Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

"Con el debido respeto Señor, creo que éste va a ser nuestro mejor momento."

2 recomendaciones

Los más cinéfilos habrán reconocido la famosa frase del título del artículo. En uno de los momentos más difíciles de la odisea del Apollo 13, el Jefe de los ingenieros en la sala de control reconoce en voz alta que se enfrentan a los que van a ser los momentos más duros para la historia de la NASA, a lo que el ingeniero interpretado por el gran Ed Harris responde: "Con el debido respeto Señor, creo que éste va a ser nuestro mejor momento", una de las frases más míticas de la película junto al archiconocido "Houston, tenemos un problema".

Os preguntaréis qué tiene que ver esta película con las inversiones y los Mercados financieros. Pues bien, como sabréis es habitual que los gestores de fondos y cuentas gestionadas redacten newsletters y notas a los inversores en los peores momentos de los Mercados. En ellas suelen informar de su visión de la situación de crisis, tratan de justificar las pérdidas, razonan sus estrategias reafirmandose en ellas o bien dando golpes de timón, etc. Todo ello para intentar tranquilizar a los inversores, tratando así de evitar que éstos les retiren su confianza -y dinero- de sus gestoras. Esas comunicaciones abundan y casi son obligadas para cualquier gestor que se precie, puesto que en momentos difíciles es cuando más hay que estrechar la relación entre gestores e inversores.

Pero esta vez nos ha llamado la atención la carta que ha redactado una de las gestoras que forman parte del grupo de fondos y asset managers cuya due diligence estamos en estos momentos realizando en Cluster Family Office, y cuya identidad nos permitiréis que reservemos para nuestros Clientes. Lo curioso de dicha carta, cuyo título es la citada frase de Apollo 13, es que no va dirigida a sus inversores, como sería de esperar, sino a los directivos de las empresas en las que están invertidas. Este hecho lo consideramos extraordinario, puesto que no es en absoluto habitual dirigirse públicamente a ellos en momentos de crisis bursátil, ni mucho menos hacerlo en los términos que a continuación os traducimos de la carta original.

"Con el debido respeto Señor, creo que éste va a ser nuestro mejor momento."

Querido Partner,

Todos estamos atravesando momentos muy complicados, tanto en la área sanitaria, la social como en la económica. Es cierto que nosotros no estamos "dentro de vuestra empresa" y somos conscientes de nuestras limitaciones, pero creemos que nuestra visión y percepción de la situación puede aportaros algo. Nuestra compañía gestiona activos de inversores largoplacistas de todos los continentes, con un elevado sentido de servicio fiduciario y excelencia. Hemos mantenido 483 reuniones online en las pasadas semanas con empresas nacionales y extranjeras, siempre en busca de un mejor conocimiento de las perspectivas de sus negocios en el entorno actual. Si  en vuestra empresa necesitáis cualquier contacto con cualquier compañía con las que tenemos relación, no dudéis en decírnoslo, estaremos encantados de ayudar. En estos momentos, quizá una visión desde 30.000 pies, de un equipo que está estudiando diversos casos y negocios internacionales, pueda seros útil. Además, como inversores y socios de vuestro negocio nos gustaría deciros lo siguiente:

  1. La prioridad número uno en estos momentos es garantizar la salud de vuestros equipos profesionales y de los miembros de vuestras familias. El estrés emocional al que todos estáis sometidos es enorme, y estar a disposición del personal y de sus familias en estos momentos es  extremadamente importante. Sed transparentes, la empatía tiene un largo recorrido y refuerza el sentido y la misión de cada empleado.
  2. Respecto a los próximos trimestres, todos los directivos de las empresas, propietarios e inversores tienen incertidumbres y preguntas. No estáis solos. La visibilidad para este año es muy baja. La liquidez es el rey. Todos sabemos que la economía se debilitará debido al aumento del desempleo. No obstante, no pensamos que toda vaya a ser diferente. Siempre habrá demanda de buenos servicios y productos a buen precio. Las principales necesidades de los consumidores seguirán siendo las mismas. No hay que entrar en pánico ni tomar decisiones poco meditadas.
  3. Las mayores crisis suelen precipitar la innovación. Las tendencias que ya existían se acelerarán. Estamos observando algunas empresas que se están adaptando más ágilmente al comercio online y están creando herramientas digitales para sus negocios. Nos entusiasma la capacidad adaptativa e innovadora de las compañías y los emprendedores de nuestro país. Os podemos ofrecer ejemplos prácticos de dentro y fuera de nuestras fronteras.
  4. Son momentos en los que es interesante replantearse los costes estructurales. Pero no olvidéis que las personas son vuestro principal activo. No queremos ser proselitistas, pero recordad el tiempo y esfuerzo que os costó encontrar y formar a vuestros profesionales. Si es posible, no perdáis vuestro alto potencial y no recortéis la retribución de las piezas clave de vuestra empresa. Y si lo hacéis, recordad que la cúpula directiva también debe aplicarse proporcionalmente los mismos recortes.
  5. En momentos difíciles como este, el márketing y las prácticas de responsabilidad social, medioambiental y de gobierno corporativo (ESG) pueden parecer superfluas. Obviamente, puede ser comprensible para empresas que luchan por mantenerse a flote. No obstante, creemos que las prácticas ESG son más importantes si cabe en estos momentos. Consumidores, inversores y profesionales priorizarán aún más las empresas que cuidan las prácticas medioambientales, sociales y el buen gobierno corporativo. Por tanto, no olvidéis a vuestros accionistas. La manera en la que tratéis a vuestros proveedores, clientes, empleados, medioambiente y la comunidad que os rodea, será recordada durante mucho tiempo. El viejo dicho "trata a los demás como te gustaría que te tratasen a ti", nunca fue tan relevante.
  6. Si es posible, no os debéis centrar solo en una posición empresarial defensiva, sino que también es momento de pasar a la ofensiva, puesto que pueden haber oportunidades excelentes ahí afuera. Esa empresa que siempre habéis querido adquirir, o ese profesional que siempre quisisteis fichar pueden estar ahora més abiertos a hablar y a escuchar vuestras ofertas.
  7. Mantened la concentración. En tiempos como los que estamos viviendo, la ansiedad nos hace querer actuar de manera precipitada. Escuchad a todos, pero no cambiéis demasiado ni agobiéis a vuestro equipo con nuevas e innecesarias peticiones. Los miembros del consejo de administración suelen requerir muchas cosas y aportar pocas sugerencias en momentos como este. Mantened el rigor.
  8. Por último, nos gustaría recalcar nuestra visión largoplacista. No sacrifiquéis el largo plazo para satisfacer a los inversores a corto plazo.

Hay una escena en la película Apollo 13 que merece la pena recordar. La misión pasa por un momento muy difícil. El "jefe" dice a sus ingenieros: "This will be Nasa’s worst moment”, y uno de los ingenieros (Ed Harris) responde: “With all due respect sir, I believe this will be our finest hour!”. Momentos como éste definen a los grandes líderes.

Buena suerte! Cuidaros mucho y recordad las instrucciones que dan en caso de emergencia en todos los vuelos: Pongase primero su mascarilla de oxígeno y después ayude a hacerlo a las personas que se sientan a su lado. Si vosotros no estáis bien, será más difícil que cuidéis de vuestras familias y de vuestros equipos.

Podéis contar con nosotros. Un abrazo.

No está mal la carta, ¿verdad? Lamentablemente no todas las gestoras de fondos tienen una visión tan largoplacista y protectora de los buenos negocios. La mayoría tan solo buscan no quedar en evidencia frente a sus índices de referencia, tarea en la cual fracasan más del 90%. Encontraréis infinidad de artículos y estudios estadísticos sobre la ineficacia de la mayoría de gestores activos a poco que googleéis (aquíaquí o aquí). Pero no es imposible encontrar gestores activos que justifiquen sus comisiones superando a sus índices de manera contundente y sostenida en el tiempo, sobre todo si eliminamos la barrera del 10% de fondos comercializables en España y podemos invertir libremente en el 100% de fondos existentes en todo el planeta, como ya hemos explicado aquí o aquí.

Tanto si somos empresarios, autónomos o empleados, todos podemos ser buenos inversores en momentos tan complicados como éstos. Solo bastan simples consejos que, por otra parte son muy difíciles de seguir. Comprar cuando los demás venden, y vender cuando los demás compran. Y hacerlo de la mejor manera posible, superando a los índices, como hacen desde hace más de 14 años los gestores que han escrito esta nota.

Ahora, y desde hace ya un par de meses, toca comprar y no vender, al menos hasta que el limpiabotas, el ascensorista y el vecino del 5º 2ª vuelva a presumir de sus inversiones en bolsa y, por supuesto, estén vacunados.

  1. en respuesta a steelman1234
    #6
    Gurús Mundi
    Coincido con tu diagnóstico. De hecho escribimos sobre ello hace casi un año: "Adiós al Patrón Solvencia. El dinero infinito es el nuevo Patrón."
    1 recomendaciones
  2. en respuesta a Gurús Mundi
    #5
    steelman1234
    Aprovecho para darte las gracias por tu amabilidad en contestar tan rápido.

    En el fondo, mi discrepancia viene del diagnóstico de la situación anterior a la pandemia. 

    Parece ser opinión de la mayoría de inversores un análisis, donde la perspectiva económica mundial era bastante aceptable antes del coronavirus y este episodio, aun reconociendo su impacto, es una alto en el camino de la prosperidad. Por eso las alusiones a la vacuna, la cura o el no confinamiento tan estricto en el caso de que la segunda ola nos invada, para justificar una pronta mejora en cuanto solucionemos (o superemos en buenas condiciones) el tema del virus.

    Tendemos a olvidar con rapidez, las dificultades procedentes de las guerras comerciales (que lastraron el comercio mundial en 2019 y no se han arreglado ni mucho menos), la imposibilidad de los BC de revertir las inyecciones de dinero sin fin, la obligación de mantener los tipos de interés en negativo o tipos cero, para evitar que la deuda mundial nos abrume, en cuanto los tipos de interés suban  al 2% (y los intereses sean impagables, como hemos visto con la prueba y error de la FED, que rápidamente hubo que revertir, ante el desplome de los mercados por dos veces en 2018).

    Es evidente que la economía está intervenida y nos hemos vuelto adictos al dinero gratis de los BC.  Es inconcebible que el mayor endeudamiento de la historia, coincida con los menores tipos, hasta el punto de llegar a valores negativos. Nadie en su sano juicio  supone que los tipos estarían en niveles tan bajos, si no fuera por los BC. Tratar este proceso como algo normal y reversible, en el momento que la economía mejore es el mayor error, siempre desde mi punto de vista.

    Otras veces en la historia ya hemos asistido a movimientos parecidos, como por ejemplo, la devaluación del denario romano, por reducción de la cantidad de plata en la moneda, equivalente a la emisión de dinero sin fin, en la política mundial de los principales BC del mundo. 

    El balance de los BC ha tomado un rumbo exponencial, y la determinación de no dejar quebrar ninguna compañía importante, supone eliminar la destrucción creativa de Schumpeter, fomentando la supervivencia de las empresas   zombis, en un movimiento que se está acelerando.

    El próximo paso es confundir liquidez con solvencia y tiene que ver con la posibilidad de quiebra de numerosos bancos incapaces de mantener su negocio con tipos nulos o negativos. El aumento de la morosidad esperado por la paralización económica, todavía no está en el radar de los BC, que surten de liquidez a los bancos para comprar los bonos estatales y permitir financiarse a los estados, pero no pueden impedir el deterioro de la cuenta de resultados bancaria. Ni los márgenes, ni la morosidad puede funcionar con este sistema.

    Perdón   por el tocho, pero creo que no estamos bien y para muestra, los problemas no comenzaron con el virus, sino con el mercado de repos en Septiembre de 2019. 

    Saludos.
       
       
    1 recomendaciones
  3. en respuesta a steelman1234
    #4
    Gurús Mundi
    Desde luego, la parálisis económica puede tener consecuencias tremendas de todo tipo. Pero también es cierto que, aunque sea políticamente incorrecto reconocerlo, casi todos los países del mundo están adoptando (oficial o extraoficialmente) estrategias menos económicamente agresivas ante la pandemia, aceptando un determinado número de muertes como mal menor ante el daño social y humanitario que tendría el colapso total y permanente de las economías a medio y largo plazo. Por ello, quizá también lo peor del colapso económico lo hayamos visto ya, aunque las consecuencias del mismo se verán en los próximos trimestres como bien dices y podrán lastrar la recuperación en V (que solo la veremos en ciertos países). Y tampoco deben olvirdar los inversores que la normalización de la vida social llegará en cuanto se haya vacunado aprox. el 40% de la población, que junto con el quizá 20% de población ya inmunizada de manera natural que posiblemente habrá a finales de año, serán suficientes para frenar el virus. Quiero decir que no deberemos esperar a vacunar al 80% de la población de las economías más fuertes del mundo para volver a nuestra actividad social y productiva habitual, lo cual acorta el plazo. Por todo ello, sinceramente creemos que solo los inversores cortoplacistas deberían enfocar sus inversiones hacia el colapso de los Mercados. Y que el inversor largoplacista hará bien en considerar el negro escenario que tenemos enfrente como una oportunidad (ya desde el mes de Marzo) para adquirir buenas empresas de países con buenas perspectivas de crecimiento a largo plazo, puesto que la cuenta atrás para empezar a vacunar y recuperar la normalidad social y productiva está en marcha. A partir de ahí, por supuesto, pueden acontecer imponderables como mutaciones violentas del virus, en cuyo caso la vacunación efectiva se retrasaría unos meses, o la exacerbación de cualquier conflicto geopolítico, aunque eso siempre forma parte de la vida del inversor. En definitiva, no debemos olvidar que el inversor bajista y cortoplacista rema a contraviento de los bancos centrales americano y asiáticos, que está claro que soplarán cuanto puedan para recuperar crecimiento, empleo y cotizaciones. Nosotros, como inversores largoplacistas que somos, preferimos apuntarnos a esa recuperación y haber aprovechado el crash de Marzo, aunque nuestras previsiones se puedan cumplir con unos meses (o incluso trimestres) de retraso por la onda expansiva del frenazo económico. El tiempo dirá, como siempre.
    Salud!
    1 recomendaciones
  4. en respuesta a Gurús Mundi
    #3
    steelman1234
    Mi critica va dirigida sobre todo a esta frase.

    "Ahora, y desde hace ya un par de meses, toca comprar y no vender,".

    De acuerdo con el rebote, pero también dices  (perdón por el tuteo si no es de tu agrado) ahora es momento de comprar.

    Respecto a los próximos 10.000 puntos, sea de Lynch o no, está por ver su dirección. Un artículo de Alasdair Mcleod, advierte de un comienzo de quiebras bancarias en los próximos meses.

    https://www.goldmoney.com/research/goldmoney-insights/the-path-to-monetary-collapse

    La paralización de la actividad económica  como consecuencia del confinamiento por el virus, puede tener efectos colaterales perniciosos, como una retroalimentación en el aumento de morosidad bancaria. Si una persona entra en el paro, pierde su capacidad de pago cuando no tiene reservas, lo mismo que las empresas que están justas de cash. Pueden aguantar dos o tres meses antes de empezar a dejar de pagar, pero luego es todo una bola de nieve. Ni siquiera estamos teniendo en cuenta la situación de los emergentes, mucho peor pertrechados para enjugar la crisis, por la falta de emisión de moneda fuerte. La quiebra de Argentina es solo la punta del iceberg.

    Y respecto de la necesaria recuperación en V, ya se verá. De momento China que lleva varios meses de ventaja, solo ha recuperado un 75-80% de su actividad anterior. 

    Otro foco difícil es Latinoamérica todavía en la fase alcista del virus.

    En fin, solo comentaba que la prudencia no es mala consejera, al menos después del rebote. 
     
    Saludos. 


    2 recomendaciones
  5. en respuesta a steelman1234
    #2
    Gurús Mundi
    Muchas gracias por tu comentario steelman1234. Con todos los respetos para Tyler Durden, sólo el tiempo dará y quitará razones. Por el momento lo que resulta evidente es que quienes aprovecharon las caídas del mes de Marzo (como advertimos en nuestros artículos del 12 de Marzo y el del 1 de Abril), a día de hoy han ganado un 25-30% en solo un par de meses.
    La distorsión de los bancos centrales es un new normal que vino hace ya más de una década para quedarse. Con todas sus contradicciones y alejamiento de la economía real que el dinero infinito supone.
    En cuanto a las vacunas, que no la haya hoy no significa que no la vaya a haber antes de final de año, para lo cual falta apenas medio. Y ese plazo, para el inversor que se precie de serlo, es corto, muy corto. Quizá veamos nuevos sell-offs en los próximos meses o quizá no, eso nadie lo sabe, pero como dijo Lynch (aunque no está clara la autoría de la frase), los próximos 10.000 puntos serán hacia arriba. Desde luego, sólo el tiempo dirá, pero por el momento ahí está ese 25-30% de rendimiento que muchos inversores han dejado escapar en las últimas 8 semanas.
    Sabemos que Mr. Market es imprevisible a corto plazo. Pero desde el punto de vista científico los meses más oscuros del tunel de la pandemia están llegando a su fin, lo cual Mr. Market probablemente lo cotice en pocos meses, si no lo está haciendo ya definitivamente.
    Dicho esto, obviamente en el sur de Europa no levantaremos cabeza en muuucho tiempo. Pero el mundo es muy grande, especialmente Asia.
    Salud!
    1 recomendaciones
  6. #1
    steelman1234
    Con el debido respeto, los que están comprando ahora mismo son los limpiabotas, los ascensoristas y los vecinos del 5º 2ª, por lo menos en el mercado americano.

     https://www.zerohedge.com/markets/why-retail-traders-are-facing-catastrophic-losses 

    Y los que están vendiendo son los Warren Buffett del mundo, nada menos que el 100% de las aerolíneas y el 90% de Goldman Sachs, manteniendo intacta una liquidez de 137.000 millones de dólares.

    El colmo de la contradicción es que puede darse en EE.UU., un hecho relevante.  La consecución de máximos históricos en bolsa (Nasdaq) con el máximo histórico en el desempleo, superando al de la crisis de la Gran Depresión.

    La distorsión creada por la intervención de los Bancos Centrales incita a la prudencia, no a la inversión en "momentos bajos". Todavía no hay vacuna ni cura para el virus, ni sabemos si tendremos una segunda ola y ya se está descontando el mejor de los mundos.

      Aunque la labor de las casas de valores sea vender el "negocio", un poco de sensatez al realizar el diagnóstico de donde estamos y hacia donde vamos, no vendría mal.

    Saludos.
    2 recomendaciones
Sitios que sigo
2 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar