Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

La Reserva Federal como prestamista mundial de última instancia: FIMA Repo Facilities (II).

1 recomendaciones

El estado actual de la economía continúa causando un grandísimo nivel de incertidumbre y, a consecuencia, la demanda de dólares y los Treasuries americanos continúa aumentando. La situación anterior junto con la necesidad de resolver los mismatches contables de las instituciones financieras dependientes de los mercados para obtener financiación en dólares, está obligando a Fed a asumir el rol de prestamista de última instancia a nivel mundial.

La semana pasada, tal y como publiqué aquí, la Fed volvió a hacer uso de los swaps de divisas mediante los cuáles asegurar una provisión de dólares a algunos bancos centrales. Además de estas acciones, el banco central americano ha anunciado un nuevo programa bajo el nombre de FIMA Repo Facilities para contribuir a reducir la escasez de dólares. Mediante este, se compromete a establecer repos (repurchase agreements) con autoridades financieras y monetarias a nivel internacional (Financial International Monetary Authorities, FIMA) que tengan una cuenta en la Reserva Federal de Nueva York.

Las facilidades repo son instrumentos utilizados habitualmente por las instituciones financieras para hacer frente a las necesidades de liquidez a corto plazo cuyo funcionamiento se basa en acuerdos de recompra de títulos. Supongamos una operación repo entre dos bancos A y B. Bajo este supuesto, el banco B necesita tener acceso a efectivo en el corto plazo y para conseguirlo utiliza el mercado repo. En este, la entidad A ofrecería a la entidad B el acceso a liquidez a cambio de que esta última otorgue activos seguros (generalmente deuda pública) como garantía. Este acuerdo vendría acompañado del compromiso futuro de recompra de los títulos por parte de la entidad B. Pasado un tiempo (generalmente de 7, 14 o 28 días), la entidad B recompraría los títulos entregados por un precio superior a la cantidad de dinero facilitada en un primer momento, ofreciéndose así un beneficio para la entidad A. La diferencia entre la cantidad de dinero otorgada y el precio de la recompra marcará el tipo de interés de la operación.

En el contexto actual, la Reserva Federal da un paso más allá en su compromiso de otorgar liquidez dado que las operaciones repo han sido ofrecidas por primera vez a los bancos centrales. Para su uso, estos podrán solicitar el acceso a dólares a cambio de otorgar títulos de deuda americana como collateral. En cuanto a aspectos más técnicos, el tipo de interés aplicado a la operación será un 0’25%[1] superior al interés sobre el exceso de reservas, actualmente al 0’1% en Estados Unidos. Además, las operaciones podrán tener una periodicidad diaria y podrán ser renovadas de manera ilimitada hasta que la situación mejore.

La posible razón de esta actuación puede ser la de posibilitar el acceso directo a dólares a los bancos centrales no incluidos en los swaps, siendo el principal exponente el Banco Popular de China. La no inclusión de este en líneas de financiación aprobadas la semana pasada, puede venir explicada por las tensiones geopolíticas entre EEUU y el país asiático. La importancia que China adquiere en este contexto se debe a que sus empresas tienen gran parte de su deuda denominada en dólares y a que su gobierno es el segundo tenedor internacional de Treasuries. Ante una escalada en los costes de financiación en dólares como la actual, el gobierno chino, para facilitar la refinanciación de sus empresas, podría vender los títulos americanos para tener acceso directo a dólares. Las grandes cuantías de títulos a la venta por parte de China podrían suponer un gran problema para el mercado de deuda americana cuyas repercusiones posiblemente alcanzarían también a la economía. La aprobación de estas repo otorga al BPC el acceso a la liquidez en dólares y minimiza las posibilidades de que el gobierno chino tenga que recurrir a la venta masiva de títulos de deuda americana.

Las rápidas y contundentes actuaciones en el plano monetario, comprometidas a evitar un empeoramiento de las condiciones económicas actuales, parecen dar a entender que los bancos centrales han aprendido de los errores cometidos durante la Gran Recesión. Esperemos que estos no sean los únicos.


[1] El interés por la operación, a pesar de ser pequeño, podría desincentivar el uso de los repo por parte de las entidades monetarias ya que la venta de títulos de deuda americanos no hace incurrir en ningún coste extra.

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
1 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar