Ya las segundas residencias y apartamentos de vacaciones se venden cada vez más y el crecimiento del crédito se ha desacelerado considerablemente. Los próximos meses van a ser muy difícil para los propietarios australianos.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar