¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Fresh Family Office

Todo sobre la gestión de patrimonios y las finanzas

SICAV y el libre mercado fiscal.

Se ha hablado mucho de las SICAV como refugio de los ricos para no pagar impuestos. Pues bien, en este artículo de Inversión, Especulación... y cosas mías, Fernan2 explica de forma muy didáctica que la realidad es totalmente distinta. Sin embargo, cada vez que las cosas se ponen feas para las arcas de la Hacienda Pública, vuelven a saltar a la palestra como remedio virtual de los males deficitarios. Y digo virtual porque (a pesar de que este Gobierno sea capaz de eso y más) resulta inconcebible que el diferimiento y el trato fiscal general favorable de las IICs españolas se penalice respecto al resto de IICs de la UE, dejándolas en clara desventaja.

El libre mercado fiscal es un hecho de vital importancia en un entorno UE y también global, como ya dijimos hace año y medio en: Busque, compare y si encuentra algo mejor... deslocalícese. La globalización también ha llegado hasta el punto de que la oferta y la demanda de fiscalización de los paises atrae flujos de capital de unos a otros Estados. Quizás debemos ya dejar atrás los conceptos de rico insolidario, evasor y otros adjetivos leídos comúnmente, y comenzar a darnos cuenta de que demonizando su comportamiento, no conseguiremos nada mientras en los países vecinos ofrezcan condiciones fiscales más favorables para nuestros ricos. No digo que sea un mejor o peor escenario que el antiguo "pague Ud, según la legislación vigente o vaya a la cárcel", posiblemente sea más injusto. Pero es la cruda realidad. Hoy en día es más bien un "pague Ud, según la legislación vigente en España (con 17 legislaciones vigentes autonómicas donde elegir) o vaya a pagar según la legislación vigente en cualquier otro país que le ofrezca mejores condiciones". Todo ello, lógicamente, dentro del entorno de la actualizada lista blanca y gris pálido de la OCDE, es decir excluyendo los cada vez más acorralados y reducidos (y quizá por ello potenciados) paraísos donde la fiscalidad y las garantías brillan por su ausencia.

Quizás no sea un escenario más justo. O sí. Pero la globalización nos aboca a ello, nos guste o no. Encontraremos infinidad de ejemplos de justicia discutible que podemos comparar si dejamos de mirarnos el ombligo: ¿Es justo que los que cultivan fruta en Europa, en ausencia de leyes proteccionistas, pierdan cuota de mercado a favor de agricultores africanos o sudamericanos que cobran menos por sus productos? ¿Es justo que se paguen 6.000 € por m2 de una vivienda? ¿Es justo que se pague por una acción de una empresa 10 o 100 veces su valor fundamental? ¿Es justo que la Sociedad asuma la quiebra del Estado, que a su vez a sume la quiebra del sistema financiero? ¿Es justo que se deslocalice el turismo por una devaluación de la divisa? ¿Es justo que el bienestar de un país se ponga en peligro por una escalada del coste energético? ¿Es justo que los impuestos de un rico de un país A se deslocalicen en favor del erario de un país B que le cobra menos? La realidad del Mercado a veces eclipsa a la Justicia, o mejor dicho, simplemente la relativiza.

En este entorno de libre competencia de países con fiscalidad blanca, el capital fluye libre y ágilmente con la oferta y la demanda. La tecnología, la información y el alto nivel de asesoramiento de los ahorradores/inversores, hacen el resto. Y así debe ser en cualquier mercado que se precie: Con libertad, garantías legales, agilidad, bajo criterios de competencia libre y con transparencia. Y todo ello bajo una regulación que evite abusos, como la lista negra de paraísos que quedan al margen de ese libre mercado. Por lo tanto, cualquier país blanco deberá ponderar muy mucho cualquier cambio sustancial en su política fiscal, sobre todo en lo que se refiere a la imposición del ahorro y rentas, debido a su fácil deslocalización hacia mejores ofertas fiscales.

Con el escenario global actual y volviendo a los impuestos de las SICAV en España, penalizar significativamente sus ventajas fiscales sería evidenciar la conveniencia de utilizar vehículos iguales y/o similares en otros países de la UE, como por ejemplo Luxemburgo. Hacerlo hoy sería provocar el Éxodo de Egipto (y nunca mejor dicho) mañana mismo. Un suicidio colectivo de la economía española cuyos daños colaterales apuntillarían nuestra capacidad de recuperación, y entre los cuales vamos a citar solamente algunos:
  • Parece difícil imaginar que la fiscalidad de las SICAV pudiera penalizarse sin hacerlo al resto de IICs (fondos de inversión), ya que de ser así, el trasvase hacia éstos sería inmediato y la medida habría tenido repercusiones positivas nulas.
  • Si se penalizasen las IICs en su conjunto, los inversores/ahorradores huirían hacia IICs de otros países como ya hemos dicho anteriormente, con el agravante de que no sólo huirían los inversores nacionales sino todos los extranjeros que están invirtiendo en IICs españolas. Imaginemos qué le ocurriría a la industria financiera del país si los fondos de inversión y las SICAV se quedaran sólo con los clientes retail más desinformados.
  • Esos centenares de miles de millones de € que abandonarían las IICs españolas pasarían a ser gestionados por entidades financieras extranjeras, que inevitablemente tendrían querencia a invertir en intereses de sus propios países. De esta forma la sangría de dinero afectaría a la mismísima capacidad de financiación de nuestras empresas y del Estado, con sus consecuentes incalculables perjuicios.
  • Por supuesto, la potencial tributación de plusvalías en el tiempo se acogería a los respectivos acuerdos bilaterales para evitar la doble imposición, saliendo de nuevo muy perjudicados los intereses de España.
Éstas son sólo algunas consecuencias negativas de penalizar la fiscalidad de las SICAV unilateralmente, como elefante entrando en cacharrería. Seguro que si lo pensamos detenidamente nos surgirían otros muchos quebrantos económicos derivados de tal chapuza fiscal. En definitiva, un panorama de daños colaterales cuyos efectos dominó serían infinitamente superiores al beneficio que se pretende obtener. A no ser que la pretensión no sea meramente chapucera sino también electoralista y demagógica. Debería verlo para creerlo.

9 comentarios

Añadir comentario
  1. Anonimo
    #1

    Anonimo

    Es obvio que el problema de las SICAV no es su fiscalidad, si no el fraude fiscal que esconden.

  2. Anonimo
    #2

    Anonimo

    Entonces, ¿no vamos a poder poner impuestos a los ricos? esto parece un continuo chantaje.

    Si hoy son las SICAV,
    mañana, es el IRPF;
    pasado, el IVA de los yates al 4%;

    Creo que se debe hacer lo justo, independientemente de su rentabilidad. Se les debe pedir a las clases altas un "esfuerzo solidario", como diría ZP.

  3. El sujeto pasivo
    #3

    El sujeto pasivo

    La barra libre siempre será pagada por quienes no tienen capacidad de escaqueo. No hay alternativa por más vueltas que le demos.

    De acuerdo con el planteamiento de las SICAVS. El agravio está en que yo también quiero una, pero como con mi calderilla no llego, sólo tengo dos tristes alternativas:

    1.- Pagar el 18.
    2.- Saltar de fondo en fondo para pringaos como dice Fernando.

  4. Gurús Mundi
    #4

    Gurús Mundi

    Perlapau, ¿podrías ser más explícito con el fraude fiscal que ves tan obvio?

    Toomax creo que no has leído detenidamente las explicaciones del link de "Inversión, Especulación...", porque la fiscalidad de las sicavs "de los ricos" y la de los fondos de inversión donde inviertes tu o cualquier hijo de vecino es exctamente la misma.

    El Sujeto Pasivo, el espíritu de la ley de las IICs es ser accesible a los pequeños inversores. La culpa de que no sea así no es de la legislación sino de la banca, como dijimos en un comentario al mismo arículo que citamos al principio: El artículo de Fernan2 es muy didáctico y clarificador. Desmitificar las sicavs como vehículo culpable de que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres era algo necesario, sobre todo cuando las subidas de impuestos ponen en el ojo del huracán populista estas IICs. Quiero además puntualizar algo sobre su "elitismo y exclusividad":

    El espíritu de la ley favorece el diferimiento fiscal en estos vehículos DESTINADOS AL GRAN PÚBLICO, y por ello se exige un mínimo de 100 accionistas. Todos sabemos que la mayoría de las casi 3.400 sicavs que existen en España son unifamiliares o casi. Pero ¿Por qué? ¿Será que las inversiones mínimas son prohibitivas? ¿Es que no cotizan en el MAB? ¿Acaso no tienen un ISIN? ¿Son inaccesibles para el pequeño inversor? Nada de eso. La respuesta es que los bancos canalizan a sus clientes preferentemente hacia sus fondos de inversión (de pringaos como tú dices, que no tienen ningún poder de decisión sobre las inversiones que realizan los gestores) y complican y dificultan la inversión hacia sicavs de terceros, que apenas les generan comisiones.

    Sicavs unifamiliares las hay y las habrá en España (mientras se mantenga una fiscalidad parecida a otros países de la UE), con sus noventaitantos mariachis. Pero los verdaderos culpables de que no sean mayoría las sicavs con más de 100 inversores de verdad (y que los mariachis de las unifamiliares sea algo anectótico) es de la banca, que canaliza a los inversores a su conveniencia. Los mariachis deberían ser una excepción, pero es la actitud de la banca y no la permisividad legal, la que hace que la mayoría de accionistas sean mariachis.

    Sicavs de inversión realmente colectivas las hay a pesar de que la banca dificulte invertir en ellas. Y tenemos un espléndido ejemplo en Koala Capital Sicav, tercera mejor sicav española en lo que va de año, según publicó El Mundo hace pocos meses.

    Lo difícil será que nuestro banco nos permita invertir en ella. Será mucho más fácil demonizar las sicavs (y no los fondos) como producto para que los "ricos" evadan impuestos, eso vende mucho.

    Salud y €.

  5. El sujeto pasivo
    #5

    El sujeto pasivo

    Estoy totalmente de acuerdo, pero omites un detalle.

    Como modesto inversosr aficionado no puedo fiarme de los fondos de inversión porque carecen de transparencia.

    Aparte de sus altas comisiones, no sé cual es el coste de las operaciones de compraventa que realiza y que también van directamente a su bolsillo o a una sociadad afín.

    Desconozco que clase de bazofia llevan dentro. No tienen ningún interés en mostrar diariamente de que van cargados. Ello me lleva a pensar que hay oscuras intenciones ¿Apuntan las compras baratas y las ventas caras del día para ellos y todo lo contrario para mí? ¿Me colocan la porquería que no pueden colocar a los institunionales? ¿Por qué no publican los pericos de compravdenta de todas las operaciones que realizan? ¿Hay intercambio de cromos con otras entidades sin pasar por un mercado organizado y transparente?...

    Si es cierto que puedo participar en algunas SICAVS, pero no quiero ser un inversor pasivo porque lo que a mí me gusta es el bricolage y es posible que éstas tengan las mismas malas costumbres que los fondos de inversión.

    De acuerdo en que la culpa de todo esto no es de las Sicavs, sino de las autoridades que miran para otro lado y permiten que sean los de siempre los que se llenan los bolsillos.

    Esa es la gran ventaja de los ricos que además de la que les proporciona su holgada posición, cuentan también con la complicidad política que no tenemos los que no lo somos.

    Para que existiera la igualdad crear una Sicav tendría que ser tan fácil como crear una SL, en la que cualquiera pudiese mangonear (dicho en el sentido de poder mover su propio patrimonio) a su antojo, en lugar de ser mangoneado o verse obligado a pasar todos los años por el aro del 18.

    Si eso fuera tan´fácil, posiblemente las IIC convencionales volvieran a ser interesantes, para no tener que autocondenarse a muerte.

  6. Gurús Mundi
    #6

    Gurús Mundi

    EL Sujeto Pasivo, aunque la ley permitiera la constitución de IICs con cantidades pequeñas, los costes serían prohibitivos. Y lo serían porque tanto en fondos como especialmente en sicavs los controles son exhaustivos (auditorías, cálculos de nav diarios, etc..) Con ello quiero decirte que lo que pides es tener un vehículo propio cuyos costes (administrativos, gestión, custodia) se te comerían. Y si a lo que te refieres es a no tener esa estructura administrativa y de control por parte de la CNMV, lo que estás pidiendo es simplemente que la ley impositiva difiera los impuestos del mismo modo que para las IICs pero para los inversores a pelo. Y eso es muy lícito, pero no tiene que ver con la justicia o la marginación del pequeño inversor. Los costes de cualquier estructura siempre serán prohibitivos para éstos, si el volumen no es suficiente.

    Por cierto, hoy ya Expansión denuncia los peligros de tal chapuza fiscal.

    Salud y €.

  7. El sujeto pasivo
    #7

    El sujeto pasivo

    Claro que existe la injusticia y la marginación para el pequeño. Se produce desde el momento que se le impide diferir el pago de sus impuestos cuanto quiera al igual que lo hacen los grandes.

    Estoy de acuerdo en que los costes de una Sicav comerían los posibles beneficios y puede que algo más tratándose de un pequeño inversor.

    Pero no te olvides de que no es nada difícil crear un vehículo de inversión a su medida llámese como se llame, del mismo modo que las obligaciones contables y tributarias no son las mismas para un modesto autónomo que para una gran empresa.

    Sólo se necesita la voluntad de hacerlo. Lástima que los gobiernos necesiten súbditos sin capacidad de maniobra a los que exprimir. Los pájaros grandes pueden volar alto y muy lejos. Requieren mucho esfuerzo y no son fáciles de cazar.

    Para el ganado se han creado unos vehículos de carga llamados fondos de inversión y planes de pensiones que llevan directamente al matadero y que dan de comer a los gobiernos y a los dueños del tinglado financiero.

  8. Gurús Mundi
    #8

    Gurús Mundi

    Sujeto pasivo, todavía no has entendido que difieres igual con una sicav que con un fondo, y que puedes invertir en ambas IICs con pequeñas cantidades. Lo único que no puede hacer un pequeño inversor es dominar a su conveniencia los gestores, los administradores ni los reguladores de una IIC como sí hace un inversor con mayoría en la junta de accionistas, porque eso vale una pasta prohibitiva para la pequeña inversión. Y eso es una lamentable Ley Universal en casi todos los aspectos de la vida, y no una perversa maniobra clasista.

    Creo que en realidad piensas simplemente en poder invertir a pelo como pequeño inversor free-lance y diferir tus impuestos sin más. Porque hacerlo como parte de fondo o sicav es algo que los pequeños inversores vienen haciendo desde hace años.

    Salud y €.

  9. Anonimo
    #9

    Anonimo

    España no puede competir ni en tecnología, ni en productividad ni en nada de nada que no fuera en política fiscal, para captar capital inversor. Por exagerar, si se suprimiesen los impuestos, se acabaría la crisis. Dado que no se pueden suprimir, habría que procurar que fueran los mínimos para poder competir. En los últimos años, ha caído la inversión extranjera el 70%. Y se ha soportado el sistema a base de endeudamiento de empresas, familias y ahora las administraciones. Eso es ir a la ruina. Como bien dice en el artículo, la idea de lo es justo en Economía es relativo y el dinero viaja a la velocidad de la luz.

Autor del blog

  • Gurús Mundi

    Gurús Mundi

    Todo sobre la gestión de patrimonios y las finanzas

Envía tu consulta

Sitios que sigo

Conoce la otra comunidad del grupo Emergia.

Verema: Vinos, Restaurantes, Enoturismo y Club de Vinos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar