¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Fresh Family Office

Todo sobre la gestión de patrimonios y las finanzas

Schwarzenegger y Zapatero, o la Fórmula del Agujero.

Pongámosle una ecuación a la situación a la que se enfrentan los Estados. Las matemáticas suelen hacernos más evidentes las realidades que no nos gusta afrontar. Y es por lo tanto saludable jugar con una simple ecuación si lo que de verdad queremos es entender lo que ocure en nuestro entorno.

Los Estados están pagando la factura de la orgía de crédito a la que bancos y nosotros mismos (empresarios y/o consumidores) nos entrgamos en los últimos años. Ante la insolvencia de los deudores, la banca ha sido y está siendo rescatada por papá Estado. Además, el gasto público keynesiano y la destrucción de riqueza tributable, estan disparando los déficits mes tras mes. Veamos pues la simple ecuación a la que se enfrentan los Estados:

G - I = ΔM + ΔD

Donde G es el gasto público, I los impuestos, M la masa monetaria y D la deuda. A nadie se le escapará que la parte izquierda de la ecuació determina el déficit, y la derecha la manera de financiarlo. Obviamente, si G se viera superada por I, estaríamos ante un escenario de superávit y los incrementos se tornarían reducciones de deuda o incluso de masa monetaria.

Por lo tanto el déficit debe ser cubierto por un incremento en la impresión del dinero en circulación, y/o por la emisión de deuda pública. ¿Pero qué ocurre cuando un Estado tiene absoluta libertad presupuestaria y no monetaria? Veamos el ejemplo de California, cuya ecuación se limita a: G - I = ΔD Una ecuación que se debe equilibrar con cada presupuesto anual. Ahí llegamos a un escenario donde una limitación en la capacidad de endeudamiento provoca una quiebra del Estado que sólo tiene una solución sostenible: La equiparación de G e I. Es decir que en un entorno de crisis donde los ingresos se reducen, la única solución es la de un recorte drástico del gasto público, que a su vez provocará una profundización de la crisis.

La capacidad de endeudamiento tiene un límite, claro está. Y en buena medida lo marcará el mercado, ya que a menor solvencia percibida por el inversor, mayor es el tipo de interés que deberá ofrecer el Estado para atraer el dinero hacia su papel. Un papel cada vez más mojado. El otro límite lo pondrá la ley que regulará o intentará regular la solvencia, delimitando el llamado "riesgo país". Sin embargo, en el caso de California (economía que por sí sola estaría situada en el top 8 del mundo), no hay escapatoria vía aumento de la deuda por la humedad (insolvencia) ya excesiva de su papel, ni tampoco tiene capacidad de imprimir billetes. Ambas posibilidades pertenecen a decisiones ajenas, es decir al mercado y a los EE.UU. en su conjunto. Cuando el déficit está desbocado y los ingresos fiscales disminuyen, la colocación de deuda deja de ser difícil y se convierte en misión imposible. Atraer la financiación cuando se ha perdido la confianza de los inversores es como intentar contener con las manos el desmoronamiento de un castillo de naipes. Y hoy por hoy parece impensable que California pueda emitir e imprimir sus propios billetes de una moneda propia. Por lo tanto parece verosímil que los EE.UU. en su conjunto "rescaten" la deuda californiana para que pueda seguir colocándose entre los inversores con el aval del Tesoro americano. A ello se deberá unir una austeridad rigurosa en el gasto publico, algo que ya está llevando a cabo Schwarzenegger según su manual neoliberal.


También se está hablando de la posibilidad de que los cincuenta estados nortemericanos dispongan de capacidad para emitir moneda (o al menos los que son incapaces de equilibrar la ecuación), pero parece, en el caso USA, que sería menos traumático que papá Estado corra con los avales que necesita el manirroto de Schwarzenegger para seguir haciendo mayor la pelota de la deuda pública californiana.

Curiosamente, cada día le veo más paralelismos a Schwarzenegger y al Zapatero español, a pesar de que la estrategia ante la crisis es radicalmente opuesta (neoliberalista vs socialista). Ambos dirigen un país con graves problemas de insolvencia e imposibilidad de equilibrar la ecuación de marras. Parece impensable que los EE.UU. permitan el colapso de California, pero no me resulta tan inverosímil que la UE deje a su suerte a los países con un gran desfase entre G e I. La ecuación de los PIIGS se podría equilibrar inyectando I desde los países ricos de Europa, desde luego, pero es evidente que el patriotismo de la UE no alcanza las cotas del norteamericano. Por supuesto, la opción de permitir una política monetaria independiente en la UE es algo difícil de imaginar, pero que encajaría muchas piezas del rompecabezas y equilibraría la ecuación. Sin embargo también se hace incluso más difícil de imaginar que los países ricos de la UE paguen y avalen sin rechistar la quiebra de unos Estados que, hace tan sólo pocos años que abandonaron sus versátiles divisas y entraron en la unión monetaria sacando pecho virtual.

Krugman ya advirtió a Zapatero hace cuatro meses que la Unión Europea es como si no existiera. O sea, que avisa que no cabe esperar ayuda por su parte porque, de hecho, es una insititución fantasma a efectos de coordinar medidas excepcionales. Esto, añadido a la incapacidad para devaluar la moneda debido a la militancia en la unión monetaria, hace que (como dijo en su blog) estar en la eurozona no garantice poder superar la crisis ni una mejor perspectiva, sino al contrario. A España, Italia, Portugal, Irlanda y Grecia seguramente les resulte más complicado el panorama.

De momento Schwarzenegger ha escrito la carta a los reyes magos (Obama) suplicando el rescate por parte del Estado norteamericano. Zapatero le ha copiado la carta pero el verdadero drama, para España y el resto de PIIGS, es que no hay dónde enviarla. Mientras tanto, la ecuación se va grabando a fuego en nuestras cifras macroeconómicas. Y las ecuaciones matemáticas son verdades que no entienden de política ni de dramas sociales.

  1. #1

    Anonimo

    Zapatero no ha escrito la carta.

    No la ha escrito porque sencillamente es un iletrado económico.

    Si no, no entiendo tanto despilfarro manirroto por aquí y por allá. Parece que el dinero le salga de la nada. Y es que tiene una maquinita de fabricar deuda que da miedo.

    Ya no es que se endeude poco a poco, es que está acelerando el proceso a unas velocidades estratosféricas y todo en medidas cortoplacistas de un año de duración.

    Ya lo ha dicho Xavier Sala, ya lo han dicho otros muchos, y cada vez lo dicen más.

    Hablar a día de hoy de posible futura quiebra del estado no me parece para nada una quimera.

    Se está demostrando que somos un gigante con pies de barro.

    Hemos superado ya el 200% del PIB entre deuda privada y pública. EL estado endeudándose por encima del 10% anual. Yo creo que en dos días nadie va a querer nuestro papel ni a intereses récord. Deuda que seguiremos hasta que nos muramos. Bancos que tienen que empezar a devolver esa deuda que no pueden pq el burbujón inmobiliario les ha destrozado los balances. Familias enteras con el drama del paro e incapaces de hacer frente a su sobreendeudamiento. Empresas a las que su negocio se les ha ido al traste o que malviven.

    Una deuda monstruosa, que no podemos pagar, en un país que se deteriora por momentos. Un país que no tiene recursos para salir de esta ya que la única solución es aumentar aún más su deuda.

    Si ZP no sabe más que aumentar G, si los I no pueden subir mucho ya que la economía está KO y cada vez quedamos menos y con menos recursos para mantenerlos. y Deuda sube hasta los cielos.

    Aquí nadie parece darse cuenta, pero esto va para largo y no hemos visto ni el principio. En España no se ha visto ni el principio de lo que va a acabar sucediendo.

    Y ahora me gustaría que los que nos tacharon a algunos de agoreros, escandalosos, etc por predecir cosas menores de lo que ya ha pasado se empezasen a plantear donde estamos y lo que nos queda.

    Por cierto, yo, de ser Europeo de los ricos nos dejaba caer hasta los infiernos. Hace no mucho, algunos imbéciles iban por ahí bacilando que habiamos superado la renta per cápita de otro país mediterráneo e íbamos a alcanzar la de uno de los mayores exportadores del mundo. Algún palurdo de pueblo iba fardando de que nuestra banca era la mejor del mundo, y de un año para otro resulta que con 50.000 millones de € para avalar deuda no vale, si no que necesita unos 90.000 más a fondo perdido (y en realidad necesita el doble o el triple).

    Eso algún bocazas, mentiroso compulsivo, y los patanes que le hicieron caso...

    Jaime

  2. #2

    Gurús Mundi

    Estoy contigo, Jaime. Como dijo Xavier Sala i Martin, la luz que ven algunos al final del tunel, al menos en España, es un camión que viene de cara.

    Espero que la Europa A no haga lo que cabría esperar. Dios se lo pagará, porque los PIIGS no van a poder.

    Salud y €.

  3. #3

    Anonimo

    Si Esp solo tuviese el problema del deficit-endeudamiento, aun veriamos la luz...si le sumamos la baja productividad-competitividad mas las acciones erradas del gobierno de turno,ahora todo depende de si los inversores siguen creyendo en el pais o bien huyen, y si los empresarios siguen creyendo en las inovaciones, en la empresa o bien huyen...Esp como gran empresa es demasiado grande para dejarala caer ?

  4. #4

    Anonimo

    El problema es el de siempre "miopia politica", actuar sin previsón, cometer los mismos errores que el pasado. Esta situación critica solo se soluciona con medidas globales. La situación de paises endeudados como el nuestro, mas el deficit comercial, mas la alta dependencia energetica y con el menor peso de la industria sobre el PIB (del 25 % hemos pasado al 14 %)solo se soluciona con medidas estructurales de gran calado,para incrementar la productividad y la competitividad, no se soluciona incrementando la deuda a nuestros hijos.

Autor del blog

  • Gurús Mundi

    Todo sobre la gestión de patrimonios y las finanzas

Envía tu consulta


Sitios que sigo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar