Rankia España
blog El Venture Blog de J.A.
Análisis económico y empresarial

El Descuento de Flujos de Caja como método de valoración

La valoración de empresas es una habilidad útil en muchos sentidos. Puede servirle a un inversor que se plantea comprar acciones de una determinada compañía y desea saber si el precio al que cotiza en el mercado en ese momento es alto o bajo, o a un empresario que se plantea comprar una empresa competidora, y necesita saber el valor real de esa compañía para negociar la operación al precio más ajustado.

Existen diversos métodos de valoración de empresas, siendo el más extendido el del Descuento de Flujos de Caja (DFC). En líneas generales, lo que viene a hacer este sistema es obtener una estimación de la caja, es decir, del dinero contante y sonante, que la empresa será capaz de generar en los próximos años, y descontar esos flujos de caja al momento actual, es decir, actualizar esos flujos a un momento actual, para obtener la suma de todos esos valores a precios de hoy. Con ello, obtendremos lo que se conoce como Valor Actual (VA), y será el valor que le daremos a la empresa objetivo. En el caso de tratarse de un inversor en busca de unas buenas acciones para comprar, todo lo que tendrá que hacer será dividir ese VA entre el número total de acciones de la empresa que coticen en el mercado, y obtendrá así el valor estimado de una acción.

Resumido así, parece sencillo de aplicar, pero este método requiere de algunos cálculos para los cuales se necesita información de la compañía en cuestión que sólo puede obtenerse a través de sus Estados Financieros

El Descuento de Flujos se puede hacer sobre los flujos de caja operativos, o sobre los flujos de caja financieros. Nos centraremos en los primeros, ya que suelen ser los comúnmente utilizados.

Para obtener los flujos de caja, partimos del dato de las ventas de la empresa en el año en cuestión. A este importe, le restaremos los costes de aprovisionamiento, si los hay, los costes generales y los costes de personal. Todo ello lo extraeremos de la Cuenta de Pérdidas y Ganancias de la sociedad. Con esto, llegaremos al EBITDA de la empresa, es decir, a su resultado antes de impuestos y amortizaciones. Restándole el importe de las amortizaciones y depreciaciones del año, llegaremos al EBIT.

+ Importe de la cifra de negocios

-          Costes aprovisionamiento

-          Costes generales

-          Costes de personal

EBITDA

-          Amortizaciones y depreciaciones

EBIT

-          Impuesto sobre Bº

NOPAT

 

 

Si aplicamos el gasto por impuesto sobre beneficios (el Impuesto sobre Sociedades) al EBIT, llegaremos al NOPAT (Net Operating Profit After Taxes). Ésta es la cifra que buscábamos, y no es otra cosa que el beneficio neto de la sociedad. Hasta aquí, sólo hemos utilizado información que puede extraerse de la cuenta de PyG.

Sin embargo, no es el beneficio neto lo que nos interesa. Buscamos el flujo de caja libre. Por tanto, al importe del NOPAT, le volveremos a sumar las amortizaciones, puesto que no son un gasto que implique una salida de efectivo de la compañía.

A continuación, restaremos dos importes que hacen referencia al CAPEX y a las NOF de la compañía. Nos centraremos brevemente en estos dos conceptos.

Por un lado, el CAPEX (Capital Expenditure), es la inversión que la sociedad realiza durante el ejercicio en cuestión en activo no corriente, es decir, en su inmovilizado, para mantener o mejorar su capacidad productiva. El CAPEX puede estar o no estar. Será habitual ver sociedades con importes de CAPEX elevados en sus primeros años, y mucho más reducidos o nulos en ejercicios posteriores. Ejemplos de compañías con CAPEX elevados pueden ser las petrolíferas o las eléctricas.

Por otro lado, las Necesidades Operativas de Financiación, o NOF, es la inversión en activo corriente que la empresa necesita acometer para su actividad diaria. Su cálculo sería:

NOF = Activo corriente operativo (Existencias + Clientes) – Pasivo corriente operativo (Proveedores)

Para nuestro cálculo de los flujos de caja, necesitaremos el incremento de estas NOF de año a año. Para obtener el importe de las NOF estimadas de los ejercicios futuros, con los datos del primer ejercicio que estemos considerando, el año en cuestión, dividiremos el importe de las NOF entre la cifra de ventas, y obtendremos un porcentaje, que tendremos que aplicar año a año, sobre el importe de la cifra de ventas estimada, para obtener las NOF estimadas. Con ello tendremos el importe de NOF de todos los ejercicios futuros que estemos considerando, y ya podremos obtener el incremento año a año.

Con todo ello, nuestro cálculo seguiría así:

NOPAT

+ Amortizaciones

- CAPEX

- Incremento de las NOF

Flujo de Caja Libre Operativo

 

 

Este cálculo tendrá que hacerse para el presente ejercicio, y para todos los posteriores ejercicios que queramos considerar en nuestro Valor Actual. Para el último año que estemos considerando, calcularemos el Valor residual, que se calculará con el Flujo de Caja libre de ese último año, multiplicado por la tasa de crecimiento “g” que estemos utilizando en nuestras estimaciones de crecimiento de la cifra de negocio de la sociedad, y dividirlo por la resta del WACC menos “g”:

Valor residual = [FCF del año n x (1 + g)] / (WACC – g)

Con esto, ya tendremos los Flujos de Caja Libre Operativos de todos los años analizados. El siguiente paso será actualizar dichos flujos a la tasa de descuento correspondiente, que llamaremos Weight Average Cost of Capital (WACC). Analizaremos dicha tasa y la forma de calcularla en próximas entradas del Blog.

Autor del blog
  • Alberto Nicolau

    Consultor y auditor financiero. Licenciado en ADE y Derecho. Máster en Finanzas.

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar