¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Fresh Family Office

Todo sobre la gestión de patrimonios y las finanzas

Euroescepticismo económico.

Hoy nos encontramos ante un panorama de crisis financiera en vías de... digamos superación (USA), ya que solución no sería la palabra mas adecuada. Y en cuanto a Europa, ni siquiera eso. Pero sin embargo la crisis económica mundial no ha hecho más que empezar, y cuando las finanzas quedan en segundo plano (o primer plano bis) y el principal fuego que apagar es la crisis económica que derivará hacia crisis social, las medidas a tomar sólo pueden ser efectivas si son drásticas o incluso draconianas. Las caídas de PIBs tienen registros récord por doquier y el colapso de las economías se convierte ya en dramas sociales que todavía son la mera punta del iceberg del WWFF que creíamos olvidado en occidente. Especialmente en un país como el nuestro, con un paro que superará el 25%, las medidas a tomar son especialmente urgentes, necesarias e inevitables.

A pesar de que todavía hoy se oyen muchas pseudo-eminentes voces que proclaman con alegría la fortaleza del Euro contra el resto de divisas del mundo mundial, la realidad es que hoy en día la ventaja es de los que devalúan. De hecho siempre ha sido así en los momentos difíciles de la economía de un país. Pero la globalización ha cambiado el mundo, también en lo que a relación de divisas se refiere, y cuando las dificultades macroeconómicas son ya globales, alguien debe hacer de pardillo(UE). Es decir, al menos una de las divisas principales del mundo debe apreciarse como contraparte de las que se deprecian, ganando éstas en competitividad y teniendo más opciones algún día de levantar cabeza en la Gran Depresión.

De hecho, a toda la Unión Europea le vendría muy bien un Euro competitivo que reactivara las exportaciones y remontara los PIBs en la Eurozona. Pero para ello necesitaría perder valor contra las demás divisas principales, es decir USD, y las demás secundarias (GBP, YEN, CHF y poco más). O sea que necesitaría que una parte del mundo desarrollado, con capacidad económica, tenga una economía fuerte que soporte las miserias del que está en apuros. Que fortaleciera sus divisas permitiéndo así ganar competitividad a la divisa débil y reactivar así la economía del país pobre. Pero no. Hoy estamos todos mal, muy mal. Y nadie quiere ni puede permitirse el rol de país y divisa fuerte. Todos necesitamos una devaluación como el aire que respiramos, americanos y europeos (unos más que otros). Tonto el último. Y el último tonto hasta hoy viene siendo el flamante y fuerte €, para regocijo de europeos miopes y de no-europeos ágiles con sus respectivos bancos centrales.

En La Era de las Devaluaciones mencionamos varios motivos por los cuales era complicado devaluar para salir adelante. Uno de ellos era la incapacidad de financiarse que tendría un país con capacidad de devaluar su divisa de forma autónoma, como antaño. Pero en los últimos meses estamos viendo cómo también dentro de la Unión Monetaria la deuda soberana de algunos estados cotiza muy por encima de otros y está encareciendo la financiación, incluso con una moneda única. Por ejemplo Irlanda/España y Alemania/Francia cotizan a precios muy dispares desde hace unos meses. Pero la razón no es sólo la prima de riesgo por insolvencia o quiebra estatal, ya que existen diferencias muy grandes incluso en los bonos a un año, también cotiza la mayor o menor capacidad de cada uno para superar la depresión a medio plazo, y quizá cotice algo más a corto. Unos diferenciales que probablemente aumenten en los próximos meses, cuando las incapacidades de unos y otros queden más y más en evidencia. El caso es que, al igual como sucedió con el desequilibrio que detectamos en abril 2008, la molécula económica tenderá también al reequilibrio. Es decir, que o bien los costes de financiación se vuelven a aproximar entre países miembros de una Unión Europea que económicamente tienda a la convergencia (poco probable en nuestra opinión); o bien se amplían las diferencias y la divergencia se lleva por delante la Unión, comenzando por la parte financiera de ésta.

Este escenario nos lleva al euroescepticismo económico (que no político), voluntario o involuntario. ¿Hasta cuándo la UE podrá mantener de la mano países ricos y pobres en un entorno tan difícil? Esta crisis global que está impidiendo una divisa competitiva en un entorno de "tonto el último", quizá no llegue a romper los lazos políticos de la UE, pero se llevará por delante una unión económica que parecía equilibrar las diferencias entre países. Pero sólo lo parecía. Y este colapso hundirá en la miseria a muchos, sobre todo a aquellos países que no tengan la valentía y/o la capacidad para tomar esas medidas drásticas y draconianas.

"Una vez descartado lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, debe ser la verdad."

Sir Arthur Conan Doyle (1859-1930)

  1. #1

    Anonimo

    ¿Acaso esas diferencias entre países han dejado de existir en algún momento?La única verdad es la que nos conduce a reconocer y aceptar que ni ha existido progreso, ni ha existido "boom" de ningún tipo, no ha existido aumento de la renta ni nada de nada.
    Es todo arte de ilusionismo; "Todo esto te daré si de hinojos te postrares"
    ¿Le suena a alguien la frase?

    Quién respondiera bien no tendrá problemas, quién cayó no tendrá salvación.
    Así es el mundo económico, así ha sido y así será a pesar de los lapsos de tiempo que aprovechan los engañabobos para enriquecerse con las aguas revueltas.

    Quien lo iba a decir, la Banca, auto-presentada como paladín del progreso, el crédito y el desarrollo metiendo mano en bolsillo de los contribuyentes y alimentando el último reducto de avaricia y latrocinio en la persona de políticos.
    Estos caerán como están cayendo (casos de dimisiones masivas en UK por cuestiones de malversación de fondos públicos o alcaldes -y pronto senadores y diputados- en España por delitos urbanísticos y lo que te dejo de contar...)

    ¿Como afianzar nuestro patrimonio en un Mundo sin (aparente) Ley ni concierto?

    Causa verdadera alegría encontrar personas con las ideas claras y que expresen la realidad sin temor, atrás quedan los delincuentes aferrados al sillón que acusan a cualquiera que advierte de lo que viene de "alarma social": Yo los metía en prisión por fraudulentos, por farsantes, por ladrones y por fomentar el crimen al llevar a la sociedad a la ruina.

    No hay nada peor que una comunidad de ratas hambrientas.

    Tengan cuidado con lso negocios que inician, han secado y siguen secando a la ciudadanía y sin ella no hay dinero que corra y sin dinero corriendo no hay negocio ni hay actividad, cuando la sociedad de aliena desemboca en disturbio y en caos y solo prosperan durante un tiempo (fíjense bien en lo de "durante un tiempo") los negocios ilegales; Prostitución, drogas, trata de esclavos...

    Soy pesimista pero soy feliz ¿Por qué?.

    Por cierto, durante unos minutos muchos hoy olvidarán sus miserias pues su equipo ha ganado un partido, arrancarán papeleras, quemarán contenedores, trasnocharán y darán rienda suelta a su idiotez odiando al simpatizante del equipo ajeno.
    El del equipo ajeno sufrirá un colapso monumental porque "alguien" ha ganado mas que ellos.
    Es todo un delirio monumental, una demencia colectiva que no augura nada bueno.
    ¿Cuantos recordarán e interiorizarán que la Victoria ha sido un trabajo de Equipo con un buen director delante y mucho "silencio"?
    ¿Dos personas? ¿Tres quizá?
    La prensa de un lado exaltará idiotizadamente las gestas la prensa contraria hará lo politicamente correcto y olvidarán cuanto antes pero NADIOE habrá aprendido la lección.
    En la Radio escucharemos verdaderas subnormalidades y cuando entrevisten al pardillo de turno ya ni te digo... seguro que además está afónico por el griterío de la noche anterior y el alcohol.


    Y encima estamos en crisis, una crisis rara y diferente con "manos" muy fuertes detrás.

    Acertado artículo, como decía el amigo "carretero" ¡¡atad los machos que viene bajada!!

  2. #2

    Anonimo

    A pesar de que pueda parecer una buena solución, la política de devaluaciones puede que no sea la mejor. Se cambia un ajuste vía salarios (que deberían bajar para disminuir el paro) por un ajuste basado en el empobrecimiento general del pais. Nuestros productos son más baratos, pero todo lo que compramos sería más caro.
    El resultado sería más tasa de inflación y cuando se subieran otra vez los tipos para atajar el problema, la crisis se recrudecería otra vez. Probablemente seguiría otra devaluación, etc. Vamos un mete-saca continuo.
    Un saludo. Gran blog.

  3. #3

    Anonimo

    Hola.

    -EEUU y China tienen pactado el tipo de cambio, y aunque ya no sea fijo, lo tienen controlado como si lo fuera.
    -A Europa le interesa un € fuerte, para comprar las materias primas baratas, manufacturarlas, y vender las manufacturas dentro de la union en €.
    -El consumo interno nos mantiene estables, y la cuota de mercado, la ampliamos con los nuevos socios que van entrando.

    EL UNICO PARDILLO SERA EL QUE CONFIE EN CHINA.

    un beso.

  4. #4

    Gurús Mundi

    Anónimo 1, sentido comentario, sin duda. Me gustaría ser más optimista, pero cuesta, la verdad.

    Anónimo 2, no lo veo tanto como solución, sino como consecuencia inevitable de la situación presente y futura.

    Anónimo 3, sólo a la Europa fuerte le puede interesar un euro fuerte.

    Gracias a todos por vuestros comentarios.

    Salud y €.

Autor del blog

  • Gurús Mundi

    Todo sobre la gestión de patrimonios y las finanzas

Envía tu consulta


Sitios que sigo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar